img
EL SUDOKU DE CARCEDO
img
Juan Neira | 14-09-2016 | 20:34| 0

El Ministerio de Hacienda no contempla, por el momento, la convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera, tal como pretendían el Principado y otras comunidades autónomas. En ese órgano se había fijado, en abril, elevar el techo de déficit de las regiones en cuatro décimas, este año, y otras cuatro décimas en 2017. Dicho en plata: el Principado podría ampliar su gasto en 180 millones de euros. El 26 de junio hubo elecciones, Rajoy volvió a ganar ampliando su ventaja sobre el PSOE, pero como “no” es no, y todos entendimos las distintas partes del “no”, el gobierno sigue en funciones. Van ya 300 días. Fruto de todo ello, el Ministerio de Hacienda no se siente motivado para modificar los objetivos de déficit, que inevitablemente tendrían que ser aprobados por el Congreso de los Diputados, optando por dejar las cosas como están. La apatía del Gobierno supone un recorte para Asturias de 180 millones.

Como el Gobierno está en funciones tampoco ha comunicado los ingresos fiscales que le transferirá al Principado procedentes de los tributos recaudados en nuestra región. De cada cuatro euros que hay en el presupuesto, tres nos llegan por esa vía. Sin la cifra de ingresos no se pueden confeccionar las partidas de gasto porque las casas se construyen por los cimientos, no por el tejado. Primero es preciso saber con qué dinero se cuenta y, luego, se estudian las opciones de gasto. En conclusión, Dolores Carcedo, consejera de Hacienda, tiene ante sí dos posibilidades: esperar a que el Gobierno en funciones le suministre información fiscal o construir un proyecto de presupuestos muy imaginativo y flexible, susceptible de ser reformado de arriba abajo cuando nos comuniquen los datos ocultos. No acaban ahí las penalidades de la consejera del Gobierno de Javier Fernández. Es posible que el Impuesto de Patrimonio quede anulado, porque lo renueva todos los años el Gobierno, y como en esta ocasión está en funciones, a lo mejor se olvida de renovarlo. Asturias perdería 17 millones de euros.

El Parlamento no elige presidente. Rajoy no quiere responder de su gestión ante un Parlamento que no lo ha elegido. Las comunidades autónomas pagan los vidrios rotos de una guerra institucional que ningún español hubiera sido capaz de imaginar hace un año. Que las administraciones no tengan presupuestos, que sea imposible llegar a acuerdos es un mal absoluto que penaliza inversiones, contrataciones y empleos.

Ver Post >
GRASAS, SAL Y AZÚCAR
img
Juan Neira | 13-09-2016 | 17:36| 1

Los tres grupos parlamentarios de izquierda -PSOE, Podemos e IU- continúan conversando sobre política fiscal. No se puede decir que hay negociaciones, ya que la informalidad de los contactos y la falta de compromiso con el diálogo iniciado impiden darle ese nombre. A ello hay que añadir el secretismo que acompaña tradicionalmente en la política institucional asturiana a los contactos entre los grupos. Con el paso de los años cambia la personalidad de los protagonistas pero se mantiene el mismo nivel de opacidad. Recientemente hemos visto cómo en la política nacional, PP y Ciudadanos negociaban un programa de gobierno informando diariamente de sus posiciones al público, pero en Asturias es todo distinto. No creo que se pueda decir que los diálogos en nuestra comunidad autónoma versen sobre asuntos más importantes, sino que es la forma de entender la política por parte de nuestros consejeros y diputados: cuanto menos se entere la gente, mejor.

IU quiere abrir el frente de la fiscalidad verde, un asunto que ya llevó el pasado año a las negociaciones sobre el presupuesto logrando que el Gobierno socialista aceptara gravar el consumo de bolsas de plástico y la gestión de los residuos. Finalmente, el Gobierno retiró el presupuesto en vista de que no iba a superar el trámite de las enmiendas a la totalidad, y las bolsas de basura y la gestión de los recursos quedaron libres de carga fiscal. Ahora pretenden incorporar nuevas tasas sobre la llamada comida basura (mucha sal, mucha azúcar y grasas “trans”), sobre las bebidas azucaradas y sobre las emisiones atmosféricas. El Gobierno todavía no ha digerido esas demandas y propone, como gran conquista, repetir las tasas para el plástico y los residuos.

