El Comercio
img
MEJORA, PERO ESCASA
img
Juan Neira | 28-03-2017 | 21:55| 0

Gobierno socialista y Partido Popular han suscrito el acuerdo sobre el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. La reforma de tributo se centra en los herederos directos, quedando fuera todos los demás casos. Para entendernos: cuando los bienes provienen de un hermano o de un tío, se recibe una pequeña parte, mientras Hacienda se queda con la mayoría. Para los herederos directos se sube el mínimo exento de los 200.000 euros (ley de presupuestos) a los 300.000, y se corrige el error de salto, mecanismo perverso por el cual al superar el mínimo exento se pagaban 18.000 euros más. Esa era al menos la cantidad que tocaba abonar cuando el mínimo estaba en los 150.000. A partir de ahí se mejoran las condiciones, en especial cuando se trata de la transmisión, “mortis causa”, de empresas familiares.

Salvo las personas o grupos que tienen una visión radical de izquierdas y que prefieren que todo sea para el Estado porque de esa manera se iguala la riqueza de los ciudadanos (en realidad, la pobreza) y nadie tiene más que otro por razón de nacimiento, el resto, la gran mayoría de la población, no se opone a las medidas acordadas por los dos principales partidos. Ahora bien, si miramos con detalle lo pactado, comprenderemos que queda lejos de las demandas de la ciudadanía. Es decir, el acuerdo del bipartito haría feliz a la gente de haberse suscrito hace ocho o diez años, pero en el presente la conciencia fiscal de los asturianos se ha hecho más crítica y quiere la supresión del tributo.

Para empezar, no se asume fácilmente la razón del impuesto. Tratándose de bienes que ya tributaron en vida del propietario, resulta extraño que sus familiares tengan que volver a pagar por ellos al recibirlos. Para que el impuesto resulte socialmente indoloro, el Gobierno dice que, a partir de ahora, sólo habrá 200 casos al año en que los herederos tengan que pagar. ¿Hay que creerlo? No presentaron ninguna documentación que avale la cifra. Para tener un criterio claro sobre la cuestión no hace falta incurrir en especulaciones. Centrémonos en lo que sabemos: en 2016, hubo 1.635 renuncias a herencias, nueve más que el año anterior. Representan el 16% del conjunto de las herencias. El porcentaje más alto de todas las comunidades autónomas. Se rechazan porque resulta inasumible la carga fiscal, pese al valor sentimental que en muchas ocasiones conllevan los bienes a los que se renuncia. Conclusión: PSOE y PP no han dicho la última palabra sobre las herencias.

Ver Post >
ESTRENO DE MULTITUDES
img
Juan Neira | 27-03-2017 | 21:58| 0

Susana Díaz ha inaugurado su carrera hacia las primarias del PSOE con el acto público más masivo que han realizado los socialistas desde las elecciones generales del 26 de junio. En el recinto ferial Ifema (Madrid) hubo que habilitar un pabellón anexo para acomodar a 2.000 personas que se habían quedado fuera. La puesta en escena estuvo muy cuidada, con la precandidata escoltada por los dos ex presidentes, González y Zapatero, así como Rubalcaba, Guerra, barones autonómicos y una pléyade de notables de los tiempos en que el PSOE era un partido poderoso.

El discurso de la lideresa, tan largo como preparado, fue un continuo martillear sobre los puntos flojos de Pedro Sánchez, pero sin nombrarle. La lideresa quiere un partido sin odio (en contraposición implícita a la aversión de Sánchez a los rivales, con su famoso “no es no”) para volver a ganar (al contrario que Sánchez que perdió las dos veces que se presentó), y que gobierne desde la victoria (Sánchez pretendió ser aupado presidente desde la derrota, a través de una alianza con Ciudadanos, y en la segunda ocasión mediante un acuerdo con Podemos, los nacionalistas y todo el que se cruzara en su camino, con la excepción del PP); también apeló a la necesidad de contar con un partido autónomo que no se entregue o imite a otros (la alusión a Podemos es evidente). La precandidata sevillana aún tuvo tiempo de marcar más diferencias al señalar que más allá del PSOE no hay izquierda transformadora (PSOE y Podemos son cualitativamente distintos).

