El Comercio
img
Autor: juanneira
LA PELOTA CATALANA
img
Juan Neira | 20-08-2007 | 11:41| 0

La diputada del PP, Alicia Castro, ha salido al paso de las declaraciones de Álvaro Cuesta, en las que tranquilizaba a los asturianos diciendo que las inversiones del Gobierno en Cataluña no van a suponer ninguna merma en los compromisos asumidos con nuestra región. Para Alicia Castro, el Gobierno desvía hacia Cataluña fondos que estaba previsto destinar a Asturias, dada la debilidad del presidente Areces ante la poderosa Generalitat. La diputada del PP considera que muchas partidas asignadas a Asturias no se ejecutan, y esa es la razón por la que las actuaciones en infraestructuras de transporte y medio ambiente llevan retraso.
Hasta la fecha, Cataluña no ha recibido en esta legislatura un volumen excesivo de inversiones. Con números se visualiza mejor: entre los años 2000 y 2003, gobernando Aznar, se destinó a infraestructuras de transporte 4.379 millones de euros, mientras que entre 2003 y 2006, gobernando Zapatero, la cantidad se elevó a 5.182 millones. El incremento de Cataluña no es muy superior a la media nacional. Otra cosa es que el “Estatut” dé a los catalanes unas garantías de inversión para los próximos años que no tenemos los asturianos. Alicia Castro dice que en los Presupuestos del Estado hay dinero para Asturias que se destina a Cataluña. Esta es la clásica distinción entre el dinero aprobado y el dinero ejecutado. Cuando gobernaba Aznar, los dirigentes socialistas asturianos afirmaban que en Asturias se ejecutaba una cantidad inferior de la que se aprobaba en las cuentas del Estado. Aquí, como casi siempre, lo mejor es discutir con números y recoger la ejecución presupuestaria de las dos últimas legislaturas. En cualquier caso, nada indica que la diferencia entre los presupuestado y lo ejecutado haya ido para Cataluña.
Como criterio general, los asturianos no nos podemos quejar –aunque mucha gente lo haga- del dinero que llega del Gobierno central a Asturias en los últimos diez años. Sólo en una partida especial, que antes no existía, como los fondos mineros, tenemos asignado en el actual Plan de la Minería, 1.716 millones de euros. Una barbaridad. Los catalanes no nos quitan nada, aunque ya tienen instrumentos legales para recibir trato de privilegio en los próximos años.

Ver Post >
LA LEY ESTÁ CON CATALUÑA
img
Juan Neira | 19-08-2007 | 10:51| 0

El diputado, Álvaro Cuesta, asegura que las inversiones comprometidas por Zapatero en Cataluña no van a afectar a los compromisos del Gobierno central con Asturias. Habrá dinero para los catalanes y también para los asturianos. Cabe pensar que tampoco los andaluces, valencianos, madrileños o gallegos verán recortados los planes de inversión del Gobierno en sus territorios. Como Zapatero ofreció invertir 8.000 millones de euros en las infraestructuras de transporte catalanas (red de carreteras, aeropuerto y puerto de Barcelona, liberalizar peajes, etcétera), la manera de mantener los compromisos con otras regiones pasa por reducir el previsto superávit presupuestario, hasta dejarlo en medio punto porcentual.
Técnicamente, el Gobierno puede hacer ese esfuerzo inversor y contentar a todos, pero estamos hablando de un año récord en recaudación fiscal, cuando todavía las locomotoras de la economía española (construcción y consumo) mantienen un ritmo alto, pero a medio plazo es imposible repartir esa lluvia de millones por la fronda autonómica. Los partidos políticos catalanes tantean la posibilidad de hacer un frente común en el Congreso de los Diputados para exigir el 18,8% de las inversiones en infraestructuras para su comunidad; si todos los años sacan a relucir ese privilegio concedido en la negociación del “Estatut”, algunas comunidades acabarán pagando las concesiones del Gobierno al nacionalismo catalán.
El debate sobre financiación autonómica lo reabrió Maragall, enmarcándolo dentro del modelo territorial del federalismo asimétrico. Con el “Estatut” quedaron convertidos en ley los deseos de los catalanistas y ahora estamos en un tiempo de espera hasta que la letra del “Estatut” se convierta en flujo de dinero para Cataluña. La crisis de las infraestructuras catalanes, un problema imputable, básicamente, a la Generalitat, ha servido para que retornara el victimismo nacionalista, y Zapatero quiere acallarlos sacando dinero de la caja. Pero el problema no es coyuntural sino estructural. La letra de los nuevos estatutos de autonomía pone muy difícil para Asturias el mantenimiento de la solidaridad estatal. En esta cuestión estamos peor que hace cuatro años.