No participo para nada de la estrategia de IU de gravar la comida basura y las bebidas azucaradas. Me consta que lo hacen con buena intención, pero la mayoría de los errores nacen de hermosos sentimientos. Creo que al final, la gente sin recursos económicos y culturales seguirá comiendo lo que come, pero pagando más por ello. Ahora bien, IU tiene todo el derecho del mundo a plantearlo. Lo que me llama la atención es la escasa predisposición del Gobierno socialista a aceptar peticiones tan modestas. Una vez más se pone de manifiesto que el PSOE en Asturias entiende por negociación política la explicación sus propuestas con el asentimiento de la oposición. Tres décadas de gobierno dejan estos vicios.

Ver Post >
LA MODA DE LA ZANCADILLA
img
Juan Neira | 12-09-2016 | 22:12| 0

La incapacidad del Congreso de los Diputados de investir un presidente tiene consecuencias políticas que van más allá de la Administración central. El PP se siente perjudicado por el sectarismo de Pedro Sánchez que alarga el periodo de interinidad con el Gobierno en funciones. En correspondencia, el Ejecutivo de Mariano Rajoy no le facilita a las comunidades autónomas la gestión del presupuesto, con lo que aumentan las dificultades para todos los gobiernos autonómicos, con independencia de su color político. La respuesta del Gobierno tiene un objetivo evidente: provocar el malestar de los barones autonómicos contra el partido que impide la vuelta a la normalidad institucional, que como todo el mundo sabe es el PSOE, que ni come ni deja comer. Pedro Sánchez dice que la gobernabilidad es cosa de todos, pero hay una coincidencia generalizada en responsabilizarlo a él. Sánchez se ha negado repetidamente a negociar con la principal fuerza parlamentaria, ganadora de las elecciones, algo que nunca había sucedido.

En el mes de abril, el Consejo de Política Fiscal y Financiera, presidido por el ministro de Hacienda y con presencia de todas las comunidades autónomas, acordó flexibilizar los objetivos de déficit. Para este año, se elevó el techo de déficit público sobre PIB, de 0,3% a 0,7%, lo que en el caso de Asturias supone la posibilidad de ampliar el gasto en 90 millones de euros. Para 2017, se pasó del fijado inicialmente (0,1%) a situarlo en el 0,5%, que representa otro incremento semejante de gasto. Los consejeros de Hacienda de las distintas regiones empezaron a elaborar su planificación financiera contando con esas posibilidades de gasto, pero a la mesa del Consejo de Ministros no llegó el acuerdo del Consejo de Política Fiscal y Financiera, así que el techo de gasto vuelve a las cifras que estaba inicialmente. De lo dicho, nada, y de lo acordado, menos. Cristóbal Montoro procede con una manifiesta deslealtad institucional, pero ese es al ambiente en que se mueven las relaciones institucionales en España desde que el líder del PSOE puso de moda la dialéctica de «‘no’ es ‘no’, y dígame usted qué parte del ‘no’ no ha entendido».

El Principado solicitó una reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera para tratar la política obstruccionista del Ministerio de Hacienda. Le asiste la razón, pero tener la razón en España, durante este atípico año de 2016, la verdad es que vale para muy poco.

Ver Post >
SÁNCHEZ, EN LA ESCUELA DE UGT
img
Juan Neira | 11-09-2016 | 16:30| 0

La visita de Pedro Sánchez, para intervenir en la Escuela de Verano de UGT, tuvo para el secretario general del PSOE la reconfortante sensación de verse apoyado por las bases socialistas del partido y del sindicato. El grito de una entusiasta militante, “Pedro, resiste”, recuerda aquel mensaje que mandó Rajoy a la mujer de Luis Bárcenas en el verano de 2011: “Al final la vida es resistir y que alguien te ayude”.
La idea de resistir tiene en la sociedad más aceptación que la de atacar, porque defenderse se considera legítimo. Cuando se examina cada situación en concreto, la premisa expuesta se ve que es falsa, pero nadie le puede quitar un halo épico a la idea de resistencia.
Las bases socialistas están del lado de Pedro Sánchez y su equipo. El líder del PSOE propugna algo muy primario, muy fácil de entender, y que conecta con los intereses y las emociones de todo militante: al enemigo, ni agua, y el gobierno para mi partido. Frente a esa propuesta, se alza una operación compleja de Estado, como es la entente del PP y del PSOE, tanto sea participando los dos en el gobierno o absteniéndose el PSOE para que gobierne el PP. No es nada fácil de asumir para la gente que milita en un bando.
MACHO ALFA
Ahora bien, la razón última del apoyo de las bases se debe a que el discurso de Pedro Sánchez no tiene réplica. Sólo hemos oído algunas palabras de los presidentes de Extremadura y Castilla-La Mancha a favor de una entente, pero sin explicitar los argumentos. Más allá del tactismo de los dirigentes socialistas, lo cierto es que ninguno de ellos se ha atrevido a enmendarle la plana al número uno. En el PSOE hay un respeto profundo hacia el macho alfa.
La discrepancia con Pedro Sánchez se sitúa en el rechazo a unas terceras elecciones, pero no se ha dado el paso de descalificar la pretensión del líder de hacerse con el gobierno en unas condiciones tan adversas como las que rodean al grupo parlamentario socialista.
Desde Gijón, Pedro Sánchez ha pedido a Podemos y Ciudadanos que aparquen sus mutuos vetos y que no se enroquen. Esa es la misma demanda que le dirigieron Mariano Rajoy y Albert Rivera durante el debate de investidura del primero. El dirigente socialista señaló que la suma de enroques y vetos produce “parálisis y enquistamiento”. Exacto. El enroque del PSOE y el veto de Sánchez a Rajoy nos han llevado al colapso actual. Un argumento de ida y vuelta.
En política el papel lo aguanta todo, pero no es consistente basar un discurso en peticiones que previamente fueron rechazadas por el que formula el discurso. Cuando se opta por seguir esa alternativa se corre el riesgo de que la gente interprete que no se busca el bien del país, sino la poltrona del poder; incómoda cuando es para otro, y válida y apetecible cuando uno la disfruta.
En la Escuela de Verano de UGT, Pedro Sánchez descartó que su partido vaya a ser cómplice de los populares. Una semana antes, en el debate de investidura de Rajoy, el líder del PSOE dijo que no se podían aliar con quienes se habían enfrentado. Ideas primarias que necesitan ser criticadas.
PACTOS Y TRAICIONES
En política, como en la Fórmula 1, todos se enfrentan con todos. Eso no quiere decir que no se pueda llegar a pactos. ¿No es Podemos un duro rival, cuando no descarado enemigo del PSOE, y Sánchez no tiene empacho en tenderle la mano? Tampoco se puede admitir que el acuerdo entre partidos de distinta ideología se pueda asimilar a una traición. Si se repasa la historia, todos los grandes y beneficiosos pactos en un país, o en la escena internacional, se han realizado por partidos o países gobernados por distintas ideologías.
Dejar gobernar a Rajoy, desde una oposición parlamentariamente mayoritaria, no supone ni sumisión ni cheque en blanco, sino desbloqueo y recuperación de la normalidad institucional.
En su intervención gijonesa, el secretario general del PSOE volvió a recordar que el “no” es “firme y claro”, y que ahora “está en manos de todas las fuerzas políticas encontrar una solución”. El asunto tiene su gracia: yo pongo la zancadilla y la responsabilidad del batacazo es de todos. Sánchez impidió investir a un candidato que se presentó en la Cámara con 170 escaños, así que le corresponde sacarnos del atolladero.
Llegamos al asunto central que evitan discutir los dirigentes socialistas: con un grupo parlamentario que no tiene ni el 25% de los escaños de la Cámara no se puede pretender presidir un gobierno porque lo último que necesita España es prolongar la interinidad.
Los dirigentes socialistas callan, con la excepción de Felipe González que propuso que los candidatos a presidente de los partidos no repitan si hay terceras elecciones.
El pasado domingo, 4 de septiembre, Juan Carlos Santos, ingeniero industrial y ex concejal gijonés del PP, escribió un artículo en EL COMERCIO (“¿Terceras elecciones? Vale, pero con candidatos diferentes”) en el que planteaba una modificación del artículo 99 de la Constitución, para que en el caso de que se materializasen dos investiduras consecutivas fallidas, los candidatos electos quedaran invalidados para una tercera elección. Felipe Gónzalez, muy astuto, copió la idea sin citar la fuente.

