El Comercio
img
Fecha: diciembre 19, 2017
AGITACIÓN ANTE LAS URNAS
Juan Neira 19-12-2017 | 11:15 | 0

A 48 horas de la jornada electoral toda la política española está marcada por la actualidad catalana. Ni la subida del 4% del salario mínimo se abre apenas un hueco en los informativos (el pasado año lo elevó el Gobierno el 8%. Qué generoso se ha vuelto Mariano Rajoy). Los debates entre los candidatos tienen como objetivo vender el escaso pescado que queda en el mostrador. Un combate dialéctico de escasas consecuencias, ya que es muy difícil señalar a ganadores y perdedores cuando discuten siete personas a la vez. Es muy sintomático que todos carguen contra Inés Arrimadas, como significativo es que Javier García Albiol diga “me dirijo a las personas que en otros comicios votaron al PP”. La sangría de votos del PP a Ciudadanos es imparable. Como nos hemos acostumbrado a que en las tertulias televisivas el volumen de voz sea el principal argumento para convencer de la bondad de una tesis, los que llegaron con la garganta en mejor estado al final de la campaña llevan las de ganar. Los dirigentes tienen información diaria por las encuestas internas de las tendencias de voto. Con ese material se resquebrajan las solidaridades ideológicas y todo el mundo ataca a sus competidores. Junqueras y Puigdemont, el tándem en el poder durante los meses más vertiginosos del “procés”, se lanzan pullas para atraer los votos a ERC o a Juntos por Cataluña. El ex vicepresidente de la Generalitat, desde la celda carcelaria, dice que “fui a prisión porque no me escondo”. La crítica implícita a Carlos Puigdemont fue contestada por uno de los exconsejeros de la Generalitat que vive en Bruselas, el antiguo titular de sanidad, Antonio Comín, que se atrevió a afirmar que “estar en el exilio también es de valientes”. La conducta de Puigdemont y su séquito puede ser calificada de muchas maneras, pero en ningún caso como un ejemplo de valentía. Esa forma de escapar en secreto, nada más declarar la independencia, es propia de políticos que buscan tratamiento de letra pequeña en la historia.

Mientras Cataluña se sumerge en debates, sondeos, pullas y vaticinios, Soraya Sáenz de Santamaría compareció en el Parlamento para hacer balance de la aplicación del artículo 155 de la Constitución. La vicepresidencia dijo lo que se esperaba: “Cataluña ha recuperado la normalidad”. Si hubiera más dosis de objetividad y sentido común en la sociedad, todos nos alegraríamos de tener en la Constitución una herramienta como el 155 para tratar los casos de deslealtad flagrante.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Otros Blogs de Autor