El Comercio
img
Autor: juanneira
CONTINUISMO ELECTORAL
img
Juan Neira | 03-05-2017 | 11:53| 0

El proyecto de reforma electoral apadrinado por PSOE, IU y Ciudadanos está listo para el fracaso. La mayor parte de los contenidos anunciados (elecciones primarias obligatorias en todos los partidos, debates electorales, regulación de voto anticipado, voto telemático, etcétera) ya han desparecido del texto, porque los servicios jurídicos de la Junta General del Principado consideran que contradicen a la Constitución o entran en colisión con la normativa nacional. En el proyecto todavía pervive el desbloqueo de las listas electorales y la mejora de la proporcionalidad en el voto. Lo que queda del proyecto sólo podría progresar con el consenso de los grupos, algo que está lejos de suceder. Llegados a este punto se barajan tres salidas: retirada del proyecto por parte de sus promotores, derrota del texto por votación parlamentaria, o congelación de la iniciativa en espera de ver el juego que da una subcomisión creada en el Congreso de los Diputados para tratar sobre régimen electoral estatal. Las tres opciones dan una idea de la ambición política de la Cámara asturiana a la hora de dotarse de un sistema electoral que satisfaga las necesidades de Asturias.
Por segunda vez en menos de cuatro años, fracasa la reforma electoral. Los mismos protagonistas que hincharon el globo, luego lo pinchan. El único cambio es UPyD por Ciudadanos, que viene a ser lo mismo que distinguir entre manzana y pera para hacer sidra. Entonces, el motivo del fracaso fue la negativa de Javier Fernández a cambiar el sistema electoral sin venir acompañado de un consenso entre los grupos mayoritarios de la Cámara, mientras que ahora ni siquiera se puede poner esa disculpa, más bien, podemos hablar que la reforma fracasa por la jaula de grillos en que se ha convertido el Parlamento asturiano.

El gran beneficiado con el descarrilamiento de la reforma es el PSOE. El partido ganador de la gran mayoría de elecciones autonómicas ve cómo se mantiene el sistema que le ha sido favorable para la adscripción de escaños. Seguirá vigente la artificial división del mapa electoral en tres circunscripciones y no se va aplicar ninguna medida correctora para aumentar la proporcionalidad del voto, que era la gran aspiración de IU y Ciudadanos. Salen perdiendo los grupos minoritarios, mientras que otros partidos, como el PP y Podemos, perderán o ganarán en función del resultado concreto de cada noche electoral. Los trucos urdidos hace 35 años seguirán en pie.

Ver Post >
EL JUEVES, DÍA CLAVE
img
Juan Neira | 02-05-2017 | 5:43| 0

La agenda parlamentaria tiene en el próximo jueves su fecha clave. En la Cámara se votan las enmiendas a la totalidad de los presupuestos generales del Estado y si prospera alguna las cuentas serán rechazadas. Sería un golpe muy duro que implicaría la pérdida de confianza de la Cámara en el Ejecutivo de Rajoy. De darse esa situación se abriría el escenario de una nueva convocatoria electoral que el presidente del Gobierno no podría evitar aunque haya manifestado alguna vez que estaría dispuesto a prolongar el mandato con las cuentas prorrogadas. Un deseo de imposible cumplimiento, ya que no es imaginable que Rajoy pudiera soportar la presión originada por la pandemia de la corrupción en el PP, sumada a la debilidad del Gobierno al no encontrar socios parlamentarios para sacar adelante el proyecto presupuestario.

El jueves se la juega Rajoy. Cuenta con el apoyo de Ciudadanos y tiene a mano el respaldo del PNV, siempre y cuando se asigne una cantidad a pagar muy baja en el llamado cupo vasco. Se trata de una trampa que se prolonga ya durante muchos años y ejemplifica hasta qué punto hacen concesiones los gobiernos de España a los nacionalismos en el poder. El cupo es lo que le tiene que pagar el País Vasco al Estado por las competencias no transferidas. Las cuentas siempre se echaron a favor del PNV que hizo valer su apoyo a los gobiernos para pagar una módica factura. En 2016, el cupo se tradujo en 1.525 millones, y hace un mes, al acercarse el debate de los presupuestos, Cristóbal Montoro anunció por sorpresa que en 2017 la cantidad quedaría reducida en el 22%, para dejarla en 1.202 millones. Los del PNV, que son maestros en el juego del mus, dan órdagos sin levantar las cartas, y hablan de algo más de 800 millones. Según ellos llevan años poniendo dinero de más. Una tomadura de pelo. Con el voto de Ciudadanos, PNV y Coalición Canaria quedarían rechazadas las enmiendas a la totalidad.

Pedro Sánchez afirma que el debate de los presupuestos demuestra que fue un error la abstención socialista a la investidura de Rajoy. Dice que con el “no” del PSOE quedaría igualmente investido Rajoy. Sánchez no sabe o no quiere entrar en el fondo político del asunto. La comisión gestora valoraba como el gran mal a evitar la tercera llamada consecutiva a las urnas. Por eso ordenó la abstención. No era una actitud vergonzante, sino un gesto activo. Sánchez nos dice que era más digno decir “no” con la boca mientras la mente deseaba que saliera “sí”. Cuánta fachada.

Ver Post >
EL DAÑO DE LA CORRUPCIÓN
img
Juan Neira | 01-05-2017 | 9:49| 0

La operación Lezo es un golpe duro para el PP que sobrepasa la geografía madrileña. Hablar de algunos políticos corruptos en el interior de un partido impoluto es absurdo con la sucesión de escándalos que han surgido. Vaciar una empresa pública, como el Canal de Isabel II, para llevarse el dinero a bolsillos privados de los mismos gestores públicos arruina la credibilidad de un partido. Desde el año 2013, cuando se publicaron los papeles de Bárcenas, el PP fue a contracorriente en el debate de la corrupción. En los apuntes de puño y letra del extesorero consta que Rajoy recibió sobresueldos, en negro, durante los años en que ministro, sin que el presidente hiciera otra cosa que negar todo de plano. A día de hoy, ningún dirigente del PP, ni de los de ahora ni de los de antes, admite saber nada de las empresas que financiaban a la cúpula del partido y al partido mismo. Un choque tan frontal entre la letra de Bárcenas y el testimonio de los interesados operó en contra de la solvencia política del PP.

Para afrontar esa situación, la estrategia del PP se apoyó en dos patas, por un lado negarlo todo y, por el otro, hablar a todas horas del repunte económico. Con el paso de los años, la recuperación económica es un hecho y a lomos de ellas ganó el PP las dos últimas elecciones generales (diciembre 2015, junio de 2016). El mensaje subliminal es algo así como que aquí nos permitimos ciertos enjuagues privados, pero sabemos llevar la nave del Estado. Para que la sociedad española fuera indulgente con los pecados de corrupción de la derecha fue necesario que la izquierda se convirtiera en una jaula de grillos. Si en 2015 se hubiera presentado una alternativa seria y creíble, el cambio político se habría producido. El radicalismo, el infantilismo, la renuncia a un discurso político de izquierdas en las instituciones fue la tabla de salvación del PP.

Pero todo tiene un límite. La operación Lezo es una nueva sacudida y la respuesta del partido es el escapismo. Nadie cree que Ignacio González, su hermano y un reducido entorno sean la excepción a la norma. El golpe es para todo el PP. En Asturias, donde está vivo el caso Aquagest con importantes dirigentes del PP investigados (imputados), no se libra de la crítica. Tengo ganas de comprobar si los viajes al extranjero de políticos maduros los pagan las tías carnales de avanzada edad con entregas en metálico. La cura a la corrupción del PP es el relevo generacional, pero el congreso fue en febrero y se cerró sin cambios.

Ver Post >
BALANCE DE LA GESTORA
img
Juan Neira | 30-04-2017 | 5:28| 0

A cuatro días de cerrarse el plazo para que los precandidatos presenten los avales necesarios para convertirse en candidatos a la Secretaría General del partido, la misión de la comisión gestora del PSOE llega a su fin.

Le queda sólo tutelar una corta carrera electoral y dar fe del resultado que arrojen las urnas el próximo día 21. A partir de ahí habrá un nuevo líder, con toda la legitimidad que tiene haber sido elegido por los afiliados. Es un buen momento para hacer balance.

Fue creada en unas circunstancias muy especiales, con el Comité Federal enfrentado tras una larga reunión que se zanjó con una votación tumultuosa que dio paso a la dimisión de Pedro Sánchez.

En cuarenta años de democracia nunca el PSOE había caído tan bajo. El presidente del nuevo órgano, Javier Fernández, lo resumió de una forma muy expresiva, al decir que a los socialistas les quedaba el solar. El edificio se había derrumbado. El cometido de la comisión gestora consistía en pacificar y preparar el retorno a la normalidad.

Aciertos

El primer paso fue dar una nueva orientación a los grupos parlamentarios, una labor para la que contó con el apoyo de la mayoría de los diputados y senadores, exceptuando a algunos muy ligados al anterior líder y los representantes del PSC. Se trataba de poner fin a la estrategia del ‘no es no’, también conocida como ‘qué parte del ‘no’ no ha entendido usted, señor Rajoy’, que habla por sí sola del simplismo que caracterizaba la línea política del ex secretario general.

Solucionado el colapso institucional que se prolongaba ya por diez meses, la actuación de los socialistas en el Parlamento fue muy ajustada, alternándose el rechazo a iniciativas del Gobierno, con los acuerdos sobre asuntos de interés general, como la elevación del salario mínimo en un 8%, la mayor subida en los últimos treinta años.

El presidente de la comisión gestora, Javier Fernández, trató de dar una imagen de moderación, acompañada de reflexiones sobre los problemas de España y del partido.

Como en Asturias conocemos bien al personaje, no resultó ninguna sorpresa ver lo cómodo que se sintió en su nuevo cometido, analizando problemas de la sociedad y del Estado del Bienestar. Por eso se atrevió a afirmar que votar ‘sí’ o ‘no’ a la investidura de un presidente es una mera cuestión de táctica política, mientras que la identidad ideológica (izquierda o derecha) de un partido se ve en la política sanitaria, educativa o fiscal que propugna.

La buena acogida dispensada a Javier Fernández en los medios estuvo relacionada con el alivio que proporcionaban sus argumentos, en contraste con la política de Pedro Sánchez que ponía en riesgo el interior de un pilar del Estado, que es lo que representó el PSOE durante los 40 años de democracia.

Errores

¿El trabajo de la comisión gestora estuvo libre de equivocaciones? No. A mí juicio, dos fueron los errores cometidos que pueden echar por tierra el trabajo realizado durante los siete meses que lleva al frente del partido.

Desde el inicio hubo presiones para fijar la fecha del próximo congreso. Pedro Sánchez quería que las primarias se celebraran en el mes de noviembre de 2016.

En la práctica, las comisiones gestoras no tienen un plazo de duración. Basta ver lo que tenemos al lado ¿Cuánto tiempo lleva la agrupación de Gijón con una gestora?

La premisa para el retorno a la normalidad es la pacificación del partido, y la campaña electoral se inicia en un clima de crispación interna y ausencia de diálogo entre los principales sectores de la organización.

Ya escribí alguna vez que lo más sensato hubiera sido aplazar las primarias y el congreso hasta la vuelta del verano. ¿Habrían protestado los ‘sanchistas’? Por supuesto que sí, pero ahora no manda Pedro Sánchez. Al ampliarse el plazo sería más fácil comprobar los beneficios que procura una estrategia política sensata en las instituciones.

La gestora habría sido tachada de antidemocrática, pero no pasa de ser una etiqueta que se puede adosar a cualquier órgano provisional de poder que no emana de las bases. Todas las comisiones gestoras tienen un déficit democrático por su origen. Y no por eso dejan de cumplir su misión.

El segundo error fue dejar participar al PSC en las primarias. Los socialistas catalanes toman las decisiones que creen oportunas por su cuenta y riesgo. En la investidura de Rajoy se permitieron romper, en bloque, la disciplina de voto.

Tocaba rediseñar la relación PSOE-PSC sobre nuevas bases, sin injerencias en las decisiones orgánicas de uno u otro partido. En el interior de la comisión gestora había voces que iban en esa dirección, pero habló Rubalcaba en sentido contrario y nadie se atrevió a llevarle la contraria.

La influencia de Felipe González y sus ministros sobre la comisión gestora es evidente. La política catalana de Felipe González daría para hablar largo y tendido, con el disparate de haber llegado casi a nombrar a Narcís Serra como sucesor. Ahora, por lo menos, ya sabemos lo que es capaz de hacer el miope ex ministro de Defensa como banquero.

Un partido ventajista, PSC, que opera en una clave alejada al PSOE y dudosamente constitucional, va a votar en masa a Pedro Sánchez para ver si de esta va en serio lo de que Cataluña es una nación.

Ver Post >
JORNADA PARA DISCREPAR
img
Juan Neira | 29-04-2017 | 10:53| 0

Foro tensa la cuerda con el PP. Martínez Oblanca anuncia enmiendas a los capítulos de Educación, Industria y Economía de los Presupuestos Generales del Estado. El diputado se queja de la falta de receptividad de los ministros responsables de las áreas cuyas cuentas ha enmendado, mientras que con otros colegas suyos, como los titulares de Hacienda y Fomento, fue muy sencillo entenderse. El aviso de Foro es serio, pero aún tiene el Gobierno de Rajoy una semana para llegar a un acuerdo.

Cuando Soraya Sáenz de Santamaría empezó a explorar los posibles aliados para sacar adelante el proyecto presupuestario, una vez descartado el pacto con el PSOE, el apoyo de Foro, como el de Unión del Pueblo Navarro, parecían seguros. Las dudas estaban en el PNV o alguna otra formación regionalista. Sin embargo, la dirección de Foro se tomó muy en serio el cumplimiento del programa electoral suscrito con el PP y no está dispuesto a rebajar sus exigencias. Como en los dos grupos hay personas con gran experiencia política, cabe pensar que se evitará el desastre de quedarse sin presupuestos por cuestiones fáciles de solventar para un gobierno que tiene tanto poder y tantos recursos como el que preside Mariano Rajoy.
En la Junta General del Principado, el PP e IU siguen dando espectáculo. De tan distantes como están, no solían tener trifulcas parlamentarias, pero se ve que le cogieron gusto. IU logró el apoyo del PSOE y Podemos para reprobar el proyecto presupuestario de Rajoy por la escasa inversión que destina a Asturias. A Mercedes Fernández le pareció fatal la iniciativa de Gaspar Llamazares y lo llamó “comunista” e “inadaptado”. El líder de IU digirió bien la etiqueta de inadaptado, pero no le gustó la referencia comunista, y amenazó con llamar “carlista”, “neoliberal” y “franquista” a Cherines. Hay que escoger, don Gaspar, una cosa o la otra, porque no puede ser, a la vez, carlista y neoliberal. Son dos doctrinas tan contradictorias como el blanco y el negro. La lideresa del PP es más coherente, porque no veo contradicción entre ser inadaptado y comunista. El fallo está en el blanco escogido, porque Gaspar Llamazares es ejemplo de lo contrario: es uno de los comunistas que mejor se han adaptado al sistema de democracia con mercado. Atrae votos, es amigo personal de escritores, cantantes y cineastas, y se lo disputan los medios para que acuda a sus tertulias. Conclusión: con el trabuco carlista y la hoz y el martillo vamos en la buena dirección.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Últimos Comentarios

Etiquetas

Otros Blogs de Autor