El Comercio
img
ANÁLISIS REALISTA
img
Juan Neira | 27-10-2016 | 21:37| 0

Mariano Rajoy inició en la tarde de ayer el debate de investidura con la intervención que pedía la ocasión: unas palabras pacíficas, tono humilde, reivindicación de la obra realizada, continuas alusiones a la necesidad de pacto, hasta el punto de que podrían entenderse como una súplica a la oposición para que asuma las tareas de la cogobernabilidad.

El hasta ahora presidente en funciones del Gobierno entendió perfectamente el marco en que va a moverse el próximo Ejecutivo y la minoría parlamentaria del PP en el presente mandato. Rajoy, como buen leptosomático, es una persona introvertida, fría (no significa que sea insensible), capaz de tomar distancia con los hechos para ver las cosas con perspectiva. Sabe que tiene una papeleta muy difícil, que la legislatura corre el peligro de quedar varada en las arenas del sectarismo partidario, pero asume que esas son las condiciones de su segundo mandato y no otras.

En vez de embellecer artificialmente el escenario donde tiene que trabajar, para generar entusiasmo, optimismo y buen rollo, hizo una descripción realista, aunque vaya en detrimento de la causa que tiene que defender: «tengo muy claro que dada la composición de la Cámara y con los apoyos previsibles, el Gobierno que pretendo formar puede estar muy lejos de cumplir las condiciones de solidez, gobernabilidad y estabilidad que yo reclamaba en el pasado debate de investidura».

No recuerdo a ningún político que antes de haber formado gobierno ya anticipe que será frágil e inestable por las condiciones que le rodean.

El candidato a presidente reconoció que la situación es inédita. Algo fácil de comprobar porque es la primera vez que los dos grandes partidos colaboran para hacer gobernables las instituciones. No se pueden hacer planes a medio o largo plazo, ya que no hay cimientos para ello. Rajoy anunció que va a construir una mayoría que posibilite la gobernabilidad, día a día, adaptando la famosa fórmula de Diego Simeone (partido a partido) a la política española.

Rajoy asumió las condiciones del pacto firmado con Albert Rivera el pasado verano. Está dispuesto a negociar con todos los grupos de oposición, sin distinciones ideológicas, las cuestiones más importantes de la agenda política: pensiones, reforma laboral, educación, financiación autonómica y el desafío del independentismo catalán.

Sin lugar a dudas, lo más fácil para Rajoy hubiera sido dejar pasar esta semana y una vez agotado el plazo para elegir presidente, ir a unas elecciones anticipadas, con el socialismo en estado comatoso, y ampliar su ventaja parlamentaria. Sin embargo, optó por lo más razonable desde la perspectiva de los intereses generales. No podemos saber si algún día se arrepentirá de ello. Ahora nos queda por ver la respuesta de los grupos de oposición, que en este mandato van a tener más influencia que nunca.

Ver Post >
MAYORÍA Y MINORÍAS
img
Juan Neira | 26-10-2016 | 20:46| 0

Va a dar comienzo la sesión de investidura de Rajoy. Es la tercera vez en siete meses que se pone en funcionamiento el ceremonial institucional con la ronda de entrevistas del Jefe del Estado con los dirigentes de los partidos. Una secuencia que termina con la votación, a viva voz, de los miembros del Congreso de los Diputados. En las dos ocasiones anteriores –Sánchez en marzo y Rajoy en agosto- la Cámara rechazó el intento de ambos candidatos. Ahora todo está preparado para que termine felizmente. En la primera votación el PSOE se sumará al “no” de la oposición, y en la segunda se abstendrá. Ciudadanos votará a favor. Entre los tres grupos, PP, PSOE, Ciudadanos, tienen más del 70% de los diputados de la Cámara baja, así que el rechazo apenas superará el 27% de los escaños, sin embargo, tal parece que el Parlamento y el país están divididos en dos grupos de parecida dimensión.

