img
Autor: juanneira
IU SE LA JUEGA
img
Juan Neira | 10-04-2017 | 11:19| 0

En la segunda parte de la legislatura autonómica IU va a tener que definir su apuesta estratégica. El documento aprobado por Alberto Garzón (líder nacional) y Ramón Argüelles (líder regional) coloca a la organización asturiana sobre los raíles por los que se mueve la organización federal, obviando que IU en Asturias tiene un estatus diferente en el Parlamento y en la calle. Garzón llegó al puesto de coordinador general con el propósito de diluir la identidad de una fuerza con treinta años de historia. Dio ejemplo de ello renunciando a encabezar ninguna lista electoral, conformándose con ir el quinto en la candidatura de Unidos Podemos, liderada por Pablo Iglesias. En Asturias, armar una lista conjunta costó trabajo y tensiones para terminar sacando un mal resultado electoral. El 26 de junio del pasado año quedó demostrado que en Asturias Podemos e IU, juntos, no suman sino que restan.

Dos hechos dificultan el ensamblaje de ambas organizaciones: la realidad de una IU fuerte, con capital político propio, y las malas relaciones existentes entre los dos partidos, sobre todo en la Junta General del Principado. En el resto de las comunidades autónomas, IU es una fuerza extraparlamentaria, o casi. A partir de esa constatación, Pablo Iglesias presentó su “opa” a los dirigentes de IU. Puede que la excepción de la IU asturiana sea una mera cuestión de tiempo, y dentro de unos años tenga un solo diputado o ninguno, si comparece a las urnas en solitario con sus propias siglas, pero esa es una mera hipótesis de imposible evaluación en el presente. Hacer planes sin tener en cuenta el tiempo de cada proceso político lleva directamente al fracaso.

Los dirigentes de IU, proclives a Garzón, considerarán irrelevantes estas reflexiones, porque el modelo que preconizan no es el de la unidad de Podemos e IU, sino una nueva fuerza con múltiples componentes dentro de ella, políticos, sindicales, civiles, medioambientales, etc. Como tengo algunos años, me permito recordar que ese discurso es una mera fotocopia del que presentó IU en 1986, cuando se presentó en sociedad. Están condenados a repetir el camino, con Podemos haciendo el papel del PCE durante los tiempos de Anguita, e IU encargada de aportar colorido y folclore. Si alguien piensa que Iglesias tiene una mente más abierta que consulte con Errejón. El peso y la representación de IU en Asturias obligan a un debate interno, con votación, antes de tomar la senda de la irrelevancia.