Ver Post >
LA FÓRMULA DE SÁNCHEZ
img
Juan Neira | 10-09-2016 | 15:00| 0

En la Escuela de Verano de UGT, Pedro Sánchez mostró su fórmula para salir de la parálisis institucional: un gobierno regenerador y transversal. La regeneración alude a la corrupción, un tema estrella en el mandato de Rajoy tras publicarse los ‘papeles de Bárcenas’, dada la entidad de los personajes concernidos y la ligazón existente entre las grandes empresas y el corazón del PP. Sánchez, un político para la galería, elige la regeneración como nota más característica de una alternativa liderada por él, y como arma para llevar a cabo la labor de limpieza propone un gobierno transversal.

Después de proclamarse un hombre de izquierdas, de rechazar a Rajoy porque es de derechas, de dar a entender que entre unos y otros hay diferencias oceánicas, resulta que considera mejor gobernar con el apoyo de la derecha. El gobierno transversal es una invitación a Podemos y Ciudadanos para formar el tripartito del cambio. Una fórmula ya expuesta este invierno que terminó en fracaso porque los dos invitados se consideran incompatibles. Si los tres grupos no pueden sentarse juntos en la mesa del Consejo de Ministros, Pedro Sánchez tiene preparada una solución al problema, optando por un gobierno monocolor socialista con apoyo parlamentario de las dos jóvenes formaciones. De momento, a Albert Rivera tampoco le satisface esa variante del tripartito, aunque la opinión de Rivera no es un hecho inamovible, porque él mismo cambia de criterio según lo que publican los medios cada semana. Sin embargo, Pablo Iglesias tiene claro que dejar gobernar sólo a Pedro Sánchez es permitir a su enemigo íntimo que se haga fuerte en el poder, y no está por la labor.

Es probable que el secretario general del PSOE, a través de gente de confianza de su equipo, esté sondeando a los independentistas catalanes. Sin Ciudadanos podría alcanzar la mayoría, apoyado por el PNV (eso ya está hecho, a cambio los socialistas garantizarán la Presidencia del País Vasco a Urkullu) y por los 17 escaños de ERC y PDC. Cuando se vea inviable la transversalidad del centroizquierda, llegará el momento de negociar a fondo la transversalidad entre constitucionalistas e independentistas, que es un sindiós, pero Sánchez lo venderá como el verdadero progreso. ¿Cómo lo digerirán los barones del PSOE? De momento, Javier Fernández no se sumó a la ovación generalizada que hubo al final del acto, con todo lo bien que sabe batir las palmas el presidente asturiano cuando lo considera conveniente.

Ver Post >
GOBIERNOS PARA PP Y PNV
img
Juan Neira | 09-09-2016 | 17:03| 0

El sondeo realizado por el CIS sobre la intención de voto de gallegos y vascos en las elecciones del 25 de septiembre arroja resultados muy diferenciados. En Galicia, la victoria del PP por mayoría absoluta sería un formidable logro que pasaría factura a la variopinta oposición. De verificarse los datos, Núñez Feijóo se colocaría en el primer lugar de la parrilla para suceder a Mariano Rajoy. En la encuesta, PSG-PSOE y “En Marea” (Podemos) empatan en porcentaje de voto y se disputan el segundo puesto. Los socialistas pierden dos diputados, mientras que En Marea mejora con mucho los resultados obtenidos por la candidatura radical de izquierdas formada por el Bloque Nacionalista Gallego e Izquierda Unida hace cuatro años. Ciudadanos oscila entre obtener un diputado por Pontevedra o quedarse fuera del Parlamento. Imagino que la encuesta supondrá una inyección de euforia para el PP y su electorado, mientras que para la izquierda es un jarro de agua fría que frustra su aspiración de lograr la hegemonía a través de una amplia alianza. El PP prolongaría su ciclo en el poder iniciado en el año 2009.

 

La victoria del PNV (27 o 28 diputados) no le evita formar alianzas para asegurarse la gobernabilidad del País Vasco, aunque aleja el fantasma del “sorpasso” que alimentaba la gente de Podemos en vista de los resultados obtenidos en las elecciones generales. El segundo puesto se lo disputan Bildu (16) y Podemos (15-16) a una gran distancia del partido de Íñigo Urkullu. PSOE y PP empatan a ocho escaños. La caída de los socialistas es espectacular al pasar 16 diputados a la mitad. El PP pierde dos escaños. En el País Vasco se podría formar un polo radical muy potente, con los diputados de Bildu y Podemos, que obligaría al PNV a pactar con PSOE o PP. La aritmética va a obligar a retorcer los discursos. El PNV tiene una amplia trayectoria de acuerdos con los socialistas, que dadas las circunstancias del País Vasco, seguro que contaría con la abstención del PP.

Extrapolando los resultados sobre la política española, la encuesta es muy preocupante para el PSOE, que pasa de los 34 escaños que tenía entre los dos territorios a quedarse en 24. Pedro Sánchez convierte en oro todo lo que toca. La cosecha del PP es desigual (muy bien en Galicia y mal en el País Vasco) y Podemos se afianza como segunda o tercera fuerza, beneficiado por la caída del PSOE. Ciudadanos aspira a tener un escaño entre siete provincias. Los números lo dicen todo.

Ver Post >
SIN ACUERDOS A LA VISTA
img
Juan Neira | 08-09-2016 | 18:43| 0

Las intervenciones en el Pleno institucional de la Junta General del Principado, con motivo del Día de Asturias, reflejaron la parálisis que sufren las instituciones regionales tras catorce meses de legislatura. El Gobierno socialista se encuentra en minoría parlamentaria, circunstancia que no impidió la investidura de Javier Fernández por la atípica normativa que regula el plácet parlamentario al candidato a presidente: está prohibido votar no. Con ese formato, Rajoy ya habría sido elegido presidente en el pasado mes de enero. Todos los grupos parlamentarios se mostraron críticos con el Gobierno socialista. Podemos advirtió que no está dispuesto a aprobar un proyecto de presupuestos presentado a última hora. Emilio León, su portavoz, recordó que si el Ejecutivo no toma la iniciativa, estamos abocados a otro año de paralización institucional. Gaspar Llamazares, representante del único grupo que mantiene una alianza con el PSOE, también se refirió a la falta de iniciativa de los socialistas, a los que ve fatigados, y pidió un giro a la izquierda, coletilla sempiterna en los discursos de IU. En el campo del centroderecha, el PP recordó su oferta de acuerdo presupuestario, aunque ya se ven como alternativa a la paralización y el desgobierno. Ciudadanos tendió la mano al diálogo, y Foro incidió en la responsabilidad de Javier Fernández en la decadencia asturiana.

Fernando Lastra (PSOE) no desplegó su clásico discurso correoso, culpando a los demás de lo que no hace el Gobierno socialista, sino que utilizó un estilo retórico, con críticas veladas a Podemos, y puesto a tratar sobre un asunto, se interesó por la paralización de las instituciones nacionales. Debe ser que para Lastra lo que ocurre en Asturias es normal. Al analizar el bloqueo del Congreso de los Diputados, que impide la elección de un presidente, el portavoz socialista aludió a la necesidad de reformar las normas para que no haya callejones sin salida. A lo mejor estaba pensando en exportar la vía asturiana para toda España, así se eligen presidentes en un periquete, aun a riesgo de que los gobiernos queden en minoría en la Cámara. Puestos a reformar, también se puede aprobar una norma que faculte a los gobiernos aprobar los presupuestos por decreto, y se acabaría con los quebraderos de cabeza del Principado. No hay un déficit de leyes, sino de negociación política: el partido del “no” en España guarda sus cartas en Asturias.