Hay razones de peso que colaboran a extender esa sensación. El proceso para investir un presidente fue extraordinariamente largo, dando paso al escepticismo entre la opinión pública. El semáforo no se puso verde hasta última hora, en una sesión del Comité Federal con ribetes dramáticos. Para crear más zozobra, los diputados socialistas que forman parte del bando del rechazo quieren convertir la derrota en victoria, y piden que se les permita mantener el no; sugieren que les imite el grueso del grupo parlamentario con la excepción de 12 diputados que se abstendrían para permitir la investidura de Rajoy. Una tomadura de pelo en toda regla que hace caso omiso del mandato del Comité Federal, rompe la disciplina del partido y deja a la comisión gestora a los pies de los caballos, convertida en hazmerreír de todo el mundo, en el hipotético caso de que diera licencia a tan rocambolesco proceder. Y eso que tan ingeniosos parlamentarios se consideran parte del grupo de socialistas ortodoxos, dispuestos a mantener las esencias del partido. A partir de ahora los temas sometidos a votación se convertirán en cuestión de conciencia, y cada uno hará lo que le da la gana. ¡Viva el socialismo libertario!

El 27% de los escaños aparentan ser mayoría porque están distribuidos entre muchos grupos pequeños, cada uno con su correspondiente portavoz, y dando ruedas de prensa transmiten la imagen de una mayoría holgada. Ocurre lo mismo que con los extras en las películas de romanos: son cuatro, pero como no paran de dar vueltas, parecen un ejército.

Ver Post >
MISIÓN IMPOSIBLE
img
Juan Neira | 25-10-2016 | 21:22| 0

Rajoy ha manifestado su disposición a negociar todo el programa de legislatura con el PSOE. Está dispuesto a reformar la Lomce, la Ley de Seguridad Ciudadana (más conocida como “ley mordaza” que fue aprobada por los votos del PP, Unión del Pueblo Navarro, Foro Asturias y Coalición Canaria) y no descarta reformar la Constitución. Una declaración de intenciones de alcance.

Bien es cierto que en el caso de Rajoy, del dicho al hecho hay un trecho, porque es conocida su capacidad para delegar en otros miembros del Gobierno cualquier compromiso, y su afición a dejar enfriar los temas. El mejor ejemplo de esto último es su “tancredismo” ante el desafío catalán, que hasta ahora lo ha despachado pidiendo al Tribunal Constitucional que se moje. Hecha la salvaguarda, hay que reconocer que la propuesta encaja perfectamente con su oferta de gobierno de gran coalición que lleva puesta encima de la mesa desde las pasadas Navidades. Si dejamos a un lado los intereses de los partidos políticos, una legislatura guiada por el diálogo permanente entre los dos grandes grupos podría ser beneficiosa para los españoles. La alternativa a esta política es un mandato organizado en torno a sucesivas declaraciones de los portavoces parlamentarios, llenas de autojustificaciones y cargadas de ataques a los rivales. Una forma lamentable de perder el tiempo, algo para lo que ya nos hemos entrenado intensamente durante los últimos diez meses.

El acuerdo entre los dos grandes partidos, con las contradicciones ideológicas que conlleve, es posible cuando ambos están fuertes. Lamentablemente, no es el caso. El bipartidismo ha dado paso a un escenario con cuatro fuerzas parlamentarias, de forma que PSOE y PP no sólo compiten entre sí, sino que en sus respectivos espacios ideológicos tienen un competidor directo. De forma más acusada en la izquierda, donde la distancia entre PSOE y Podemos es muy pequeña. Los socialistas van a tratar de distanciarse del Gobierno, con el objetivo añadido de atenuar las tensiones dentro de su propia organización. Establecidas estas premisas, tal parece que Rajoy anuncia una empresa imposible, pero merece la pena intentarlo. Entre los deseos de Rajoy y las necesidades socialistas hay un posible punto de encuentro. El PSOE debe tener un papel muy activo en el Parlamento, con muchas iniciativas, dejando a Rajoy el papel de digerir las propuestas, aún a riesgo de que alguna le resulte indigesta.