Ver Post >
EL SILENCIO DE LA DERECHA
img
Juan Neira | 19-08-2007 | 3:00| 0

En las elecciones autonómicas el PP recibe un voto que no se refleja en los debates durante la legislatura

El presente verano político asturiano va desde la toma de posesión de los consejeros del Gobierno del Principado hasta la llegada de Zapatero a los Oscos. A partir de esta fecha, nuestro estío tomará una dimensión distinta, porque entre la estancia presidencial de los Oscos y el mitin de Rodiezmo, Zapatero inicia una larga precampaña electoral que terminará en marzo, ya que la catastrófica gestión del nacionalismo catalán impide anticipar los comicios. El batacazo de las bolsas se podrá recuperar en unas semanas, pero la debacle de las infraestructuras catalanas llevará un tiempo de cura más largo, por lo menos de un semestre.
¿De qué se ha discutido en este verano asturiano antes de que lleguen las interferencias de la política nacional? Básicamente han salido a la superficie dos controversias: la ubicación de las sedes institucionales del Principado de Asturias y el tipo de oposición que va a haber en la Junta General del Principado. El primer tema tiene resonancias antiguas, está lleno de emotividad, y debajo del mismo se esconde la pulsión localista. El reclamo de las sedes, como un título de propiedad, ha enfrentado al alcalde de Oviedo con el Principado, y posteriormente con las alcaldesas de Gijón y Avilés. El asunto ha quedado sin resolver, porque el Gobierno regional no tiene una postura unívoca, ya que no piensan lo mismo Ana Rosa Migoya y María José Ramos, para decirlo de una forma expresiva.
En la polémica han intervenido líderes locales y la consejera portavoz del Gobierno. La posición del PP es la manifestada por Gabino de Lorenzo, mientras que en el PSOE hay un coro de voces, representativas de instituciones regionales y locales.
La segunda cuestión anticipa el drama de la legislatura, y tiene que ver con la estrategia de los grupos de oposición ante el Gobierno de Areces. Es un asunto muy importante, ya que el PP e IU suman 24 diputados, lo que representa la mayoría absoluta de la Cámara. Sobre el particular se han explayado los portavoces de IU, que entreven elecciones anticipadas, producto de la soledad del Gobierno en el Parlamento. El PP se conformó con una declaración inicial tendiendo la mano al presidente Areces, para liberarlo de la atadura con IU. Los dirigentes del PSOE e IU han dado abundantes explicaciones sobre sus planes para el mandato, mientras que desde las filas populares sólo ha habido declaraciones del diputado, Joaquín Aréstegui.
En los dos debates destaca la inhibición de los responsables regionales del Partido Popular. En la “guerra de las sedes” han participado Gabino de Lorenzo y Pilar Fernández Pardo, como destacados dirigentes del PP, porque a nivel local existe el afán de intervenir, tienen una política que defender. Otra cosa distinta sucede a escala regional, donde el silencio prolongado de la derecha hace que el mapa electoral no se corresponda con los debates de la legislatura.
La serie electoral autonómica dibuja una izquierda mayoritaria, con el destacado papel de IU en comparación con lo que se vota en la mayoría de las regiones, y un PP casi igualado con el PSOE. Hay más votos a la izquierda, pero la derecha tiene una representación muy importante. Sin embargo, en cuanto pasan las elecciones las propuestas del PP son inexistentes o no superan los contornos de una rueda de prensa. Las pocas energías que se emplean van destinadas para respaldar la política del PP nacional y para repetir sus consignas. Si Rajoy dice que Zapatero no cumple sus compromisos con Asturias, los portavoces del PP regional repiten que nuestra región es la gran olvidada del Gobierno central, aunque sea la que tiene asignada la mayor inversión por habitante en los Presupuestos Generales del Estado del presente año.
Como esta dinámica viene de mucho tiempo atrás, se ha creado una situación distorsionada de modo que el llamado debate regional es casi siempre una disputa entre posturas de izquierda, bien sea entre portavoces políticos o sociales. Ante una legislatura en la que la oposición puede tener un claro protagonismo, lo que destaca es la toma de posición de IU, y su pretensión de plantear proposiciones de ley en la Cámara. El PP aguarda el mitin de Rajoy.
La trascendencia del problema excede el protagonismo de los líderes políticos y tiene que ver con los discursos y los modos de pensar que resultan hegemónicos en una sociedad como la nuestra, que lleva 25 años oyendo argumentar de la misma manera.
SIN COMPLEJOS
En la última campaña electoral la discusión de la izquierda se ha centrado en asuntos tales como la incineradora de Serín o la presa de Caleao. Son dos clásicos debates de la izquierda, en los que chocan las necesidades de la sociedad urbana con el discurso medioambiental en su versión más exigente. Para la derecha, en teoría, esos debates son falsos, porque el vertedero de Serín se colmatará en el año 2015 y los procesos de biometanización son una mera mejora, pero no tienen la categoría de alternativa a la incineradora; en cuanto a la presa de Caleao, su construcción no tiene vuelta de hoja, porque el consumo de agua en la zona central está por encima de la garantía de suministro del actual complejo Tanes-Rioseco. Sin embargo, a la hora de la verdad, el PP habló con voz baja en estos debates sin decir nada sustancial y jugando el papel de “tercer partido”. En otras comunidades autónomas, la derecha entra con fuerza a esos debates, acusando a los socialistas de inhibición, de dilatar las soluciones, de permitir que se gangrenen las heridas. Para un PP sin complejos, el debate de Serín o de Caleao sería una mera cuestión de fechas, como si se tratase de la autovía del Cantábrico.
El silencio de la derecha regional hace que algunas cuestiones ni siquiera lleguen a consideración del público. La más llamativa es la de los impuestos, que nos afecta a todos. En Asturias es de los pocos territorios donde el debate impositivo se mueve entre dos posiciones: mantener la carga tributaria o aumentarla, bien por elevación del gravamen o por la creación de nuevos impuestos verdes. Lo mismo ocurre en educación o sanidad, donde todo se reduce a mantener la dosis de lo público o aumentarla. La derecha regional sólo aparece en los resultados electorales.

Ver Post >
JUGAR AL PING-PONG
img
Juan Neira | 18-08-2007 | 12:40| 0

Las tronantes declaraciones de los dirigentes de IU, hablando de guerra abierta en la izquierda y de adelanto de las elecciones autonómicas, no obtienen una réplica del mismo tenor por parte de los socialistas. Fuentes de la FSA se conforman con recordar a los portavoces de IU que el adversario de la izquierda plural es el PP. ¿Sirve esta tesis para propiciar el entendimiento de los dos grupos de izquierda?
La formulación del adversario común es tan válida para el PSOE como para IU. En el marco de la política nacional se trata de una proposición incontestable, ya que para Zapatero el grupo de IU tiene el estatus de socio preferente, pese a que sólo cuenta con cinco diputados. Igualmente, Llamazares no valora la entente con el PP como alternativa a la alianza con el PSOE. Llamazares no exige la entrada en el Gobierno para aprobar los Presupuestos Generales del Estado ni para respaldar al Gobierno frente al PP en los debates de política general. En la escena española, IU y el PSOE están del mismo lado, y ambos enfrentados a la derecha. En Asturias hemos pasado del blanco al negro en una misma semana. Los dos partidos fueron socios en la pasada legislatura, restando todo protagonismo al PP. El intento fracasado de renovar el pacto de gobierno en el presente mandato ha creado una situación llamativa: el anuncio de una oposición radical por parte de IU. Ovidio Sánchez, rival principal del presidente Areces, ha ofrecido su colaboración al Principado para reformar el Estatuto de Autonomía y para fijar una posición común sobre la financiación autonómica, pero los dirigentes de IU preludian sucesivas derrotas del Gobierno en el Parlamento y el adelanto de las elecciones autonómicas si no les hacen un hueco en el Ejecutivo.
Una cosa es pasar a la oposición y otra negar cualquier posibilidad de acuerdo mientras no se forme parte del Gobierno. Es una línea política insólita, que les llevará a sumar fuerzas con el PP para poder derrotar al Ejecutivo. Como en política está todo inventado, la política de IU parece sacada de la teoría de los “tres mundos” del camarada Mao, en la que el enemigo a batir era la URSS, frente a los americanos. Ahora hace falta que Ovidio Sánchez, como Nixon, les proponga jugar al ping-pong.

Ver Post >
MÁXIMA DIVERGENCIA
img
Juan Neira | 16-08-2007 | 11:45| 0

El cruce de manifestaciones de los portavoces del PSOE e IU sube de tono. Si Fernando Lastra consideraba patética la amenaza de IU de derrotar al Gobierno en la Cámara, Jesús Iglesias (IU) entiende esa declaración como una amenaza de guerra. El líder de IU cree que la actitud de los socialistas lleva a unas elecciones anticipadas, que según el vigente Estatuto de Autonomía se podrían celebrar una vez transcurrido el primer año de la legislatura y antes de que reste un año para la conclusión natural el mandato. Jesús Iglesias afirma que la colaboración entre ambas fuerzas es imposible y que esta legislatura sólo dejará como fruto una reforma estatutaria de bajo perfil.
La ruptura de las negociaciones para formar un gobierno de coalición ha traído distintas consecuencias para PSOE e IU. Los socialistas no están cómodos, pero lo disimulan, mientras que los dirigentes de IU se encuentran descolocados, dispuestos a bloquear la legislatura mientras no recuperen su condición de fuerza de gobierno. Hay razones para entender las distintas percepciones de los dos partidos, ya que el PSOE gobierna y eso es un bálsamo para las heridas, mientras que IU ha quedado reducida a la condición de grupo minoritario de oposición. Llama la atención que los líderes de IU no hubiesen contemplado la posibilidad de cerrar la negociación sin acuerdo, y elevaran tanto el listón de sus exigencias mientras duraron las conversaciones. Antes de abrirse la negociación ya habían aclarado a la opinión pública que no se construiría la presa de Caleao ni la incineradora de Serín y que la llingua tendría tratamiento de lengua oficial de la Comunidad Autónoma. También aspiraron a establecer un órgano fiscalizador del acuerdo y a gestionar consejerías en las que tenían litigios con los socialistas. No está mal pretender todas esas cosas, cada partido es libre de fijar su estrategia, pero entonces lo que no tiene sentido es avanzar en la negociación sin tener preparado un “Plan B”, por si el socio mayoritario no se pliega a sus exigencias.
Es absurdo que PSOE e IU se echen mutuamente la culpa sobre el fracaso de las conversaciones, lo que hace falta es que cada partido actúe con coherencia teniendo presente los escaños que le respaldan.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Etiquetas

Otros Blogs de Autor