El Comercio
img
Fecha: abril, 2018
EL SILENCIO DE LOS CRÍTICOS
Juan Neira 30-04-2018 | 8:13 | 0

La reunión del comité autonómico de la FSA fue más un acto litúrgico, con dos tercios de los intervinientes pidiendo a Adrián Barbón que se presente a las primarias, que un órgano de debate en el que los dos sectores, ‘sanchistas’ y críticos, mayoritarios y minoritarios, confrontaran propuestas y críticas. Desde el último congreso, los seguidores de Pedro Sánchez tienen una amplia mayoría en el partido, que se refleja en la composición del comité autonómico y en la comisión ejecutiva (esta última se ha convertido en un órgano monocolor). Tras meses lanzando pullas desde el sector crítico, se esperaba que salieran a la tribuna para exponer sus argumentos, pero han optado por callarse. Cuando faltan menos de quince días para cerrar el plazo de presentar candidatos a las primarias, el silencio tiene el valor de un voto en blanco para que los mayoritarios ganen las primarias por la vía del candidato único. Ni siquiera el sorprendente adelantamiento de la fecha fue impugnado por el sector crítico. Imagino que en la barra del bar habrán jugado un papel más activo.

Cuando hay dos posturas enfrentadas en los órganos de dirección deben exponerse. Se corre el riesgo de ahondar las diferencias, aunque también se puede llegar a una síntesis. En cualquier caso hay que dar la cara y dejar constancia de lo que se piensa. La excepción fue Antonio Trevín, que le sobra experiencia, personalidad e independencia (trabaja en una gran empresa y la edad le protege de los golpes bajos). Salió a la tribuna para exponer su visión,  sobre las primarias, crítica con la del sector oficial. Sin embargo, consejeros de Gobierno y notables del ‘javierismo’ prefirieron evitar la controversia.

A falta de debate, la reunión sirvió para dejar constancia del clamor de la dirección para que Barbón sea candidato a la Presidencia del Principado. El interesado se mostró dispuesto a reflexionar sobre el asunto. Todos los militantes del PSOE saben que Adrián Barbón va a presentarse a las primarias. La única duda es si será el único candidato o si tendrá rival, aunque en ambos casos el resultado será el mismo: Barbón será el cabeza de lista del PSOE a los comicios autonómicos. De aquí al 11 de junio no es posible presentar otra candidatura alternativa con posibilidades de ganar. Por eso decía al principio que la reunión se convirtió en un acto litúrgico para dejar constancia que el partido pide al secretario general que entierre la bicefalia. Para otro día, la llingua.

Ver Post >
DEPORTE, EL COSTE DE UNA DECISIÓN
Juan Neira 29-04-2018 | 5:07 | 0

Causa asombro analizar cómo se toman las decisiones públicas. Entre nosotros tenemos un asunto que lo ilustra a la perfección: la ubicación del grado Ciencias de la Actividad Física y del Deporte que va a impartir la Universidad de Oviedo.

En principio, lo lógico sería valorar las condiciones que ofrecen los distintos campus, tanto desde la perspectiva de las instalaciones que se ofertan, como desde la accesibilidad del alumnado al mismo.

Si esas fuesen las variables a ponderar, el periodo de maduración de la decisión sería, forzosamente, muy corto, ya que Gijón tiene unas infraestructuras más adecuadas para el estudio de las distintas prácticas deportivas que los otros dos campus juntos (Oviedo y Mieres). La ciudad que previsiblemente tiene más potenciales alumnos para el grado de Deporte es también Gijón.

Sin embargo, tras varios meses de forcejeo, la duda atenaza a los responsables académicos y a los políticos (Principado), porque se han obviado las cuestiones esenciales para sustituirlas por otras de muy distinta naturaleza.

