El Comercio
img
LA MAYORÍA DE SÁNCHEZ
img
Juan Neira | 01-06-2018 | 21:00

En una semana, Rajoy pasó de asegurarse la estabilidad parlamentaria para el resto de legislatura, con la aprobación de los presupuestos, a ser desalojado de la Presidencia por una moción de censura que nadie fue capaz de predecir. Una lectura interesada de la sentencia del ‘caso Gürtel’ fue hábilmente aprovechada por Pedro Sánchez para armar la mayoría parlamentaria de la censura.

Hace veinte meses, en pleno bloqueo institucional tras dos elecciones generales, Pedro Sánchez negociaba discretamente una mayoría de investidura con grupos de izquierdas y nacionalistas. Los barones socialistas comprendieron que la ambición de Sánchez podía dañar al partido e impugnaron su liderazgo haciéndolo dimitir en una convulsa reunión del Comité Federal. Ahora, Sánchez desbanca a Rajoy del poder apoyado por los mismos partidos con los que negociaba hace más de año y medio. En esta ocasión no hubo un sector crítico en el PSOE dispuesto a confrontar con Sánchez y eso que los independentistas catalanes han abierto un gravísimo conflicto con el Estado democrático. ERC, PDeCAT, Bildu y PNV abren las puertas de La Moncloa a Pedro Sánchez, ayudados por Podemos.

La moción de censura ha marcado el techo de influencia del PNV. En siete días dio luz verde a las cuentas del Estado y ha derribado del poder al artífice de esas cuentas. La parte más humillante del debate parlamentario estuvo en la incapacidad de Rajoy para nombrar al PNV. Habrá a quien le haya resultado más rasposa la humildad de Pedro Sánchez con Joan Tardá (ERC), pero la entrega de Sánchez al nacionalismo es algo totalmente previsible desde que adoptó la vía Iceta. La piedra de toque va a estar en lo que haga con la Fiscalía General del Estado. Ahí puede estar el punto de inflexión en la relación con los independentistas.

Rajoy y Rivera vapulearon dialécticamente a Sánchez, pero el candidato a presidente no retrocedió en su optimismo. La primera intervención de Pablo Iglesias –dura, gritona, amenazante, brillante– sirvió para anticipar el futuro, al atacar a Pedro Sánchez por dejarse humillar por Rajoy y no presentar un programa de gobierno. El líder de Podemos llegó a decirle, «usted tiene que parecer presidenciable», y le recordó que «con 84 diputados no se puede gobernar». Iglesias escogerá la fecha de finalización de la legislatura. Entramos en zona de turbulencias.

Sobre el autor Juan Neira