El Comercio
img
Fecha: febrero, 2018
BALÓN DE OXÍGENO PARA LOS ALCALDES
Juan Neira 28-02-2018 | 10:24 | 0

Cristóbal Montoro y Abel Caballero, como ministro de Hacienda y presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), respectivamente, han llegado a un acuerdo inteligente consistente en otorgar disponibilidad a los alcaldes sobre el superávit del ejercicio de 2017. Prolongar el bloqueo sobre el superávit no era viable, porque resultaba un contrasentido que las otras administraciones acumularan déficit, ejercicio tras ejercicio, y que los ayuntamientos llevasen cinco años seguidos con superávit sin poder disponer de esa masa de recursos. El pasado año, los consistorios tuvieron un ahorro neto de 5.000 millones de euros, 100 de ellos correspondientes a los ayuntamientos asturianos. El acuerdo permite utilizar esa suma de dinero, aunque con ciertas restricciones sobre su destino.

Desde una perspectiva política, el acuerdo responde a las necesidades de los alcaldes que no pueden ir a la campaña electoral con las manos atadas. Pasar los cuatro años del mandato ahorrando dinero en todos los ejercicios sin tener permiso para invertir y gastar el excedente en necesidades de los municipios es una exigencia abusiva. Por el otro lado, al Gobierno del PP no le interesa llegar a la disputa del voto con una imagen antimunicipalista. Los 5.000 millones son de los ayuntamientos y no se puede hurtar indefinidamente a las corporaciones municipales el derecho a disponer de esos recursos.

Al parecer, los alcaldes están de acuerdo en dedicar el superávit de 2017 a la construcción de infraestructuras culturales, deportivas, educativas, sociales y de seguridad. El tiempo para ejecutar esas actuaciones es el mismo que falta hasta las elecciones municipales: quince meses. Es llamativo que no mencionen explícitamente las actuaciones urbanísticas, una materia sobre la que tienen amplias competencias, y pongan por delante las infraestructuras educativas, algo que les resulta casi completamente ajeno, ya que solo tienen capacidad para ceder solares para construir colegios y realizar obras menores en los mismos. En conjunto, podemos decir que van a invertir el grueso de los 5.000 millones en asuntos correspondientes a las competencias «impropias», así denominadas porque la titularidad sobre esas competencias corresponde a la comunidad autónoma pero los ayuntamientos las han asumido con el pretexto de que los ciudadanos les exigen respuesta a sus problemas. Balón de oxígeno para la campaña electoral.

Ver Post >
EL ‘ASEREJÉ’ DEL PARLAMENTO
Juan Neira 27-02-2018 | 9:22 | 0

Sin finalizar febrero, hay una mayoría parlamentaria que ya sabe lo que va a hacer el 8 de marzo, día elegido por el movimiento feminista para convocar una huelga general. Los desacuerdos entre los grupos de izquierda (PSOE, Podemos, IU) sobre el primer ciclo de Educación infantil, la oferta de empleo en la Sanidad, la gestión de los geriátricos públicos, la inversión presupuestaria, el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones y un largo etcétera, se tornan en acuerdo al verse compelidos a posicionarse ante el paro de las mujeres. Los tres partidos, que tienen una holgada mayoría absoluta en la Cámara, van a proponer en la Junta de Portavoces que se suspenda el pleno del Parlamento que se iba a celebrar ese día. La razón de la suspensión es facilitar la participación en el paro. Se equivocan. Si se desconvoca el pleno es imposible que las diputadas o los diputados hagan huelga. Si en cualquier empresa el propietario cierra las puertas los empleados no trabajarán, pero no es factible hacer huelga. La participación en una huelga es posible cuando hay dos alternativas: trabajar o no trabajar. Si la Junta General del Principado se queda sin actividad, por decisión de la Junta de Portavoces, los diputados se toman un día de vacaciones que es algo muy distinto a hacer huelga.

Un día más de vacaciones a sumar a la interminable pausa navideña que terminó hace tan solo tres semanas; un día más a sumar al mes de julio sin plenos, el mes de agosto de asueto, y el particular mes de septiembre, con el pleno institucional del Día de Asturias, y la holganza hasta después de San Mateo. A partir de ahora, todos los años, el 8 de marzo, los diputados homenajearán a las mujeres quedándose en casa. Me atrevo a hacer este pronóstico porque la huelga general del día 8 ha venido para quedarse.

Una característica consustancial a la huelga es el descuento en la nómina del salario correspondiente a las jornadas en que se hizo paro. Los portavoces de PSOE, Podemos e IU han ideado una fórmula para dejar de trabajar sin perder poder adquisitivo: cerrar la empresa. Otra prueba más de que estamos ante la planificación de un día de vacaciones. Dicen los portavoces que para apoyar la huelga «es importante que se escenifiquen apoyos sólidos desde el Parlamento». No invirtamos los términos: la huelga no necesita sumar escaños, son los diputados de las tres izquierdas los que necesitan que las huelguistas les vean sin trabajar. Hacer un gesto, o como dicen ellos, hacer un ‘aserejé’.

Ver Post >
EL DÍA DEL FUNDADOR
Juan Neira 27-02-2018 | 1:00 | 0

El homenaje a Manuel Llaneza, ceremonia de la mayor importancia para el SOMA y, por extensión, para toda la familia socialista, ha estado más concurrido que otras veces. Se ve que los aparatos del sindicato y del PSOE activaron los mecanismos de movilización para que se viera que la anunciada ausencia de Javier Fernández no generaba ninguna corriente de simpatía entre la militancia. El Gobierno socialista estuvo representado por Isaac Pola, consejero de Empleo, Industria y Turismo, y por Belarmina Díaz Aguado, directora general de Minería y Energía. De los 14 diputados del grupo parlamentario socialista solo estuvo presente Nuria Devesa. Podemos decir que la asistencia de los socialistas con cargo en las instituciones autonómicas fue discreta, si tomamos como comparación lo sucedido en años anteriores.

Adrián Barbón manifestó que el PSOE está mejor que hace un año, porque entonces estaban rotos y ahora se encuentran unidos. Para ser rigurosos hay que decir que la división entre socialistas no es un asunto superado. La diferencia con lo que ocurría hace un año, tanto en el conjunto de España como en Asturias, estriba en que entonces el pulso por el poder estaba en pleno apogeo, faltaban menos de tres meses para las primarias y nadie sabía si la comisión gestora concluiría su labor con el retorno de Pedro Sánchez al poder o con Susana Díaz de secretaria general. No cito la opción de Patxi López, ya que jugaba un mero papel testimonial. En el caso de Asturias, el enfrentamiento entre ‘javieristas’ y ‘sanchistas’ no se visualizaba en nombres concretos, pero la militancia se repartía entre el continuismo y el cambio. Doce meses más tarde, los pulsos por el poder o, si se quiere, el vacío de poder, han dado paso a dos liderazgos nítidos ganados en las urnas, Pedro Sánchez y Adrián Barbón, pero eso no significa que el PSOE esté unido. Lo que se puede decir es que en ambos casos hay una mayoría clara que se refleja en los órganos de dirección. Si el partido estuviera unido no se entenderían los esfuerzos denodados de Pedro Sánchez por integrar a sus principales críticos, como Felipe González o Susana Díaz, y el interés por impedir el progreso de Elena Valenciano en las instituciones europeas después de haber exigido que fuera una mujer la que se sentara en el sillón ocupado por De Guindos.

En Asturias, el hecho de que el Gobierno regional y el grupo parlamentario estén en bloque en el sector crítico también plantea problemas que otro día comentaremos.

Ver Post >
CEREMONIA DE LA CONFUSIÓN
Juan Neira 25-02-2018 | 6:23 | 0

Recuerdo de mi lejana minoría de edad, los titulares sobre el área central de la región que en aquellos años adquiría la denominación de ‘ocho asturiano’, con Gijón, Avilés, Oviedo, Langreo y Mieres englobados por esa denominación. Se buscaba hacer un planteamiento urbanístico global del citado territorio, resolviendo problemas de vivienda, transporte, equipamientos (sanitarios, educativos, culturales), creando zonas para el ocio, el comercio, la industria y preservando en lo posible el medio ambiente. Todo ello planteado desde la racionalidad y la economía de recursos.

Ocho asturiano, área central, ciudad astur, área metropolitana: el debate dura ya más de medio siglo, sin que se haya avanzado nada. El área central de la región conoció grandes transformaciones por impulso de los ayuntamientos y la iniciativa privada, pero ni la Diputación Provincial de entonces, ni los gobiernos autonómicos del presente movieron un dedo.

Se podrá argüir que los consorcios del agua o el tratamiento de residuos son formas de estructurar el área metropolitana, pero eso no deja de ser una forma de engañarse, porque lo sustantivo del enfoque metropolitano es el planeamiento global, con un órgano de gobierno propio.

Tabarnia

Así funcionaba en Barcelona hasta que Jordi Pujol vio que era el germen de Tabarnia y desmontó el tinglado. El ‘honorable’ interpretó como una amenaza la consolidación de un nuevo poder territorial paralelo a la Generalitat. En 1999, antes de las elecciones autonómicas, recuerdo que le preguntaron al candidato Álvarez Areces por el órgano que gestionaría el área central, y respondió con la rapidez de un rayo que no veía necesario un órgano específico, sino que era más eficaz potenciar una gran comunicación entre el Gobierno con los alcaldes, agentes económicos y sociales, etc. Los animales políticos no caen en la trampa de tolerar poderes paralelos dentro de su propio feudo.

Cincuenta años más tarde, Belén Fernández, exconsejera de Infraestructuras, diseñó un modelo de área central con absoluto hermetismo, como si se tratara de un proyecto de seguridad. El área central en versión Fernández consistía en impedir que se programara nuevo suelo urbanizable en el área central. El resto era paja. El rechazo de los ayuntamientos fue inmediato.

Un año más tarde, con Fernando Lastra al frente de la Consejería de Infraestructuras, el presidente Javier Fernández señaló como tarea prioritaria para el fin del mandato la aprobación del área metropolitana.