Ver Post >
PSOE, NUEVO RUMBO
img
Juan Neira | 24-10-2016 | 22:15| 0

El debate y votación del Comité Federal del PSOE marca la agenda política española: descartadas las elecciones en fechas prenavideñas. No batiremos el récord mundial de comicios consecutivos en menos de doce meses. Fin de la astracanada. La dirección socialista renuncia a jugar el triste papel de ser el enterrador de legislaturas, con todas las implicaciones que ello hubiera tenido para el propio partido.

Había dudas sobre el desarrollo de la reunión después de lo ocurrido hace tres semanas cuando se debatió la propuesta de Pedro Sánchez de realizar un congreso extraordinario, por vía de urgencia, para mantenerse en el machito. Esta vez no fue una sesión convulsa, con largos recesos para entablar imposibles negociaciones, no hubo insultos ni forcejos, nadie se atrevió a sacar una urna y ponerla detrás de una cortina para que la gente votara por su cuenta, sin censo ni control. Las actuaciones se ajustaron al guion previsto: intervenciones de cuatro minutos y a votar.

El debate fue intenso, como merecía la ocasión. Intervenciones vehementes, sobre todo por parte de los partidarios del ‘no’. Una polémica sin terceras vías, con dos posiciones enfrentadas que tienen un número elevado de adeptos y argumentos conocidos.

Comisión gestora

Ganó la abstención por un número suficiente de votos como para que nadie pueda hablar de empate virtual, dos mitades, etcétera. Hubo 43 sufragios de diferencia entre los abstencionistas y los negacionistas. En la reunión del 1 de octubre, que supuso la dimisión de Pedro Sánchez como secretario general, la diferencia entre los dos bandos fue de 25 votos. Se amplía la brecha.

Conclusión: triunfo de la comisión gestora, con Javier Fernández como presidente de la misma. No tenían una tarea fácil. Lograr en tres semanas calmar los ánimos, introducir racionalidad en las discusiones, sin renunciar a las múltiples asambleas de las agrupaciones donde los militantes de base expresaron con tanta libertad como rotundidad su opinión sobre la postura del partido ante el candidato Rajoy, no es un balance menor.

La comisión gestora hizo ver a la dirección federal y a los grupos parlamentarios que la abstención es un mal menor y que el rechazo institucional a Rajoy, sin matices, podría dejar en mal lugar al partido y al país.

Los partidarios del ‘no’, que también podemos identificar como los seguidores de Pedro Sánchez, consideran que el PSOE es incompatible con el PP por razones éticas e ideológicas. Alertaron sobre el peligro que supone permitir gobernar a Rajoy, porque a la abstención de la investidura le seguirán más abstenciones parlamentarias cuando se voten los Presupuestos del Estado u otro tipo de leyes.

Sin embargo, desde el bando del ‘no’ nadie abordó con suficiente seriedad el impacto que tendría en la sociedad española una tercera convocatoria electoral, de la que se responsabilizaría al PSOE. Nadie culparía a Podemos o a los nacionalistas de la disolución de la legislatura. Este es el punto esencial para entender que la abstención socialista es un mal menor.

Un partido de gobierno no puede dar la espalda a los electores amparándose en que tiene el aval de las bases. Una dirección responsable no puede lanzar el barco del partido contra los arrecifes de la opinión pública. Hay cosas que pueden hacer los grupos minoritarios o testimoniales, pero que le están vedadas a los partidos de gobierno, porque unos se mueven siempre en las aguas de la oposición y los otros pretenden ser hegemónicos en la sociedad.

Papeleta difícil

Los partidarios del ‘no’ se pertrecharon de argumentos ideológicos y éticos, pero como bien señaló la comisión gestora en los primeros días de su mandato, la cuestión que se dilucida es puramente política, de orden táctico. El bloqueo institucional es frustrante y una nueva convocatoria electoral anticipada dejaría maltrecho al PSOE. Celebrados unos nuevos comicios que colocarían a los socialistas en la frontera de los 70 escaños, ¿volverían los seguidores de Pedro Sánchez a repetir el discurso del ‘no es no’, como orgullosamente anticipaba César Luena? ¿Cuántas veces necesitan los ‘sanchistas’ fracasar en las urnas para comprender que están equivocados?

El Partido Socialista tiene ahora ante sí una difícil papeleta. Tiene que liderar la oposición y colaborar en la gobernabilidad. Toda la política de Podemos irá dirigida contra el PSOE, haciendo ver que PP y PSOE forman una gran coalición. A Pablo Iglesias el PP le preocupa muy poco. Su objetivo es lograr la transferencia de militantes y votantes del PSOE a Podemos. Tras el éxito con IU, ahora llega la oportunidad de un bocado mayor.

En Asturias, tanto Podemos como IU ya han anunciado que la abstención socialista en la investidura de Rajoy tendría consecuencias inevitables en el Principado. Una advertencia que llega cuando se está en los prolegómenos de la negociación presupuestaria. En este asunto hay que ser muy claro. Hasta ahora las desavenencias en la izquierda regional fueron siempre por asuntos relativos a Asturias. Nada que objetar. Ahora bien, si la viabilidad del presupuesto del Principado depende de las abstenciones en el Congreso de los Diputados habrá que preguntarse para qué queremos la bandera de la autonomía.