Ver Post >
CONTRADICCIONES DEL PRESIDENTE
img
Juan Neira | 07-09-2016 | 20:16| 1

Podemos e IU critican la postura de Javier Fernández al solicitar la unidad de las izquierdas en Asturias, a la vez que se muestra favorable a la continuidad de Rajoy en el Gobierno. Contradicciones las tenemos todos, políticos y no políticos. Probablemente se podría definir al hombre como animal contradictorio, algo que no ocurre con el resto de la fauna. En efecto, demandar la alianza de PSOE, Podemos e IU en nuestra región debería ir acompañado con un rotundo “no” a un gobierno nacional del PP. Una visión superficial de la política española y asturiana así lo indican. Sin embargo, si se analiza con algún detalle la situación se verá que estamos hablando de dos escenarios cualitativamente diferentes. En Asturias, la suma de los tres partidos supone contar con una mayoría absoluta de izquierdas muy holgada en la Junta General del Principado, mientras que en el Congreso de los Diputados los escaños de los tres grupos (156) quedan muy lejos de la mayoría absoluta (176). Es más, la alianza del centroderecha, PP y Ciudadanos, supera en trece diputados al tripartito de izquierdas. La única forma de presentar una alternativa al centroderecha es con el recurso de los grupos nacionalistas (ERC, PDC, PNV), lo que desvirtúa el sentido ideológico de la alianza y lleva aparejado la apertura de un grave problema político, al tener que negociar contrapartidas con grupos que exigen la autodeterminación para Cataluña. Cualquiera puede comprobar que a la izquierda no le salen los números para formar gobierno en España, a no ser que pacte con los que quieren convertir la nación española en dos Estados distintos e independientes. La otra vía sería ganarse el apoyo de Ciudadanos, aunque en ese caso no cabe hablar de una alianza de izquierdas, sino de centroizquierda, algo que no satisface a los portavoces de Podemos e IU.

Gaspar Llamazares considera que la política española no se degrada con una tercera convocatoria electoral (tres en un año), sino permitiendo la formación de un gobierno del PP. En política caben todas las opiniones, pero sólo hay que darse una vuelta por la calle para ver que a la inmensa mayoría de la población no le preocupa que siga Rajoy, aunque a la mitad de la gente no le guste nada, sino que se prolongue la situación de interinidad con elecciones en diciembre. Estoy convencido de que las combinaciones de escaños para hacer presidente a Pedro Sánchez causan más temor o desagrado que entusiasmo.

Ver Post >
LAS OPINIONES DE JAVIER FERNÁNDEZ
img
Juan Neira | 06-09-2016 | 16:32| 1

En la inauguración de la Escuela de Verano de UGT, Javier Fernández aludió al bloqueo político que sufren las instituciones españolas con 300 días de Gobierno en funciones. El presidente del Principado considera que las maniobras dilatorias en el Congreso de los Diputados para elegir presidente son un juego peligroso que puede avocarnos a la tercera convocatoria electoral. El secretario general de la FSA considera descartada cualquier alianza del PSOE con las formaciones independentistas catalanas, como Esquerra Republicana de Cataluña (9 diputados) y Partido Demócrata Catalán (8 escaños). Javier Fernández criticó la moda política de proponer consultas populares para decidir sobre asuntos que les competen a los representantes del pueblo. Estima que no pasan de ser un subterfugio para ratificar posturas ya decididas por los órganos de gobierno.

Sobre el atasco institucional, las opiniones del presidente asturiano concuerdan con las que tiene la mayor parte de la población. Sólo los núcleos más ideologizados de la ciudadanía prefieren mantener el pulso partidario por el poder que llegar a una fórmula de entendimiento para recuperar la normalidad institucional. Para la mayor parte de la gente (¡sí, Pablo, la gente!) la prioridad es evitar la disolución de Las Cortes con las consiguientes elecciones a final de año. Hay un plazo de 55 días para llegar a un acuerdo y no puede frustrarse esta oportunidad. Tenía razón Rajoy cuando dijo el otro día en el Parlamento que la repetición electoral la pagaríamos muy caro los españoles. El verdadero obstáculo para retomar la normalidad estriba en que Pedro Sánchez tendría que pagar un alto precio por llegar a un acuerdo con el PP, ya que perdería la Secretaría General del PSOE. Las conveniencias del líder están por encima de los intereses de su partido y de los de España. Los que consideran que el PSOE sale ganando con unas terceras elecciones nos están diciendo algo tan extravagante como que los socialistas salen beneficiados con una subida de escaños del PP. No es una conjetura, es una realidad, ya hemos visto el pasado 26 de junio el efecto que tiene la repetición electoral.

Espero que Javier Fernández, a lo largo de este mes de septiembre, en el momento que considere más adecuado, hable alto y claro sobre la estrategia de Pedro Sánchez. A los 68 años, y con cuatro años al frente del Principado, está en condiciones de hablar con absoluta libertad.

Ver Post >
SORIA, EL ÚLTIMO ERROR
img
Juan Neira | 05-09-2016 | 16:55| 1

El nombramiento de José Manuel Soria como director ejecutivo del Banco Mundial, a propuesta del Gobierno de España, es una torpeza de Mariano Rajoy sin paliativos. Cuando la política española está en unas semanas críticas, en las que se juega la investidura de un presidente (puesto al que opta Rajoy) o la nueva convocatoria de elecciones generales, conceder esa canonjía (226.000 euros netos al año) a un político que tuvo que renunciar a todos los cargos por tener una empresa familiar en un paraíso fiscal es un gesto retador que solivianta a toda la clase política y provoca el rechazo de la opinión pública.

No sé si Rajoy se habrá enterado, pero la lucha contra la corrupción es una asignatura pendiente del PP y de su Gobierno, así que el mensaje que se lanza poniendo en un puesto relevante a un amigo personal del presidente, que tuvo el cuajo de mentir a todos los españoles sobre las responsabilidades que había desempeñado en la empresa familiar, es desmoralizador. El aislamiento del PP y de Rajoy en el Parlamento tiene como causa fundamental los escándalos de corrupción que estallaron en el mandato, empezando por los papeles de Bárcenas. Objetivamente le interesaba a Rajoy actuar con toda pulcritud, algo que choca con la promoción de su amigo. Decir que el cargo tiene un perfil funcionarial, ajeno completamente a la política, es sencillamente ridículo. No hay nadie, salvo Rajoy y Luis de Guindos (el ministro que gestionó este asunto), que considere que ser director general del Banco Mundial es una cosa de escalafón, sin que medie la confianza política depositada por el Gobierno en la persona elegida. De no ser así, no se entendería el modo de proceder en el nombramiento: hicieron pública la decisión a las nueve de la noche del pasado viernes, una vez concluida la segunda votación del debate de investidura. Sabían perfectamente que el nombramiento iba a irritar a toda la clase política, incluidos amplios sectores del propio PP, pero siguieron adelante con su plan.

Desde el PP se insiste en que Rajoy no renuncia a nada; continúa dispuesto a seguir peleando por ganar la Presidencia del Gobierno en los dos meses escasos de tiempo útil que quedan para elegir un presidente, pero con actuaciones como la promoción de José Manuel Soria tira piedras contra su propio tejado. Un gobierno en funciones presidido por un político rechazado por la Cámara no está en condiciones de actuar con prepotencia.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Últimos Comentarios

joseterente_6643 21-10-2016 | 18:07 en:
COMPLEJO DE CULPA
joseterente_6643 21-10-2016 | 18:05 en:
COMPLEJO DE CULPA

Otros Blogs de Autor