El Comercio
img
UN INTRUSO EN LA CASA BLANCA
img
Juan Neira | 10-11-2016 | 21:45| 0

El triunfo de Donald Trump ocupa toda la actualidad. A su lado, el culebrón de la política española –bloqueo institucional- y las miserias de la escena asturiana son anécdotas insignificantes en nuestras vidas. Como en la televisión se aprecia todo, la cara de los tertulianos españoles reflejaba la consternación. A partir de ahí, hay curiosamente más interés por saber por qué los americanos optaron por un tipo excéntrico, ajeno al cotarro de la política, empresario de dudosa reputación y abiertamente machista, que avizorar qué medias políticas va a poner en práctica.

Trump tiene muchas características que lo individualizan y distinguen del resto de candidatos a ocupar la Casa Blanca. Ahora bien, el triunfo de Trump se inscribe en una etapa de las democracias occidentales en que el oficialismo, el convencionalismo, las apuestas clásicas y las respuestas de siempre son rechazados por los mismos que las apoyaban hasta hace unos años. Las urnas de Trump son las del Brexit. La crisis económica de 2007 deja productos tóxicos en la superficie diez años más tarde. La rabia de Podemos es la misma que la de los votantes de Trump. Se dice que son las víctimas de la globalización. Acepto esa consideración, siempre que se diga que la globalización crea mucho más empleo del que destruye, aunque la risa va por barrios: En China o la India salieron del hambre más de mil millones de personas, mientras que en España se empobrecieron tres millones de trabajadores.

Ahora bien, tras el triunfo de Trump hay materiales eternos, como la xenofobia o el racismo, como la admiración por el prototipo de hombre fuerte, duro, avasallador, como el reflejo defensivo de los recién instalados ante los que quieren imitar su itinerario –muchos hispanos no quieren que lleguen otros hispanos-, como la genuflexión intelectual de gran parte de la sociedad ante las soluciones simplistas. Horas después del triunfo descubren los desorientados observadores que muchísimas mujeres votaron a Trump, pese a sus comentarios sobre ellas. Sí, la vida es así. Siempre se dijo que la sonrisa de Jacqueline le dio la Presidencia de EE.UU a Kennedy; de la misma manera la belleza de Melania Knauss colaboró en la victoria de Trump ¿O es que las mujeres suman para los candidatos demócratas y restan para los republicanos?
Algo más: frente a Trump estaba el establishment, pero sin un candidato creíble. Hillary Clinton era un personaje del pasado.

Ver Post >
LOS RADICALES Y LOS FERNÁNDEZ
img
Juan Neira | 09-11-2016 | 20:49| 0

El discurso inicial del presidente del Principado, en la víspera, cargó de razones a Emilio León (Podemos) para construir una intervención dura contra el Gobierno socialista. Javier Fernández había descalificado a Podemos, sin andarse con paños calientes, y el portavoz del partido morado metió el dedo en llaga del líder socialista al mostrar la contradicción que supone señalar, desde Oviedo, que uno de los obstáculos que tiene Asturias para progresar reside en la falta de inversión del Estado, mientras, desde Madrid, facilita el segundo mandato de Rajoy. La refriega parlamentaria mostró a las claras que la distancia entre PSOE y Podemos es aún más grande ahora que al principio del mandato, no siendo ajeno a ello el papel jugado por Javier Fernández en la crisis del PSOE. Gaspar Llamazares criticó la postura del presidente del Principado en la política nacional, afeándole, igualmente, la falta de liderazgo en Asturias. La mayoría de izquierdas en el Parlamento regional es puro espejismo, porque los tres grupos no coinciden ni en el discurso ni en las políticas concretas. Ninguno quiere forzar la ruptura cuando no se han presentado, todavía, el proyecto de presupuestos para 2017, pero los tres grupos saben que los veintiocho diputados votarán divididos las cuentas del próximo año. No creo que haya sincera voluntad de acuerdo por parte de nadie, ya que carece de sentido abrir fuego cuando se pretende, supuestamente, firmar la paz.

Mercedes Fernández se atuvo al guión ideológico de la derecha, con críticas hacia la política fiscal confiscatoria, la educación dirigista, etc. Recordó el peso muerto que supone para los asturianos el ineficiente sector público. Los dos “Fernández” de la política asturiana tienen personalidades opuestas. A la lideresa popular le interesan los titulares, mientras que el presidente socialista es un atento lector de la letra pequeña. Ambos se explayaron sobre el Impuesto de Sucesiones, pero parecía que hablaban de tributos distintos. Cherines quiere pacto, mientras Javier Fernández huye del PP asturiano. Veremos si en el pleno de los presupuestos la lideresa se adhiere al proyecto socialista.

Cerraron el debate Cristina Coto (Foro) y Nicanor García (C’s). Coto recuperó el “furgón de cola” para describir Asturias y puso cifras al pufo de la Zalia, Sogepsa y Sedes: 696 millones. García criticó la gestión continuista y pidió mirar hacia el centroderecha.

Ver Post >
LA QUIMERA DEL PACTO
img
Juan Neira | 08-11-2016 | 22:43| 0

El debate sobre el estado de la región se inició con la intervención del presidente del Principado. Un territorio tan chequeado como el nuestro, tan sometido a dictámenes desde la primera reconversión industrial de los primeros años ochenta del siglo pasado hasta el presente, no deja resquicio para la sorpresa. Todos los discursos, desde los más brillantes hasta los más anodinos, son bien conocidos. Antes de darnos su versión sobre la coyuntura asturiana, Javier Fernández entró en la arena de la política de partido y dijo que en la Junta General del Principado había una sobrada mayoría absoluta de izquierdas, compuesta por 28 escaños del PSOE, Podemos e IU, y que las culpas de no haberse transformado en una mayoría de gobierno estaban repartidas de forma desigual, recayendo el grueso de las mismas en los diputados de Podemos, que habían tratado de aislar (cordón sanitario) a los socialistas. Es indudable que Podemos llegó con todo el recelo del mundo al debate de investidura, debido a hechos controvertidos como los sobrecostes en la ampliación de El Musel, entre otros. Ahora bien, partiendo de esa base interesa saber si los socialistas hicieron todo lo humanamente posible para alcanzar el pacto o trataron de llegar al acuerdo utilizando los moldes de los pactos con IU, que no sirven para los nuevos interlocutores.

Sobre la situación económica, Javier Fernández mostró los datos del crecimiento de PIB, el descenso de las cifras del paro y el aumento del número de cotizantes a la Seguridad Social, para concluir que Asturias está plenamente enganchada a la recuperación. Un crecimiento del 3,1% del PIB es una buena noticia. Claro que la mejoría de la economía española repercute en nuestra región. Es indudable que estamos sensiblemente mejor que en 2013. Otra cosa distinta es negar que la etiqueta, “furgón de cola”, se pueda endosar a Asturias dentro del conjunto de las comunidades autónomas. El propio Javier Fernández reconoce que en el periodo, 2008-2015, fue el territorio que tuvo un peor comportamiento del PIB. Los datos de la deuda y el déficit le sirvieron al presidente para criticar el discurso de la oposición, siempre pidiendo más gasto y lamentado el crecimiento de la deuda. Le asiste toda la razón. Faltó una reflexión sobre el fuerte incremento de la deuda.

Terminó su discurso pidiendo un acuerdo entre las izquierdas, pese a ser consciente, como dijo, del divorcio entre deseos y realidad.

Ver Post >
VUELTA AL DEBATE REGIONAL
img
Juan Neira | 07-11-2016 | 23:01| 0

La semana se inicia con el discurso de Javier Fernández en el debate sobre el estado de la región. Tras largos meses de batalla parlamentaria en Madrid, a cuenta de la investidura del presidente del gobierno, pasamos sin tregua a la discusión en la Junta General del Principado sobre la problemática asturiana. Se trata de un debate de orientación política, pero en la práctica consiste en un cuerpo a cuerpo entre el presidente y los portavoces parlamentarios, en el que el primero muestra el apreciable progreso asturiano y los segundos se extienden sobre el estancamiento o retroceso de nuestra comunidad autónoma. La dialéctica del pleno es muy similar a la de los debates de investidura, sin que esté en juego la confirmación o el rechazo de ningún cargo institucional. Las resoluciones que se aprueban después del debate son anecdóticas, pero el debate dista de ser trivial porque se aprecian las razones de unos y de otros, y sobre todo se visualizan los apoyos de los que goza el Gobierno o la soledad que padece.

El pleno se celebra, habitualmente, a finales del mes de Octubre, aunque en esta ocasión se retrasó en vista de su coincidencia con la investidura de Rajoy, a la que debía asistir Javier Fernández, dadas las responsabilidades políticas que asumió al presidir la comisión gestora del PSOE. Lo sucedido en el pleno de la investidura tendrá influencia en la Junta General del Principado, al sentirse IU desairada por la postura tomada por los socialistas de abstenerse ante la candidatura de Rajoy. Hasta la fecha, IU era el único aliado con que contaban los socialistas en el Parlamento asturiano, y ahora va a marcar distancia con el Gobierno regional. Previsiblemente, el resto de fuerzas se mantendrán en sus tesis, aunque hay dudas razonables sobre lo que diga y haga el PP. Rajoy es presidente gracias al PSOE, y en la decisión de abstenerse tuvo influencia la opinión de Javier Fernández, como presidente de la comisión gestora. El presidente del Principado expuso a los miembros del grupo socialista en el Congreso de los Diputados que la alternativa a la abstención eran las terceras elecciones generales, lo que a su juicio era una pésima decisión para España, con el añadido de aumentar la representación parlamentaria del PP. Los grupos de izquierdas no le van a perdonar a Javier Fernández su intervención en la crisis del PSOE. Ahora bien, el PP debería ser consciente del gesto realizado y modular la respuesta.

Ver Post >
HABLEMOS DEL GOBIERNO
img
Juan Neira | 06-11-2016 | 16:32| 0

La formación del gobierno es una competencia indelegable del presidente. Felipe González hacía alarde de autonomía a la hora de escoger los miembros del gabinete, al declarar que no le comunicaba nada al partido. El primer éxito de un presidente pasa por evitar la filtración de los nombres.
Jefes de gobierno y entrenadores de fútbol coinciden en una tarea fundamental: decidir la alineación de su equipo. En ambos casos se eligen nombres entre la plantilla. En el caso de la política, la plantilla son los afiliados del partido. Los escogidos están, o deben estar, en relación con los objetivos que se proponen. También influyen razones internas del club –la famosa política de club- o de partido, aunque nunca se explicitan.
Mariano Rajoy se atuvo al primer postulado: formó la alineación del nuevo gobierno con gente de la casa. Siete ya estaban en el Ejecutivo, y otros seis ficharon para los próximos cuatro años, sin que ese plazo sea de obligado cumplimiento: si lo hacen mal pueden perderán antes la titularidad del cargo. Resulta problemático realizar un juicio sobre el acierto de las opciones tomadas, máxime cuando todavía no se pusieron a gobernar.
Ante la imposibilidad de anticipar sus decisiones, pensemos en los objetivos del mandato para tener una pista sobre la idoneidad de las personas elegidas.
LOS RETOS
Si la primera legislatura de Rajoy estaba marcada por el signo del ajuste fiscal, ahora son otros los retos, sin que ello suponga desatención hacia el cuadro de variables macroeconómicas. Hay que hacer frente a la quiebra del sistema de pensiones y al desafío independentista en Cataluña. También toca negociar otro modelo de financiación autonómica, asunto que está conectado a la crisis política catalana. Dejo para el final la reforma de la Constitución, una cuestión que tal vez Rajoy se resista durante algún tiempo a abordar, aunque si logra la aprobación de los presupuestos de 2017 y consensua algunas leyes, tendrá que abrir el melón de la reforma constitucional si quiere que su mandato dure tres o cuatro años.
¿Qué ministros hacen falta para esas tareas? El propio Rajoy señaló que es preciso contar con personas dispuestas al diálogo y al pacto. Ahora bien, esas son actitudes, no capacidades. Vamos encaminados a un mandato caracterizado porque las decisiones se tomarán en el Parlamento. El Consejo de Ministros se atendrá al guion parlamentario, así que hacen falta ministros con peso político, carácter aguerrido, solvencia dialéctica y acusado pragmatismo. ¿Los trece nombres de Rajoy son adecuados para el trabajo requerido?
El presidente acertó en el área económica, porque por encima de cualquier otra consideración, la gestión fue brillante. Es lógico que haya prolongado el contrato a Luis de Guindos, Cristóbal Montoro y Fátima Báñez. Sobre este particular todos los días asistimos a un generalizado malentendido, al asociar esos nombres con recortes de gasto. Las cifras de Eurostat sitúan a España como la economía que más crece entre los grandes países europeos y la que crea más empleo, durante los dos últimos años. Esto es un hecho. Las opiniones son muy respetables, pero las cifras son sagradas.
Si hablamos de recortes, el campeón europeo de los recortes es el gobierno griego de Syriza. No creo que Alexis Tsipras sea un apóstol del neoliberalismo, pero los acreedores son muy recelosos. Los recortes dictados por la Comisión Europea resultan de obligado cumplimiento, con independencia de que el presidente se llame Tsipras, Rajoy o Pablo Iglesias.
Sustituido García-Margallo, cuesta encontrar ministros de peso político para batallar con la oposición. Que nadie piense en De Cospedal, porque su capacidad para argumentar y convencer quedó demostrada cuando asumió la defensa política del PP en el caso de los papeles de Bárcenas. Provocaba bochorno ver a una abogada del Estado exponer razonamientos jurídicos hilarantes acompañando un discurso político endeble.
El portavoz, Méndez de Vigo, difícilmente va a ser un bastión del Ejecutivo, cuando no supo hacer nada por defender la Lomce, como ministro de Educación, ni siquiera en su versión descafeinada. Podrá transmitir los acuerdos del Consejo de Ministros, pero dudo de su aptitud para la disputa parlamentaria.
JÓVENES
El Gobierno del PP tiene el flanco económico bien cubierto y para todo lo demás cuenta con Soraya Sáenz de Santamaría. La vicepresidenta fue muy eficaz en la primera legislatura, pero entonces contaba con un arma muy poderosa, 186 escaños, mientras que ahora se batirá en minoría.
Rajoy tenía personal en casa para armar un equipo con más peso político, pero no quiso tirar de la cantera. Algo parecido le pasó a Del Bosque en Brasil. Quiere a los jóvenes dando ideas en el partido, que es tanto como decir que le gustan quietecitos, sin hacer nada, alejados del poder.
Pablo Casado, Javier Maroto o Andrea Levy significaban la llegada de la renovación al Gobierno del PP, en un momento que procede hacer gestos visibles de ruptura con la corrupción, y con la ventaja añadida de aportar un cambio generacional que conecta con Albert Rivera, la cúpula de Podemos y los líderes socialistas (Susana Díaz y Pedro Sánchez). Se impone el realismo: no le pidamos imposibles a Rajoy.

Ver Post >
PALABRAS VACÍAS
img
Juan Neira | 05-11-2016 | 16:42| 0

El ceremonial del nuevo gobierno se cumplió punto por punto: expectación ante los nombres, desilusión por la elección del presidente del Gobierno, vacuidad en las primeras declaraciones, críticas duras de la oposición, jura de cargos y foto de familia. La originalidad estriba en que, en esta ocasión, la liturgia llega con más de 300 días de retraso. Los juramentos ganaron por goleada (11 a 2) a las promesas, cosa que no ocurría cuando gobernaban los socialistas. Subrayo esta circunstancia porque profesar la fe católica es una de las mayores diferencias que hay, en España, entre un gobierno nominalmente de derechas y otro nominalmente de izquierdas. Luego, los parecidos son tan grandes como en el resto de países europeos, cosa que molesta especialmente a los socialistas.