Ver Post >
LA IZQUIERDA CONTRA EL AVE
img
Juan Neira | 09-04-2017 | 5:40| 0

La variante de Pajares con los anuncios, renuncios, vueltas y revueltas políticas, administrativas e ingenieriles, ejemplifica las relaciones entre el poder del Estado -bajo los mandatos de Rajoy-, y el Principado.
Como en el plan de vías de Gijón, sólo las máquinas tuneladoras cumplieron su cometido horadando la montaña sin rechistar y dejando los dos tubos de 25 kilómetros expeditos en cuatro años. Desde el 11 de julio de 2009 la obra está acabada, quedaba impermeabilizar los túneles, montar las vías, la catenaria, adoptar las medidas de seguridad, ventilación y comunicación. Y hacer frente a los imprevistos: corrimiento de la ladera en el tramo Sotiello-Campomanes.
Seis años más tarde, el Ministerio de Fomento habla de poder inaugurar la variante de Pajares en el año 2021. Una formidable desviación sobre el plan inicial producida por dos causas: la crisis económica y la ausencia de voluntad política. Esta última fue la verdaderamente determinante, ya que otras líneas de alta velocidad avanzaron pese a la cruzada del Gobierno contra el déficit público.
REBAJA
Las cosas se torcieron en 2010, con la reprogramación del plan de inversiones realizada por el ministro socialista, José Blanco, y quedaron detenidas con la llegada de Ana Pastor a Fomento. A partir de ahí todo fue un rosario de excusas por parte del Gobierno de Madrid.
Mientras los túneles del Guadarrama (27 km) se abrieron al tráfico a los dos años de haber acabado la obra, en la variante de Pajares será necesario esperar doce años desde el calado de los túneles hasta el viaje inaugural (2009-2021).
El Gobierno del PP evitó compromisos con la variante de Pajares, al tratarse de un asunto que afecta a una región socialista de pequeño tamaño. Llegado el momento dejó la infraestructura al 50% (un túnel), desechó las vías para la alta velocidad y paralizó, anuló o dejó sin efecto, cualquier trámite técnico o administrativo tendente a prolongar la nueva línea hacia Oviedo y Gijón.
Lo más curioso del expediente político de la variante de Pajares no está en el proceder del Ejecutivo del PP, sino en la respuesta asturiana. Veamos.
En el mes de mayo de 2013, la variante de Pajares se redefine a la baja, al prescindir de un túnel; más tarde queda León, por vía de los hechos, como estación término de la alta velocidad. En consonancia con lo anterior, el dibujo de la línea de alta velocidad por Asturias, con dos ramales, uno hacia Gijón y otro hacia Avilés, queda anulado.
Aunque parezca mentira, estos cambios no fueron contestados por el Principado. Más allá de intervenciones retóricas, los partidos de izquierda y un sector de la opinión pública minimizaron su importancia pese a la desnaturalización del proyecto.
En primer lugar se empezó a decir que los actuales trenes Alvia daban el mismo servicio que los AVE, porque la diferencia sería de unos pocos minutos. Luego, se comenzó a relativizar la importancia del segundo túnel, ya que, supuestamente, todas las demandas se pueden atender con un solo tubo y el mantenimiento es muy caro.
A continuación, la prolongación de la línea de Lena a Gijón dejó de tener interés porque exige una alta inversión, con alto coste medioambiental y escasa ganancia de tiempo. De la variante de Pajares, a la izquierda sólo le importa el plazo para abrirla y la garantía de que habrá tráfico mixto para que las mercancías utilicen los túneles.
ARGUMENTOS
Asombra la visión política de la izquierda (y de Ciudadanos). Por toda España se extiende una red de alta velocidad que creará dos categorías de territorios, los que tienen trenes AVE y los que no lo tienen. El momento de incorporarse a ella es ahora. Si nos conformamos con trenes que no pueden superar los 200 kilómetros de velocidad por vías de ancho ibérico nadie nos vendrá a rescatarnos del error cometido.
Lo mismo cabe decir del segundo túnel de la variante de Pajares. O se pone en servicio a corto plazo o siempre habrá motivos para retrasar su apertura, empezando por razonamientos economicistas, diciendo que es muy superior su coste de mantenimiento que el beneficio que produce.
En lo que respecta a la prolongación de la nueva vía hacia Oviedo y Gijón, digamos que resulta de libro, ya que sería la primera vez que un tren de alta velocidad llega a una región, pero evita sus principales ciudades.
El Gobierno de España puede ser cicatero con Asturias, pero resulta irritante que encuentre la complicidad de los poderes de la región.
Para desenmascarar juicios interesados digamos que el ministro de Fomento socialista, José Blanco, dijo en la ceremonia de calado de los túneles de Pajares, ante las autoridades asturianas (presidente Areces) y comunitarias (comisario Tajani), que los túneles serían equipados con triple carril, para que los viajeros fueran en alta velocidad y las mercancías en ancho ibérico.
Seis años más tarde, los túneles siguen sin dar servicio, y la izquierda une fuerzas para impedir que la alta velocidad llegue a Asturias. En Gijón, los portavoces de PSOE e IU manifiestan que las vías de ancho internacional van contra los intereses generales de la villa de Jovellanos.
Yo pensaba que en el siglo XXI sólo se decían cosas así en Corea del Norte.

