El Comercio
img
LA BANCA Y LAS PENSIONES
img
Juan Neira | 12-02-2018 | 22:59| 1

En una asamblea celebrada en la sede de la agrupación socialista de Oviedo, Adriana Lastra hizo una intervención beligerante para transmitir la postura de la dirección nacional del partido sobre la coyuntura política. El escenario en que habló la vicesecretaria general del PSOE justifica los términos en que se expresó, que no tienen nada que ver con un discurso en el Parlamento. Los maniqueísmos casan mal con el rigor, pero sirven para transmitir emociones, denostar a los rivales y aglutinar a los militantes en torno a la postura que mantiene la dirección.

«Ya es hora de que la banca eche una mano para salvar las pensiones». En principio, la banca tiene que pagar el impuesto de sociedades, como el resto de sociedades mercantiles. No sé por qué razón las entidades de crédito tienen que soportar una presión fiscal mayor que las grandes empresas industriales o de servicios. Cabe recordar que la mayor fortuna del país, con gran diferencia sobre la siguiente, corresponde a un señor que preside un emporio comercial. No entiendo por qué hay que relacionar los beneficios empresariales con el pago de pensiones. Lo lógico es ajustar la presión fiscal a todo el gasto social. ¿Por qué las pensiones deben estar más vinculadas a la banca que el gasto sanitario, la educación o las subvenciones al desempleo? Es evidente que si se establece una tasa sobre los bancos para pagar las pensiones, los banqueros aumentarán el precio de sus servicios trasladándola a los propios pensionistas. Adriana Lastra afirma que si los bancos repercuten el coste de la tasa a los clientes, los denunciarán ante el Tribunal de la Competencia. No entiendo nada. La denuncia tendría sentido si los bancos actuaran conjuntamente y fijaran el mismo precio para sus servicios, pero no son tan lerdos como para proceder así. Cuando sube el precio de la gasolina, las empresas que pueden trasladan el aumento al precio de sus bienes sin que el Tribunal de la Competencia arquee las cejas. Según la vicesecretaria general del PSOE, con la tasa a la banca piensan recaudar 1.000 millones de euros al año para reducir el déficit de la Seguridad Social. Ahora tienen que pensar a quién más le da un ‘sablazo’, porque con 1.000 millones no solucionan nada. El gasto presupuestario anual en pensiones roza los 140.000 millones. En definitiva, una tasa meramente ideológica para reforzar el voto de izquierdas. Lastra dijo otras cosas interesantes que también tendremos oportunidad de comentar.

Ver Post >
FIN DE LAS VACACIONES DE INVIERNO
img
Juan Neira | 11-02-2018 | 22:57| 0

Los diputados han retornado a sus escaños. Costó volver a verlos desempeñar el trabajo para el que fueron elegidos, tras tantas semanas de vacaciones. Abandonaron la Junta General del Principado en plenas Navidades y fueron los únicos de todos los que trabajan en las instituciones autonómicas asturianas que no regresaron a sus ocupaciones tras la festividad de Reyes Magos. En el mes de enero limitaron su contacto con la esfera laboral al ingreso de la nómina. Cobran porque son, aunque no estén ni trabajen. En el mundo laboral a eso se le denomina vacaciones, pero los diputados lo llaman enero. El primer enjuague del año.

La vuelta a la normalidad ha traído a la actualidad la prórroga presupuestaria, una operación que preparó Dolores Carcedo mientras los parlamentarios aprovechaban la campaña de las rebajas o esquiaban en las pistas de los Pirineos. La consejera de Hacienda considera que la coyuntura es difícil, porque la prórroga significa pérdida de recursos y, además, ahí está la negativa de Cristóbal Montoro a adelantar una parte del dinero que espera recaudar del IRPF, IVA e Impuestos Especiales. Carcedo dice que no podrá contar con 116 millones de euros que le corresponden al Principado.

Créditos

No me voy a extender sobre esto que es puro fárrago para un artículo de domingo, pero simplemente diré que el Gobierno central no niega nada, simplemente retrasa una transferencia porque también atraviesa una situación difícil al no encontrar socios para aprobar los presupuestos generales del Estado.

Lo cierto es que la consejera de Hacienda podrá contar con muchos más recursos por la vía de los créditos extraordinarios, como hacen gobiernos de todo pelaje en los sistemas parlamentarios. Para ello es necesario que el Principado muestre su disposición a negociar el destino de los créditos con la oposición.

Pese a lo que pudiera parecer, en las instituciones autonómicas asturianas hay un déficit crónico de negociación. Una cosa es que dos o más grupos políticos se sienten en torno a una mesa, con fotógrafos y cámaras de televisión como notarios, y otra muy distinta ofrecer un plan y admitir que otros grupos dejen su huella en el mismo, a través del diálogo.

El único modelo de negociación regional es el desarrollado por PSOE e IU para pactar en distintos periodos de la etapa autonómica. Un diálogo que siempre se desarrolló sobre el desequilibrio de fuerzas, con un PSOE mayoritario y una IU como socio minoritario.

El resultado pudo ser favorable para los intereses de Asturias, y así ha sido en ocasiones, pero la clave de los pactos siempre estuvo en que IU no se sintió suficientemente fuerte como para introducir enmiendas de calado en los objetivos socialistas, conformándose con modificaciones parciales. Cuando hubo gobiernos de coalición, IU se centró en mejorar la financiación de las áreas que gobernaba.

Ahora estamos en una situación cualitativamente distinta, con un PSOE reducido a la dimensión de 14 escaños y grupos de oposición de tamaño muy superior al de IU ¿Sabrán Javier Fernández y Dolores Carcedo negociar en este contexto?

Cooficialidad

La vuelta a la actividad política nos trajo la novedad de la cruzada del PP contra la cooficialidad de la llingua. Mercedes Fernández considera que el bable la llevará al poder. El problema está en el cómo. En la Junta General del Principado no encuentra enemigos para su batalla lingüística. Cuando clama contra la cooficialidad golpea sombras. Javier Fernández está más racionalmente convencido de la inconveniencia del bilingüismo que ella misma. Con Podemos e IU no quiere discutir. Y Foro está instalado en una tesis distinta a la que ella deseaba. Ciudadanos se atreve a hacer lo que nunca hizo el PP: «yo soy español, español, español…». Un vaso de agua para la lideresa.

Por asombroso que resulte, el objetivo táctico de la cruzada antillingua de Cherines es Carmen Moriyón. La nombra constantemente, como si en las manos de la alcaldesa de Gijón estuviese devaluar el castellano. Traza un panorama apocalíptico sobre lo que nos reserva el futuro. Si lo hubiese anticipado unos meses, hubiera dado tiempo para que causara furor en el Carnaval el traje del Úlster rematado con el complemento del cabo Peñas.

Dolores Carcedo y Mercedes Fernández no reparan en que el futuro de la gobernabilidad del Principado no está ni en el encaje de la prórroga presupuestaria ni en la artificial cooficialidad de la llingua, sino en Bruselas. No me refiero a la Comisión Europea, sino al destronado Puigdemont.

La resolución de la crisis catalana, cuyo primer capítulo terminó con las elecciones del pasado mes de diciembre, tendrá una influencia decisiva en el comportamiento del electorado asturiano en las urnas autonómicas de 2019.

Las encuestas señalan que el otoño independentista catapultó a Ciudadanos y castigó duramente al PP, así como dañó al PSOE y a Podemos. La suerte de Cherines está más ligada a la política de Rajoy hacia Puigdemont, ERC y la CUP, que a la rotundidad del rechazo a la cooficialidad.

Sánchez e Iglesias quieren discutir de temas sociales; hay asuntos importantes que es urgente abordar, pero el público sólo se fiará de los que consideren a Cataluña como parte indivisible de España.

Ver Post >
DIFICULTADES PARA GESTIONAR
img
Juan Neira | 10-02-2018 | 21:30| 0

Terminadas las vacaciones de Navidad, los diputados asturianos vuelven a sus quehaceres parlamentarios. En la Junta General del Principado, Dolores Carcedo dibujó un panorama preocupante para la gestión presupuestaria. La consejera de Hacienda señaló que al Gobierno socialista le toca hacer frente a dos prórrogas, la propia del Principado y la menos comentada prórroga de las cuentas del Estado al no haberse aprobado en las Cortes ningún proyecto presupuestario para 2018. El Gobierno central retiene 116 millones correspondientes a las entregas a cuenta de la participación del Principado en los ingresos fiscales del Estado, y el Ejecutivo regional contará con 12 millones menos que en el anterior ejercicio por el rechazo a su proyecto de cuentas.

La consejera de Hacienda se queja, pero está rodeada de administraciones que gestionan en similares o peores circunstancias, sin hacerse las víctimas. Administraciones de mayor jerarquía (Estado) y de menos (ayuntamientos) pasan por trances similares. El Gobierno central espera el momento adecuado para hacer un último esfuerzo y lograr un pacto parlamentario sobre los recursos para 2018, aunque sabe que las circunstancias operan en su contra: más tensión que nunca con Ciudadanos, mientras el PNV airea sus exigencias sobre el derecho a decidir y la transición hacia un Estado confederal. De locos. En estas circunstancias entiendo que aplace las transferencias a las comunidades autónomas sobre los ingresos que espera obtener. En el Ayuntamiento de Gijón, la prórroga presupuestaria llega acompañada de una polémica en torno a la infracción sobre la regla de gasto (una norma que diseñó Cristóbal Montoro, mientras la Administración estatal es la que menos respeta el techo de déficit público acordado). Con esas dificultades, el equipo de gobierno municipal gijonés espera gestionar la prórroga atendiendo a todas sus obligaciones.

Dolores Carcedo duda de la sinceridad de Podemos cuando se ofrece a negociar y apoyar las peticiones de crédito extraordinario que palíen los rigores de la prórroga presupuestaria. Debería de pensar que también los diputados de Podemos pueden dudar de sus intenciones. Lo cierto es que estamos en prórroga presupuestaria porque el Gobierno socialista no aceptó, al final, la última oferta de Podemos que tenía una cuantía equivalente al 1% del presupuesto. Para ser un buen gobernante hay que arrinconar los prejuicios y ser más pragmático.

Ver Post >
LA CATALUÑA BICÉFALA
img
Juan Neira | 09-02-2018 | 23:37| 0

Las tres fuerzas que conforman el espacio parlamentario del independentismo (JxCat, ERC, CUP) ultiman la fórmula esperpéntica con la que pretenden dar una solución a la gobernabilidad de Cataluña. Hay acuerdo en tener una doble representación en Bruselas y Barcelona y, también, en aceptar que Carlos Puigdemont es el líder máximo del movimiento independentista al que debe obediencia el resto de los dirigentes. Discrepan en la manera de establecer la compleja representación institucional entre las dos sedes y en la forma de protocolizar la jefatura de Puigdemont. Para JxCat lo mejor sería reformar en el Parlamento la Ley de Presidencia y Gobierno de la Generalitat para crear el consejo de la república que presidiría Puigdemont en Bruselas. Sería elegido presidente a través del Parlamento. ERC no quiere volver a transgredir la legalidad y propone que una asamblea de cargos electos unja a Puigdemont como presidente y se constituya de manera informal el consejo de la república. En ERC quieren mantener al margen al Parlamento para evitar que el Tribunal Constitucional considere ilegal la creación de nuevos órganos de la Generalitat y la propia reelección de Puigdemont. ERC pretende que todo sea muy simbólico, menos para elegir al presidente efectivo de la Generalitat, que se haría entre los 135 diputados en la Cámara autonómica.

ERC acepta que la Presidencia sea ocupada por Elsa Artadi, la persona elegida por Puigdemont. Una mujer joven, economista con brillante currículo (doctora en Harvard, profesora de universidades de Italia y China, miembro del comité científico del Banco Mundial, así como consultora del mismo en Washington), que entró en política de la mano de Mas-Collel, el consejero de Economía con Artur Mas, y fue directora general de tributos y coordinadora interdepartamental en Presidencia. Su peso político es muy escaso; los medios de comunicación empezaron a informar sobre ella en las semanas previas a las elecciones del pasado 21 de diciembre. Fue entonces cuando se creó la llamada lista del presidente. Reúne las dos características que necesita Puigdemont: ajena al aparato de PDeCAT y fiel a su persona. Con esos mimbres armará la bicefalia en el poder: Puigdemont y sus seguidores, organizados en el consejo de la república, mandarán desde Bruselas, y Elsa Artadi, al frente de un gobierno legal y con mayoría en el Parlament, llevará al Diario Oficial de la Generalitat las órdenes que le lleguen desde la capital de la UE.

Ver Post >
LA DEGRADACIÓN DE CATALUÑA
img
Juan Neira | 08-02-2018 | 16:52| 0

Cuando van transcurridos 48 días desde la celebración de las elecciones catalanas, la crisis institucional de esa comunidad autónoma sigue sin resolverse. Lo más notable de la situación actual no estriba en que no se haya alcanzado una fórmula legal que cuente con el apoyo de una mayoría parlamentaria, sino que las únicas alternativas que se barajan son las que idea Carlos Puigdemont. El resto de los partidos mira hacia Bruselas en espera de que el ex honorable dé a conocer su último plan y con la secreta esperanza de que tenga un momento de lucidez y abandone todo protagonismo público.

Como esto último no ha sucedido, la agenda catalana está ocupada con el plan trazado por el fallido presidente de la república que quiere realizar una convocatoria de cargos electos en Bruselas (¿notificarán la convocatoria a los diputados de Ciudadanos, PSC y PP?) para que lo elijan como presidente de un fantasmal Consell de la República que gobernaría Cataluña desde la distancia. En Barcelona estarían ubicadas unas instituciones que obedecerían las órdenes del Consell y de su presidente. Una patochada que denigra a la clase política catalana y a toda la región, pero que todavía no ha rechazado nítidamente ningún dirigente independentista. Al contrario, desde ERC y la CUP insisten en que su candidato es Puigdemont. Claro está que de manera confidencial los dirigentes de ERC dicen que el plan no es viable porque será descalificado por el Tribunal Constitucional.

Para cualquier observador que siga la política catalana está claro que Puigdemont se encuentra inhabilitado para ser investido presidente. Su margen real de decisión se mueve entre dos posturas: quedarse en Bélgica o venir a España para ser encarcelado por el juez Pablo Llarena. No tiene opción de jugar ningún papel institucional. Siendo esto así, no se entiende que los elegidos para gobernar Cataluña pierdan tanto tiempo dando vueltas en torno a un imposible y, sin reparar, en el daño que causan a la imagen de la tierra que tanto dicen amar. Con la anulación de la república, el descabezamiento del movimiento independentista y la aplicación del artículo 155 de la Constitución, la única vía para transitar es el retorno a la senda autonomista. No hay otra alternativa. Fuera de la Constitución y del Estatuto de Autonomía sólo queda hacer la maleta y subirse a un avión para Bruselas. Puigdemont lleva camino de convertirse en el político que más daño causó a Cataluña, por encima de Artur Mas.

Ver Post >
LA DISCULPA DE LA LLINGUA
img
Juan Neira | 07-02-2018 | 18:17| 0

Aprovechando que el Nora y el Piles llevan mucha agua, Mercedes Fernández organizó una doble jornada en Oviedo (presentación) y Gijón (desarrollo) contra la cooficialidad de la llingua. El PSOE quiere decidir sobre este asunto en la próxima legislatura, mientras que Podemos e IU están interesados en dar pasos ya en esa dirección. Como no se va a tramitar nada en el Parlamento antes de los comicios, los dos grupos opositores se conforman con gesticular y que la gente tome nota. Por su parte, Cherines está encantada con pronunciar discursos de corte radical contra la oficialidad del asturiano. Trata de calentar motores, aunque no haya ninguna decisión parlamentaria en ciernes. En resumen, ellos (Podemos e IU) y ella (presidenta del PP) quieren sacar provecho electoral de algo sobre lo que no se va a decidir este año ni, probablemente, el próximo.

El posicionamiento de Mercedes Fernández coincide con lo que quiere su electorado. No incurre la lideresa en contradicción flagrante, como cuando aprobó los presupuestos del Gobierno socialista por el hecho de que recogían la elevación del mínimo exento de un impuesto, dando su conformidad a todas las partidas de gasto. Se permite hablar del despilfarro del sector público tras apuntalarlo con los once votos del grupo parlamentario del PP. Lo que hagan o deshagan Podemos e IU le trae al pairo a Cherines, ya que ni le quitan ni le añaden votos. La crítica al PSOE podría tener más sentido al ser el otro grupo mayoritario de la Cámara, aunque con un barniz ideológico distinto que separa las parroquias electorales de ambos. Pero basta escuchar o leer a la lideresa para darse cuenta que tampoco es el PSOE el objetivo de sus críticas, sino la alcaldesa de Gijón. En el argumentario de Cherines, Carmen Moriyón tiene una alianza impía con los grupos de izquierda para imponernos a todos el aprendizaje de la llingua, como hace el PP de Núñez Feijóo en Galicia, por cierto. La puesta en escena, en dos actos, anuncio en Oviedo y actuación en Gijón, está hecha para dar el do de pecho hoy en la plaza donde gobierna Moriyón.

Es sorprendente el miedo que tiene Mercedes Fernández a la alcaldesa de Gijón. Trata por todos los medios de descalificarla antes de que entremos en precampaña electoral (a la vuelta del verano), no vaya a ser que compitan en las urnas y los temores se conviertan en realidad. Tras perder todas las elecciones municipales y autonómicas a las que se ha presentado, tiene cubierto el cupo de derrotas.

Ver Post >
CUADRAR EL CÍRCULO
img
Juan Neira | 06-02-2018 | 17:26| 0

El sondeo sobre intención de voto del CIS refleja un acercamiento en las posiciones de los cuatro principales partidos. Ciudadanos (Cs) es la única fuerza política que experimenta una subida importante en las expectativas de voto, pero lejos de los porcentajes estratosféricos que alcanza en las encuestas de otros institutos de opinión. El PP continúa en el tramo descendente de la gráfica: lleva así cinco trimestres seguidos en los que se dejó 6,5 puntos. Una foto de conjunto nos permite decir que hemos pasado del bipartidismo de la primera década del siglo, con el PP y el PSOE captando cerca del 75% de sufragios, al cuadrilátero irregular nacido de la aparición de Podemos y Ciudadanos, con dos partidos grandes (PP y PSOE) y dos medianos (Podemos y Ciudadanos), para llegar, ahora, a un reparto más equitativo entre las cuatro fuerzas. El último sondeo no permite dibujar un cuadrado perfecto, pero sí se acercan las dimensiones de los lados, con la importante subida de Ciudadanos, la mínima mejora de Podemos y los descensos del PP y del PSOE.

El sondeo refleja la opinión de los españoles sobre la actuación de los partidos en la crisis catalana. Desde el pasado mes de septiembre el foco de la actualidad está puesto sobre Barcelona y los ciudadanos españoles votan a través del CIS, tras haber jugado el papel de meros observadores de las elecciones catalanas del 21 de diciembre.

Es evidente que a la gente no le convenció la política del Gobierno del PP que estuvo cruzado de brazos hasta después del referéndum del 1-O. Si el independentismo se encuentra dividido y desconcertado es gracias al papel jugado por jueces y fiscales, no por las decisiones de Rajoy que tardó en aplicar el artículo 155 de la Constitución y cuando lo hizo se acogió a la versión más liviana, prueba de ello es que el alto funcionariado de la Generalitat pone todo tipo de pegas a las demandas de documentación solicitadas por los jueces (Tribunal Supremo y Juzgado de Instrucción nº 13 de Barcelona). Si manda Soraya Sáenz de Santamaría en la Generalitat, no se entienden las trabas de las consejerías.

El PSOE continúa a la baja tras la mejora obtenida cuando Pedro Sánchez ganó las primarias. Si le hicieran caso a Borrell, seguro que lideraban el sondeo. En cuanto a Podemos, su mejora de medio punto es ilusoria porque nunca estuvo tan abajo desde las últimos comicios generales. Los españoles ven bien la política catalana de Ciudadanos, en sintonía con el voto recibido por Inés Arrimadas.

Ver Post >
A NEGOCIAR CRÉDITOS
img
Juan Neira | 05-02-2018 | 23:00| 0

El Gobierno socialista quiere pactar con IU los términos de la prórroga presupuestaria. Seguro que hay margen de maniobra a la hora de dar continuidad a las cuentas de 2017, pero no creo que se pueda ser muy creativo. El significado de prórroga, «continuación de una cosa por un tiempo determinado» (RAE), lo dice todo. En el caso del acuerdo concreto entre el Principado y el grupo parlamentario de IU no existe posible controversia, ya que los segundos dieron su apoyo al proyecto presupuestario del Ejecutivo socialista sin enmendar ni una sola de sus cifras. Un caso chocante, casi excepcional, ver a un partido de oposición negociando las cuentas del gobierno sin modificar las partidas del proyecto. En realidad, no hay nada que negociar si se asumen las cifras, pero como en política el papel lo aguanta todo, los parlamentarios de IU se sacaron de la manga que lo importante era arrancar del Principado una promesa de cambio y envolvieron las partidas con una prosa reivindicativa, izquierdosa, que dejó el presupuesto como estaba, pero sirvió para darle su apoyo sin necesidad de coger el carnet socialista.

Las promesas de nuevos impuestos medioambientales, que había sido la propuesta estrella de IU el año anterior, quedó orillada, porque Javier Fernández o Dolores Carcedo les advirtieron de que querían esperar a la implantación de un nuevo modelo de financiación autonómica para modificar la cesta de impuestos. Una simple disculpa vestida de argumento fue suficiente para que desistieran de introducir novedades.

Doy por hecho el frente común, PSOE e IU, en defensa de un modelo concreto de prórroga sobre el que lleva trabajando la consejera de Hacienda desde el inicio de año. Más dudoso es el destino que tenga el crédito, o los créditos extraordinarios, en la Junta General del Principado. Desde el Ejecutivo se habló de solicitar la aprobación de la Cámara para un crédito de 90 millones de euros. Imagino que en el paquete financiero irán parte de las inversiones productivas que se han perdido al entrar en prórroga presupuestaria, así como la cobertura para realizar gasto corriente inaplazable, tal vez relacionado con contrataciones en sanidad y otros servicios públicos. Aunque parezca muy elemental llegar a un acuerdo, es evidente que hay que negociarlo con los diferentes grupos. El respaldo de IU no es suficiente. Estamos a quince meses de las elecciones autonómicas y los partidos de oposición quieren tener las manos libres.

Ver Post >
LA FAMILIA DEL ÁREA CENTRAL
img
Juan Neira | 04-02-2018 | 20:13| 0

Javier Fernández ha dado la orden a Fernando Lastra de resucitar el proyecto del área metropolitana. Es uno de los objetivos prioritarios del Gobierno socialista para el último tercio del mandato. Un cometido difícil que viene precedido de un fracaso rotundo.

La ex consejera de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Belén Fernández, quiso meter en cintura a 29 ayuntamientos del centro de la región a golpe de BOPA. Con la ayuda de un funcionario redactó un extenso documento (200 páginas), sin contar con los ayuntamientos, con la intención de configurar las directrices subregionales de ordenación. Lo presentó Javier Fernández ante una nutrida representación de cargos públicos socialistas y despertó la ira de los alcaldes, quedando en vía muerta.

Cualquiera que hubiera leído el documento se daría cuenta de que el enésimo intento de estructurar el área metropolitana (la idea viene de los primeros años sesenta del pasado siglo) tenía como único objetivo impedir la creación de suelo urbanizable por parte de los ayuntamientos. La entonces consejera decidió que ya había bastante suelo para expansión de las poblaciones y hasta el año 2030 no se debía mover una raya.

Once meses más tarde, con el nuevo consejero, el panorama ha dado un cambio radical. Fernando Lastra ha impuesto nuevas normas: los alcaldes son los grandes artífices del área metropolitana («qué a gusto estoy con vosotros»). De los suelos urbanizables está prohibido hablar.

BUEN ROLLO

La nueva filosofía es el trabajo cooperativo. Importa más que haya buen rollo entre alcaldes y consejero, que la materialidad de los acuerdos. El consejero pretende formar un buen equipo humano y el área metropolitana caerá como fruta madura.

Una forma tan laxa de proceder es caldo de cultivo de ideas descabelladas. Veamos cómo se propone delimitar el área central.

Para Belén Fernández el área se extendía por 29 municipios. Lastra lo reduce a los seis municipios más poblados. Los seis fundadores, aunque abre la puerta a incorporaciones voluntarias. A partir de ahí todo es un disparate.

Se crea un grupo de trabajo para estudiar el perfil del área central, que estará auxiliado por la Federación Asturiana de Concejos (FACC). ¿Qué perfil hay que estudiar y qué pinta la FACC? ¿Se trata de estudiar la idoneidad de los ayuntamientos que se deseen incorporar? ¿Se decidirá por bolas blancas y negras la incorporación al área central?

El consejero y los seis alcaldes fundadores se reunieron en Siero con espíritu creativo. El alcalde de Langreo, Jesús Sánchez, advirtió de un peligro: la configuración del consejo metropolitano del área central sin representantes de ayuntamientos de las alas de la región. No se puede marginar a las alas. De traca. Un disparate semejante a mandar representantes de los ayuntamientos de Gijón, Oviedo o Avilés a un órgano de planeamiento territorial del Oriente o el Occidente. Lastra no pestañeó. La FACC se va a encargar de seleccionar los representantes de las alas. Todo sea por el buen rollo.

Convertida la reunión en fraternal encuentro de antiguos alumnos, alguien sugirió si podría entrar Pravia en el ente metropolitano. «¿Pravia?» «Claro que sí». «Y Villaviciosa». «Eso ya es Oriente, así que estará representada por los dos municipios elegidos de esa área, en caso de no ser ella una de las elegidas».

El consejero llevó a la reunión dos temas para nutrir de contenido la articulación del área central: la movilidad y la cultura. La movilidad la ligó al plan de Cercanías que presentó hace un mes el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. Se espera que la Administración central elija un representante para incorporarse al consejo metropolitano. Lastra sabe que el único que va hacer algo en Asturias es De la Serna, por eso lo quiere tener cerca, porque el Principado y los ayuntamientos no moverán una piedra.

La cultura no será un eje vertebrador del área metropolitana por el rechazo de Wenceslao López. El alcalde de Oviedo no quiere intromisiones en cuestiones culturales y apoyó con fuerza la movilidad («la necesidad de movernos la tenemos todos»). El argumento no es muy sólido. También todos vamos a bibliotecas, conciertos, conferencias, exposiciones etcétera. Tema vetado.

SIN CONSORCIO

La cultura queda fuera del área central y no habrá consorcio. En el proyecto de Belén Fernández, la madre del cordero estaba en el consorcio, como órgano de gestión del área central. Los alcaldes que no son del PSOE temen la repetición del modelo de Cogersa, un consorcio donde el Principado se reserva el 20% de representación, tiene la presidencia y no aporta ni un euro para inversiones. Yo mando y vosotros pagáis. El alcalde de Mieres, Aníbal Vázquez, lo solucionó en un periquete, «amigu, si tiramos por lo del consorcio la gente dirá qué broma es ésta».

Dejo para el final lo mejor: a partir de ahora a las reuniones del consejo metropolitano irán cinco representantes por cada ayuntamiento para reflejar la pluralidad de las corporaciones. Con esa cláusula se asegura que el área metropolitana no pasará del mero diseño, sin cultura, sin consorcio, y con la presencia de nuestros primos carnales de Luarca y Ribadesella. Lo más importante será la foto de familia.

Ver Post >
UN AGRAVIO COMPARATIVO
img
Juan Neira | 03-02-2018 | 21:20| 0

Gracias a la unión de los diputados de Podemos, IU y Ciudadanos, la Junta General del Principado ha instado al Gobierno socialista a posicionarse en contra de la desigualdad que origina el cupo vasco en la financiación autonómica. En contra de la iniciativa votaron PP y Foro, dos grupos que dieron cobertura a la cuantía del nuevo cupo aprobada el Congreso de los Diputados. El grupo socialista se abstuvo.

Tras más de treinta años de silencio cómplice, a finales de 2015 el cupo vasco entró en la agenda del debate nacional. Fuera de las formaciones nacionalistas ningún líder regional respaldó su razón de ser, siendo visto como el privilegio intolerable de uno de los territorios más ricos de España. La financiación del resto de regiones, con la excepción de Navarra, se rige por otro sistema, pero el problema no está ya en la excepcionalidad del método aplicado al País Vasco, sino en la forma de hacerlo y el resultado obtenido. Los números hablan por sí solos: la financiación media por habitante en España está en 2.183 euros, mientras que a cada vasco le corresponden 4.292 euros. El Estado permite que un territorio que tiene un 30% más de renta que el conjunto del Estado tenga el doble de financiación por habitante para costearse los servicios públicos y las infraestructuras. El desigual reparto de recursos propicia que en Bilbao tengan tren suburbano y tranvía, mientras en Gijón nos tenemos que conformar con un túnel de más de dos kilómetros lleno de agua. Mientras ellos viajan, nosotros buscamos darle un sentido lúdico.

El cálculo del cupo está lleno de trampas consentidas que van desde la fijación de su cuantía inflando el coste de las transferencias que gestionan desde Vitoria, hasta falsear la capacidad recaudatoria de las diputaciones, tirando a la baja los ingresos fiscales que obtienen, lo que les permite transferir menos dinero al Estado. Cómo será de notoria la trampa que los expertos fiscales del resto de regiones que redactaron el documento de trabajo para negociar el modelo de financiación autonómica, se pusieron de acuerdo, en cinco minutos, para adoptar una postura común en contra del privilegio vasco. Desde un punto de vista político, lo más llamativo es que el cupo tuvo una mayoría holgada en el Congreso de los Diputados (PP, PSOE y Podemos), mientras es denostado en las comunidades autónomas. Como Javier Fernández lo ha criticado, no entiendo la abstención del grupo socialista en el Parlamento asturiano.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Otros Blogs de Autor