Lastra sabe que el área metropolitana en Asturias es un mantra del discurso político que ha quedado obsoleto con el paso del tiempo. El área central ya está equipada y comunicada a través de decisiones locales y proyectos empresariales (por ejemplo, los hipermercados o las sedes universitarias) ¿Podía haberse hecho mejor? Por supuesto, pero el vacío dejado por la indecisión de los poderes regionales lo ocuparon otros.

Desechado el ordeno y mando de Belén Fernández, a Lastra le vale el área metropolitana como recurso electoral para las primarias socialistas en las que más que probablemente se verá las caras con el candidato ‘sanchista’. Hay que mostrar una gran capacidad de negociación con los alcaldes y ofrecer la foto de familia unida.

El recelo de los ediles marca el rumbo del área metropolitana. En la primera reunión de trabajo con los regidores, Lastra tuvo que hacer dos concesiones increíbles: a las reuniones asistirán todos los grupos municipales de los concejos concernidos y en la confección de dicha área participarán ayuntamientos que nada tienen que ver con ella.

La foto

La foto de la segunda reunión muestra que la comisión de trabajo se ha convertido en una asamblea, con alcaldes, concejales y asesores. Un primer plano con doce protagonistas estelares sobre un fondo de decenas de allegados. Hemos pasado del ocho al ochocientos ochenta y ocho.

La sustancia de la reunión es la nada: «la adscripción al área central es voluntaria, cooperativa, progresiva…». Gente seria, como Ignacio García Palacios, presidente de la Federación Asturiana de Concejos, preguntó dos cosas: «¿cómo se paga esto?» Respuesta del consejero, «como digáis». El Principado pone los funcionarios, del resto de la minuta que se hagan cargo los alcaldes. Y volvió Ignacio Palacio a la carga, «¿la subvención europea para el área central será en detrimento de lo que reciban los ayuntamientos de la UE? Elocuente silencio».

Aníbal Vázquez, alcalde de Mieres y paisano que se viste por los pies, se sentía impaciente ante tanta evanescencia, «al grano, al grano». Un concejal opositor pedía «concrete, consejero».

Desde la FACC se hizo una oportuna reflexión sobre la conveniencia de renunciar a un gran proyecto hasta después de las elecciones, limitándose al contenido de la movilidad en el territorio.

Y para la próxima cita, a la que presumiblemente no acudirán los primeros espadas, se quedó en que Lastra explicará los distintos modelos que hay en España de área central. Preveo que el siguiente paso será encargar un estudio a la Universidad de Oviedo.

Ante las vaguedades del Principado, el político más sincero y más votado de los que había en la mesa pidió «quitar el condón al asunto» y alguna allegada casi se desmaya.

Ver Post >
DOS MODELOS DE NEGOCIACIÓN
Juan Neira 24-02-2018 | 11:30 | 0

En la Junta General del Principado Javier Fernández advirtió que las comunidades autónomas deben estar vigilantes para oponerse a cualquier intento de consensuar el nuevo modelo de financiación autonómica entre las cúpulas de los grandes partidos. El presidente asturiano defiende que el modelo de financiación territorial debe alcanzarse en un proceso de negociación multilateral entre el Gobierno de España y sus homólogos en las regiones, como se hizo en ocasiones precedentes.

Desviar el eje de la negociación de las diecisiete comunidades autónomas a Madrid es una vieja aspiración de las direcciones nacionales de los partidos. En la legislatura 2011-2015, el Ejecutivo de Mariano Rajoy gozaba de mayoría absoluta y contaba con el apoyo de los doce gobiernos autonómicos del Partido Popular. Le daba igual una negociación centralizada en el Congreso de los Diputados o abierta a las regiones, pero no abrió el proceso porque en plena crisis económica no había dinero para satisfacer las pretensiones económicas de las comunidades autónomas. Ahora hay dinero gracias a los fuertes incrementos en la recaudación fiscal, pero el Gobierno está en una posición de debilidad en el Parlamento y tiene muy pocas complicidades en el mapa autonómico. La posibilidad de llegar a un pacto previo con el PSOE cumpliría tres objetivos: garantizar el respaldo parlamentario, tener una posición de fuerza ante los gobiernos regionales y retomar el tándem bipartidista para abordar otros asuntos que están bloqueados.

Excluidos el País Vasco y Navarra porque se rigen por un sistema arcaico basado en los fueros del antiguo régimen, el modelo de financiación pivotó sobre los gobiernos regionales por la especificidad del gobierno nacionalista de Cataluña. Sin los gobiernos de Pujol la financiación territorial se hubiera negociado siempre en el Congreso de los Diputados, introduciendo las correspondientes modificaciones en la Ley Orgánica de Financiación Autonómica, como en cualquier otra materia regulada por ley orgánica. El Gobierno nacionalista alteró la lógica institucional y el modelo se negoció con todas las regiones, limitándose las Cortes a dar el plácet. Cambiar ahora de método es imposible y, además, no creo que el PSOE esté por la labor ya que rebrotarían los problemas internos. En nuestro modelo territorial adquirieron tanta fuerza las comunidades autónomas que son imposibles de ningunear, como hace Cristóbal Montoro con los ayuntamientos.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira