El Comercio
img
LAS RAZONES DEL VOTO
img
Juan Neira | 10-07-2017 | 17:38| 0

Adrián Barbón confía en mantener la tendencia del voto recogida por Pedro Sánchez en las elecciones primarias del pasado 21 de mayo. De este modo las primarias en la Federación Socialista Asturiana se convertirán en una segunda vuelta del enfrentamiento entre Pedro Sáchez y Susana Díaz. En aquella ocasión, los principales caladeros de voto de los ‘sanchistas’ estuvieron en Gijón, Oviedo, San Martín del Rey Aurelio, Laviana, Mieres o Langreo. Los deseos de Barbón es probable que se confirmen porque ambas votaciones están separadas por tan sólo cuatro meses y no han aparecido nuevos hechos para que la militancia socialista cambie de opinión.

Al alcalde de Laviana le interesa repetir el discurso de Sánchez, pese a que la situación política asturiana es muy distinta de la española (los presidentes Rajoy y Fernández militan en partidos opuestos), y le conviene tratar de mantener la misma atmósfera emocional, con recursos simplistas, tales como decir que su candidatura es la «de los militantes», dando a entender que la alternativa de José María Pérez es la del aparato. Esas cosas las podía decir Pedro Sánchez sin faltar a la verdad, pero ahora, tras el último congreso del PSOE, la número dos de la nomenclatura del partido es Adriana Lastra, madrina de la candidatura de Barbón. En estas mismas páginas, ayer, hablaba Pedro Sánchez de forma muy esperanzada de la renovación que se va a producir en el Congreso de la FSA, así que la candidatura de Barbón está impulsada por el superaparato de Ferraz. Eso sí, las alusiones a la militancia vienen muy bien para emocionar a las bases.

José María Pérez mantiene una tesis muy distinta. Considera que el modelo de partido ya se ventiló en las primarias que ganó Sánchez y, ahora, se van a valorar políticas concretas. El concejal gijonés asegura que mucha gente reconoce haber votado a Sánchez y que están dispuestos a votarle a él. Me parece una argumentación muy artificiosa. El voto a Sánchez va más allá de ser una respuesta al modelo de partido. El actual secretario general tuvo la habilidad de presentar su ‘no es no’ a Rajoy como la prueba de un necesario giro a la izquierda, que va a tratar de capitalizar Barbón en Asturias. El oficialismo de José María Pérez, su presentación como seguidor de las políticas de Javier Fernández, va a contribuir a llevar la confrontación de las primarias a las coordenadas que les interesa a los ‘sanchistas’. La misión de Pérez no se puede llevar a cabo con ataduras.

Ver Post >
LAS CARTAS DE LOS PRECANDIDATOS
img
Juan Neira | 09-07-2017 | 15:46| 0

Estaba cantado que las elecciones primarias en el PSOE iban a ser el acontecimiento más trascendente del año en la vida política española. Lo mismo cabe decir, a escala regional, de las primarias entre José María Pérez y Adrián Barbón. Bien es cierto que en el caso español las consecuencias bordean el drama, mientras que en Asturias no se va a romper la vajilla, con la excepción de los desperfectos que produzca dentro del propio partido.

De las primeras declaraciones de Pérez y Barbón podemos deducir algunas conclusiones. Empecemos por José María Pérez. Lo más significativo, rayando en lo enigmático, es su apuesta por la bicefalia. Si gana las primarias renunciará a ser el candidato socialista a la Presidencia del Principado en los comicios de 2019. No explicó su propuesta, limitándose a un comentario superficial, “nos fue bien con la bicefalia”.

¿Trata de decirnos, indirectamente, que con el poder acumulado por Javier Fernández (presidente autonómico y secretario general de la FSA) las cosas no han ido bien durante los últimos cinco años? No lo creo, porque ha ensalzado la actuación del presidente y se ha rodeado de su gente.

BICEFALIA

La bicefalia responde a un cálculo político complejo. El precandidato oficialista sacó enseñanzas de lo ocurrido a escala federal (nacional). La victoria en las primarias por el liderazgo del partido coloca a Pedro Sánchez como candidato “in pectore” a la Moncloa. Cuando toque elegir al candidato a presidente de Gobierno, la figura de Sánchez será indiscutida. Lo mismo sucedería con Adrián Barbón, en caso de vencer en las primarias se convertiría en el candidato oficioso a la Presidencia del Principado.

Con la bicefalia se rompe el automatismo (secretario general-candidato a presidente de Gobierno). Los oficialistas saben que tras el histórico triunfo de Pedro Sánchez será muy difícil parar este verano a los “sanchistas”, pero dentro de año y medio la situación política puede ser muy distinta, y los “sanchistas” tendrían que presentar otro candidato, ya que Barbón no podría desempeñar dos cargos, y los oficialistas podrían ganar la revancha.

En la campaña de las primarias, el discurso de Josechu, en contra de la acumulación de cargos, tiene muy buena venta. Su objetivo es presionar a Adrián Barbón para que asuma la conveniencia de separar las dos funciones. No es una jugada inocente, porque de salirle bien los oficialistas aplazarían, hasta finales de 2018, el duelo decisivo (la Presidencia del Principado) con los “sanchistas”.

La propuesta de exigir un debate con Adrián Barbón, entra dentro de la lógica de cualquier aspirante que no parte como ganador.

La etiqueta de “continuista”, que con tanta facilidad ha asumido José María Pérez, me parece un error de bulto. La apelación al continuismo sólo funciona entre los votantes cuando se hereda una situación confortable -¡para qué cambiar nada!-. No creo que la militancia socialista asturiana esté muy satisfecha con el balance de los últimos cuatro años de gobierno socialista.

No obstante, lo peor de todo es que el continuismo lleva a alinearse, sin matices, con el trabajo de la comisión gestora, presidida por Javier Fernández, que ha sido desautorizada tras el voto de 150.000 socialistas.

José María Pérez no tiene por qué asumir lo realizado por el presidente del Principado. No se abstuvo ante la investidura de Rajoy, ya que es un simple concejal gijonés. Debería tener las manos libres sin aceptar hipotecas.

Pedro Sánchez dice hoy, en una entrevista publicada en estas páginas, que en la FSA se va a producir una renovación muy interesante que puede contribuir al nuevo PSOE. Esa renovación la podría encabezar tanto Pérez como Barbón, porque más seguidor fue de Javier Fernández el segundo que el primero, y ninguno de los dos se abstuvo ante Rajoy.

Cuando Javier Fernández ganó, en apretada votación la Secretaría General del PSOE (noviembre año 2000), era un hombre de Villa, pero nada más empezar a hablar ante los delegados del Congreso de la FSA, divididos entre oficialistas y renovadores, preguntó retóricamente, “¿Quién es mi enemigo en el partido?”. Se puso a hablar del socialismo liberal, y Villa, a su espalda, mudo.

POPULISMO

El discurso de Adrián Barbón es más populista (“el candidato de la gente”, “soy candidato porque vosotros queréis”). Seamos serios: es candidato por el dedo de Adriana Lastra, seguido disciplinadamente por los cuadros del “sanchismo”.

El día de su presentación adelantó que su primer acto como secretario general sería reunir a Javier Fernández con Podemos e IU. Un posicionamiento que llega tarde, porque Podemos e IU dieron por zanjado el diálogo con Fernández.

Por último, Adrián Barbón se presenta como el candidato del cambio frente al continuismo. Debería especificar qué medidas va a tomar como secretario general de la FSA que supongan una rectificación de la línea seguida por la cúpula del partido.

En las campañas electorales, los autotitulados candidatos del cambio critican abiertamente las decisiones de sus predecesores, así que Barbón tiene que decir, alto y claro, cuáles fueron los errores de Javier Fernández, sin miedo a mimetizarse con Podemos.

Ver Post >
IU, BORRÓN Y CUENTA NUEVA
img
Juan Neira | 08-07-2017 | 15:29| 0

El coordinador general de IU ha hecho unas manifestaciones de alcance que significan, de hecho, el cambio de postura de su fuerza política con respecto al Gobierno socialista. Ramón Argüelles dio por finiquitado el pacto de investidura firmado con Javier Fernández. La dirección de IU se ha cansado de firmar cheques en blanco. No considera creíble al presidente del Principado porque incumplió todos los acuerdos firmados, y no está dispuesto a volver a reunirse con él. No tiene confianza en el Gobierno del PSOE. ¿Qué va a hacer IU? Dentro de una semana espera reunirse con Podemos para cotejar propuestas, y una vez alcanzado el común denominador entre las medidas de los dos grupos, las llevarán conjuntamente a la Junta General del Principado donde tienen 14 diputados, los mismos que el grupo parlamentario socialista. Quieren ver qué hace Javier Fernández ante las iniciativas de los dos grupos de la izquierda radical.

IU de Asturias rompe con su tradicional aliado y sale al encuentro de Podemos. El nuevo discurso de Ramón Argüelles pone fin a la estrategia que intentó llevar a cabo Gaspar Llamazares en el Parlamento desde el inicio de la legislatura. Lo que dice Argüelles es lo que querían oír los diputados de Podemos desde que empezó el mandato: la creación de un polo de izquierda radical susceptible de disputarle la hegemonía al PSOE. Hasta el presente, la relación de IU con Podemos fue más tirante que con el Gobierno, pero ahora toca convertirse en socios.

En su crítica al presidente del Principado, Ramón Argüelles echa en cara a Javier Fernández que “se acuerde ahora de Gijón”. La oferta socialista a IU y Podemos consistía en formar una mayoría parlamentaria en la Cámara y expulsar a Carmen Moriyón de la Alcaldía de Gijón. Es injusto Argüelles cuando le reprocha a Javier Fernández que se haya olvidado de Gijón durante dos años. Ni un día fue ajeno al dolor que supuso para los socialistas la pérdida de la principal plaza municipal de la región. Para el PSOE significó una afrenta, tras estar gobernando –y mandando- de forma ininterrumpida durante 32 años en la villa de Jovellanos. Llevan seis años en la oposición y todavía no lo han digerido. Imposible olvidar la tarde aciaga del 13 de junio de 2015, con el cielo jarreando, y los simpáticos concejales de Podemos dando la Alcaldía de Oviedo a Wenceslao López, mientras Xixón Sí Puede votaba a su propio candidato (Del Fueyo), dejando a José María Pérez sin premio. Lo de Gijón es una fijación.

Ver Post >
EL ECO DE JAVIER FERNÁNDEZ
img
Juan Neira | 07-07-2017 | 14:35| 0

En el mismo escenario gijonés que José María Pérez había comparecido como aspirante a la Secretaría General del partido, presentó su alternativa Adrián Barbón. En el acto no estaba el staff de la FSA, pero tampoco se trataba de unos alternativos: Adriana Lastra, María Luisa Carcedo, José Luis Alperi, Tino Blanco. Unos y otros compartieron los mismos pecados, salvo la abstención ante la investidura de Rajoy. Había ganas de oír los primeros mensajes del precandidato “sanchista”. No defraudó. Si gana las primarias, su primera actuación como líder del partido consistirá en sentar en una mesa de negociación a Javier Fernández con los dirigentes de Podemos e IU. A continuación, su objetivo estará cifrado en arrebatar la Alcaldía de Gijón a Foro.

Adrián Barbón es un hombre inteligente, brillante, buen conocedor de su partido y con suficiente experiencia política. Aun con ese bagaje no sé si cayó en la cuenta de que los deberes que se marca para el primer día de su hipotético mandato como líder del partido ya los acaba de cumplir Javier Fernández. La última oferta del presidente del Principado tuvo como destinatarios a Podemos e IU, planteándoles formar una mayoría parlamentaria de izquierdas. Curiosamente, Javier Fernández incluyó en el lote de acuerdos la Alcaldía de Gijón. Guillermo Martínez, consejero de Presidencia, volvió a repetir el ofrecimiento de su jefe, por si alguien no se había enterado. Pese a ello, Adrián viaja de Pola de Laviana a Gijón para decir exactamente lo mismo. Al tratarse de un hombre inteligente y brillante no sé si el discurso estaba ideado para transmitir subrepticiamente la idea de continuidad en la cúpula del partido, pero ese mensaje lo encarna mucho mejor José María Pérez que metió en su equipo de trabajo a todos los “javieristas”, con la excepción de Javier Fernández, por razones estéticas: un presidente autonómico, en ejercicio, no debe ser asesor de un concejal.

La idea de la unidad de la izquierda es muy del gusto de Sánchez. Quizás de ahí la tomó Barbón. En un acto de presentación se pueden decir muchas cosas, pero es bueno tener los pies en el suelo. Podemos acaba de responder al ofrecimiento de diálogo de IU para presentar una alternativa de gobierno en Asturias, excluyendo expresamente al PSOE. En cuanto a Gijón, los problemas de entendimiento de la izquierda son similares. A lo mejor, sólo pretendía conquistar a José María Pérez, ofreciéndole la Alcaldía de Gijón el día que mande en Oviedo.

Ver Post >
TREINTA AÑOS DE GOBIERNO
img
Juan Neira | 07-07-2017 | 09:34| 0

José María Pérez ha presentado al grupo de colaboradores de los que se va a rodear para dar la batalla de las primarias y el Congreso de la FSA. En el equipo hay cuatro consejeros del Gobierno de Javier Fernández (Guillermo Martínez, Fernando Lastra, Pilar Varela y María Jesús Llorente), junto a lo más granado del grupo parlamentario, con su portavoz, Marcelino Marcos Líndez, a la cabeza; también está el alcalde de Navia y presidente de la Federación Asturiana de Concejos, Ignacio García Palacios, y figuras singulares del partido, como el senador, Vicente Álvarez Areces, y la ex alcaldesa de Gijón, Paz Fernández Felgueroso. Un mosaico de nombres que explican la etiqueta de “oficialista” puesta a la candidatura de José María Pérez. Entre ellos hay personas de trayectoria muy valiosa con la que los ciudadanos han identificado la política del PSOE. La ejecutoria del partido durante la etapa autonómica, desde una perspectiva parlamentaria, municipal y de gobierno, está resumida en las personas que acompañan a Josechu. Falta el componente sindical, que ha tenido mucho que ver en toda la etapa de gobierno socialista en el Principado. Una ausencia que refleja la astucia de dirigentes y ex dirigentes de UGT para saber leer la coyuntura por la que atraviesa el PSOE.

El candidato oficialista ha puesto en valor el trabajo realizado por Javier Fernández. No se entiende muy bien por qué José María Pérez, en la víspera, tuvo interés en subrayar que no era un candidato patrocinado por el presidente del Principado, si se rodea de su gente y lo pone de ejemplo de buen hacer. No hay que tener complejos, los congresos socialistas los ganaron mayoritariamente las candidaturas del aparato, aunque en esta ocasión parten los opositores (“sanchistas”) como favoritos.

Todo indica que no se va a  un proceso de integración. Como sucedió a nivel federal, el resultado de las primarias marcará el desarrollo del congreso, con un bando de ganadores y otro de perdedores. Si los oficialistas fueran derrotados, políticamente tendría el sentido de una enmienda a la totalidad a todo lo realizado durante los últimos 34 años, ya que 29 de ellos correspondieron a gobiernos socialistas. La hipotética derrota de José María Pérez, de Álvarez Areces, de Paz Fernández Felgueroso, de Fernando Lastra, de Pilar Varela, de María Jesús Álvarez, la derrota de la gente de Javier Fernández, no es por la abstención ante la investidura de Rajoy. Conviene no engañarse.

Ver Post >
JOSECHU SIN PATROCINIO
img
Juan Neira | 05-07-2017 | 18:02| 0

Desde octubre de 2016 a mayo de 2017,  la política española estuvo pendiente del resultado de las primarias socialistas. El pulso interno entre oficialistas y “sanchistas” hizo de parteaguas en el actual mandato. En algo semejante pueden convertirse las primarias de la FSA para el devenir de la presente legislatura autonómica. De momento, toda la atención del Principado está centrada en la competencia en el seno de la familia socialista. La oferta de pacto a Podemos e IU tiene el objetivo de hacerse con la bandera de la unidad de la izquierda. En estas estábamos cuando Guillermo Martínez manifestó que la propuesta es sincera y no se debe recelar de ella. Claro que es sincera, pero el objetivo buscado no es tanto redactar un programa común y llevarlo a la práctica, cuanto arrebatar a los “sanchistas” la política del giro a la izquierda. En este caso, digamos que el pacto de las izquierdas no es un fin en sí mismo sino un medio para lograr el objetivo de llegar a las primarias con el “javierismo” convertido en un grupo escorado nítidamente a la izquierda. No es preciso recordar que no es exactamente esa la imagen dada por el Gobierno socialista en los dos años precedentes.

En su primer acto público, el precandidato, José María Pérez, aclaró que no es el candidato patrocinado por Javier Fernández. Con esa declaración inicial trata de ganar autonomía y evitar que su candidatura quede lastrada por el cliché del oficialismo. A estas alturas, la militancia socialista no necesita recibir muchas aclaraciones al respecto. Conocen a la perfección donde está ubicado cada uno y a partir de ahí lo que se diga en la campaña puede corregir o matizar la valoración inicial. No lo tiene nada fácil el concejal del Ayuntamiento de Gijón, pero si hay un camino que le lleve a la victoria no es otro que la asunción de riesgos. Con declaraciones convencionales, con referencias retóricas hacia la fraternidad socialista y cosas de ese tenor no logrará que nadie cambie la papeleta de Adrián Barbón por la suya. El partido empieza con el marcador favorable para los “sanchistas”, así que debe prescindir de defensas y lanzarse a meter goles. José María Pérez tiene que optar por una estrategia distinta a las que utilizó a lo largo de su carrera política, de hombre disciplinado de aparato, discurso oficial y escasa o nula autocrítica. Le llegó la hora de reinventarse y salir a por todas. No basta con que diga que no está patrocinado por Javier Fernández. Hace falta que se lo crea.

Ver Post >
JÓVENES CON EXPERIENCIA
img
Juan Neira | 04-07-2017 | 15:02| 0

Adrián Barbón y José María Pérez han confirmado a sus colaboradores que se presentarán a las primarias de la Federación Socialista Asturiana. Era un secreto a voces que ambos iban a ser los candidatos de las dos tendencias en que está dividida la organización regional, los “sanchistas” y los oficialistas o “javieristas”. Son dos dirigentes jóvenes que llevan en política desde los tiempos en que estudiaban en el instituto y formaron parte de corporaciones municipales con 24 y 26 años. Hacen bueno el slogan que definió a su generación: jóvenes, aunque suficientemente preparados. Llevan muchos años entregados a la política institucional y partidaria. Entre ellos guardan grandes semejanzas, y ahora les va a tocar competir. Los dos escogieron Gijón como lugar para hacer el acto público de presentación de credenciales. En el caso de José María Pérez es lógico, porque es la ciudad en la que vive y de la que es concejal; Adrián Barbón no quiso contestar con un mitin en las cuencas – donde tiene todo el pescado vendido- y optó por dar una imagen regional desde su primera comparecencia.

En ninguno de los dos bandos surgieron otros aspirantes, aunque por distintas razones. Lo más natural es que hubiera más pretendientes en el grupo de los “sanchistas” al partir como favoritos, visto el doble refrendo que tuvieron a su favor cuando se recogieron avales para Pedro Sánchez, Susana Díaz y Patxi López y, posteriormente, en el voto de esas mismas primarias. La ventaja de los “sanchistas” sobre los oficialistas fue superior en Asturias que en el conjunto de España. No hubo debate sobre los nombres porque Adriana Lastra, lideresa indiscutible de los sanchistas asturianos, eligió a una persona de su máxima confianza, y el resto no puso objeciones. Entre los oficialistas, José María Pérez no fue discutido porque ningún dirigente estaba dispuesto a dar el paso en un trance tan difícil. El concejal gijonés se sintió interesado cuando le ofrecieron liderar el bando oficialista porque prefiere competir con los “sanchistas” en Asturias, que en el seno de la agrupación gijonesa. Lleva 18 años desempeñando cargos de concejal y diputado y para seguir otro mandato en las instituciones tendría que salir ganador de la contienda interna, bien a escala municipal o regional. Optó por lo segundo. A José María Pérez le toca arriesgar porque en caso contrario está abocado a salir derrotado en las urnas. Debe hacer lo contrario de lo que esperan sus rivales.

Ver Post >
DEL TRÍO AL DÚO
img
Juan Neira | 03-07-2017 | 22:37| 0

El coordinador general de IU de Asturias ha remitido una carta a Podemos instándole a entablar una negociación para liderar el cambio político. El plan de Ramón Argüelles consiste en alcanzar una entente entre los dos grupos para entablar, posteriormente, una negociación con Javier Fernández, de igual a igual: entre los dos tienen los mismos escaños que el PSOE. Como tantas veces hemos oído decir a los portavoces de IU, el objetivo último es hacer girar a la izquierda al Gobierno socialista.

La propuesta está influenciada por la oferta de diálogo del presidente del Principado a las dos formaciones de la izquierda radical. En vez de verse por separado con el Ejecutivo, Argüelles propone llegar a un acuerdo entre los socios de Unidos Podemos para actuar como si fuesen un bloque unido con el presidente. Me sorprende que en los meses centrales del verano proliferen las ofertas de pacto. Es más habitual que ese tipo de discursos se hagan al reiniciarse el curso político. La propuesta inicial de entente entre las tres izquierdas de Javier Fernández tiene un objetivo distinto porque está lanzada de cara al Congreso de la FSA. El sector oficial quiere disputar la bandera de la izquierda a los ‘sanchistas’ y por eso pretenden abrir un nuevo canal de diálogo con Podemos e IU.

Imaginémonos por un momento que lo lograran. En ese supuesto, nadie podría decir que Adrián Barbón está más a la izquierda que Javier Fernández, lo que favorecería extraordinariamente a José María Pérez, el candidato ‘in pectore’ de los oficialistas. Con esta explicación trato de disculpar que el Principado tome una iniciativa tan extemporánea como ponerse a pactar una mayoría parlamentaria en pleno mes de julio.

Lo que ya no tiene tanto sentido es que Podemos e IU se pongan a fabricar una alternativa aprisa y corriendo. En otoño, al calor de la negociación presupuestaria, resultaría mucho más lógico que lo hagan.

Podemos e IU serán capaces de llegar a acuerdos sólidos, pero hasta ahora han dado pruebas de todo lo contrario. No creo que el problema sea de programa, sino de estrategia. Podemos desconfía del presidente; en IU hay una larga experiencia de pactos con los socialistas. En el primer mandato de Javier Fernández, IU, junto con UPyD, formaron una mayoría de centro-izquierda con el PSOE. IU siempre aceptó el papel de segundón en la izquierda, mientras Podemos nació para disputarle la hegemonía a los socialistas. Pese a ello tienen derecho a intentar entenderse.

Ver Post >
ZALIA, JAQUE MATE
img
Juan Neira | 02-07-2017 | 14:31| 0

La Zona de Actividades Logísticas e Industriales de Asturias (ZALIA) es mucho más que un polígono industrial y mucho menos que una pequeña empresa saneada. Nació entre grandes discursos que la convertían en pieza clave para formar sinergias con El Musel ampliado. Era imprescindible para relanzar el sector industrial y, para ello, hacía falta expropiar cuatro millones de metros cuadrados cerca del puerto, cerca de las grandes industrias de la región, al lado de autopistas y autovías, con vías de tren y estación, incluidas.

Pasaron doce años y la ZALIA es una superficie grande sin accesos, que solo vendió hace diez años una pequeña parcela. Carece de ingresos y tiene gastos crecientes, provocados por la refinanciación de créditos y por la demora en los pagos.

¿De qué vive la Zona de Actividades Logísticas e Industriales de Asturias si no logra comercializar las parcelas? De un crédito hipotecario, con los terrenos expropiados como garantía. Vivir de un crédito, sin tener ingresos propios, es como comerse un brazo cuando se tiene hambre ante la imposibilidad de comprar alimentos.

El dinero prestado hay que devolverlo con intereses; y si se refinancia, la carga de intereses cada vez es más grande. Ante este panorama cabe preguntarse si la ZALIA tiene futuro. Veamos algunos datos.

Datos

El pasado año, 2016, sólo tuvo ingresos por valor de 3.000 euros. Si la ZALIA fuera una persona de carne y hueso podría recibir el salario social porque habría traspasado el umbral de la emergencia, con unos ingresos mensuales de 250 euros.

En realidad su situación es mucho más desesperada, ya que con una renta tan escuálida asumió unos gastos en personal por valor de 112.000 euros, al darse el lujo de contratar a un gerente para gestionar una empresa sin actividad: no se hace ninguna operación logística ni industrial.

En 2016 sufrió una depreciación de los terrenos por valor de 4,7 millones de euros; por el retraso en el pago de las fincas expropiadas tuvo que pagar 72.000 euros. Todo ello hizo que se cerrara el ejercicio con unas pérdidas de 10,2 millones de euros, que suponen un incremento de los números rojos del 109% con respecto al año anterior. Como decía el llorado Joaquín Garrigues Walker, «la situación es desesperada, pero todavía no es seria».

Siendo todo lo anterior muy llamativo –por emplear una expresión benévola–, el análisis de los datos apenas consumió tiempo en los órganos de gobierno de la ZALIA, reunidos esta semana, ya que todas sus energías estuvieron concentradas en ver la forma de hacerse con dinero para pagar los justiprecios de dos fincas expropiadas a una señora. La sentencia del Tribunal Supremo elevó su precio hasta los 780.000 euros. Hay otra sentencia pendiente de un recurso de casación interpuesto por la empresa, que en caso de no ser favorable generará otra deuda de 800.000 euros.

Tiene dos meses para pagar, y ya ha empezado una negociación frenética de los responsables de la empresa con la señora para pagar una parte ahora y aplazar lo que falta para finales de año.

La ZALIA está constituida por el Principado, las autoridades portuarias de Gijón y Avilés, así como los ayuntamientos de las dos villas, y resulta que el pago de algo más de 1,5 millones de euros supone una prueba de estrés. Dos conclusiones: la Zona Logística es pobre de solemnidad (algo que ya habíamos visto más arriba), y sus socios tienen un compromiso muy débil con ella, que casi es peor que lo anterior.

Necesitan aportar dos millones de euros para los próximos doce meses; las autoridades portuarias de Gijón y Avilés, que tienen el 45% del capital, solo asumen 600.000 euros. Alguien planteó que se repartiera el dinero en función del porcentaje de participación en la sociedad, pero la respuesta fue muy clara: 600.000 euros o cero.

Recapitulemos: la ZALIA carece de accesos, no tiene ingresos, vive de consumir un crédito, sufre pérdidas galopantes y los socios van a hacer el esfuerzo extraordinario de aportar dos millones de euros.

Futuro

Este conjunto de variables permite trazar un vector de futuro que pasa por el abandono de la sociedad de los dos entes portuarios y de los dos ayuntamientos. El Principado será el propietario universal del chollo.

En 2014 ya hubo un hecho muy revelador que indicaba por dónde iban a ir las cosas. Al refinanciar el préstamo hipotecario que sufraga todas las actuaciones de la sociedad, las autoridades portuarias se negaron a poner un euro, y el Ayuntamiento de Avilés blandió un informe de Intervención para abstenerse de aportar dinero.

El Principado asumió la carga económica de esas instituciones (50%), junto a la parte que a él le correspondía (40%), y el Ayuntamiento de Gijón hizo frente al 10% restante, que es el porcentaje acorde con su participación accionarial. Si el Ayuntamiento de Gijón hubiera tenido una alcaldesa socialista el Principado habría asumido todo. Así actúan los sectarios.

Dentro de un año, el Gobierno socialista tendrá que decidir si mantiene en solitario la estructura empresarial fantasmal o la cierra. A un año de las elecciones liquidar la ZALIA sería sinónimo de batacazo en las urnas, así que la dejará sin actividad, como un ente hibernado, hasta que alguien ordene levantar el cadáver.

Ver Post >
TODOS CONTRA TODOS
img
Juan Neira | 01-07-2017 | 15:31| 0

La aprobación de la reforma del Impuesto de Sucesiones, con la que se sube el mínimo exento del tributo hasta los 300.000 euros, desató un duro debate en la Junta General del Principado entre grupos ideológicamente afines, mostrando una vez más que la dinámica parlamentaria asturiana responde a unas claves de difícil comprensión desde la perspectiva del parlamentarismo clásico. La discusión sobre impuestos tiene una gran carga ideológica. La izquierda tiende a subirlos y la derecha a bajarlos. Bien es cierto que cuando se gobierna esas tendencias se atenúan o diluyen porque el realismo se impone. Cualquier político puede hacer demagogia menos el titular de Hacienda. Durante los mandatos de Aznar, se descubrió un nuevo teorema: toda bajada de impuestos produce un aumento en la recaudación. Aznar, Rato, Montoro y compañía lo repitieron mil veces y se convirtió en un mantra. En realidad esa formulación sólo funciona en la fase alcista del ciclo económico, porque en etapas de recesión si los gobiernos bajan impuestos no se pueden cuadrar las cuentas. La izquierda piensa lo contrario, sin darse cuenta de que muchas veces debe relajarse la presión fiscal.

En Asturias es distinto. La dulcificación del Impuesto de Sucesiones desató una guerra entre el PSOE, favorable a la reforma, y Podemos e IU, contrarios al abaratamiento de las herencias. Izquierda contra izquierda. Por su parte, PP y Foro también discreparon, porque al partido de Cascos le parece que la mejora del tributo es inapreciable, exigiendo que se suprima el impuesto, mientras que el PP considera que es un avance importante. Derecha contra derecha. Para aumentar la conflictividad de las relaciones parlamentarias, Enrique López (Podemos) echó en cara a los socialistas que pactaran con un partido corrupto (PP), lo que dio pie a que Mercedes Fernández pidiera la palabra para decirle a López que le dan asco sus intervenciones parlamentarias.

Ante un panorama así es muy difícil de hablar de mayorías y minorías estables, porque los que hoy se alían mañana se zahieren y viceversa. No rige la pauta de la ideología ni hay unas estrategias parlamentarias sólidas. De la refriega sólo quedó libre Ciudadanos que ha optado desde el inicio por un perfil bajo que le pone al abrigo del intercambio de golpes. Si en la primera mitad de la legislatura no hubo pactos consistentes, en la segunda, con la cercanía de las elecciones, la Cámara se transformará en una jaula de grillos.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Etiquetas

Otros Blogs de Autor