El Comercio
img
Fecha: febrero 7, 2018
LA DISCULPA DE LA LLINGUA
Juan Neira 07-02-2018 | 7:17 | 0

Aprovechando que el Nora y el Piles llevan mucha agua, Mercedes Fernández organizó una doble jornada en Oviedo (presentación) y Gijón (desarrollo) contra la cooficialidad de la llingua. El PSOE quiere decidir sobre este asunto en la próxima legislatura, mientras que Podemos e IU están interesados en dar pasos ya en esa dirección. Como no se va a tramitar nada en el Parlamento antes de los comicios, los dos grupos opositores se conforman con gesticular y que la gente tome nota. Por su parte, Cherines está encantada con pronunciar discursos de corte radical contra la oficialidad del asturiano. Trata de calentar motores, aunque no haya ninguna decisión parlamentaria en ciernes. En resumen, ellos (Podemos e IU) y ella (presidenta del PP) quieren sacar provecho electoral de algo sobre lo que no se va a decidir este año ni, probablemente, el próximo.

El posicionamiento de Mercedes Fernández coincide con lo que quiere su electorado. No incurre la lideresa en contradicción flagrante, como cuando aprobó los presupuestos del Gobierno socialista por el hecho de que recogían la elevación del mínimo exento de un impuesto, dando su conformidad a todas las partidas de gasto. Se permite hablar del despilfarro del sector público tras apuntalarlo con los once votos del grupo parlamentario del PP. Lo que hagan o deshagan Podemos e IU le trae al pairo a Cherines, ya que ni le quitan ni le añaden votos. La crítica al PSOE podría tener más sentido al ser el otro grupo mayoritario de la Cámara, aunque con un barniz ideológico distinto que separa las parroquias electorales de ambos. Pero basta escuchar o leer a la lideresa para darse cuenta que tampoco es el PSOE el objetivo de sus críticas, sino la alcaldesa de Gijón. En el argumentario de Cherines, Carmen Moriyón tiene una alianza impía con los grupos de izquierda para imponernos a todos el aprendizaje de la llingua, como hace el PP de Núñez Feijóo en Galicia, por cierto. La puesta en escena, en dos actos, anuncio en Oviedo y actuación en Gijón, está hecha para dar el do de pecho hoy en la plaza donde gobierna Moriyón.

Es sorprendente el miedo que tiene Mercedes Fernández a la alcaldesa de Gijón. Trata por todos los medios de descalificarla antes de que entremos en precampaña electoral (a la vuelta del verano), no vaya a ser que compitan en las urnas y los temores se conviertan en realidad. Tras perder todas las elecciones municipales y autonómicas a las que se ha presentado, tiene cubierto el cupo de derrotas.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira