El Comercio
img
Autor: juanneira
EN ABIERTA REBELDÍA
img
Juan Neira | 08-09-2017 | 9:14| 0

La deriva de las instituciones catalanas toma un curso acelerado guiada por la mayoría parlamentaria independentista y el Gobierno del mismo signo. Ignoran a la Constitución y a las leyes y no reconocen a los tribunales. Orillan los mecanismos de control y sólo se sienten responsables ante un sujeto tan genérico y vaporoso como es el pueblo de Cataluña. Tras la aprobación de la Ley de Referéndum, toca el turno a la ley que regula la Agencia Catalana de Protección Social, que es el germen de la Seguridad Social catalana y, posteriormente, a la Ley de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República, denominada “ley suprema”, que es la columna vertebral del nuevo orden político y jurídico de la mentada República. No sólo pretenden dejar arrumbadas las leyes estatales, sino también a las que emanaron de las instituciones catalanas, entre ellas el Estatuto de Autonomía. En una demostración superlativa de cinismo la aprobación de las nuevas leyes se realiza a través de un procedimiento profundamente antidemocrático, negando a la oposición la posibilidad de poner enmiendas a la totalidad, dando una o dos horas para presentar enmiendas parciales y sin aceptar someter los proyectos al dictamen preceptivo de los órganos de asesoramiento. Es una situación de completa rebeldía.

El Gobierno de España instrumenta las respuestas previstas en nuestro ordenamiento, como es la querella de la Fiscalía contra la Mesa del Parlamento y contra el Gobierno catalán, presentando recursos ante el Tribunal Constitucional y dando un aviso para navegantes (funcionarios) sobre las consecuencias que acarrearía colaborar en el referéndum del primero de octubre. Los contactos de Rajoy con los líderes  de los partidos comprometidos con la Constitución, como el PSOE y Ciudadanos, se suceden.

¿Bastarán estas medidas para reconducir la deriva institucional catalana? Tengo muchas dudas. Los independentistas han cruzado, por primera vez, el Rubicón desde los años treinta del pasado siglo. No se van a detener por las decisiones del Ministerio Fiscal y los órganos judiciales. El ejemplo lo tenemos con la inmediata respuesta de cientos de ayuntamientos (más de 400) a la petición de la Generalitat de ceder locales para la celebración del referéndum. No me extraña que se atrevan a saltarse la legalidad porque hasta ahora han podido hacer todo tipo de desfachateces sin sufrir ningún perjuicio. El Estado tiene tres semanas para sacarles del error.

Ver Post >
LA INDIGNIDAD DEL PARLAMENTO
img
Juan Neira | 07-09-2017 | 11:43| 0

El larguísimo pleno del Parlamento catalán que estaba convocado como una sesión de control al Gobierno, y se acabó transformando en el debate y aprobación de la Ley del Referéndum, mostró de manera diáfana el déficit democrático que arrastran las fuerzas independentistas. En medio de la sesión, pidió la palabra una diputada de Juntos Por El Sí para modificar el orden del día y exigir el debate sobre una ley que acababan de registrar en la Cámara. Lo nunca visto. Ese proceder no se le puede llamar tramitación exprés, porque es una alteración de los usos parlamentarios de tal calibre que no tiene precedentes.

La oposición puso el grito en el cielo, pero la presidenta de la Cámara, Carmen Forcadell, demostró hasta qué punto la indignidad se adueñó de las instituciones de autogobierno de Cataluña: no quiso cumplir con el trámite preceptivo de oír la opinión del Consejo de Garantías Estatutarias sobre el proyecto de ley; tiró p’alante cuando comprobó que el secretario general del Parlamento no firmaba la admisión a trámite del proyecto de ley (una firma inexcusablemente obligada para que tenga validez); no dejó presentar enmiendas a la totalidad del proyecto (la primera vez en la historia que se impide a los diputados hacerlo) y dio dos horas (al principio sólo daba una) para presentar enmiendas parciales cuando se acababa de registrar la ley y nadie de la oposición había tenido la posibilidad de leerla. Como la mañana no era suficientemente ajetreada, la señora Forcadell tuvo tiempo para comunicar mediante las redes sociales que recusaba a todos los magistrados del Tribunal Constitucional porque habían perdido la legitimidad al convertirse en correa de transmisión del Gobierno. En la historia parlamentaria española dudo mucho que haya habido un presidente del poder legislativo que hiciera tantas barbaridades en una sola jornada.

La deslegitimación en que han caído los partidos independentistas es total. No es creíble ni seria su forma de proceder. La calidad democrática de las instituciones catalanas se ha depreciado, aunque su valor ya era muy bajo. En el breve debate sobre el proyecto de ley brilló por encima de todos los intervinientes, Inés Arrimadas, una mujer inteligente, valiente y brillante que defendió la opción constitucionalista sin ningún complejo ante los nacionalistas. Al acabar la sesión anunció en rueda de prensa que registrará una moción de censura contra Puigdemont. Con eso no contaba Forcadell.

Ver Post >
EL DINERO HACE DAÑO
img
Juan Neira | 06-09-2017 | 7:06| 0

El Tribunal de Cuentas ha exigido el depósito de una fianza de 5,1 millones de euros a nueve miembros del Gobierno de la Generalitat que participaron en la organización de la consulta del 9 de noviembre de 2014. Si para el día 25 de este mes no entregan la cantidad demanda, procederán a embargar sus bienes. El Tribunal de Cuentas trata de recuperar el despilfarro de dinero provocado con la preparación de una consulta que el Tribunal Constitucional había declarado ilegal. Valorado el coste de las actuaciones, entre las que se encuentra la compra de ordenadores por valor de 2,8 millones de euros, los políticos de la antigua Convergencia i Unió tendrán que responder con su propio peculio.

La noticia ha caído como una bomba entre los partidos del actual Ejecutivo catalán, Partido Demócrata Europeo Catalán (PDeCAT) y Esquerra Republicana (ERC). Los principales dirigentes han caído en tal estado de excitación que no han hecho otra cosa que desbarrar. Carla Puigdemont y Oriol Junqueras se han puesto ante los micrófonos para decir que el “Gobierno ha vulnerado todos los procedimientos, saltándose el Estado de Derecho”; aseguran que se trata de “una incautación de patrimonio personal” y que ellos sí tienen un “respeto escrupuloso a la separación de poderes”. Si no fuera por su edad y sus aviesas intenciones, parecería que hablan como niños. Creían que podían llevar a cabo una actuación onerosa, declarada ilegal por el TC, sin que tuviera consecuencias. Se asombran de que les incauten el patrimonio personal, pero no le dan importancia al derroche público que ellos realizaron. Hablan de separación de poderes cuando diseñaron una norma, que ellos llaman “ley suprema”, que pone el poder judicial de la hipotética Cataluña independiente en manos del Gobierno de la Generalitat.

El primer político citado por el Tribunal de Cuentas es Artur Mas. Cuando dejó la Presidencia del Gobierno, forzado por la CUP, designó a Carla Puigdemont como sucesor. Le toca ahora Puigdemont sacarlo del lío y no lo va a tener fácil. Hay que poner cinco millones contantes y sonantes encima de la mesa y eso a un grupo de catalanistas de pura cepa les duele más que ceder un riñón. Es la primera vez en tres años que los independentistas van a pagar un coste por realizar actuaciones ilegales. Hasta ahora podían decir y hacer lo que les viniera en gana que no pasaba nada. El castigo público produce efectos pedagógicos de masas. Una buena reflexión para el primero de octubre.

 

Ver Post >
EL EMPATE DE DOS AMIGOS
img
Juan Neira | 05-09-2017 | 11:58| 0

Se celebró el debate de las primarias entre Adrián Barbón y José María Pérez. No habrá más duelos dialécticos. Pérez ya quería debatir en julio y está dispuesto a hacerlo todos los días. Barbón no quiere volver a discutir con Pérez. Con esa mínima información habrán ustedes adivinado lo que dicen los pronósticos sobre el resultado de las primarias. Los dos confirmaron lo que ya se sabía de ellos: hablan muy bien. Acostumbrados a los portavoces de la FSA, gane quien gane mejorará la comunicación de la dirección del partido con la sociedad. También ratificaron que son dos profesionales de la política, conocen sus reglas y trucos. Son dignos aspirantes al puesto de secretario general.

El debate tuvo dos defectos. El formato elegido reservaba dos tercios del tiempo para hablar de economía, empleo y política social. Tiempo perdido. Ambos se limitaban a nombrar los problemas o las cuestiones a abordar (robótica, medio rural, precarización, educación, sanidad) porque una discusión sobre propuestas consumiría horas y horas de diálogo. El segundo defecto estuvo en las formas empleadas: nada de ataques ni de interrupciones. Guante blanco. De esa manera nadie ganó ni perdió, que era el objetivo de Barbón.

Como buen “sanchista”, Barbón sacó a relucir continuamente a Rajoy, como si fuera el presidente del Principado. Su principal propuesta para la economía asturiana es más empleo y sueldos más altos. Trató con máximo respeto a la figura de Javier Fernández. Una postura inteligente: enemigo que huye puente de plata. Y cada poco decía, “si soy secretario general de la FSA” haré esto o lo otro. Pérez llevó la iniciativa en la parte plúmbea del debate, para perderla al tratar el modelo de partido. Su objetivo es forjar un partido plural y su preocupación, la plurinacionalidad. Barbón no está muy interesado en la pluralidad interna y la plurinacionalidad no le preocupa porque es un sentimiento. Así da gusto. Pérez no firmará alianzas con ningún partido si  lesionan los principios socialistas o alteran el programa de gobierno. Barbón concentró las fobias en el PP. Aprovechando que el Piles pasa por Gijón, Barbón lanzó un aviso al Gobierno regional: no aceptará aprobar los presupuestos con el PP si implica rebaja fiscal. Por un momento parecía que estábamos ante un debate de verdad. Al final, Barbón sacó a relucir que se hicieron no sé cuántas asambleas más en Laviana que en Gijón y al agotarse el tiempo no se pudo profundizar en el tema.

Ver Post >
BARBÓN “VERSUS” PÉREZ
img
Juan Neira | 04-09-2017 | 6:53| 0

Aunque no lo parezca, arranca hoy la campaña de las primarias socialistas en Asturias. Tal como estaba previsto, el mes de agosto neutralizó el intento de politizar el ambiente con una disputa electoral interna que no despierta interés entre la opinión pública. Las vacaciones, con sus tópicos de playa y montaña, diversión y optimismo, no reservaron espacio para un asunto tan plúmbeo como la disputa por la Secretaría General de la Federación Socialista Asturiana. Por desgracia, la noticia del verano fueron los atentados terroristas de Cataluña y la polémica subsiguiente. Por nuestra tierra, la sentencia del “caso Renedo” tiene más enjundia que la controversia sobre si tal candidato representa al aparato o a la militancia. En resumen, el calor y la lluvia dejaron un hueco pequeño para la política y cerraron el paso a los asuntos partidarios.

La campaña empieza con su principal aliciente, el debate entre José María Pérez y Adrián Barbón. Si todavía hay pescado sin vender, llegó el momento de ponerlo en el escaparate. El precedente cercano del debate en Ferraz entre Pedro Sánchez, Susana Díaz y Patxi López fue un éxito. Los tres hicieron un buen papel, aunque el resultado de las primarias quizás estaba ya decantado a favor del primero. En el caso asturiano, el mayor problema reside en la falta de expectación. La gente tiene la cabeza en otras cosas. En nuestra región el curso político arranca el fin de semana, con el Día de Asturias, así que hubiera sido mejor idea retrasar una semana el duelo dialéctico entre Pérez y Barbón. Siempre hay opciones peores, como aquella propuesta de Pérez de celebrar el debate en el mes de julio. Hubiera dado lo mismo ganarlo que perderlo, porque a estas alturas no habría memoria del mismo.

Adrián Barbón es el favorito inequívoco por la gran ventaja que sacó en la presentación de avales. En Asturias, el “sanchismo” tiene mucha fuerza, como se demostró en las primarias que llevaron a la Secretaría General a Pedro Sánchez. Además, frente a él sólo está José María Pérez. No hay otro bando. El “javierismo” ha dimitido. El jefe está de retirada y su ejército se ha replegado a los cuarteles de invierno. El único objetivo es gestionar la Administración hasta el fin de la legislatura. Este es el hecho más relevante de las primarias socialistas en Asturias. José María Pérez debería arriesgar al máximo en el debate. No está en su carácter, al ser una persona moderada, pero las circunstancias no le dejan otra opción.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Etiquetas

Otros Blogs de Autor