Ver Post >
EL PROYECTO DE GARZÓN
img
Juan Neira | 08-04-2017 | 9:43| 0

La visita de Alberto Garzón a Asturias ha servido para visualizar el ensamblaje de la organización asturiana de IU dentro del proyecto federal que no es otro que fundirse en el “abrazo del oso” que le va a dar Podemos. Al menos esa es la intención de la dirección regional que asume la confluencia con el partido de Pablo Iglesias, tal como quedó definida en la quinta Asamblea Federal de IU. El proyecto de Alberto Garzón -un hombre joven, muy brillante y con escasa experiencia política- no tiene vuelta atrás. IU será el afluente de una nueva formación política, que para algunos está por crear y para otros, más realistas, no es otra cosa que Podemos. Garzón ya superó el periodo de las dudas y encabeza el tránsito hacia la disolución, que empezó por el punto más sensible: la renuncia a liderar una candidatura propia en las elecciones generales, limitándose a ir el quinto en la lista de Pablo Iglesias, Errejón, Irene Montero y compañía. Garzón no tiene margen para desandar el camino. Ha empezado a modular su voz, hasta el punto de que al escucharlo en la radio del coche parece que se gana la vida doblando a Pablo Iglesias. Según el documento aprobado por la dirección asturiana, el debate sobre la convergencia de las fuerzas de izquierda es falso; al parecer, la convergencia es un hecho, lo que queda por atar es con qué actores se realizará, cómo se hará, y con qué programa.

La organización asturiana de IU está en una posición mucho mejor que sus compañeros de otras regiones. Tienen un grupo parlamentario propio en la Junta General del Principado, con más escaños de los que tiene IU entre las dieciséis Cámaras autonómicas restantes. Es una fuerza muy asentada en la sociedad y después de las últimas elecciones municipales lidera la representación institucional en las cuencas mineras, con el control de las principales alcaldías, como Mieres y Langreo. El actual coordinador general de IU, Ramón Argüelles, era el alcalde de Lena hasta que lo dejó para asumir la principal responsabilidad orgánica.

Con un capital político tan sólido no creo que el camino hacia la convergencia sea un paso asumido por toda la organización. La capacidad para enmendar desde las bases las decisiones de las direcciones está ya sobradamente demostrada en IU. Ahora que se ha convertido en costumbre consultar a la militancia cualquier cuestión que es competencia de la dirección, el giro estratégico de IU difícilmente va a sortear el veredicto de las bases.

Ver Post >
BASTA DE COMEDIA
img
Juan Neira | 07-04-2017 | 8:29| 0

Nunca se había hablado tanto de la variante de Pajares como ahora. Bastó que Foro hubiese forzado el cambio de postura del Ministerio de Fomento, adoptando el ancho internacional para el recorrido desde León hasta Lena, para que el Principado reaccionara como jamás lo había hecho ante cualquier novedad sobre el trazado ferroviario. Ni la reducción de la variante a un solo túnel, ni la reforma epidérmica del recorrido entre León y La Robla (¡menos de un millón de euros por cada kilómetro!) ni la incapacidad durante largos años para estabilizar la ladera y evitar las filtraciones de agua, ni el borrado de la tramitación administrativa entre Lena y Gijón, ni las anulaciones de los contratos con las empresas. Todo esto y mucho más lo digirió el Principado en silencio, pero el anuncio de la alta velocidad para Asturias adquiere categoría de afrenta.