Ver Post >
CUANDO LO MALO ES BUENO
img
Juan Neira | 23-10-2016 | 14:30| 0

Domingo decisivo para la política española. Si el comité federal es fiel a Pedro Sánchez habrá una nueva convocatoria a las urnas para el 18 de diciembre. La tercera en menos de un año. La brújula del exsecretario general está orientada hacia los comicios, como bien expresó César Luena, escudero del líder: “a la primera un no, y en la segunda un no; y si hay una tercera, un no; y si hay una cuarta, un no; y si hay una quinta, un no; así todo el sistema numérico, hasta el infinito”. La doctrina de la cerrazón que pasa por dar la misma respuesta aunque cambien las circunstancias.
PSOE
Javier Fernández ha señalado que la dirección del PSOE debe escoger entre dos salidas, una es mala y la otra es peor. Las dos suponen un coste para el partido. Cerrar la puerta a la investidura de Rajoy es una pésima opción, pero la abstención tampoco es buena.
Se estuvo demasiado tiempo atado a la doctrina del rechazo, como si Rajoy fuera un reputado fascista, y se perdió el tiempo de sacar los mejores frutos de una situación difícil. Me refiero a negociar el programa político de la abstención. La carta jugada por Ciudadanos, pero a gran escala, con 85 diputados, no con los 32 de Albert Rivera.
Es verdaderamente pasmoso que los socialistas se abstengan gratis, sólo en aras de los intereses generales, sin aprovechar la debilidad de Rajoy para imponerle la hoja de ruta del mandato. Comprendo que no es una postura tan heroica como decir no hasta el infinito, pero de ella se derivan beneficios muy superiores.
No se le puede culpar enteramente a la comisión gestora de dejar pasar esa oportunidad, porque con un partido roto, un grupo parlamentario desorientado, el comité federal dividido y las expectativas electorales por el suelo, no estaba en condiciones aceptables para negociar con el PP.
Pudo hacerlo Pedro Sánchez, pero esa negociación implicaba aceptar el papel de partido opositor y eso nunca le convino al breve secretario general del PSOE que quería mantener el bloqueo institucional para aferrarse al puesto. La recuperación de la normalidad creaba las condiciones adecuadas para abordar el debate interno, y Sánchez no quería dar la batalla en esas condiciones. Lo mejor era una cita urgente como la que había organizado para este domingo, con las primarias exprés, sin tiempo para que los adversarios le presentaran una candidatura alternativa, y con la militancia apostando por mantener al líder ante las elecciones de diciembre. Ya lo dice la sabiduría popular: no hay que cambiar de caballo a la mitad del río.
La misma disyuntiva entre dos males –abstención y rechazo- no sólo rige para el PSOE, sino para todos los españoles. La negativa del Comité Federal traería asociada culpa para el PSOE. La opinión pública responsabilizaría al Partido Socialista de la disolución de Las Cortes, y con la organización dividida iría a las urnas de diciembre, de las que saldría un nuevo mínimo histórico: en torno a 70 escaños. A partir de ahí sería difícil detener el ajuste de cuentas entre los dos bandos y la degradación del partido. El solar también quedaría dañado.
ESPAÑOLES
Los españoles también sufrirían un fuerte impacto con el no a Rajoy. La crisis institucional sería patente, el desfase con el calendario de la Comisión Europea nos originaría perjuicios y, por encima de cualquier otra consideración, se extendería entre la opinión pública una inquietante sensación: ir a votar no sirve para nada. No hablo del manido desencanto, sino de la deslegitimación del sistema por culpa del comportamiento de unos líderes políticos que deberían ser los primeros interesados en preservarlo.
La abstención no supone la llegada de la bonanza para el PSOE. La división entre la dirección y las bases del partido queda solidificada. La misma ambigüedad que supone dejar gobernar y, a la vez, oponerse, se trasladará a los distintos asuntos de la agenda política. Hay que desterrar las visiones lineales: de la abstención de la investidura no se pasa al no tajante durante el mandato. Unas veces tocará decir no y otras veces habrá que decir sí. La complejidad de la investidura, a la que hacía mención Javier Fernández, se mantendrá en una legislatura convulsa e incierta. El PSOE, como Ciudadanos, no podrá ofrecer una imagen nítida, a diferencia de Podemos, que podrá seguir haciendo discursos de traza grueso.
A escala nacional, la abstención no supondrá el paso del bloqueo de la investidura a la estabilidad del mandato. Cada día surgirán nuevas dificultades. Como siempre que triunfa el pluripartidismo, el Parlamento se llenará de declaraciones para la galería (lo que sucede en los ayuntamientos de Gijón y Oviedo, pero corregido y aumentado). Lograr mayorías parlamentarias para cada asunto será un trabajo muy fatigoso. Intuyo que Rajoy se conformaría con aprobar los presupuestos generales del Estado para 2017, como le ocurre a Javier Fernández en Asturias. Se perderá tiempo y en el Parlamento saldrán adelante algunas medidas dañinas, impuestas por una oposición que tiene muchas cuentas pendientes con el PP de la mayoría absoluta.
Llegados a este punto, convengamos que el Comité Federal tendrá que hacer el sacrificio de optar por una alternativa mala para evitar el desastre nacional.

Ver Post >
AVISOS DE JAVIER FERNÁNDEZ
img
Juan Neira | 22-10-2016 | 15:28| 0

De las últimas declaraciones realizadas por Javier Fernández se sacan tres conclusiones: en caso de ganar la opción de la abstención en el Comité Federal del PSOE, los diputados votarían no en la primera votación –para mostrar su rechazo al programa de Rajoy- y cuarenta y ocho horas más tarde se abstendrían para desbloquear el mandato; los parlamentarios del PSC deben acatar las decisiones del Comité Federal, y en el caso de no hacerlo, mejor se inhiben los miembros del PSC de acudir a la reunión del órgano de dirección que se celebrará mañana; por último, el presidente de la comisión gestora descarta (o casi) que los diputados socialistas apoyen los presupuestos del futuro gobierno del PP.

De lo dicho por Javier Fernández hay alguna cosa que ya dábamos por sabida, como la abstención en la investidura. El voto negativo, en primera votación, cuando el candidato necesita para salir elegido la mayoría absoluta de la Cámara es un asunto meramente formal, sin ninguna consecuencia práctica. Si en esa primera votación los diputados socialistas se abstuvieran, también tendría Rajoy que comparecer cuarenta y ocho horas más tarde al contar sólo con la mayoría simple del Parlamento. Una mera formalidad que encubre una cierta incoherencia, ya que, en pura lógica, ningún partido debería saber a ciencia cierta lo que va a votar sin conocer el programa de gobierno del candidato, que es lo que se aprueba o rechaza en la sesión de investidura.

