El Comercio
img
Fecha: marzo 8, 2018
MINISTRO FOTOCOPIA
Juan Neira 08-03-2018 | 10:24 | 0

Rajoy ejerció de Mariano y nombró a Román Escolano como nuevo ministro de Economía, Industria y Competitividad. Llega para ocupar el sillón de Luis de Guindos en el Gobierno. Escolano es técnico comercial y economista de Estado (eran dos cuerpos distintos de funcionarios de elite que se unificaron), como De Guindos. Sacó el número uno en la oposición, como De Guindos. Trabajó en el sector público y, luego, ya en situación de excedencia trabajó para el sector financiero, como De Guindos. Se implicó en la Administración de Aznar, como De Guindos. Habla con soltura inglés y francés, como De Guindos. Llega al cargo procedente de la vicepresidencia de un banco europeo (Banco Europeo de Inversiones) y De Guindos se marcha a la vicepresidencia de otro banco europeo (Banco Central Europeo). Coge la cartera ministerial con ligero equipaje ideológico, como De Guindos. Es muy amigo de Luis de Guindos y De Guindos es muy amigo de Escolano.

A Rajoy no le gustan los cambios y cuando son inevitables tira de fotocopia y repite el estereotipo. Tiene una fe sin límites en los licenciados que aprobaron oposiciones de cientos de temas a cuerpos de elite de la Administración. La base de sus gobiernos son los altos burócratas. Recela de otro tipo de perfiles. Rajoy quiere brillantes opositores para gobernar sin problemas con la oposición.

Román Escolano llega al cargo cuando ha transcurrido año y medio de mandato. Todo el mundo coincide en que estamos ante una legislatura corta, así que será un ministro de tiempo tasado. Una gestión breve en un Gobierno que tiene las puertas bloqueadas. Un Gobierno en minoría que no encuentra un Cirineo que le ayude a llevar la pesada cruz. Sólo Albert Rivera puede echarle una mano, pero la dirección del PP, en una muestra suprema de inteligencia, ha escogido a Ciudadanos como diana de sus dardos. Tras estar más de un año negociando el pacto por la educación, Pedro Sánchez ordena a sus diputados levantarse de la mesa porque no hay garantía de que el Ejecutivo destine el 5% del PIB a la educación. Una burda disculpa que ha servido para que Podemos también abandone la mesa. Si el horizonte penal estuviera completamente despejado, Rajoy convocaría elecciones a la vuelta del verano, pero no está en esa tesitura. Ahora es Camps el que evacúa testimonio ante un tribunal.

En esta coyuntura, Román Escolano se limitará a cumplir el expediente. El que anhele nuevas reformas económicas tendrá que esperar a otro mandato. Es lo que hay.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira