El Comercio
img
A NEGOCIAR CRÉDITOS
img
Juan Neira | 05-02-2018 | 23:00

El Gobierno socialista quiere pactar con IU los términos de la prórroga presupuestaria. Seguro que hay margen de maniobra a la hora de dar continuidad a las cuentas de 2017, pero no creo que se pueda ser muy creativo. El significado de prórroga, «continuación de una cosa por un tiempo determinado» (RAE), lo dice todo. En el caso del acuerdo concreto entre el Principado y el grupo parlamentario de IU no existe posible controversia, ya que los segundos dieron su apoyo al proyecto presupuestario del Ejecutivo socialista sin enmendar ni una sola de sus cifras. Un caso chocante, casi excepcional, ver a un partido de oposición negociando las cuentas del gobierno sin modificar las partidas del proyecto. En realidad, no hay nada que negociar si se asumen las cifras, pero como en política el papel lo aguanta todo, los parlamentarios de IU se sacaron de la manga que lo importante era arrancar del Principado una promesa de cambio y envolvieron las partidas con una prosa reivindicativa, izquierdosa, que dejó el presupuesto como estaba, pero sirvió para darle su apoyo sin necesidad de coger el carnet socialista.

Las promesas de nuevos impuestos medioambientales, que había sido la propuesta estrella de IU el año anterior, quedó orillada, porque Javier Fernández o Dolores Carcedo les advirtieron de que querían esperar a la implantación de un nuevo modelo de financiación autonómica para modificar la cesta de impuestos. Una simple disculpa vestida de argumento fue suficiente para que desistieran de introducir novedades.

Doy por hecho el frente común, PSOE e IU, en defensa de un modelo concreto de prórroga sobre el que lleva trabajando la consejera de Hacienda desde el inicio de año. Más dudoso es el destino que tenga el crédito, o los créditos extraordinarios, en la Junta General del Principado. Desde el Ejecutivo se habló de solicitar la aprobación de la Cámara para un crédito de 90 millones de euros. Imagino que en el paquete financiero irán parte de las inversiones productivas que se han perdido al entrar en prórroga presupuestaria, así como la cobertura para realizar gasto corriente inaplazable, tal vez relacionado con contrataciones en sanidad y otros servicios públicos. Aunque parezca muy elemental llegar a un acuerdo, es evidente que hay que negociarlo con los diferentes grupos. El respaldo de IU no es suficiente. Estamos a quince meses de las elecciones autonómicas y los partidos de oposición quieren tener las manos libres.

Sobre el autor Juan Neira