El Comercio
img
Fecha: agosto 31, 2017
UN DEBATE INOPORTUNO
Juan Neira 31-08-2017 | 9:55 | 0

Pleno extraordinario en el Congreso de los Diputados sobre el “caso Gürtel”. La investigación de la Fiscalía sobre este escándalo, relacionado con la financiación del PP, data de finales del año 2007, y la denuncia del Ministerio Fiscal fue en 2009. Quizás sea el caso de corrupción que ha estado más veces en los medios de comunicación. Personajes como Francisco Correa o Álvaro Pérez Alonso, “El Bigotes”, resultan tan cotidianos que parecen las ovejas negras de la familia. El “caso Gürtel” es un serial de éxito que va ya por su decimosegunda temporada. En el Parlamento tocaba hablar del escándalo desde planteamientos políticos. El primero que lo entendió fue el propio Mariano Rajoy, al que iban a ir destinadas las críticas. El presidente pidió a la oposición que fuera consecuente y presentara otra moción de censura. Sin restar un ápice de responsabilidad a los principales dirigentes del PP, empezando por quien tiene una mayor jerarquía, creo que la invitación de Rajoy a la oposición es correcta. Veamos.

El asunto se encuentra todavía en los tribunales y cualquier valoración está, aún, condicionada al conocimiento de la sentencia. No obstante, el PP no ha tratado de defenderse argumentando que todo es falso. Quiero decir que la naturaleza del escándalo no está en discusión. Otra cosa son las responsabilidades penales que se sustancien y las penas que lleven acarreadas. Ahora bien, desde que entró la denuncia en el juzgado, hasta hoy, hubo tres elecciones generales. Las tres fueron ganadas por Rajoy. Dos de ellas se produjeron seis y siete años después de haber estallado el escándalo. En términos políticos podemos decir que aunque los ciudadanos tenían abundante información sobre el “caso Gürtel” no tuvieron ninguna intención de castigar a Rajoy. A partir de aquí, si la oposición no se conforma con el actual estado de cosas, debe dar un paso al frente y presentar un candidato alternativo para presidir el Gobierno. En el pasado mes de mayo, Unidos Podemos ensayó esa vía, y Pablo Iglesias fue abrumadoramente rechazado por la Cámara.

Es una pena que la agenda del Congreso de los Diputados no coincida más con las preocupaciones del presente. A las dos semanas de producirse el segundo mayor atentado terrorista sufrido en España durante el siglo XXI, y con el desafío independentista en su momento álgido, la atención se centra en la Gürtel y la hipotética moción de censura. A eso se llama tirar piedras contra el propio tejado.

 

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Etiquetas

Otros Blogs de Autor