Javier Fernández, como líder provisional del PSOE, ha mostrado su desconfianza hacia la capacidad de diálogo y flexibilidad del nuevo Gobierno. Albert Rivera, por su parte, ha dicho que Rajoy eligió los ministros pensando más en el partido que en el país. En Podemos, con la casa revuelta por culpa del pelotazo dado con el piso de Alcobendas, hay unanimidad en rechazar al plantel de ministros; les parece continuista y hablan ya de recortes en vista de los nombres elegidos. Estamos ante un puro ritual ¿Podría decirnos la oposición qué dirigentes del PP hubieran merecido la etiqueta de dialogantes, progresistas y majos, de haber sido elevados a la dignidad ministerial? Sea cual fuera la elección de Rajoy, todos los grupos hubieran dicho que no se podía esperar nada de ellos. ¿Hubiera preferido la oposición que José Manuel García-Margallo, Jorge Fernández Díaz y Pedro Morenés permanecieran en sus puestos? No. En realidad, los líderes opositores sólo estarían conformes con ministros de su propio partido en un gobierno presidido por ellos. Acabáramos.

Rajoy dio orden de pactar y dialogar mucho con la oposición. Me parece muy bien, pero esa orientación política, de carácter estratégico en cualquier gobierno, recae fundamentalmente en el presidente. En el caso concreto del flamante Ejecutivo del PP, podemos extender esa responsabilidad a la vicepresidenta, que es la que lleva el día a día de la mayoría de los ministerios ¿Alguien piensa que Dolores Montserrat puede pactar con la Generalitat de Puigdemont, por el hecho de ser catalana? En realidad, Rajoy dice palabras amables como colofón a un ritual litúrgico.

Ver Post >
CUATRO FIJOS Y EL RELLENO
img
Juan Neira | 04-11-2016 | 21:26| 0

Mariano le hizo caso a Rajoy al optar por una solución continuista a la hora de formar Gobierno. Los que hablaban de gran remodelación del Ejecutivo, con entrada de gente joven y perfiles dialogantes, se han llevado un chasco. Cada vez que el presidente se pone delante de un micrófono saca a relucir las cifras del empleo, la Seguridad Social o el PIB. Para Rajoy la brega de su Gobierno se condensa en el cuadro macroeconómico del Estado. Por eso abordó el cambio con la mirada puesta en los cuatro inamovibles: Luis de Guindos, Cristóbal Montoro y Fátima Bañez; digo cuatro porque hay que sumar a Soraya Sáenz de Santamaría, auténtica garantía de que las decisiones económicas lleguen al destino deseado y no queden extraviadas por los pasillos de la Administración. El resto del Gobierno a Rajoy le importa menos o mucho menos.

Por razones difíciles de explicar se empeñó en meter a Dolores de Cospedal en el Ejecutivo y le dio la única cartera que le podía dar sin variar los equilibrios del equipo ni menoscabar el poder de Sáenz de Santamaría. Por eso es la titular de Defensa, conservando el puesto de secretaria general del PP. El resto fue cosa de cubrir huecos o confirmar lo que ya había. Prueba de lo primero es la entrada de Zoido en el Ministerio del Interior e Isabel Tejerina, en Agricultura, ejemplifica lo segundo. El hueco de un amigo como Soria lo cubrió con Álvaro Nadal, un estrecho colaborador. El vacío dejado por Pastor en las obras públicas quedó solucionado con un ingeniero de caminos, como Íñigo de la Serna. Es la nota positiva para Asturias: un hombre que trazó los planos de la autovía minera y pateó los tajos de la región. Sabe lo que supone para Asturias la variante de Pajares, porque Cantabria, como nosotros, carece de alta velocidad. Hace unos días, en el encuentro con los alcaldes de Bilbao, Santander y Gijón, comentaba con envidia los 21 millones recibidos por la villa de Jovellanos del Fondo Europeo de Eficiencia Energética, al que Santander no tuvo acceso y tuvo que apañarse con menos de la cuarta parte de dinero para hacer lo mismo. Hablamos el mismo lenguaje.

Cesado Margallo, no hay ningún ministro para la negociación política con otros grupos ni con Cataluña (Dolors Montserrat es para otra cosa). Tampoco dio entrada a ninguno de los jóvenes (Casado, Levy, Maroto). Y puso un portavoz, Méndez de Vigo, nacido para ceder ante el rival. Todavía quedan por el suelo algunos trocitos de la Lomce.

Ver Post >
PISO EN ALCOBENDAS
img
Juan Neira | 04-11-2016 | 21:18| 0

Parece que el presidente Rajoy quiere someter a una cura de imagen al Ejecutivo cambiando el nombre de los ministerios y poniendo al frente de los mismos a personas competentes para reforzar los logros económicos, recuperar el perfil social y negociar con la Generalitat catalana. El tiempo dirá si la mudanza de imagen y estilo se acompaña con una variación sustancial de la línea política.

No es fácil hacer pronósticos con Rajoy por el medio, un hombre misterioso que toma, frecuentemente, la palabra con el único propósito de despistar a sus interlocutores y capaz de disociar rostro e imagen de sus verdaderos propósitos. Ruiz Gallardón le creyó y quedó colgado de la brocha, debiendo abandonar precipitadamente el Ministerio de Justicia. Lo había nombrado ministro para verlo dimitir y quitarse de encima el único competidor que tenía en la dirección del partido, con la excepción de Esperanza Aguirre. En el otoño de 2010, Cascos se dio cuenta de los planes que albergaba Rajoy para Asturias, y planeó en secreto el nuevo partido y la estrategia. Por eso Rajoy quedó sorprendido cuando tras nombrar a Pérez Espinosa como candidata autonómica comprobó que Cascos dejaba el carné del PP e iniciaba la escalada al poder.

Mientras se decide Rajoy es interesante comprobar la hazaña inmobiliaria de Ramón Espinar, el hombre de Pablo Iglesias para Madrid. Siendo chico compró un piso en Alcobendas, con un supuesto préstamo de sus padres. A los nueve meses lo vendió por el precio máximo autorizado logrando una plusvalía de 30.000 euros. En la España del ‘boom’ inmobiliario a eso lo llamaban pelotazo. Pero como el protagonista es de Podemos dijo que nada de especulación, que lo había comprado para vivir, pero como comprobó que su sueldo estaba por debajo de la letra del piso lo puso a la venta. ¿Conocen ustedes a muchos estudiantes universitarios que compren piso por su cuenta? ¿Y de los que conocen cuantos enajenan la propiedad a los nueves meses embolsándose un jugoso beneficio? Si esa aventura inmobiliaria la hubiera hecho un dirigente del PP o del PSOE, a estas alturas estaría todo el mundo agregándolo al serial de la Gürtel, de Púnica, de las regulaciones de empleo andaluzas, etcétera. Pero no, señores, es el líder de la revolución madrileña. Ahora ya entiendo por qué Gabino de Lorenzo, al empezar la campaña de las elecciones generales de 2008, dijo esta premonitoria frase: «Tarzán y su… madre buscan piso en Alcobendas».

Ver Post >
EL RETRASO DEL TÚNEL
img
Juan Neira | 02-11-2016 | 17:02| 0

Lo más urgente que tiene ante sí el futuro gobierno de Rajoy es responder a las demandas planteadas desde la Unión Europea. Hasta el presente la espera se podía justificar con el bloqueo institucional, pero a partir de ahora ya no hay excusas, debiendo el Ejecutivo indicar de qué forma se pueden nivelar los ingresos y gastos en 5.000 millones de euros. El acierto de los gobiernos se mide en la gestión, repleta de distintas decisiones diarias que no tienen nada de heroicas. Sin embargo, en el debate político español la gestión se subestima y sólo interesan las grandes propuestas. Durante diez meses, con dos campañas electorales incluidas, se criticó con dureza el balance del Ejecutivo del PP durante los cuatro años anteriores, de ahí que los partidos de la oposición, con distinto acento, hayan puesto el énfasis en las llamadas reformas.

