El Comercio
img
Fecha: febrero 28, 2018
BALÓN DE OXÍGENO PARA LOS ALCALDES
Juan Neira 28-02-2018 | 10:24 | 0

Cristóbal Montoro y Abel Caballero, como ministro de Hacienda y presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), respectivamente, han llegado a un acuerdo inteligente consistente en otorgar disponibilidad a los alcaldes sobre el superávit del ejercicio de 2017. Prolongar el bloqueo sobre el superávit no era viable, porque resultaba un contrasentido que las otras administraciones acumularan déficit, ejercicio tras ejercicio, y que los ayuntamientos llevasen cinco años seguidos con superávit sin poder disponer de esa masa de recursos. El pasado año, los consistorios tuvieron un ahorro neto de 5.000 millones de euros, 100 de ellos correspondientes a los ayuntamientos asturianos. El acuerdo permite utilizar esa suma de dinero, aunque con ciertas restricciones sobre su destino.

Desde una perspectiva política, el acuerdo responde a las necesidades de los alcaldes que no pueden ir a la campaña electoral con las manos atadas. Pasar los cuatro años del mandato ahorrando dinero en todos los ejercicios sin tener permiso para invertir y gastar el excedente en necesidades de los municipios es una exigencia abusiva. Por el otro lado, al Gobierno del PP no le interesa llegar a la disputa del voto con una imagen antimunicipalista. Los 5.000 millones son de los ayuntamientos y no se puede hurtar indefinidamente a las corporaciones municipales el derecho a disponer de esos recursos.

Al parecer, los alcaldes están de acuerdo en dedicar el superávit de 2017 a la construcción de infraestructuras culturales, deportivas, educativas, sociales y de seguridad. El tiempo para ejecutar esas actuaciones es el mismo que falta hasta las elecciones municipales: quince meses. Es llamativo que no mencionen explícitamente las actuaciones urbanísticas, una materia sobre la que tienen amplias competencias, y pongan por delante las infraestructuras educativas, algo que les resulta casi completamente ajeno, ya que solo tienen capacidad para ceder solares para construir colegios y realizar obras menores en los mismos. En conjunto, podemos decir que van a invertir el grueso de los 5.000 millones en asuntos correspondientes a las competencias «impropias», así denominadas porque la titularidad sobre esas competencias corresponde a la comunidad autónoma pero los ayuntamientos las han asumido con el pretexto de que los ciudadanos les exigen respuesta a sus problemas. Balón de oxígeno para la campaña electoral.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira