El Comercio
img
UN PUZLE COMPLICADO
img
Juan Neira | 06-12-2017 | 19:00

La actualidad catalana vuelve a ocupar el primer plano de la política española. En plena campaña electoral el escenario es múltiple, ya que a los mítines y ruedas de prensa de los candidatos por los distintos puntos de la geografía catalana se suman las decisiones de los jueces, las investigaciones de la Policía, las peticiones de los encarcelados, la actividad de Puigdemont y sus exconsejeros en Bruselas y las tomas de posición de los dirigentes nacionales en apoyo de sus homólogos en Cataluña.

Un puzle complicado, en el que destaca la retirada de los euroórdenes contra el ex presidente Puigdemont y los ex consejeros que lo acompañan en la capital belga. El juez instructor del Tribunal Supremo, Pablo Llarenas, revoca la decisión tomada por la magistrada Carmen Lamela, de la Audiencia Nacional, pretextando que los políticos fugados no tienen intención de evadirse de la Justicia porque piensan regresar a España como candidatos electorales. Viendo al grupo de fugados en la capital de la Unión Europea diciendo que no piensa venir a votar, cuesta entender la decisión del instructor. Al parecer el magistrado se quiere curar en salud y evitar que la Justicia belga deniegue la extradición por rebelión ya que en su ordenamiento jurídico no existe es figura, limitando la acusación a la malversación de fondos, la prevaricación y la desobediencia.

Puede que el magistrado Llarenas actúe con gran sutileza e impida de esa manera que la acusación quede forzosamente reducida, pero para el público parece una maniobra propia de políticos que dicen una cosa, pero lo que buscan es otra distinta. Llama la atención que una astracanada como la de fugarse a Bruselas y disfrazarse de exiliado político esté dando tanto juego a Puigdemont y su séquito. En las encuestas, Puigdemont es el político preferido por los ciudadanos para presidir el gobierno que salga de las elecciones, mientras que la candidatura que encabeza, Juntos Por Cataluña, queda en tercer lugar en esos mismos sondeos. El político que más engañó a los catalanes desde la transición, capaz de prometer una república, para fugarse de España, en secreto, a las 48 horas de proclamarla, pretende volver a ser investido presidente, pese a que va a tener que hacer frente a una imputación penal de gran trascendencia. El jueves, cientos o miles de independentistas van a realizar un viaje a Bruselas para escuchar a su líder. Puigdemont ensaya el rol de Tarradellas, pero no ‘sóc aquí’. Está allí.

Sobre el autor Juan Neira

Etiquetas

Otros Blogs de Autor