Ciudadanos (C’s) es el partido qué ha hecho más hincapié en la necesidad de introducir reformas. Albert Rivera siempre asocia en sus discursos gobernar con reformar. En ocasiones, ha dicho que C’s ha venido a la política para realizar reformas en la Educación, la gestión sanitaria, los organismos reguladores de la economía, las leyes electorales, los contratos de trabajo, el Consejo General del Poder Judicial, el modelo energético, el sistema de financiación autonómica y un largo etc. No le quito importancia a las reformas que se anuncian, pero hay otras cosas muy urgentes, en las que nos jugamos el futuro, que corresponden a decisiones de gestión que no son fáciles de tomar.

Ciudadanos va a presionar al Gobierno para que el pacto alcanzado con el PP, en agosto, sea la hoja de ruta del mandato. Creo que es un documento importante, que debe tenerse en cuenta, pero no es exactamente una guía de actuación para el Gobierno. En el reciente debate de investidura, en medio del enorme lío organizado con los socialistas, Rajoy eludió especificar, con el calendario en la mano, las medidas que se iban a acometer. Ciudadanos, con las propuestas del pacto encima de la mesa, va a exigir que la variante de Pajares se abra en el año 2017. Los retrasos acumulados son desesperantes, pero no creo que la inclusión de la obra en el pacto de investidura sirva para adelantar su ejecución. A lo mejor si el presidente de la comisión gestora hace oír su voz, la cosa cambia y se ponen más millones en el presupuesto. Para acelerar la finalización de la variante es fundamental el papel del Principado.

Ver Post >
SÁNCHEZ SE QUITA LA CARETA
img
Juan Neira | 01-11-2016 | 21:07| 0

Mientras Rajoy valora los perfiles del nuevo Gobierno, el PSOE sigue bajo el foco de la actualidad. La dirección del grupo parlamentario ha abierto expediente disciplinario a los quince diputados que votaron no en la segunda sesión del debate de investidura, contraviniendo la decisión de abstenerse del Comité Federal. Las críticas al expediente carecen de consistencia, porque en caso de que el comité de disciplina no tomara ninguna medida después del escándalo provocado con la división del grupo parlamentario, lo más sensato sería que optara por disolverse, dejando que a partir de ahora cada diputado vote del modo que considere más oportuno. Resta por saber qué castigo se aplicará, ya que la multa económica que se contempla en el reglamento socialista es francamente ridícula, al oscilar entre los 200 y 600 euros.

El PSOE sigue en el candelero tras las duras declaraciones realizadas por Pedro Sánchez en televisión. Nunca fue tan sincero el exsecretario general del PSOE como en la noche del domingo en horario de máxima audiencia. Es la primera vez que señaló a Podemos y a los independentistas catalanes como auténticos socios de referencia. Hacia el partido de Pablo Iglesias, el dirigente socialista se expresó en los mismos términos que lo hacían los camaradas de IU hace unos meses: “debemos trabajar codo con codo con Podemos”. Sánchez reconoció que se había equivocado con la formación morada, al haberlos tachado de populistas. Y que no había sabido valorar el movimiento de gente joven que hay detrás de las pancartas de Podemos. Con estas declaraciones prepara las condiciones para que las agrupaciones socialistas trabajen coordinadamente con los círculos de Podemos. No contento con esa declaración, Sánchez afirmó que también se había equivocado cuando aceptó que los barones autonómicos establecieron un veto para impedir que negociara con los independentistas catalanes. No obstante dijo que había hablado con ellos, y que en el futuro hay que negociar con los independentistas. Para que no haya dudas afirmó que Cataluña y el País Vasco son naciones, algo que nunca había afirmado un secretario general del PSOE.

Desde estas líneas hemos dicho repetidamente que la alianza con Podemos y los independentistas catalanes era la hoja de ruta oculta de Pedro Sánchez, que pondría sobre la mesa en otoño. Fuera del poder se ha quitado la careta. Las bases ya saben lo que hay detrás del no es no.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Últimos Comentarios

Etiquetas

Otros Blogs de Autor