El Comercio
img
CAMBIO DE ESCENARIO
img
Juan Neira | 26-06-2018 | 18:15

Reunión del Comité Autonómico de la FSA para ratificar la designación de María Fernández, ex alcaldesa de Langreo, como nueva senadora. El secretario general hizo un repaso de la actualidad que gira forzosamente sobre la llegada de Pedro Sánchez a la Presidencia del Gobierno y las primeras decisiones del Gobierno socialista. Una novedad inesperada que no había tenido ocasión analizar el órgano máximo de la FSA entre congresos.

Cuando faltan diez meses para empezar la campaña de los comicios autonómicos el cambio en el Gobierno central es un hecho muy importante para la FSA de cara a la estrategia que debe seguir en este tiempo. Llegar a la Moncloa, aunque sea a través de una moción de censura, es un dato positivo para cualquier partido. Por eso la candidatura de Adrián Barbón debería verse favorecida por el tránsito del PSOE de la oposición al poder. La política es una actividad dura e intensa, en diez meses pueden pasar muchísimas cosas, pero también es cierto que Pedro Sánchez va a tratar de evitar la aplicación de medidas antipopulares porque él mismo está obligado a comparecer ante las urnas en un tiempo máximo de dos años. Trato de decir que la política de gestos (Aquarius, apuesta por el feminismo, etcétera) puede favorecer a los socialistas asturianos. En cualquier caso, para Adrián Barbón es distinto hacer campaña apoyado en la dirección de la FSA y la militancia de base, que formar tándem con Pedro Sánchez. Dada la demostrada hiperactividad del nuevo presidente del Gobierno, no me extrañaría que pasara tres o cuatro veces por Asturias en 2019 antes de la celebración de los comicios. Como cualquier fenómeno que analicemos tiene aspectos positivos y negativos, habrá que citar entre estos últimos la orientación de la ministra de la Transición Ecológica que es claramente favorable a liquidar con rapidez las térmicas de carbón. Igualmente, deberá tener en cuenta que cualquier concesión a las minorías nacionalistas levanta sarpullidos en la opinión pública asturiana; por doble motivo: el agravio que supone para otras regiones y el potencial debilitamiento para el Estado que significaría, por ejemplo, la ruptura de la caja única de la Seguridad Social.

Por si la gente no hubiera tomado nota, Adrián Barbón ha vuelto a ratificar que no va a participar en controversias estériles. Tras la jornada cultural del domingo en Mieres consideró oportuno reiterarlo. Para cada situación hay un refrán: a enemigo que huye puente de plata.

Sobre el autor Juan Neira