Mieres

Desde un principio, el rector de la Universidad vio con buenos ojos la opción de Mieres porque posee dos cualidades que no tienen nada que ver con el deporte: el grado ayuda a llenar la carcasa de un campus casi vacío y aporta recursos a la institución académica, ya que lo impartiría una institución privada (la Facultad Padre Ossó) que pagaría por el uso de las instalaciones a la Universidad.

El rector respiraría porque el alcalde de Mieres, Aníbal Vázquez, le dejaría tranquilo una temporada, y las finanzas de la Universidad recibirían un ingreso inesperado. Lo de menos es que el campus de Mieres se hubiera concebido para estudios relacionados con ingeniería y fuentes energéticas (ingeniería de minas, forestal, etc.) y que ofrezca unas condiciones muy inferiores a Gijón para impartir el grado de Deporte.

Gijón

En Oviedo está la Facultad de Formación del Profesorado que aboga por la implantación del grado. El profesorado implicado en la materia es un grupo vocacional con currículo de investigación. Al principio proponían como sede a Oviedo, pero invitados por el Ayuntamiento de Gijón visitaron las instalaciones deportivas de la ciudad y quedaron plenamente satisfechos. Plantean un grado con laboratorios en Oviedo y el resto de actividades en Gijón. Desde el Ayuntamiento gijonés llevan veinte años demandando esa titulación.

Como desde el rectorado se ha renunciado a hacer una valoración objetiva sobre las fortalezas y déficit de las alternativas presentadas, la disputa se ha transformado en un pulso político.

Aníbal Vázquez convocó una cumbre sobre el campus y al excusar su presencia el presidente del Principado, suspendió la cita. A continuación renunció a acudir a las reuniones sobre el área central asturiana, y encabeza la movilización de los alcaldes de las cuencas mineras en demanda de la localización del grado de Deportes en Mieres. Su principal argumento es que veinte años más tarde de iniciar la construcción, el campus está semivacío.

Como máximo representante de los intereses de Mieres hay que ponerle un diez Aníbal Vázquez. El vecindario sabía lo que hacía cuando lo eligió por mayoría absoluta.

Mieres tiene el respaldo de toda la población de las cuencas mineras que creyeron en el campus como la gran apuesta para transformar el territorio. Cuando Villa y Hevia (secretarios generales del Soma y CCOO) visitaron al entonces rector de la Universidad de Oviedo, Julio Rodríguez, para ofrecerle 23.000 millones de pesetas de los fondos mineros para construir un campus en Mieres, brotó la ilusión colectiva.

Como esa decisión se tomó siguiendo unos móviles ajenos a los intereses universitarios, el resultado fue muy diferente del esperado. A la vista está.

La opción de Mieres tiene un aliado inesperado en la gijonesa Mercedes Fernández, que sin dar argumentos ha dicho que es de justicia que el grado de Deportes se imparta en Mieres, al igual que ella apoyó que el grado de Organización Industrial fuera en Gijón.

Cherines tiene una buena oratoria, pero en vez de poner ejemplos clarificadores recurre a obviedades. ¿Podría decirnos la lideresa dónde ubicaría el grado de Organización Industrial, en caso de no impartirlo en la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón? ¿Había otras alternativas sobre la mesa? ¿Estaba en condiciones el PP, o cualquier otro partido, de hacer el ridículo proponiendo otra ubicación?

El ejemplo que pone Mercedes Fernández es redundante, ya que tampoco es discutible que cualquier grado de estudios jurídicos que se proponga desde la Facultad de Derecho se deba ubicar en Oviedo.

Principado

El Principado guarda silencio y muestra una cierta incomodidad por el tiempo que se prolonga el debate sin que el equipo rectoral tome la decisión. Es dudoso que le convenza la opción de Mieres por proceder de una iniciativa privada (¿privatizar la Universidad de Oviedo?), pero Gijón no le hace feliz porque ya no es el territorio del puño y la rosa.

El rector, Santiago García, se queja del debate social originado sobre una cuestión que no debería haber salido de la institución académica. Tarde para lamentarse. Contradecir al sentido común tiene un coste.