El aviso a los socialistas catalanes para que no acudan al Comité Federal si no están dispuestos a acatar sus resoluciones es síntoma de los tiempos revueltos que se avecinan para las relaciones entre PSOE y PSC. La comisión gestora y Javier Fernández deben hilar fino para demostrar que los actos de deslealtad tienen un coste, sin que las resoluciones que tomen caigan en el error de facilitar los deseos del PSC, que tal vez vayan en la dirección de emanciparse. A lo mejor se sienten cómodos compartiendo escaños del Grupo Mixto con los diputados de Artur Mas.
Es muy pronto para entrar en elucubraciones sobre la postura que tendrá el grupo parlamentario socialista sobre el proyecto de presupuestos del futuro gobierno del PP. Dar a entender que se votará “no” es muy arriesgado. La gobernabilidad será una operación compleja que requerirá del consenso de varios partidos, y el PSOE no debe descartar nada. A lo mejor toca decir “sí” cargándose leyes y propuestas que están en vigor.

Ver Post >
NORMALIDAD O EXCEPCIÓN
img
Juan Neira | 21-10-2016 | 17:39| 0

Los vaticinios sobre el resultado del próximo Comité Federal del PSOE son tan inevitables como interesados. Predomina la idea de que ganará el sector que quiere evitar una nueva convocatoria electoral, que es tanto como decir el bando de la abstención. A favor de esta opinión opera el hecho de que los ‘sanchistas’ tendrán algunas bajas obligadas, como los 15 miembros de la Comisión Ejecutiva que ha quedado disuelta, donde estaban, por ejemplo, las asturianas, Adriana Lastra y María Luisa Carcedo. Como siempre que cambia el poder de manos, hay gente de profundas convicciones que abandona al líder caído y se pasa al otro lado, aunque no es fácil cuantificar cuántos miembros de la dirección del partido están en esa tesitura. En sentido contrario, es de imaginar que los que abandonaron la reunión hace tres semanas, porque les repugnaba lo que estaba pasando, esta vez permanecerán hasta la hora de votar. Me refiero a miembros de Izquierda Socialista o personas aisladas, como Borrell, que estaban a favor de las primarias-exprés planteadas por Pedro Sánchez.

El próximo domingo se verá si España entra en la senda de la normalidad institucional o continúa siendo excepción en el concierto de las naciones, al contar con un Parlamento incapaz de investir un presidente. Si ocurriera esto último sería un desastre, aunque hay gente que prefiere realizar falsos ejercicios ideológicos antes que aceptar la realidad. No se puede prolongar la contradicción existente entre una opinión pública que quiere acabar con el bloqueo institucional y un Congreso de los Diputados que opera con espíritu de trinchera. La apelación a las bases del PSOE, un grupo de miles de personas ligado a la figura de Pedro Sánchez, no es un argumento desdeñable, pero es mucho más importante lo que quiere el cuerpo electoral que un mínimo grupo de ciudadanos con carné de partido. Las bases del Partido Socialista son soberanas para elegir secretario general en un congreso, pero en una coyuntura tan especial como la presente, que no tiene parangón en ningún país democrático, es mucho más determinante lo que piensan millones de ciudadanos. Los militantes tienen la última palabra sobre asuntos orgánicos, pero la actuación de los socialistas en las instituciones debe estar ligada a la opinión de los electores. La elección de Rajoy es el inicio de un proceso donde el PSOE tendrá que ir modulando sus decisiones. Firmeza y mano izquierda.

Ver Post >
COMPLEJO DE CULPA
img
Juan Neira | 20-10-2016 | 17:00| 2

Al acercarse el día más decisivo del año -el domingo del comité federal- Susana Díaz dijo que lo más importante es no bloquear la gobernabilidad. La lideresa andaluza señaló que en esta legislatura va a participar más en la política nacional que hasta ahora. Para convencer a las bases del PSOE manifestó que desde la oposición podrán forzar la modificación o la derogación de las leyes injustas aprobadas por la mayoría absoluta de Rajoy.

Vamos por partes. La abstención que preconizan los barones autonómicos y la vieja guardia del PSOE tiene como consecuencia la investidura de Rajoy, pero no asegura la gobernabilidad a lo largo del mandato. Rajoy será presidente, aunque la viabilidad del futuro gobierno del PP está por ver. Susana Díaz, que es desde hace años la candidata en la sombra a la Secretaría General del partido, deberá apresurarse para adquirir la dimensión de líder nacional, ya que se avecina una legislatura corta. Estamos en un momento en que ningún partido puede presumir de tener un futuro halagüeño. No hace falta dar argumentos para comprender que el PSOE está bajo mínimos, por algo Javier Fernández pone en valor el solar tras constatar el hundimiento del edificio. Podemos está entregado a una agresiva lucha interna por el liderazgo que muestra la capacidad de rencor que es capaz de acumular Pablo Iglesias contra las personas que fueron de su entorno más íntimo. Ciudadanos observa que en cada encuesta pierde un puñado de diputados. IU no sabe si seguirá siendo lo que siempre fue o un mero afluente de Podemos. Y el PP está abocado al mandato más difícil que tuvo la derecha en este país.

Lo que más me sorprendente del debate político es que los barones autonómicos y los miembros de la gestora no sean capaces de decir de forma explícita y firme que van a votar a favor de la abstención. Ni la siempre dicharachera Susana Díaz se atreve a proclamar a los cuatro vientos que va a facilitar la investidura de Rajoy. No entiendo ese complejo de culpa, cuando esa opción es la única que evita la ruina del PSOE a corto plazo. Si los socialistas llegan a las Navidades liderando la oposición es gracias a la abstención de los diputados. De reafirmarse en el rechazo comerían el turrón como tercera fuerza, con 70 diputados, y sin otro discurso que seguir la estela radical de Podemos. ¿Cómo van los dirigentes a hacer pedagogía en el partido si les da vergüenza expresar lo que piensan? Confirmado: sólo les queda el solar.

Ver Post >
LA ABSTENCIÓN GANA POR ESCAÑOS
img
Juan Neira | 19-10-2016 | 08:10| 0

Reunión de Javier Fernández con los grupos parlamentarios del Congreso y Senado. El presidente de la gestora realizó una intervención conciliadora apelando al entendimiento interno porque “nadie tiene la verdad absoluta ni el monopolio de las buenas intenciones”. Intentó acabar con los equívocos, haciendo ver que la abstención no significa apoyo a Rajoy. Luego, en las intervenciones de los parlamentarios, el portavoz socialista en el Senado, Álvarez Areces, volvió a incidir sobre el sentido de la abstención, haciendo ver que supone un apoyo a la gobernabilidad de España, pero no al concreto gobierno del PP. Javier Fernández hizo un discurso sin concesiones; describió la actual situación del PSOE en toda su crudeza, al decir que una vez dañado el edificio del partido les queda el solar para levantar el PSOE, algo que debe hacerse en un futuro congreso de reconstrucción, dotando de discurso, proyecto, ideas y liderazgo a la organización. El presidente asturiano acotó las alternativas a las que se enfrentan los militantes socialistas: abstenerse o terceras elecciones. El invento de una coalición de centroizquierda, entre PSOE-Podemos-Ciudadanos, no pasó de ser una propuesta teórica de Pedro Sánchez, de imposible concreción por la incompatibilidad entre las formaciones de Iglesias y Rivera; en cuanto la alianza de las izquierdas (PSOE y Podemos) con los nacionalistas catalanes (ERC y PRC) no puede considerarse porque atenta contra la unidad de España. El temor a que la inmensa ambición de Pedro Sánchez le animara a negociar un acuerdo con los grupos independentistas contribuyó a la movilización de los barones autonómicos y la vieja guardia del PSOE para derrotar al secretario general.

