El Comercio
img
Autor: juanneira
BASTA DE COMEDIA
img
Juan Neira | 07-04-2017 | 8:29| 0

Nunca se había hablado tanto de la variante de Pajares como ahora. Bastó que Foro hubiese forzado el cambio de postura del Ministerio de Fomento, adoptando el ancho internacional para el recorrido desde León hasta Lena, para que el Principado reaccionara como jamás lo había hecho ante cualquier novedad sobre el trazado ferroviario. Ni la reducción de la variante a un solo túnel, ni la reforma epidérmica del recorrido entre León y La Robla (¡menos de un millón de euros por cada kilómetro!) ni la incapacidad durante largos años para estabilizar la ladera y evitar las filtraciones de agua, ni el borrado de la tramitación administrativa entre Lena y Gijón, ni las anulaciones de los contratos con las empresas. Todo esto y mucho más lo digirió el Principado en silencio, pero el anuncio de la alta velocidad para Asturias adquiere categoría de afrenta.

Con una celeridad desacostumbrada, realizó una convocatoria exprés de la reciente Alianza por las Infraestructuras, pero el llamamiento tuvo un respaldo desigual. Los dos partidos de izquierda, PSOE e IU, sus dos sindicatos hermanos, UGT y CCOO, y una serie de colectivos sociales respondieron al toque de corneta, mientras la Fade y las cámaras de comercio prefirieron ausentarse. El empresariado quiere tráfico mixto y prontitud en la finalización de la infraestructura, pero ante la guerra política de bloques (izquierda contra derecha) proclama la neutralidad. Javier Fernández, por su parte, pidió que el Gobierno rectifique y vuelva al ancho de vía de Renfe, porque el ancho internacional sería una catástrofe. Belén Fernández, consejera del ramo, afirmó, con coraje, que el Principado liderará la oposición al nuevo diseño de la variante. Temblad.

Vamos a ver, señores, abandonen la impostura. Todo el mundo quiere dos cosas: que Asturias tenga un AVE que sea AVE, no aquellas “altas prestaciones” de Magdalena Álvarez, y que el tráfico de mercancía pesada, una particularidad de la industria asturiana, se beneficie de los túneles de la variante de Pajares. Nadie quiere sucedáneos y nadie acepta que la economía asturiana se vea lastrada por una línea férrea tortuosa e insegura, hecho a la medida del siglo XIX. La alternativa que aúna esas dos prioridades está inventada y ensayada en algunos trechos de la red ferroviaria española: el tercer hilo. Con el tercer hilo se evitan los dos graves peligros: que la alta velocidad termine en León y que la industria pierda competitividad.

Ver Post >
HAY BRONCA PARA RATO
img
Juan Neira | 06-04-2017 | 6:30| 0

Las cifras del proyecto de presupuestos del Estado provocan digestiones pesadas en todos los partidos, con la excepción del PP. El Gobierno asturiano muestra la curva descendente de las inversiones, desde los tiempos en que superaba los mil millones de euros hasta los 211 millones de 2017. La gráfica es muy llamativa, como también lo es la de las inversiones del Principado que han caído en una proporción semejante desde el inicio de la crisis económica hasta el presente. Lo mismo podríamos decir de los presupuestos de otras comunidades autónomas. Rajoy sigue la tónica general: aumentar el gasto corriente y adelgazar la inversión. La sociedad no se queja de la falta de inversión productiva, pero no toleraría falta de compromiso con el gasto social, que tiene un capítulo muy importante en las pensiones que se llevan cuatro euros de cada diez presupuestados. Las otras salidas para incrementar las inversiones tampoco son políticamente asumibles: elevar los impuestos o aumentar el endeudamiento. Los contribuyentes no aceptarían un incremento de la presión fiscal para acrecentar las inversiones y la Comisión Europea nunca daría luz verde a un aumento del endeudamiento, cuando le está exigiendo al Gobierno de Rajoy que camine con paso más firme en la consolidación fiscal.

Por lo antes expuesto, la contención de la inversión carece de alternativa para el Gobierno de Rajoy. Sólo Canarias recibe más que el pasado año. Ahora bien, si la media del descenso para las comunidades autónomas se sitúa en el 22%, en el caso de Asturias supera el 31%. Estamos entre las cinco regiones que cuentan con menos atención en el proyecto de presupuestos. Esa posición relativa de Asturias en el pelotón autonómico da fuerza moral a la oposición para quejarse del trato recibido. En Valencia, la clase política ha organizado casi un motín contra las cuentas de Rajoy, al que se ha sumado el PP valenciano. En Andalucía la queja es generalizada. En nuestra región, y ahí está la originalidad, la indignación contra el Gobierno de España está más provocada por el cambio de ancho de vía en la variante de Pajares que por la parquedad de las cifras. Una indignación que alcanza a la izquierda y a Ciudadanos (Prendes pide explicaciones al ministro), mientras Foro pide a De la Serna pruebas irrefutables del cambio de postura del ancho ibérico al internacional. Las cuentas de Rajoy van a valer para que izquierda y derecha regional inicien otro batalla de desgaste.

Ver Post >
INVERSIONES A LA BAJA
img
Juan Neira | 05-04-2017 | 10:26| 0

Los datos del proyecto de presupuestos generales del Estado suscitan comparaciones envidiosas entre las regiones. Con la excepción de Canarias, el resto de comunidades autónomas va a recibir menos inversiones que en 2016. En términos globales, bajan el 22,2%. Madrid y Cataluña están entre los territorios que reciben casi el mismo dinero que el pasado año, aunque eso no servirá de consuelo para la Generalitat, al comprobar que la cantidad asignada queda por debajo de la prometida por Rajoy en Barcelona, la semana pasada. Asturias recibe unas inversiones que suman el 31,3% menos que en el anterior ejercicio; con Castilla-León, Galicia, Valencia y Andalucía formamos el quinteto de las regiones peor tratadas, así que nos espera una dosis superlativa de propaganda por parte de Mercedes Fernández y su equipo: qué afortunados somos que nos han tocado 211 millones de euros; debemos sentirnos tan felices como en 2016, cuando las inversiones alcanzaron los 308 millones.

Pajares, como rampa y como variante, se lleva la mayor parte de las inversiones. Me parece bien, hay que concentrar el dinero en los proyectos prioritarios, y la variante de Pajares y la decimonónica vía que se pretende poner al día se lo merecen. El problema es que a estas alturas del calendario, con todas las previsiones sobrepasadas de largo, el dinero presupuestado es poco. Para la rampa de Pajares van dedicados 145 millones, pero se trata de una planificación plurianual de la que sólo hay un millón reservado para 2017. Si no se consume el citado millón nadie va a preguntar por él. La variante de Pajares cuenta con 128 millones. Es la cantidad más baja consignada para la variante desde que se inició su construcción en 2005 (hablo de la construcción real, no la ceremonia inaugural con la primera dovela y el gesto fetiche de enterrar ejemplares de periódicos del día). Aunque se ejecute la cantidad en su integridad no da para terminar la obra Además, pensando en el trayecto desde León, sólo hay 34 millones para cubrir varios objetivos (terminar con la estructura de “fondo de saco” de la estación leonesa, adaptar la vía desde León a la Robla, etcétera). Hay partidas enigmáticas y mínimas: medio millón para enlazar Lena con “otras ciudades asturianas”. Entre la fuerte división de opiniones de la clase política sobre el ancho de vías y la escasa cobertura presupuestaria, estamos en condiciones de afirmar que el debate sobre el viejo y el futuro trazado va para rato.

Ver Post >
EL ANCHO DEL SIGLO XIX
img
Juan Neira | 05-04-2017 | 10:23| 0

La nota del Ministerio de Fomento sobre la variante de Pajares no ha dejado indiferente a nadie. Foro se encuentra moderadamente satisfecho a la espera de ver cómo aplica el Gobierno de Rajoy el acuerdo alcanzado para colocar vías de ancho internacional desde León hasta Lena. Mercedes Fernández defiende el ancho internacional, porque quiere lo mejor para Asturias. La izquierda salta como un resorte, indignada por la rectificación del presidente del Gobierno. Llama poderosamente la atención que aquellos que callaron durante los últimos años ante los incumplimientos de Fomento, se muestren tan activos ante el cambio operado. No estoy hablando de simples retrasos, sino de la paralización de los trabajos, de incapacidad de aplicar las partidas presupuestarias mientras se desplazaba la ladera y se llenaban de agua los túneles, y luego anulando contratos, prolongando plazos, dejando sin efecto estudios de trazado y, finalmente, volviendo a establecer negociaciones con las empresas que habían firmado hace años los contratos anulados. Una labor de pérdida de tiempo descarada, que contó con el silencio cómplice de los que ahora gritan. La alta velocidad progresaba, sin detenerse, hacia las capitales gallegas, mientras que el Gobierno asturiano se conformaba con hacer comedidas críticas desde el Parlamento. Hace unos días, cuando la broma ya pasaba de castaño a oscuro (la empresa Dragados solicitaba, por tercera vez, rescindir el contrato de colocación de vías en la parte asturiana de la variante), el Principado firmó un pacto por las infraestructuras con IU, y con una serie de asociaciones. Y todos ufanos le mandaron el papel a Rajoy. ¿Alguna vez se logró algo operativo por semejante medio?

Aunque pueda parecer una mera anécdota, no deja de ser reseñable que la izquierda gijonesa (PSOE e IU), acompañada del concejal de Ciudadanos, manifieste que Gijón no necesita ferrocarril de ancho internacional. Casi 170 años de aislamiento, por una decisión tomada por el Gobierno del general Narváez de construir ferrocarriles de vía más ancha para impedir posibles invasiones extrajeras (la decisión se tomó a los 30 años de finalizar la guerra de la Independencia), llegan los concejales de la izquierda para decir que la ciudad no necesita el ancho europeo. La red de alta velocidad tuvo la virtud de homologarnos con la UE, pero según algunos notables locales lo que necesitamos es más dosis de carpetanos y vetones.

Ver Post >
EJERCICIO DE DEMAGOGIA
img
Juan Neira | 03-04-2017 | 11:54| 0

Mitin de Pedro Sánchez en Gijón, acompañado por 1.500 seguidores. Es la segunda vez que recala en Asturias desde que inició su gira por España. La anterior intervención la tuvo en San Martín del Rey Aurelio y también congregó a un público numeroso. El ex secretario general del Partido Socialista está en campaña para convencer a los afiliados que lo voten en las primarias que tendrán lugar el próximo mes. En las campañas los candidatos tratan distintos temas y en Gijón tocó hacer un canto a la militancia. Patriotismo de partido, puro y duro.

Ensalzar el papel de los afiliados antes de unas elecciones en las que sólo votan ellos es un discurso tan interesado como retórico. Similar a ponerse a gritar “¡Viva la gente!” en vísperas unas elecciones generales, municipales o autonómicas. Hay militantes que adoran a Pedro Sánchez y lo consideran la solución a los problemas de España, mientras otros lo aborrecen y están dispuestos a votar Susana Díaz, Patxi López o a cualquier otro candidato que se presente con tal de impedir que vuelva a la Secretaría General. En el Pabellón de las Naciones de la Feria de Muestras, el dirigente socialista dijo que había que elegir entre “el PSOE de la militancia o el PSOE de la abstención a Rajoy”. Una antítesis falaz donde las haya porque hay afiliados que apoyan el camino tomado por la comisión gestora de permitir gobernar al PP en minoría con tal de evitar unas terceras elecciones que hubieran supuesto la tercera derrota consecutiva para su partido. En todo caso, las primarias permiten escoger entre opciones posibilistas, como la encarnada por Susana Díaz, y la representada por un líder que obtuvo los dos peores resultados del PSOE en la democracia y que ante un Parlamento fragmentado apostó por el “no es no”, como solución a una situación compleja.

Los mítines se han convertido en un ejercicio de demagogia, por eso han perdido el crédito que tenían entre la sociedad en los primeros años de la democracia. Pedro Sánchez fue fiel al actual modelo, al decir que tuvo que pagar un precio muy alto (la pérdida de la Secretaría General) por mantener la palabra dada a los afiliados del PSOE. La rebelión contra el líder del partido ocurrió al anunciar, por sorpresa, unas primarias exprés, con apenas tres semanas de anticipación. Una maniobra torticera, jamás realizada por un secretario general del PSOE, cuyo objetivo no era otro que atrincherarse en el poder. Pedro promete consultas a las bases, como hace Pablo.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Últimos Comentarios

Etiquetas

Otros Blogs de Autor