Ver Post >
LAS ESPADAS EN ALTO
Juan Neira 28-04-2018 | 1:25 | 0

Los militantes de base y los cuadros de IU, en Asturias, están revueltos tras conocer el documento de Alberto Garzón que plantea un cambio radical en la organización liquidando las federaciones y levantando una estructura centralista que le concede poderes omnímodos para llevar el barco de IU al puerto de Podemos. Desde la dirección federal se desliza que se trata de un simple documento de trabajo, pero todos piensan que se trata de una mera táctica para ganar tiempo. Nadie propone una transformación profunda de una organización política para convertirla en un mero material de debate. El calendario político respalda la necesidad que tiene Garzón de dar pasos hacia adelante. Veamos.

En 2019 habrá como mínimo cuatro convocatorias a las urnas: elecciones andaluzas, municipales, autonómicas y europeas. Las tres últimas el mismo día, 26 de mayo. Puede haber también elecciones generales, si el Gobierno de Rajoy no logra cambiar la tendencia declinante que acompaña al PP. Garzón no puede acudir a las urnas con las herramientas del pasado. La novedad de las elecciones generales de junio de 2016, formando con Podemos la candidatura conjunta de Unidos Podemos, es irreversible para Garzón. Su destino político va irremediablemente unido a la operación de poner debajo del praguas de Podemos a toda la infantería de IU. Por eso la propuesta de liquidar las federaciones territoriales es mucho más que un documento de trabajo: es un paso necesario para generalizar la alianza electoral y facilitar la fagocitación de IU por el partido de Pablo Iglesias.

En Asturias, un sector mayoritario en IU está por la labor de plantar cara a Garzón negándose a liquidar la actual organización y dispuesto a concurrir con una candidatura independiente de Podemos a las elecciones de 2019 si no les dejan otra salida. El principal instrumento de coacción de Garzón es retener la marca de IU y obligar a los disidentes a comparecer ante el electorado con otras siglas. No cabe duda de que es un hándicap presentarse a pedir el voto sin la marca histórica, pero ese tipo de obstáculos no facilitarán la entente. Es verdaderamente sorprendente la falta de confianza de los dirigentes federales en su propia fuerza política. El fracaso cosechado por Unidos Podemos en las urnas (un millón de votos menos de los logrados, seis meses antes, por Podemos e IU concurriendo por separado) no le ha hecho recapacitar a Garzón, ni las insensateces y los caprichos de Pablo Iglesias.

Ver Post >
LA LIQUIDACIÓN DE IZQUIERDA UNIDA
Juan Neira 27-04-2018 | 7:56 | 0

Alberto Garzón planea un golpe de mano en IU liquidando la tradicional estructura de federaciones y sustituyéndola por una nueva organización centralizada en Madrid. Durante treinta años, desde 1986 hasta hoy, IU se articuló sobre territorios federados. Cada uno de ellos tiene personalidad jurídica propia y gestión económica autónoma. Ahora, de la noche a la mañana, Alberto Garzón quiere borrar esa estructura y hacer una nueva organización unitaria, con todos los recursos centralizados. Un modelo que no tiene ninguna otra fuerza política en España. El Estado de las autonomías lo han interiorizado los propios partidos, adaptando su organización a la estructura estatal. ¿Qué hay detrás del giro jacobino de Garzón?