Con una celeridad desacostumbrada, realizó una convocatoria exprés de la reciente Alianza por las Infraestructuras, pero el llamamiento tuvo un respaldo desigual. Los dos partidos de izquierda, PSOE e IU, sus dos sindicatos hermanos, UGT y CCOO, y una serie de colectivos sociales respondieron al toque de corneta, mientras la Fade y las cámaras de comercio prefirieron ausentarse. El empresariado quiere tráfico mixto y prontitud en la finalización de la infraestructura, pero ante la guerra política de bloques (izquierda contra derecha) proclama la neutralidad. Javier Fernández, por su parte, pidió que el Gobierno rectifique y vuelva al ancho de vía de Renfe, porque el ancho internacional sería una catástrofe. Belén Fernández, consejera del ramo, afirmó, con coraje, que el Principado liderará la oposición al nuevo diseño de la variante. Temblad.

Vamos a ver, señores, abandonen la impostura. Todo el mundo quiere dos cosas: que Asturias tenga un AVE que sea AVE, no aquellas “altas prestaciones” de Magdalena Álvarez, y que el tráfico de mercancía pesada, una particularidad de la industria asturiana, se beneficie de los túneles de la variante de Pajares. Nadie quiere sucedáneos y nadie acepta que la economía asturiana se vea lastrada por una línea férrea tortuosa e insegura, hecho a la medida del siglo XIX. La alternativa que aúna esas dos prioridades está inventada y ensayada en algunos trechos de la red ferroviaria española: el tercer hilo. Con el tercer hilo se evitan los dos graves peligros: que la alta velocidad termine en León y que la industria pierda competitividad.

Ver Post >
HAY BRONCA PARA RATO
img
Juan Neira | 06-04-2017 | 6:30| 0

Las cifras del proyecto de presupuestos del Estado provocan digestiones pesadas en todos los partidos, con la excepción del PP. El Gobierno asturiano muestra la curva descendente de las inversiones, desde los tiempos en que superaba los mil millones de euros hasta los 211 millones de 2017. La gráfica es muy llamativa, como también lo es la de las inversiones del Principado que han caído en una proporción semejante desde el inicio de la crisis económica hasta el presente. Lo mismo podríamos decir de los presupuestos de otras comunidades autónomas. Rajoy sigue la tónica general: aumentar el gasto corriente y adelgazar la inversión. La sociedad no se queja de la falta de inversión productiva, pero no toleraría falta de compromiso con el gasto social, que tiene un capítulo muy importante en las pensiones que se llevan cuatro euros de cada diez presupuestados. Las otras salidas para incrementar las inversiones tampoco son políticamente asumibles: elevar los impuestos o aumentar el endeudamiento. Los contribuyentes no aceptarían un incremento de la presión fiscal para acrecentar las inversiones y la Comisión Europea nunca daría luz verde a un aumento del endeudamiento, cuando le está exigiendo al Gobierno de Rajoy que camine con paso más firme en la consolidación fiscal.

Por lo antes expuesto, la contención de la inversión carece de alternativa para el Gobierno de Rajoy. Sólo Canarias recibe más que el pasado año. Ahora bien, si la media del descenso para las comunidades autónomas se sitúa en el 22%, en el caso de Asturias supera el 31%. Estamos entre las cinco regiones que cuentan con menos atención en el proyecto de presupuestos. Esa posición relativa de Asturias en el pelotón autonómico da fuerza moral a la oposición para quejarse del trato recibido. En Valencia, la clase política ha organizado casi un motín contra las cuentas de Rajoy, al que se ha sumado el PP valenciano. En Andalucía la queja es generalizada. En nuestra región, y ahí está la originalidad, la indignación contra el Gobierno de España está más provocada por el cambio de ancho de vía en la variante de Pajares que por la parquedad de las cifras. Una indignación que alcanza a la izquierda y a Ciudadanos (Prendes pide explicaciones al ministro), mientras Foro pide a De la Serna pruebas irrefutables del cambio de postura del ancho ibérico al internacional. Las cuentas de Rajoy van a valer para que izquierda y derecha regional inicien otro batalla de desgaste.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Últimos Comentarios

joseterente_6643 21-10-2016 | 18:07 en:
COMPLEJO DE CULPA

Otros Blogs de Autor