El Comercio
img
Fecha: septiembre 5, 2017
EL EMPATE DE DOS AMIGOS
Juan Neira 05-09-2017 | 11:58 | 0

Se celebró el debate de las primarias entre Adrián Barbón y José María Pérez. No habrá más duelos dialécticos. Pérez ya quería debatir en julio y está dispuesto a hacerlo todos los días. Barbón no quiere volver a discutir con Pérez. Con esa mínima información habrán ustedes adivinado lo que dicen los pronósticos sobre el resultado de las primarias. Los dos confirmaron lo que ya se sabía de ellos: hablan muy bien. Acostumbrados a los portavoces de la FSA, gane quien gane mejorará la comunicación de la dirección del partido con la sociedad. También ratificaron que son dos profesionales de la política, conocen sus reglas y trucos. Son dignos aspirantes al puesto de secretario general.

El debate tuvo dos defectos. El formato elegido reservaba dos tercios del tiempo para hablar de economía, empleo y política social. Tiempo perdido. Ambos se limitaban a nombrar los problemas o las cuestiones a abordar (robótica, medio rural, precarización, educación, sanidad) porque una discusión sobre propuestas consumiría horas y horas de diálogo. El segundo defecto estuvo en las formas empleadas: nada de ataques ni de interrupciones. Guante blanco. De esa manera nadie ganó ni perdió, que era el objetivo de Barbón.

Como buen “sanchista”, Barbón sacó a relucir continuamente a Rajoy, como si fuera el presidente del Principado. Su principal propuesta para la economía asturiana es más empleo y sueldos más altos. Trató con máximo respeto a la figura de Javier Fernández. Una postura inteligente: enemigo que huye puente de plata. Y cada poco decía, “si soy secretario general de la FSA” haré esto o lo otro. Pérez llevó la iniciativa en la parte plúmbea del debate, para perderla al tratar el modelo de partido. Su objetivo es forjar un partido plural y su preocupación, la plurinacionalidad. Barbón no está muy interesado en la pluralidad interna y la plurinacionalidad no le preocupa porque es un sentimiento. Así da gusto. Pérez no firmará alianzas con ningún partido si  lesionan los principios socialistas o alteran el programa de gobierno. Barbón concentró las fobias en el PP. Aprovechando que el Piles pasa por Gijón, Barbón lanzó un aviso al Gobierno regional: no aceptará aprobar los presupuestos con el PP si implica rebaja fiscal. Por un momento parecía que estábamos ante un debate de verdad. Al final, Barbón sacó a relucir que se hicieron no sé cuántas asambleas más en Laviana que en Gijón y al agotarse el tiempo no se pudo profundizar en el tema.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Etiquetas

Otros Blogs de Autor