Abierto el turno de intervenciones, hubo 14 parlamentarios que apoyaron la abstención y tres que respaldaron el rechazo a Rajoy. Entre estos últimos, estuvieron la antigua secretaria de Estado, Margarita Robles, y el exalcalde de San Sebastián, Odón Elorza. Robles discrepó de la intervención de Fernández, por catastrofista. Con su crítica revela ese gusto por embellecer la realidad, tan en boga entre los políticos. La diputada, fichada por Sánchez para su proyecto, está convencida de que el no a Rajoy carece de alternativa. No le preocupa que el electorado repela las terceras elecciones. Viva el simplismo. Lo de Elorza a nadie puede extrañar. Era el alcalde preferido de los radicales vascos.

Ver Post >
LA CASA DE TÓCAME ROQUE
img
Juan Neira | 18-10-2016 | 16:51| 0

La querella puesta por el Sindicato Minero (Soma) contra el ex secretario general del Soma, José Ángel Fernández Villa, y Pedro Castillejo, ex director de Infide (Fundación del Soma) ha dado paso a una instrucción judicial muy jugosa, por las declaraciones de los testigos. Villa se ha amparado en un diagnóstico médico para no declarar. Ya saben, el famoso “síndrome confusional” que va a ser contrastado por un informe pericial encargado a un neurólogo elegido por el juez.

En el juicio salió a relucir la financiación de los gastos imputados a cuenta del sindicato. Facturas de diversa naturaleza entre las que destaca un automóvil a nombre de Villa, pagado por el Soma. Según el testigo, José Antonio Postigo, íntimo de Villa hasta el punto de que los dos se acogieron a la amnistía fiscal de Rajoy, en 2012, y ambos siguieron la torpe vía de ingresar el dinero legalizado en un banco, estuvo muy elocuente al decir que el coche se puso a nombre de Villa para no pagar el impuesto de matriculación, del que están exentos las personas con minusvalía. Para mantener las apariencias, el Soma le hacía las transferencias mensuales a Villa para pagar los plazos. Lo más espectacular del asunto es que una vez financiado el vehículo, el Soma siguió haciéndole la entrega mensual al entonces secretario general del sindicato para compensarle de los ingresos que había dejado de percibir al perder el escaño en la Junta General del Principado. Como se ve la gestión de los dineros del Soma era la casa de tócame Roque. Villa queda hermanado con Jesús Sepúlveda, villano en el relato de la Gürtel, porque al exmarido de Ana Mato le dejaron un “jaguar” en el garaje con las llaves puestas, y a la pantera de Tuilla le regalaron un “mitsubishi” que ruge menos pero que resulta muy económico cuando sólo hay que echar mano de la cartera para pagar la gasolina. Para completar la escena del desorden, José Luis Alperi, actual líder del Soma, compareciente en el juicio como promotor de la querella, manifestó que actuaron contra Villa y Castillejo porque obtuvieron pruebas sensibles, pero no descarta que haya más gente implicada en los manejos irregulares del dinero.

Dan ganas de abrazar el nihilismo y decir que cada región aporta lo que tiene: los andaluces el timo de la estampita de los expedientes de regulación de empleo socialistas, madrileños y valencianos las impecables campañas electorales del PP, y en Asturias tenemos la oenegé de Villa.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Últimos Comentarios

Nicomedes 03-08-2017 | 21:06 en:
RAJOY, NARBONA Y LA CUP
Nicomedes 02-08-2017 | 23:03 en:
GOBERNAR A CRÉDITO
Nicomedes 30-07-2017 | 11:26 en:
BUENAS INTENCIONES

Etiquetas

Otros Blogs de Autor