El coordinador general de IU tiene dos motivos para liquidar las federaciones. Le urge sanear la economía de Izquierda Unida, lastrada por las deudas. Le interesa contar con los recursos de las federaciones para hacer frente a los compromisos de pago. Hasta 2015, IU contaba con cerca de cuarenta diputados regionales, que tras las últimas elecciones autonómicas se quedaron en nueve, cinco de ellos toman asiento en la Junta General del Principado. Si exceptuamos a Asturias, IU solo tiene cuatro diputados autonómicos en toda España. Por esa vía dejó de ingresar mucho dinero la organización. El otro motivo es la preparación de la fuerza política para ingresar en Podemos o ser absorbida por Podemos. Sin federaciones, sin órganos territoriales, todas las decisiones se tomarán en Madrid. A las órdenes de Garzón, habrá un trasvase en masa de la militancia de IU a los círculos de Podemos. Garzón no engaña a nadie, hace ya mucho tiempo que sólo ve al partido morado como alternativa desde la izquierda al PSOE, PP y Ciudadanos. En realidad, Garzón sigue la hoja de ruta de Anguita, obsesionado con crear un amplio movimiento político y social, cuyo eje sería el partido de Pablo Iglesias. El propio Garzón ya dio ejemplo de sumisión y vasallaje, aceptando ir el quinto de la lista por Madrid en las últimas elecciones nacionales, dentro de la candidatura de Unidos Podemos.

La IU asturiana, la de Ramón Argüelles y Gaspar Llamazares, no puede aceptar el plan de cierre por derribo de Garzón. La historia de IU, el peso en la sociedad asturiana (nunca tuvo tantos alcaldes como ahora) y las expectativas electorales piden que se mantenga como fuerza autónoma. Arriar la bandera de IU sería decepcionar a 65.000 electores que recelan de los inventos.

Ver Post >
ERROR INVOLUNTARIO
Juan Neira 26-04-2018 | 11:04 | 0

Un «error involuntario». Así resumió Cristina Cifuentes el vídeo del hurto, en el que se ve cómo un empleado del supermercado le manda vaciar el bolso donde se encuentran los dos botes de crema que trataba de llevarse para su casa sin pagar. Dicen que todos tenemos un precio; en el caso de Cifuentes quedó demostrado que su precio es muy bajo: 40 euros. Aunque ella lo ignore, todos los errores son involuntarios, porque en caso contrario no es correcto hablar de errores sino de fraude, estafa, robo, mentira, hurto. En definitiva, de acción dolosa. La sustracción de las cremas fue un acto consciente que trató de negar cuando fue requerida por el servicio de seguridad, primero diciendo que ya llevaba los botes con ella, luego enseñando uno solo, y finalmente diciendo que tenía prisa terminó por abonarlos. En el affaire del supermercado, Cristina Cifuentes aseguraba que no tenía nada, cuando la mercancía estaba en el bolso, mientras que en el escándalo del máster, presumía de poseerlo y la investigación periodística demostró que no tenía el título, conformándose con un apaño de firmas falsas. Si la verdad está en un lado, Cifuentes se coloca siempre en el otro. Ante el público, su problema no está en las mentiras primigenias, sino en el cinismo de dar, a posteriori, explicaciones fantásticas, a sabiendas de que son rotundamente falsas, ante 46 millones de españoles.

Mariano Rajoy tenía poderosas razones para retirarla de la escena pública durante las últimas semanas, pero le dio su apoyo. Tuvo que llegar el vídeo de las cremas para que diese orden a Cospedal de indicarle la puerta de salida. Demasiado tarde. El coste de mantener la mentira en el poder lo va a pagar el PP de Rajoy. Inexplicable, también, la postura de Pablo Iglesias: «no es legítimo destruir a un ser humano». Después de cargarse a Tania Suárez, le brotan los sentimientos de piedad por Cifuentes. Iglesias también es un hombre de errores: en Cataluña con los independentistas y en Madrid se compadece de ‘Cifu’.

Políticamente, Cifuentes fue una creación de las fuerzas rivales de Esperanza Aguirre. El PP de Rajoy y la izquierda la saludaron con alivio, al dejar atrás a la auténtica lideresa de la derecha madrileña. En las palabras de despedida ensayó su última mentira: se retira para que la izquierda radical no gobierne Madrid, vía moción de censura. En realidad, abandona empujada por el descrédito social, llena de arrugas, refugiada en el recuerdo del padre difunto. Una escena patética.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira