img
El HOMBRE DEL NO
img
Juan Neira | 15-08-2016 | 16:02| 0

El inminente acuerdo entre Mariano Rajoy y Albert Rivera –sólo falta el plácet del Comité Ejecutivo del PP a las seis condiciones exigidas por Ciudadanos (C’s)- traslada la presión sobre Pedro Sánchez. Sin la abstención de algunos diputados socialistas es muy difícil que el candidato a la Presidencia supere la votación del Congreso de los Diputados. Hacerse con el apoyo de Coalición Canaria es relativamente sencillo, pero aun en ese caso Rajoy tendría 170 escaños a favor y 180 en contra. Los nacionalistas catalanes y vascos han ratificado que rechazarán un nuevo mandato del actual presidente en funciones. No merece la pena entrar en especulaciones sobre lo que harán los diputados de Artur Mas y de Esquerra ya que el enfrentamiento institucional entre el Gobierno de España y la Generalitat es tan profundo que sería un sinsentido cualquier planteamiento contemporizador con el candidato del PP. El caso del PNV podría ser distinto, ya que no hay un conflicto abierto, más allá de las clásicas quejas del nacionalismo vasco sobre el parón en la transferencia de competencias, pero resulta que el Gobierno vasco convocó elecciones para el 25 de septiembre, lo que impide hacer cualquier concesión al PP antes de la celebración de los comicios. La supuesta mayoría de derechas, sobre la que tanto insiste la dirección del PSOE, no se puede articular.

Pedro Sánchez se aferra al “no” con distintos argumentos: no es no, y dígame qué parte del no no ha entendido. Una actitud a la defensiva que pretende encubrir con ropaje ideológico: es la hora de la derecha. Oficialmente le apoya todo el partido, dado que el Comité Federal aprobó el rechazo a Rajoy. En la práctica hay un amplio sector de notables, entre los que están presidentes autonómicos como Susana Díaz y Javier Fernández, así como miembros de la vieja guardia, con Felipe González y Alfonso Guerra a la cabeza, que consideran que no se puede dilatar más el acuerdo de investidura al perjudicar gravemente el bloqueo de las instituciones a la credibilidad de España ante la Comisión Europea y los mercados. Un amplio sector crítico que encuentra inevitable permitir la investidura de Rajoy, tocándole a los socialistas colaborar con la abstención.

Según transcurran las semanas crecerá el debate en el PSOE. Pedro Sánchez podrá salirse con la suya pero no volverá a ser el líder de todos los socialistas. En definitiva, el PSOE no tendrá un congreso a la búlgara.

Ver Post >
CIUDADANOS, VIRTUDES Y DEFECTOS
img
Juan Neira | 14-08-2016 | 15:45| 1

El inmovilismo de nuestra clase política se resquebraja por la iniciativa de Ciudadanos (C’s) de votar “sí” a la investidura de Rajoy si acepta media docena de condiciones que coinciden básicamente con las planteadas, en su día, a varios presidentes autonómicos, entre ellos Susana Díaz y Cristina Cifuentes.
Albert Rivera derriba los muros ideológicos que dividían la política española pactando con Pedro Sánchez, en marzo, y con Mariano Rajoy, en agosto. El líder de C’s rompe con la política de vetos a la que él mismo se había sumado al iniciar las dos últimas legislaturas. Tiende puentes cuando el resto de dirigentes están a la defensiva. C’s juega un papel necesario en tiempos de intransigencia.
Pedro Sánchez evalúa positivamente la entente entre PP y C’s por tratarse de una alianza de derechas. Un lenguaje propio de campaña electoral que no resiste el mínimo análisis. Las exigencias de Rivera no son de derechas ni de izquierdas, sino de regeneración democrática, por resumirlas en una frase que a él le gusta. Están en línea con las peticiones que muchas veces formuló el propio Pedro Sánchez. El secretario general del PSOE es un hombre joven, con modales de hoy, pero con un bagaje intelectual preservado por bolas de alcanfor.
BISAGRA
El tránsito de Rivera, de Sánchez a Rajoy, lo han hecho millones de españoles en una u otra dirección. Millones de españoles que no se refugian en banderas para votar en un sentido o en otro. Cada tiempo tiene sus propias exigencias y de ahí la fluctuación de un partido a otro.
En 1982 era obligado votar a Felipe González, tras el golpe de Estado y el desmoronamiento de UCD. En 1996, votar al PSOE suponía apostar por mantener viva una Administración corrompida por sucesivas mayorías absolutas (formalmente dos, en 1982 y 1986, a las que habría que sumar una tercera, en 1989, con 175 escaños). La llegada de Aznar era necesaria, como luego hizo falta una goma de borrar, llamada Zapatero, para mandar a la oposición el plan escrito en el cuaderno azul. Posteriormente, cuando el déficit del Estado estaba en el 9,2% del PIB, aferrarse a las recetas socialistas hubiera sido una locura y por eso fue bienvenido Rajoy.
Mostrarse ciego ante la realidad y proclamar con orgullo la fidelidad a un partido, en todas las citas electorales, es más propio de un espíritu fundamentalista que de una mente democrática. El inmovilismo es pura negación.
La reflexión no sirve sólo para la política, es válida para todo en la vida. Tengo un amigo que a los veinticinco años vibraba con Schubert, Beethoven o Mendelssohn. A los cuarenta oía a Haydn y Mozart. Y después de los cincuenta se refugia en Bach, Händel, Corelli, Purcell, Vivaldi…
El papel que juega C’s es netamente positivo en la actual coyuntura de la política española y también por razones inherentes al sistema pluripartidista. Hasta ahora, las mayorías simples en España las completaban los grupos nacionalistas dando apoyo a gobiernos a costa de debilitar el Estado. Con C’s España tiene por primera vez un partido bisagra que plantea exigencias -acertadas o equivocadas- pero que no van destinadas a fomentar los privilegios territoriales.
DEFECTOS
Llegó el momento de señalar los defectos que acompañan a C’s.
Su líder, Albert Rivera, cambia con mucha facilidad de criterio. Un día dice que nunca apoyará a Sánchez y al día siguiente lo respalda sin matices. Veta repetidamente a Rajoy, para apoyarlo sin solución de continuidad.
Aunque Rivera es una persona valiente (lo demostró en Cataluña desde una posición minoritaria frente al nacionalismo) e inteligente, con un discurso interclasista acertado, no tiene una profunda comprensión de la política. El mejor ejemplo es que identifica las necesidades del presente con la realización compulsiva de reformas.
España necesita de reformas, desde luego, pero más aún de gestión solvente. El tratamiento de la deuda, del déficit público, de la política de incentivos económicos, de la gestión sanitaria, etcétera, demandan del acierto en las decisiones diarias.
Voy más allá. Los ilusos (son legión) que consideran que la Educación se soluciona derribando la Lomce y firmando una ley consensuada por todos, son los mismos que creen que el BOE tiene más fuerza en la escuela que los maestros. En España hay un exceso de normas y de problemas, y los segundos no se resuelven con más dosis de arsenal legal.
Rivera cree en el consenso; es otro de los que piensa que los españoles ganaríamos una partida de ajedrez a Kasparov haciendo las jugadas por consenso entre millones de aficionados al deporte-ciencia.
Como C’s es un partido de líder único, los defectos de Rivera se trasladan al partido. Hablando de partido, otro de los defectos de C’s es que está muy lejos de parecerse a un partido convencional, con bases amplias y plurales y una dirección colectiva que no desayuna necesariamente naranjas. Para entendernos, un partido como el PSOE, pero sin el inmenso fardo de ideología trasnochada y sin las manchas de corrupción.
Si un día madura C’s, seguro que le planteará otras exigencias a Rajoy, porque la limitación de mandatos y el cambio (¡reforma!) del sistema electoral interesan a su Comité Ejecutivo, pero no resuelven la vida a los españoles.

Ver Post >
LA COMEDIA DE AGOSTO
img
Juan Neira | 13-08-2016 | 14:06| 0

En España las administraciones no pueden hacer previsiones, el futuro es un espacio en blanco. Mientras un nuevo gobierno no fije el techo de gasto y tenga un proyecto de presupuestos donde consten las transferencias de ingresos tributarios que vaya a hacer a las comunidades autónomas, estas no podrán elaborar sus cuentas para 2017. La ley prohíbe a un gobierno en funciones meterse en esos jardines porque se supone que está para actividades de trámite, dispuesto a pasarle los trastos a un gobierno nacido del actual Congreso de los Diputados, todavía inexistente. Hasta que se produzca el milagro, los 17 territorios autonómicos estarán tan bloqueados como la Administración del Estado.

Estando así las cosas podrían irse todos de vacaciones que no perderíamos nada. Entiendo que de producirse una estampida generalizada hacia las playas podría provocar una revuelta popular, al estar la gente harta de tanta incompetencia a la que se ha sumado la actitud provocadora y pasota de dejar a España en funciones (meras tareas de mantenimiento) desde el pasado mes de noviembre. Se habrán percatado que este año ningún político está oficialmente de vacaciones, reservando las bermudas para los fines de semana, como hace Rajoy. La clase política se vuelve dominguera, como los españolitos de los años sesenta estrenando el bienestar a lomos de los “seiscientos”, aquellos vehículos tan versátiles que hacían las veces de utilitario, todoterreno y coche de representación. Prototipos veloces (¡26 caballos de potencia!) para llegar a Salinas o Rodiles en un momento. Digámoslo claro, es todo una comedia: ellos hacen como que trabajan en agosto y nosotros jugamos a que nos gobiernan.

El Principado, como el resto de regiones, no sabe si para el próximo año estará en vigor el Impuesto de Patrimonio. Este tributo, muy atacado por la derecha, fue anulado por el intrépido Zapatero, para luego rescatarlo. Desde entonces se prorroga año tras año. ¿Qué pasará en 2017? El interrogante sobre tributos es mucho más amplio, ya que el 70% de los recursos del Principado proviene del Estado. Nadie puede saber cuánto es el 70% de algo cuando se desconoce la cuantía de ese “algo”. Con estas premisas la negociación del Gobierno socialista con los grupos de izquierda no puede ir más allá de un curso de verano sobre impuestos, porque para hablar de presupuestos hay que hacer un ejercicio de imaginación al que se niega Podemos.

Ver Post >
UNA ALIANZA SIN LÍMITES
img
Juan Neira | 12-08-2016 | 15:09| 1

El pacto entre Rajoy y Rivera se da por hecho, ya que un acuerdo semejante tuvo lugar en otras comunidades autónomas donde Ciudadanos (C’s) impuso unas medidas anticorrupción para aupar a la Presidencia del Gobierno a miembros del PP (Cristina Cifuentes) o del PSOE (Susana Díaz). No sólo ocurrió en esas dos regiones, sino que en otras comunidades autónomas, como La Rioja, Murcia o Castilla y León, también se pusieron de acuerdo. Aplazar una semana la reunión del Comité Ejecutivo del PP para aprobar o rechazar las condiciones de C’s no pasa de ser una maniobra táctica de Rajoy para conocer la opinión de otros grupos ante la inminente firma del pacto. Dado por hecho el pacto de investidura, distintos dirigentes del PP proponen ampliar el horizonte del acuerdo para lograr un pacto de legislatura que pudiera dar una cierta de estabilidad a un próximo mandato de Rajoy.

Rivera ha rechazado rotundamente la posibilidad de formar un gobierno de coalición, PP-C’s, o la formalización de un pacto de legislatura, blandiendo como argumento que no se fía de un partido imputado por corrupción. A estas alturas ya nos hemos acostumbrado a constatar que las negativas de Rivera a las ofertas de otros partidos tienen un periodo de vigencia muy corto. Hasta el otro día había jurado y perjurado que su capacidad de hacer concesiones no superaría la abstención ante la investidura de Rajoy (y para ello en segunda votación), y en cuanto subió la temperatura política en agosto sacó de la manga un documento con seis puntos que lleva directamente a la entente. Hasta ahora, los contactos entre Luis de Guindos y Luis Garicano (responsables de los asuntos económicos en ambos grupos) han creado una gran sintonía y no se puede descartar que cuando funcione la comisión negociadora entre los dos partidos para formalizar el pacto de investidura se cree la atmósfera necesaria para llegar a un acuerdo más ambicioso. Dejando a un lado el caso concreto de la entente entre PP y C’s, es preciso señalar que el objetivo máximo de todos los partidos bisagra (C’s entra en esta categoría porque sirve tanto para girar la puerta del PSOE como la del PP) es formar parte de los gobiernos, algo que nunca podrían alcanzar con el único apoyo de sus votos.

Rajoy cuenta ya con 169 escaños (PP y C’s). El apoyo de los regionalistas canarios caerá como fruta madura. Puede mirar el futuro con optimismo ya que sólo le faltan seis escaños para sacar las oposiciones.

Ver Post >
FALTA DE SERIEDAD
img
Juan Neira | 11-08-2016 | 15:37| 1

Las medidas propuestas por Rivera para votar sí a la investidura de Rajoy no han alterado lo biorritmos del presidente en funciones. No tiene prisa para contestar. El líder del PP necesita mucho tiempo para tomar decisiones. Cuando puso a Arias Cañete al frente de la candidatura electoral al Parlamento europeo meditó de una forma tan dilatada que casi incumple el plazo administrativo para registrar los nombres. Todos recordamos que estuvo más de seis meses deshojando la margarita del PP asturiano ante los comicios autonómicos de 2011, y antes justo de que sonaran las doce campanadas de fin de año mandó al comité electoral que aprobara por unanimidad el nombre de Isabel Pérez Espinosa. Rajoy es de ese tipo de personas que considera que el tiempo es un aliado que resuelve los problemas por su cuenta dejando caer las hojas del calendario.

El próximo día 17 reunirá al Comité Ejecutivo del PP para dar una respuesta a la oferta de Rivera. Rajoy dice que no puede ni debe tomar la decisión en solitario. Es la primera vez desde que es presidente del Gobierno que se siente incapacitado para resolver por su cuenta. Hasta el presente no informaba a la dirección del partido prácticamente de nada por temor a las filtraciones, y ahora no sólo les traslada la problemática de los pactos de la investidura, sino que pone en sus manos la decisión sobre los mismos. No me lo puedo creer. En un partido donde históricamente los órganos de dirección tuvieron un papel de mero acompañamiento, donde las decisiones las tomaba el dedazo de Aznar o de Fraga, no se cambia de pautas de la noche a la mañana. La apelación al Comité Ejecutivo es una simple disculpa que le sirve para ganar tiempo. Creo que quiere sondear a otros interlocutores antes de responder a Rivera. En realidad, la decisión está tomada desde el mismo momento que Ciudadanos hizo la oferta, porque la negativa del PP llevaría directamente a la convocatoria electoral.

Rivera está sorprendido de la falta de diligencia del líder del PP al diferir la contestación. Fiel a su estilo, Rivera modificó la oferta realizada el día anterior al incluir dos nuevos puntos para dar su aquiescencia a la investidura de Rajoy. Ahora pide la disolución de las diputaciones y el veto al PNV. Si el líder del PP incluye en su alianza a los diputados vascos, Ciudadanos se saldrá del pacto. Qué falta de seriedad: uno trabaja a media jornada y el otro cambia la oferta a las 24 horas de darla a conocer.

Ver Post >
RIVERA RETIRA EL VETO
img
Juan Neira | 10-08-2016 | 14:39| 1

Alguna vez hemos comentado que una de las cosas que aprendimos en este largo periodo de negociaciones frustradas en búsqueda de un acuerdo de investidura es que Albert Rivera es un político que cambia de opinión sin que hayan variado las circunstancias. Los “nunca” del líder de Ciudadanos (C’s) hay que traducirlos automáticamente por la siguiente expresión: “por ahora no”. Dijo que debería gobernar el partido ganador de las elecciones y realizó un pacto con Pedro Sánchez con la intención de convertir en presidente a un perdedor en las urnas. Manifestó que no daría su apoyo a Rajoy, situando en la abstención la máxima concesión que podría hacer C’s, y ahora se descuelga con una tabla de exigencias que de aceptarlas el candidato del PP será respaldado por los treinta y dos diputados de C’s en la investidura.

La oferta es un salto cualitativo en el marco de las negociaciones al abandonar Rivera la fase de los vetos personales o ideológicos que marcó las estrategia de los principales partidos desde las pasadas Navidades. La excepción a los vetos había sido el acuerdo de marzo entre Sánchez y Rivera, y ahora se da un paso más en la dirección del entendimiento al intentar un pacto similar con el partido ganador de los comicios. Dentro de la escasa interlocución que logró el presidente en funciones con los dirigentes del resto de partidos parlamentarios es la primera vez que alguien le presenta reivindicaciones concretas. La tabla de peticiones de C’s no coincide con las preocupaciones de los españoles, pero esa triste divergencia no tiene solución en el actual marco de la política española con unos líderes que tienen un poder omnímodo, capaces de colapsar las instituciones. Rivera pide una reforma electoral, algo que le preocupa mucho a él y a los dirigentes de su partido, pero no así a los parados, a los que cobran 600 euros, a los que mueren sin recibir los beneficios de la Dependencia o a los que pierden la paciencia en las largas filas de la Sanidad, etcétera. Limitar a dos legislaturas el mandato de un presidente es otro asunto que concierne especialmente a la clase política, pero no es una exigencia social. Dejar a los imputados fuera de las listas electorales o prohibir los indultos para condenados por delitos de corrupción son medidas que tendrán mayor apoyo popular. La mayor virtud de estas demandas estriba en su eficacia para acabar con el inmovilismo y en que Rajoy está en condiciones de aceptarlas.

Ver Post >
INCIPIENTES MOVIMIENTOS
img
Juan Neira | 09-08-2016 | 14:13| 0

El Centro Superior de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha realizado una encuesta de intención de voto a través de 2.500 entrevistas durante las dos primeras semanas de julio, recién digeridos los resultados del 26 de junio. Las conclusiones del sondeo son muy parecidas a las obtenidas en las urnas, ya que por muy voluble que sea la opinión de los españoles apenas hubo tiempo para cambiarla. El único hecho realmente impactante fue el conocimiento de los resultados electorales que originó algún pequeño, pero significativo, trasvase de votos al verse defraudadas ciertas expectativas.

De los cuatro grandes partidos, el PSOE es el único que supera la marca de las urnas, al crecer cuatro décimas. El PP pierde medio punto, Ciudadanos (C’s) retrocede un punto y Unidos Podemos cede punto y medio. No es difícil colegir que el pequeño avance de los socialistas se nutre del retroceso de Unidos Podemos. La coalición de Podemos e IU dio la sorpresa en la noche electoral. Lo sondeos indicaban que adelantaría (“sorpasso”) al PSOE y, sin embargo, perdió un millón de votos sobre los sufragios obtenidos en diciembre entre Podemos e IU, presentándose por separado. No funcionaron las sinergias (sobado discurso que se saca a relucir cada vez que empresas, partidos o bancos se unen), y desde entonces no levantan cabeza. Insisten en que la alianza o fusión forma parte de una estrategia inalterable, pero la práctica indica que en partidos sin experiencia, como Podemos, lo usual son los cambios y la excepción es la continuidad. El votante de izquierdas ha quedado decepcionado con los resultados de Unidos Podemos y ha empezado a migrar hacia el PSOE. Ocurre también en los bares, entre dos negocios que venden una mercancía semejante (echar a Rajoy) la gente afluye al que tiene más gente.

En la otra orilla ideológica la bajada del PP es muy pequeña y, en términos relativos, es muy inferior a la de C’s. Se puede decir que continúa el reagrupamiento del voto en el centroderecha. El bloqueo institucional no beneficia a los nuevos partidos que llegaron con la vitola de ofrecer soluciones novedosas. No digo que Podemos y C’s sean más responsables de la parálisis que PP y PSOE, pero si la suma de la vieja y nueva política da como resultado el estancamiento lo más probable es que la gente propenda a restaurar el escenario anterior. Las diferencias se miden en julio por décimas, pero en septiembre habrá un cambio de escala.

Ver Post >
ESPECIE DE EJEMPLAR ÚNICO
img
Juan Neira | 09-08-2016 | 14:10| 0

La muerte de Gustavo Bueno a los días del deceso de su mujer, Carmen Sánchez Revilla, empuja a una reflexión que afecta a toda la cultura asturiana y española. La llegada de don Gustavo a Oviedo, cuando contaba con 36 años de edad, hace de parteaguas en la Universidad de Oviedo, al ser el primer catedrático de nuestra Universidad que no participa del modelo estamental.
Explica los presocráticos como parte de una lección que también incluye la guerra del Vietnam o las huelgas generales en las cuencas mineras. Hay un antes y un después de la llegada de Bueno al entrar la vida académica en relación con el resto de la sociedad como parte de una dialéctica que ignoraban los profesores de Filosofía y del resto de disciplinas.
Gustavo Bueno puede que sea el profesor universitario que más haya escrito -contando lo publicado y lo no publicado- y curiosamente también es de los que se pueden decir más cosas sin referirse a los libros, porque su magisterio se adaptaba a todos los formatos, desde los estudios de televisión o los micrófonos de la radio hasta el interior de la mina, pasando por todo tipo de conferencias y mesas redondas. Inundados por la ola de Internet, Gustavo Bueno arrasa en modelo web. Como dirían los chicos de la moda: “Bueno es tendencia”.
Para hablar de filósofo riojano hay que desterrar la idea de exageración. Los superlativos se quedan planos. Todo lo relacionado con Gustavo Bueno adquiere una dimensión desconocida, porque no hay módulo adecuado para compararla. La descomunal fuerza intelectual, la insólita capacidad de trabajo, el inacabable latifundio de su saber. Al hablar con él parecía que había leído todos los libros del mundo y había digerido todas las ideas. Una experiencia única para los interlocutores.
Gustavo Bueno abordó un trabajo necesario, pertrechado del materialismo filosófico, que consistió, por una parte, en triturar el pensamiento convencional, con sus falsas dicotomías, fondo y forma, cuerpo y espíritu, y en emprender una labor ciclópea al sistematizar-unificar todo el saber con la Teoría del Cierre Categorial. Heredó la mochila de Newton (el último hombre que conoció todo el saber de su tiempo), con la diferencia cualitativa de tener el empeño en establecer qué conocimiento es científico y cuál no lo es. Y dentro del conocimiento científico, dirimir las diferencias de unas ciencias con otras. Ningún intelectual de nuestro tiempo emprendió una labor tan ambiciosa.
Fue un hombre incómodo para todos. Por eso fue dos veces agredido (ataque con un bote de pintura cuando daba clase, quema de su vehículo). Etiquetado como compañero de viaje del Partido Comunista, resultó también muy molesto para la izquierda, sobre todo cuando atacó su traición a la idea de España al ser contagiada por los separatistas.
Como anécdota, digamos que al no pertenecer al “establishment” se quedó sin premio Príncipe de Asturias. Si cogen la cuerda por un cabo, Habermas, Sartori, Dahrendorf, Todorov, Gardner, Nussbaum y compañía, y don Gustavo tira por el otro, los arrastra por el suelo a todos.
Había comprobado en Salamanca el falso conocimiento de Tierno Galván sobre Wittgenstein, la impostura de Althusser o la superficialidad de Foucault. Pese a su capacidad para la sátira guardaba silencio. Alguna vez en privado y hablando en plural, al modo de Indurain cuando ganó cinco Tour, llegó a decir: “siempre supimos que estábamos cien codos por encima de ellos”.
Pudo haber sido el filósofo de la democracia si se hubiera plegado a la dictadura de lo políticamente correcto y tener mañana honras fúnebres de Estado. No va ser así. La soledad rodea el fin de una especie de ejemplar único.

Ver Post >
DISCURSOS DE FERIA
img
Juan Neira | 07-08-2016 | 13:27| 0

La ceremonia inaugural de la Feria de Muestras siempre tuvo dos tercios de acto social y un tercio de política. Los desayunos de la Feria ayudaron a dar un barniz político al certamen, pero el momento cumbre de los políticos siempre estuvo en los discursos de la jornada inaugural.
La ceremonia ganaba en picante cuando el Gobierno central estaba en manos de un partido y el Principado o el Ayuntamiento de Gijón eran de otro color político. Tiempo para duelos. Recuerdo los choques dialécticos entre Rodrigo Rato y Álvarez Areces, dos purasangres.
Eran los tiempos en que el Gobierno de Aznar privatizó Ensidesa y nuestra entrañable siderurgia pasó a formar parte de una empresa multinacional. Los socialistas ponían el grito en el cielo: “la peor decisión para Asturias en diez años”, sentenciaban. No quiero imaginar lo que hubiera pasado si las factorías asturianas hubieran seguido en manos del sector público español. A lo mejor a estas alturas el principal accionista era “el banco malo”. Lo que más perjudica la visión no son las dioptrías sino la ideología.
En la tarde del pasado viernes hubo consenso en los discursos al coincidir los oradores en mostrar preocupación por el bloqueo institucional. Desde el pasado mes de noviembre estamos con gobierno en funciones, que es lo mismo que decir con el país en manos del servicio de mantenimiento. En permanente fin de semana. Un escándalo.
ALCALDESA Y “OUTSIDER”
El primero en abordarlo fue Félix Baragaño que puso el peso de la responsabilidad en los dos grandes partidos (PP y PSOE), como si todavía viviésemos los tiempos del bipartidismo.
Una amiga mía me señaló que con su discurso Baragaño dio el salto de la Cámara de Comercio a la política. Siempre me extrañó esa capacidad que tienen las mujeres para mostrarme cosas que yo tengo delante de los ojos sin lograr ver. En efecto, la ventana de la oportunidad está abierta en Gijón para los cuadros de la derecha. Una vez que se termine el ciclo de Carmen Moriyón, el futuro está por escribir. Al que madruga Dios le ayuda.
La alcaldesa de Gijón entró con fuerza en el tema del año –la parálisis institucional-al calificar de “epidemia de sectarismo” lo que sucede en Asturias y España. Los intereses de la secta (“la casta” de aquel joven televisivo Pablo Iglesias) están por encima de los de la colectividad. Esta es la triste consecuencia de haber permitido durante décadas que los aparatos de los partidos fueran colonizando el Estado y poniendo de hinojos a la sociedad. Si algo hemos aprendido este año es que cuatro mandarines (Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera) mandan más que cuarenta millones de ciudadanos.
La parte más efectista del discurso de Moriyón estuvo en contraponer el diálogo y el consenso en el Ayuntamiento de Gijón con el enfrentamiento y la falta de acuerdos en el Congreso de los Diputados y en la Junta General del Principado. Es un asunto que da que pensar. Cómo los mismos partidos llegan a resultados diametralmente distintos interaccionando en la corporación municipal gijonesa que en los parlamentos español y asturiano. A partir de aquí se puede poner rostro a los culpables.
PRESIDENTE Y MINISTRA
Javier Fernández construyó un discurso muy de su estilo, aunando el turismo rural asturiano con la crisis turca. También abordó la cuestión del verano. Se inclinó por resaltar los graves perjuicios que acarrearía una tercera convocatoria electoral.
El presidente del Principado plantea de manera desinhibida cuestiones abstractas pero evita comprometerse en cosas concretas. Para saber qué piensa de la solución que debe darse al bloqueo institucional nos dejó esta pista: “o somos capaces de dar con una salida seria que evite la repetición de las elecciones o provocaremos un roto en la evolución de España”.
La clave está en “una salida seria”. Puestos a interpretar, me parece que el presidente del Principado considera poco serio cualquier salida que no sea un acuerdo de los partidos constitucionalistas con la Presidencia reservada para el que ganó las elecciones. A lo mejor no es así, pero tampoco él quiso explicitar más su pensamiento.
Los discursos de Javier Fernández siempre me dejan una sensación extraña, porque parecen más propios de un analista que de un presidente en ejercicio. No aprovecha los datos positivos de Asturias para sacar pecho. Al contrario, todo nuestro devenir lo pone en relación con acontecimientos internacionales. El problema es que gobernar implica tomar decisiones, apostar por algo, señalar un camino a la gente. Javier Fernández expone la complejidad, pero nos quedamos sin saber qué vector de fuerza sale de esa complejidad.
Fátima Báñez debutaba en plaza. Lo hizo con un discurso optimista. Es la ministra del empleo y expuso las cifras positivas del mercado del trabajo. Pidió a los asturianos que tuviéramos más ambición, para rematar con la frase de “España necesita más Asturias”. Imagino que otras veces dirá que España necesita más Extremadura, Aragón o Cataluña, según sean las paradas del viaje.
No hizo mención a la cuestión del verano, porque ella vive sobre la ola del éxito del empleo. Una cuestión que también es susceptible de observar desde la complejidad, como diría Fernández. Entonces habría que distinguir entre empleo y contrato precario.

Ver Post >
LA PRESIÓN AMBIENTAL
img
Juan Neira | 06-08-2016 | 19:01| 1

Un día dice Felipe González que hay que permitir la investidura de Rajoy, aunque no se lo merezca, y unas fechas más tarde es José Luis Rodríguez Zapatero el que afirma que conviene abrir un debate en el partido. No terminó la primera semana de agosto y la dirección del Partido Socialista, nucleada en torno a Pedro Sánchez, empieza a sentir que el bloqueo institucional se convierte en presión ambiental. El portavoz en el Congreso de los Diputados, Antonio Hernando, saltó a la palestra para decir que ningún socialista quiere indultar a Rajoy, bien sea con el voto favorable o absteniéndose. A juzgar por las manifestaciones de González y Zapatero -o de Javier Lambán, presidente de Aragón, que se sumó a la petición de debate interno, o de Alfonso Guerra que propone una abstención colectiva de la oposición para desbloquear la situación- un sector del PSOE es favorable a permitir la investidura del candidato del PP. La intervención de Hernando tuvo un sesgo claramente defensivo para evitar que se empiece a cuestionar la estrategia liderada por Pedro Sánchez.

Aunque Rajoy va a seguir con su ronda de contactos y prevé un nuevo encuentro con Albert Rivera, es muy probable que el líder del PP no convenza a ningún grupo para que le apoye. Su principal baza es el transcurso del tiempo para que el malestar de la sociedad se vuelva contra PSOE y Ciudadanos. Esta táctica parece haberla emprendido ya el presidente en funciones al no fijar ninguna fecha -ni siquiera de carácter orientativo- para la celebración del debate de investidura. La prolongación del bloqueo institucional, sin fijar techo de gasto para los presupuestos de 2017, activaría nuevamente la sanción de la Comisión Europea que había quedado descartada provisionalmente hasta que el nuevo Gobierno presentara sus planes.

Estamos en algo muy parecido a una partida de póker. La disputa política ha dado paso a un enfrentamiento psicológico, y cada dirigente juega sus bazas. Dejar correr el calendario es un arma muy eficaz siempre y cuando empiece a transcurrir el plazo de dos meses que desemboca en forzosa convocatoria electoral. Para ello hace falta presentarse a la investidura y después de la primera votación empieza la cuenta atrás de los sesenta días. Rajoy no se atreve a dar ese paso, que es su arma más poderosa, porque teme tras el rechazo de la Cámara que el Rey le encargue a Pedro Sánchez formar gobierno. La temperatura sube para todos.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Últimos Comentarios

joseterente_6643 21-10-2016 | 18:07 en:
COMPLEJO DE CULPA
joseterente_6643 21-10-2016 | 18:05 en:
COMPLEJO DE CULPA
raitanucu 13-09-2016 | 18:40 en:
GRASAS, SAL Y AZÚCAR

Otros Blogs de Autor