Los equipos de dirección que estuvieron al frente del Partido Socialista, desde el inicio de la democracia, consideran que Pedro Sánchez es un peligro para el mantenimiento del PSOE tal como lo conocen los españoles, y cierran filas con Susana Díaz para conjurar la amenaza. Lo que está en juego no es ya una opción de gobierno más o menos a la izquierda, sino el riesgo de desnaturalización del partido, con un giro izquierdista hasta identificarse con grupos radicales y la aceptación de exigencias nacionalistas que rompen con los planteamientos del Estado de las Autonomías, tal como viene definido en la Constitución. Por debajo de la búsqueda de un candidato-a que pueda ganar las elecciones, lo que de verdad se va a dilucidar es el tipo de oferta política y la estrategia que pondrá en escena el PSOE tras el congreso. La victoria o derrota de Susana Díaz es el triunfo o el batacazo de muchos. Su debut fue un gran acto de masas, pero el rival no está solo.

Ver Post >
LA DECISIÓN SOCIALISTA
img
Juan Neira | 26-03-2017 | 17:49| 0

La política está parada a la espera del resultado de las primarias del PSOE

La región está parada. Las instituciones asturianas constituyen una gran sala de espera, con animadas conversaciones por corrillos, a la expectativa de que ocurra el gran hecho del que dependen todas las decisiones políticas.

Como hay que dar sensación de actividad, para justificar el cobro de generosos sueldos y dietas, se organizan variadas comisiones de investigación que repiten la dialéctica de los plenos de la Junta General del Principado con invitados como testigos de cargo. En cada comisión, nada más formarse, se puede anticipar el contenido del dictamen final. No sé si los diputados lo habrán advertido, pero cada vez que sale un cargo público vejado en la comisión de turno, el destino lo coloca en un pedestal más alto.

Ahí tenemos a Álvarez Areces de portavoz del PSOE en el Senado, después de que un grupo de comisionados de la Cámara autonómica hubieran dictaminado que no era merecedor de estar en las instituciones. A Areces lo absolvió el voto de los asturianos, ganándose el escaño a pulso, con una campaña personal en contra, diseñada ‘ad hoc’ en las últimas elecciones generales. Se había pensado que una mujer muy joven, con un expediente blanco sin mancha ni mérito, iba a batirlo en las urnas, y él tres veces alcalde de Gijón y tres veces presidente del Principado, se convirtió en tres veces senador.

Ruido

Se acumulan más iniciativas parlamentarias que nunca, para hacer ruido y disfrazar la realidad de la espera. Nunca hubo tantos ciudadanos llamados para comparecer sobre distintas cuestiones en el Parlamento. Cada día me repele más la idea de trasladar la responsabilidad política sobre personas que carecen de representatividad popular. Si se perfecciona el modelo de Carmena, nos encontraremos con que la única tarea irremplazable de los gobernantes es el cobro de la nómina. La eterna crítica a los políticos de gobernar alejados de la gente se ha solucionado dando escaño a la cuadrilla del tute.

Se hacen pactos con múltiples entidades sociales para demandar al Gobierno central que agilice la terminación de la variante de Pajares y la empresa responsable mueve ficha pidiendo la rescisión del contrato de vías de la variante. ¿De verdad, Javier Fernández, Gaspar Llamares y demás firmantes del entramado social no saben que el Ministerio de Fomento ha decidido que la alta velocidad muera en León? ¿A qué viene tanto paripé si todas las decisiones tomadas por Fomento desde mayo de 2014 van en esa dirección? ¿Es todo un simple entretenimiento para hacer como que se hace, mientras llega el gran acontecimiento?

Descubramos la realidad. La vida pública asturiana, como la española, están detenidas a la espera del ganador de las primarias socialistas. A mi entender, las elecciones internas del PSOE van a ser el gran acontecimiento político del año en España y en Asturias, del que dependen todos los demás.

Hasta la gran cuestión del referéndum de Cataluña está condicionada por el resultado del escrutinio socialista. Solo en el caso de que la sangre llegara al río, la solución catalana opacaría las primarias del Partido Socialista.

El Gobierno de Rajoy se juega la viabilidad del mandato en las urnas socialistas, de forma que si sale elegido Pedro Sánchez tendrá los meses contados. No digo los días contados porque Sánchez es un político extraparlamentario y no puede encabezar una moción de censura.

Por mucho que le repugne a Sánchez la permanencia de Rajoy en la Moncloa, hay una cosa que le resulta aún más insoportable: formar parte de un pacto que eleve al poder a cualquier dirigente de izquierdas que no sea él. Pedro Sánchez tiene dos cualidades, una de ellas consiste en tener las cosas absolutamente claras. Ante el manjar del poder segrega saliva como el famoso perro de Paulov.

Javier Fernández

En Asturias, Javier Fernández también se lo juega todo. El triunfo de Pedro Sánchez empañaría el balance de la comisión gestora. Tomar medidas extraordinarias, dar doctrina política para que al final la militancia dé la espalda. El follón que vendría asociado al retorno de Pedro Sánchez a la Secretaría General del PSOE dañaría la imagen de la gestora.

El triunfo personal de Sánchez sería como volver al escenario del comité federal del 1 de octubre, pero con cambio de papeles. La ‘vendetta’ sería tremenda.

Y después vendría lo peor, el congreso de la FSA, con Adriana Lastra de candidata a la Secretaría General dando mítines con Pedro Sánchez. Las cuencas mineras, Oviedo, Gijón… haciendo la ola. Si la actual dirección de la FSA lleva con indisimulado malestar la oposición de Podemos en la Junta General del Principado, no quiero ni pensar cuál sería su reacción ante la división de la organización en dos mitades. Volver al escenario interno del año 2000, pero con la Ejecutiva Federal en contra.

El triunfo de Susana Díaz aseguraría la estabilidad de la legislatura y la continuidad del poder en Asturias. Al depender todo de las primarias, las decisiones están aplazadas.

Solo a escala municipal hay margen para meter la pata: los turistas de la Cuba castrista vetan a Israel, mientras la Semana Negra se subasta y el Centro de Arte de la Laboral se cierra, menos la calefacción. A la izquierda gijonesa no la salva ni Pedro Sánchez.

Ver Post >
UN EXTRAÑO SILENCIO
img
Juan Neira | 25-03-2017 | 16:06| 0

La oposición se une en el reproche a Javier Fernández por el manto de silencio con que cubre la gran cuestión de la financiación autonómica. Tras la conferencia de presidentes no compareció ante la Cámara para informar sobre los postulados aprobados acerca del nuevo modelo de financiación; tampoco comunicó al Parlamento el nombre del experto (el catedrático de Hacienda Pública, Carlos Monasterio) que iba a representar a Asturias en la comisión técnica encargada de desbrozar el camino para el debate político. Silencio.

Extraña la actitud del presidente del Principado ya que sobre el asunto de la financiación siempre estuvo dispuesto a hablar. Nunca rehuyó el debate, al contrario, salió al encuentro de opiniones que contradecían sus propias valoraciones. En la anterior legislatura, el Parlamento asturiano votó por unanimidad las posiciones que iba a mantener el Principado en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. No hubo ningún problema en acordar una postura común. Desde hace mucho tiempo, los diputados asturianos asumen que la principal reivindicación consiste en poner el acento en el envejecimiento de la población y su dispersión por el mapa. En esta cuestión coincidimos, con matices, con Galicia, Castilla y León, Aragón o La Rioja. Justo lo contrario defiende Madrid, Andalucía, Andalucía, Valencia o Baleares, que prefieren valorar el coste de la prestación de los servicios por el tamaño de la población, sin distinguir si los usuarios son exultantes veinteañeros o ancianos. En el pasado mandato no se llegó a producir la negociación porque Rajoy prefirió aplazarla, perdiendo la ocasión de debatir respaldado por la mayoría absoluta del Congreso de los Diputados, y de doce comunidades gobernadas por su partido. El estilo del presidente del Gobierno es bien conocido: deja las cosas para mañana que va a pintar mejor que hoy. Como tantas otras veces, el paso del tiempo sólo ha servido para empeorar los problemas. El Gobierno está en minoría en el Congreso de los Diputados y el PP ha perdido casi todo el poder territorial que tenía.
La posición de Asturias se mantiene intacta, al no variar las circunstancias, salvo la llegada de nuevos partidos a la Junta General del Principado. Me cuesta pensar que Javier Fernández opte por silenciar el debate parlamentario por el miedo a quedar en minoría. No merece la pena ahorrarse dificultades en casa, si a cambio se llega sin apoyos al órgano donde se toman las decisiones.

Ver Post >
BLANCO Y NEGRO A LA VEZ
img
Juan Neira | 24-03-2017 | 22:55| 0

Los acuerdos del Gobierno socialista y el PP sobre el Impuesto de Sucesiones, buscando darle un trato más benévolo a las empresas familiares para preservar negocios y puestos de trabajo, son considerados por Gaspar Llamazares como un ejemplo de oscurantismo. El portavoz parlamentario de IU deplora la negociación entre bambalinas del Ejecutivo de Javier Fernández con el principal de la oposición y considera que va en contra de la política que siempre mantuvo el presidente asturiano, reacio a las bajadas de impuestos porque debilitan la postura de Asturias en la negociación autonómica. Llamazares cree que se pierde fuerza moral para pedir un trozo más grande de la tarta del Estado cuando se apuesta por infrafinanciar los servicios públicos. La misma argumentación desplegó Emilio León, al criticar a los socialistas de unirse al modelo fiscal del PP. Para los dos portavoces de izquierda la bajada de impuestos de los socialistas favorecerá a comunidades autónomas, como Madrid, que tienen una posición diametralmente opuesta a la de Asturias.

Vamos por partes. La crítica de Gaspar Llamazares tiene una motivación evidente, el PSOE tira de IU para quedar arropado en el acuerdo sobre infraestructuras, y se olvida de su socio natural para echarse en brazos de su principal rival (PP) cuando toca acordar la política fiscal. El oscurantismo de los socialistas en las negociaciones viene de muy lejos. Desde el inicio de la etapa autonómica se sintieron el partido del Gobierno en Asturias (en la primera legislatura autonómica contaban con 26 diputados, un récord que se mantiene treinta y cuatro años después) y mantuvieron un gran hermetismo en todas las cosas relacionadas con el poder. IU lo sabe mejor que ningún otro partido porque compartió tareas de gobierno con el PSOE y tuvo que ver cómo el consejero de Hacienda no le suministraba todos los datos del proyecto presupuestario, pese a ser socios en el Ejecutivo de coalición.

En la materia que se trata (Impuesto de Sucesiones), el Gobierno no tiene otro remedio que rematar el acuerdo suscrito en la negociación presupuestaria con el PP, aunque si fuera un poco más abierto (quiero evitar la palabra sectario) informaría a IU, que es el único partido con el que tiene una sintonía natural en la Cámara. Ahora bien, la reflexión de Emilio León y Gaspar Llamazares sobre la financiación autonómica es totalmente pertinente: no podemos pedir más, cuando vamos a poner menos. Vaya contradicción.

Ver Post >
LA LETRA PEQUEÑA
img
Juan Neira | 23-03-2017 | 17:51| 2

El Gobierno de Javier Fernández y el PP negocian la reforma del Impuesto de Sucesiones y Donaciones que ya experimentó un cambio con la aprobación de los presupuestos del Principado al elevarse el mínimo exento de los 150.000 euros a los 200.000 Ahora se trata de subirlo nuevamente hasta los 300.000, tal como ya habían acordado. Según el Gobierno con ese nuevo techo sólo quedarán afectadas 200 herencias al año de padres a hijos. El resto quedan exentas de contribución. Mientras no presente la Consejería de Hacienda un cuadro amplio donde se vea la actual liquidación del impuesto por estratos de masas patrimoniales heredadas no conviene darle mucha importancia a la cifra avanzada. En cualquier caso tiene gracia el desenfado con el que hablan nuestros políticos de los patrimonios ajenos ¿Y qué pasa con las herencias entre hermanos, de tíos a sobrinos, etcétera? ¿Debe quedarse Hacienda, en esos casos, con el sesenta, setenta u ochenta por ciento del valor de los bienes? ¿Hay que ver como normal que el Principado sea el principal heredero de la región? ¿Se puede torcer de una forma tan descarada la voluntad de los testadores? ¿Ha creado el Principado algún departamento, ad hoc, para gestionar las más de 1.500 herencias con las que resulta beneficiado cada año por renuncia de los interesados ante la falta de medios para pagar el impuesto?

El Principado y el PP negocian los matices de la reforma del Impuesto de Sucesiones. El PP quiere flexibilizar las obligaciones de los herederos cuando se trate de empresas familiares. Me parece una modificación acertada, ya que está en juego la pervivencia del negocio con sus puestos de trabajo. El mismo relevo generacional supone ya una situación problemática en muchos casos, como para hacerla más difícil con cargas añadidas ¿Los titulares de empresas familiares entran en esa lista de 200 contribuyentes que anticipa el Principado o al ser empresarios van en otra lista? Al igual que hay dos listas de espera en la sanidad, también puede haber dos para la liquidación del Impuestos de Sucesiones y Donaciones.

Las principales modificaciones del tributo son conocidas, pero hace falta esperar a conocer la letra pequeña, porque se puede elevar el mínimo exento y seguir recaudando una cantidad parecida. Desplazar la deuda fiscal de unos contribuyentes a otros está en manos del legislador, depende de la tarifa y los coeficientes multiplicadores. Como Santo Tomás: si no lo veo, no lo creo.

Ver Post >
LA ORTODOXIA DE LAS CUENTAS
img
Juan Neira | 22-03-2017 | 22:29| 0

La comisión gestora del PSOE llamó a capítulo a los representantes de los tres precandidatos (Patxi López, Pedro Sánchez y Susana Díaz) para unificar criterios en materia de ingresos y gastos de la campaña electoral de las primarias. Al parecer, Pedro Sánchez se saltó la ortodoxia al recurrir a la financiación popular, pidiendo a los simpatizantes que hagan aportaciones dinerarias que presentan como micro-mecenazgos. De esa manera se hicieron ya con 83.000 euros. La comisión gestora no aprueba la forma de actuar por libre. Como estamos a dos meses de las primarias, los “sanchistas” devuelven las críticas de la oficialidad disparando con bala contra Susana Díaz, acusándola de hacer la campaña a golpe de corneta y gastos pagados.

El método del mecenazgo popular lo puso en práctica Podemos cuando participó en la primera campaña electoral. Es una fórmula que funciona cuando la gente se identifica con el producto. En el caso de la política -que de eso hablamos-, la credibilidad del líder y el interés por el objetivo que se marca son esenciales. En 2014 y primeros meses de 2015, Pablo Iglesias y su marca cotizaban muy alto, ya que personas de izquierda, y también de derechas, creían en su mensaje de honradez y defensa de los intereses populares. Es muy probable que vuelvan a insistir en la fórmula de la financiación popular, pero dudo que la respuesta del público sea tan solidaria. Para Podemos ya no será una cuestión de supervivencia, ya que su peso en las instituciones le aporta importantes réditos económicos. A menor escala, el perfil de Pedro Sánchez también es susceptible de concitar simpatías populares. Se ha labrado un falso relato de héroe que funciona: luchador militante contra la derecha, fue defenestrado por la conjura de los líderes autonómicos que querían investir a Rajoy; desde entonces, se ha entregado a la labor de rescatar al PSOE de las garras del consenso con el PP. Todo lo que le ocurrió a Pedro Sánchez tiene mucho más que ver con su afán desmedido de poder que con su supuesto izquierdismo, pero el cliché funciona, y vende la mercancía.

Dicho lo anterior, no entiendo cómo la gestora se mete en ese berenjenal de controlar los ingresos. Aquí lo que hay que controlar es el censo electoral para impedir afiliaciones en masa, como aquellas “operaciones jaula” que montaba el Soma en Oviedo cuando quería hacerse con el control de la AMSO por el método de domiciliar a 25 militantes en el mismo piso de la calle Uría.

Ver Post >
BUENOS Y MALOS
img
Juan Neira | 21-03-2017 | 22:28| 0

Ana García Boto recurre la denegación de las pruebas solicitadas por entender que en caso de persistir la negativa de la titular del Juzgado número 2 de Oviedo, su cliente, José Ángel Fernández Villa, quedaría en un grave estado de indefensión. Recuerda que con las pruebas pedidas trata de dilucidar si hay cómplices o coautores de potenciales delitos.

Una de las estrategias de los letrados consiste en ganar los juicios pretextando defectos insubsanables realizados en la instrucción del sumario. Los más simples están relacionados con actuaciones que se realizaron fuera de plazo. Hay mil posibilidades, por ejemplo, en el caso de que haya grabaciones policiales, la falta de permiso judicial sobre las mismas o la ausencia de tutela judicial, una vez se hayan realizado. En el proceder de los jueces de instrucción está velar por evitar que haya vicios de forma. En el caso que nos ocupa, Simonet Quelle llegó a calificar de «impertinentes, inútiles, dilatorias o intranscendentes» las peticiones de la defensa, así que no es extraño que queden finalmente rechazadas.

Ya hemos comentado que la táctica de Villa –y de su abogada– ha dado un cambio radical una vez que se avino a declarar en el juzgado. Antes no quería comparecer, ahora se multiplican las comparecencias. No obstante, ambas líneas de actuación forman parte de una misma estrategia: ganar tiempo. Con varios recursos destinados a demostrar que el ex secretario general del SOMA no estaba en condiciones de soportar un interrogatorio judicial aplazó el fin de la instrucción por un periodo superior al año. Ahora con nuevas testificales y pruebas puede alargarse indefinidamente el cierre del sumario. Si Villa tuviese cuarenta años y gozara de excelente forma física no tendría sentido dar vueltas a la noria, pero en sus circunstancias actuales puede suponer la única manera de evitar daños para el cliente. Desde la perspectiva de la opinión pública estamos ante un proceso penoso. El que fuera hombre fuerte del socialismo asturiano, e influyente líder sindical, echa mano del contable, la secretaria, etcétera, para justificar la razón de los gastos que aparecen en los tiques de compra o en los apuntes bancarios. Nunca me gustó la tarea de hacer leña del árbol caído ni la pose huidiza del que estuvo colocado en la peana del poder. No siento simpatía por los acusadores de Villa ni por la forma que tiene éste de justificar sus actuaciones. No es un juicio de buenos y malos.

Ver Post >
EL AJUSTE FINO
img
Juan Neira | 20-03-2017 | 19:01| 0

Mariano Rajoy vuelve a pedir colaboración al PSOE y Ciudadanos para evitar el adelanto electoral. El rechazo parlamentario al decreto de la estiba encendió las alarmas. Es evidente que los potenciales aliados del PP rechazaron la iniciativa del Gobierno con el objetivo de infligirle una derrota política. Están de acuerdo en acabar con el monopolio de la estiba pero prefieren darle una colleja al Ejecutivo de Rajoy. El debate presupuestario se acerca y un revolcón en el Parlamento dejaría al Gobierno carente de crédito para dirigir el país. Por eso Rajoy avisa que sin una entente no será posible prolongar la legislatura.

La posición de Rajoy no carece de lógica. Con sólo 137 diputados es imposible sacar adelante las iniciativas del Gobierno. Hay varios grupos de la Cámara baja, como Podemos o los nacionalistas catalanes, que se opondrán frontalmente al Ejecutivo, así que la lista de potenciales socios se reduce a PSOE y Ciudadanos; es verdad que hay algunos grupos minoritarios que podrían echar una mano, pero lo más importante es contar con un bloque de fuerzas que garantice la mayoría absoluta. Ahora bien, Gobierno, PSOE y Ciudadanos deben de afinar la forma de relacionarse, ya que lo que no puede pretender Rajoy es que los otros dos partidos le den permanente cobertura parlamentaria. Ciudadanos podría ser un aliado fijo si se hubiera formado un gobierno de coalición asumiendo la titularidad de varias carteras. Albert Rivera descartó esa posibilidad, aunque tras el reciente congreso del partido manifestó que a partir de las próximas elecciones generales su estrategia pasará por integrarse en el nuevo Gobierno. Más problemática es la posición que debe mantener el PSOE. Dio apoyo a Rajoy en sesión de investidura para romper el bloqueo institucional que se prolongaba durante diez meses, pero no está en condiciones de dar un constante apoyo parlamentario al Gobierno del PP. Los diputados socialistas y la comisión gestora quedarían sin crédito. Unas veces deberán apoyar y otras abstenerse o votar en contra. PP y PSOE deben llegar a un ajuste fino, pero esa tarea quedará para después de las elecciones primarias. En el presente no se dan las circunstancias para tratar estos asuntos con tranquilidad. Dicho de otra manera: Rajoy no debe tomar una decisión definitiva sobre la legislatura hasta que no se celebren las elecciones primarias socialistas. Si gana Pedro Sánchez ya puede disolver las Cortes Generales.

Ver Post >
LA VENTANA DE LA OPORTUNIDAD
img
Juan Neira | 19-03-2017 | 22:25| 0

El revés parlamentario que le ha infligido la oposición al Gobierno de Rajoy, con la disculpa de la estiba, ha despertado el fantasma de las elecciones generales.

Está claro que la oposición quiso desgastar al Gobierno, porque en caso de guiarse por los intereses generales lo natural hubiera sido dar el respaldo al Ministerio de Fomento en su intento por acabar con el monopolio de la estiba. Desde hace más de dos años se paga una multa de 27.522 euros diarios por mantener el corralito, y una nueva sentencia elevaría la cuantía a 134.107 euros al día. Un disparate.

Al ser tan evidente el sentido del voto opositor, el Gobierno sacó a relucir la bicha de los comicios anticipados que crean preocupación entre la clase política, ya que las elecciones ponen en riesgo sus puestos de trabajo. La sociedad también abomina de otra convocatoria a las urnas porque la devuelve al círculo vicioso de las sesiones de investiduras fracasadas; y nuevamente a votar.

Descarto que el monopolio de la estiba tenga entidad suficiente para provocar el descarrilamiento del Gobierno, otra cosa distinta sería el rechazo de los Presupuestos Generales del Estado. Para esta tarea ya está en marcha la negociación con el PNV. Si se quiere llegar a buen puerto debe ir acompañada de una lluvia de millones de euros sobre tierra vasca.

Plan de vías

Gijón no tiene plan de vías. No se venden las parcelas del ‘solarón’ ni el Gobierno del PP está dispuesto a poner dinero. Ahora bien, si miramos para Bilbao, Vitoria y San Sebastián, el panorama ferroviario experimenta un cambio radical, como de la noche al día.

El mismo Íñigo de la Serna que sólo se comprometió en Gijón a ponernos en contacto con avezados vendedores para comercializar las parcelas del ‘solarón’, dio el visto bueno a tres estaciones intermodales para las capitales vascas, con trenes que llegarán a los andenes tras un largo recorrido soterrado de más de dos kilómetros.

Sin ir más lejos, para Bilbao se piensa en un proyecto de 480 millones de euros, según estimación de Madrid, que afectará a más de 90.000 metros cuadrados.

Estaciones con dos niveles bajo tierra y un parque en la cubierta, junto a instalaciones deportivas, una plaza, etcétera. Se quieren construir 1.500 viviendas (¿les suena algo?), pero el Ministerio de Fomento no condiciona la inversión a las plusvalías urbanísticas. ¿Por qué allí es tan fácil y aquí resulta imposible?

Sólo hay una razón: el PNV está en condiciones de presionar al Gobierno de Rajoy, pidiendo el oro y el moro, para dar el visto bueno a los presupuestos del Ejecutivo del PP. Mientras la estabilidad de los gobiernos de España dependa de grupos nacionalistas el trato desigual estará asegurado.

Asturias logró, en su día, cuantiosas inversiones públicas con el argumento de la conflictividad de la clase obrera. Las legendarias huelgas de antaño dieron fruto en hogaño. Los fondos mineros son el mejor ejemplo. Pero la pérdida masiva de puestos de trabajo nos dejó sin argumento. Asturias carece de infantería para librar esa batalla.

De manera imprevista, la indefensión de Asturias cambió con la revuelta interna del PSOE. El descabalgamiento de Pedro Sánchez dio paso al liderazgo interino de Javier Fernández, como presidente de la comisión gestora. La luz verde dada por la gestora a la investidura de Rajoy convirtió al presidente asturiano en un hombre de Estado.

Nuestra región se encontró con la ventana de la oportunidad. Rajoy está obligado a aceptar las iniciativas de Javier Fernández, sobre todo si versan sobre proyectos de alcance reducido, como son los que necesita Asturias. ¿Es costoso reabrir la autopista del mar? ¿Es difícil poner vías de ancho internacional en los túneles de la variante de Pajares y duplicar la cobertura presupuestaria? ¿Se pueden hacer los accesos de El Musel?

No se conoce que el presidente asturiano haya dado un solo paso en esa dirección. A lo mejor considera que no es procedente. Cosa muy distinta pensaba Fraga Iribarne cuando retornó a Galicia, poniendo fin a más de treinta años de vida pública en Madrid.

Pedro Sánchez

Aprovechó su condición de hombre de Estado para entrevistarse con todos los ministros de Felipe González, de una tacada (con la excepción de Matilde Fernández y creo que Alfonso Guerra), y cerró un plan de inversiones que incluía la comunicación por autovía entre las cuatro capitales gallegas.

Lo más lamentable para nuestros intereses estriba en que el papel estelar de Javier Fernández tiene fecha de caducidad. Dentro de dos meses volverá a ser cabeza de una comunidad autónoma uniprovincial de un millón de habitantes, envejecida y especializada en suministrar mano de obra joven a otras regiones. Se termina el periodo excepcional de la comisión gestora y volverá el PSOE a la normalidad de un secretario general con comisión ejecutiva.

Por el medio está el tráfago de las elecciones primarias que pueden convertirse en el acontecimiento político del año si gana Pedro Sánchez. Todo lo realizado desde septiembre hasta mayo no habrá servido de nada, porque volveremos a la casilla de salida, con la diferencia de que las cosas ya estarán claras: el PSOE formará entente con Podemos y otros grupos contrarios a la Constitución para dar rango de nación a Cataluña. Y todo lo que vendrá después.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Etiquetas

Otros Blogs de Autor