El Comercio
img
Fecha: marzo 13, 2018
LA CÁMARA LENTA
Juan Neira 13-03-2018 | 11:57 | 0

La oposición expresa un cierto malestar porque el Gobierno socialista no acaba de llevar el crédito extraordinario a la Junta General del Principado. La consejera de Hacienda entregó un borrador a los partidos, pero todavía no lo ha pasado a limpio. Sólo los diputados de IU se dan por satisfechos con la propuesta de Dolores Carcedo, mientras que el PP y Podemos plantean críticas. Se mantiene la pauta acostumbrada, con IU poniendo la firma a la norma del Gobierno y los demás discrepando por norma. Apoyos y críticas tienen argumentos que los respaldan, aunque lo más importante de ambos está en lo que los une: la lentitud del procedimiento. Nadie tiene prisa. Todo queda para la próxima semana, y de siete días en siete días llegamos a la primavera.

Al empezar la cuesta de enero ya estaba el Principado rumiando el crédito extraordinario. Entonces, ‘sotto voce’, decían que su cuantía estaría en torno a los 90 millones de euros. Tras la primera semana de febrero, con el regreso de los diputados a los escaños, el crédito extraordinario se transformó en el tema de conversación, por antonomasia, a falta de otro tipo de preocupaciones. Algunas declaraciones, prolongados silencios, y a sufrir el frío de febrero (el sexto invierno con temperaturas más bajas desde 1981) al abandonar el Parlamento. Al iniciar marzo comenzó el desasosiego porque el asunto no avanza.

Los embalses asturianos se han recuperado, hasta el 75% de su capacidad ocupada, mientras el crédito sigue sin contenido. El borrador ha superado las previsiones de enero, con 111 millones de euros. Casi la mitad del crédito va destinado a amortizar deuda. Por algo somos una tierra de emigrantes y deudores. IU está de acuerdo, pero el resto ha puesto algunas objeciones y la consejera deja pasar los días para darle una vuelta al asunto. Los costaleros ensayaban el movimiento cadencioso del Jueves Santo, mientras gobierno y oposición discutían, como si les fuera la vida en ello, sobre mantener abiertas o cerradas las puertas del Parlamento durante el Día Internacional de la Mujer. Al final, se dejó en blanco la agenda parlamentaria para mantener la coherencia con un trimestre vacío de actividad.

Quedan 15 meses de legislatura. Se van a pagar los sueldos de los funcionarios y a cumplir con las formalidades del curso político. El resto está por inventar. Conocida la hoja de ruta, mejor hacer todo a cámara lenta para aparentar sobrecarga de trabajo. Ya saben: año de nieves, año de bienes.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira