El Comercio
img
UNA OFERTA MAQUIAVÉLICA
img
Juan Neira | 02-08-2016 | 22:23| 0

Por fin Mariano Rajoy pasa de las musas al teatro, con argumentos concretos, dejando a un lado lecciones teóricas sobre las ventajas de una alianza de gobierno de los partidos constitucionalistas. Primero abordó los aspectos programáticos, ofreciendo negociar más de cien medidas entresacadas de comparar los puntos contenidos en el pacto entre PSOE y Ciudadanos con el programa electoral del PP. Una forma de romper el hielo tras la negativa recibida hasta ahora por Pedro Sánchez y Albert Rivera. El segundo plato preparado por Rajoy es el más interesante al ofrecer a Pedro Sánchez el apoyo en comunidades autónomas y ayuntamientos donde los socialistas gobiernan gracias al acuerdo con Podemos.

Está muy bien hablar de programas electorales y estudiar los elementos comunes que podría impulsar una alianza de gobierno formada por dos o tres partidos defensores de la Constitución, pero la clase política española valora muy poco los programas. Hasta Tierno Galván los relativizaba. Se utilizan como reclamo para atraer a los votantes, prometiendo subidas irreales del salario mínimo o generosas subvenciones para desempleados y jubilados, y una vez captados los sufragios se olvidan de lo dicho. En las dos últimas convocatorias electorales, viendo crecida la marea de la demagogia, los líderes compitieron en agradar los oídos de los ciudadanos con rebajas de impuestos que simultanearon con creación de puestos de trabajo y aumento de las subvenciones. Como el papel lo aguanta todo se afanaron por demostrar que encajaban los regalos al público con la reducción del déficit. Esta misma semana, todavía hubo algún grupo manifestó que se podían subir las pensiones y los sueldos públicos sin que afecte a la tarea de nivelar las cuentas. La Comisión Europea piensa lo contrario.

Nuestros líderes valoran por encima de cualquier otra consideración todo lo que tiene que ver con el poder. Los programas son una baza para llegar a la poltrona. La oferta de Rajoy a Pedro Sánchez no deja de tener un punto de maquiavelismo, al estar más dirigida a los dirigentes autonómicos y municipales socialistas que al propio secretario general del partido. A Sánchez puede que no le seduzca la mano tendida de su rival porque no saca ningún beneficio de tan generosa oferta, pero muchos notables del PSOE saldrían ganado con el apoyo del PP. A Rajoy le interesa confrontar la postura de Sánchez con los intereses de los dirigentes del PSOE.

Ver Post >
EL PLAN DE PEDRO SÁNCHEZ
img
Juan Neira | 02-08-2016 | 22:17| 0

La aceptación del encargo del Rey, por parte de Rajoy, estuvo provocada por dos razones de distinta naturaleza. El presidente en funciones se sentía obligado después de la espantada dada en la anterior legislatura, al rehusar la oferta del monarca, y dando el paso al frente impedía que Pedro Sánchez pudiera presentar una alternativa con Podemos, Ciudadanos y los nacionalistas.

Desde la noche electoral se ha extendido la falsa idea de que no hay posibilidad de presentar una alternativa a un hipotético gobierno presidido por Rajoy. Para acabar con las especulaciones se dijo que nos encaminábamos a una rápida investidura (finales de julio, principio de agosto) con el apoyo o la abstención de socialistas y Ciudadanos. Ya hemos visto cómo el interesado vaticinio estaba equivocado al no encontrar el líder del PP aliados que le respalden. Preveo que dentro de unas semanas, a finales de agosto o primeros de septiembre, fracasada la investidura de Rajoy, se empezará a hablar con fuerza de una mayoría parlamentaria en torno a Pedro Sánchez. El secretario general del PSOE querrá contar con los diputados de Ciudadanos, pero una vez que se constate la incompatibilidad entre Rivera e Iglesias, el líder socialista no se quedará esta vez cruzado de brazos y pulsará la posibilidad de ganarse los apoyos de Unidos Podemos y los nacionalistas (independentistas catalanes y PNV), para presentarse a la investidura con el respaldo de 178 escaños. Mayoría absoluta.

El plan de Pedro Sánchez chocará con los deseos de la vieja guardia (González, Guerra, Almunia, etcétera) y algunos presidentes autonómicos, como Susana Díaz y Javier Fernández, dejando en manos del Comité Federal la última decisión. Antes o después, la dirección socialista, capitaneada por Pedro Sánchez, y los barones del partido competirán por el apoyo de las bases. Tras el rechazo de Rajoy, y bajo la amenaza de una tercera cita con las urnas, el grupo parlamentario socialista cerrará filas en torno a Pedro Sánchez, y la mayoría de los militantes respaldará al secretario general. El punto débil del plan de Sánchez es el acuerdo con los nacionalistas catalanes. La clase política catalana es completamente incompetente (véase el formidable problema de la deuda), y se ha lanzado por libre a realizar la desconexión con España. Si al final Pedro Sánchez no da el paso es porque sus emisarios fracasan en la labor de convencer a los catalanistas.

Ver Post >
LOS CUATRO MANDARINES
img
Juan Neira | 02-08-2016 | 21:46| 0

La actual situación política española carece de precedentes pero tendrá consecuentes. Siete meses con gobierno en funciones es una anormalidad en cualquier país democrático. Una Cámara constituida en enero fue disuelta en mayo por su incapacidad para elegir presidente de gobierno.
Renovados los escaños vamos camino de provocar otro aborto parlamentario. En conjunto, 700 diputados muestran una falta de entendimiento tan absoluta que no pueden llegar a unas elementales pautas de funcionamiento para echar a andar las instituciones, como si el encargo recibido de los electores fuera imposible de atender.
DIPUTADOS
¿Es justo cargar la responsabilidad sobre los diputados? Sin duda, son dueños de su voto, y gracias a sus síes y noes estamos en el mismo punto que nos encontrábamos antes de las Navidades. Pero en una votación realizada en voz alta los diputados no se sienten libres. Cualquier excepción a la uniformidad del grupo parlamentario se paga con expulsión del partido y clausura de la carrera política. Aunque lo parezcan, los diputados no son héroes.
Estoy convencido de que en una votación rigurosamente secreta los resultados serían distintos. Cuando Pedro Sánchez se presentó como candidato a la investidura, a principios de marzo, hubiera recogido apoyos de los escaños de Podemos e IU, de algunos diputados del PP, deseosos de castigar el inmovilismo de Rajoy, y de los nacionalistas que ven en la piel del ambicioso líder socialista las cicatrices que dejó el acné juvenil del derecho a decidir.
Hay una razón de fondo que hubiera cambiado el resultado de la investidura si el sufragio hubiera sido secreto: la defensa del propio escaño, amenazado por la repetición de las elecciones. Conclusión: la verdadera voluntad de los diputados no se plasma en la votación de investidura.
La responsabilidad del bloqueo institucional corresponde a los jefes de los partidos que mandan en los escaños. La Cámara baja está fragmentada en muchos grupos, cada uno con su líder, pero sólo cuatro de éstos cortan el bacalao: Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera. Los cuatro mandarines.
La culpa del tiempo perdido, de las inversiones paralizadas, del empleo aplazado, del dinero despilfarrado –ejemplo, sueldos e indemnizaciones de los diputados del anterior mandato que sólo hicieron un trabajo por España: tomar posesión del escaño- es de los cuatro mandarines. Exclusiva responsabilidad de ellos frente al criterio de todo el país.
No pueden decir que hay banqueros, sindicalistas o empresarios que les hayan animado a bloquear las instituciones, porque sólo el cuarteto de marras tomó mancomunadamente la decisión.
EL CUARTETO
Rajoy sólo hizo dos cosas en siete meses: decir que el ganador de las elecciones tiene que gobernar y pedir a sus rivales-colegas que le dejen hacerlo. La postura de Rajoy hay que entenderla como una pataleta ante su falta de capacidad para hacer aliados. El presidente en funciones no utilizó el programa de gobierno como anzuelo para granjearse el respaldo de otros grupos parlamentarios. Ante un contexto hostil Rajoy actúa con una pasividad desconcertante. Quiere ser ungido presidente sin hacer concesiones ni esfuerzos.
Pedro Sánchez rechazó la candidatura de Rajoy sin darle la posibilidad de explicarse. De sus discursos se desprende que la negativa de Sánchez se debe a dos razones: Rajoy es de derechas, y Rajoy hizo la Lomce, la reforma laboral y los recortes de gasto. Hay un tercer argumento implícito: Sánchez quiere instalarse en la Moncloa, pese a sacar los peores resultados de su partido, por eso le molesta los intentos de Rajoy por ser investido presidente.
Albert Rivera, al igual que Sánchez, descartó a Rajoy antes de que este le hubiera presentado su oferta. Las razones de la negativa están en la necesaria regeneración democrática y las reformas que se deben implementar.
A Sánchez y Rivera no les gusta Rajoy y nos les importa su programa. Le dan con la puerta en las narices por lo realizado en los últimos cuatro años y por su ideología conservadora. Es tanta su animadversión que no le piden nada, no están dispuestos a negociar, les basta con que se quite de en medio.
Pablo Iglesias, otrora populista como Errejón y contrario a la división entre izquierda y derecha, ha abrazado la táctica comunista del frente popular (para los nuevos e iletrados izquierdistas se recomienda ver política de la Komintern en los años treinta del pasado siglo). Quiere la alianza con el PSOE y los oportunistas del nacionalismo para hacerse con el poder. Rajoy es la clase social a derrotar.
Este es el juego de poder de los cuatro mandarines que amenaza con colapsar las instituciones democráticas. Como altos burócratas, los mandarines han sustituido a los partidos. Ellos cuatro consideran que forman el Estado.
Urge una reforma electoral que establezca una segunda vuelta para elegir presidente entre los dos candidatos más votados, sin dejar que los mandarines negocien la investidura con los escaños recibidos de la primera vuelta. Es mejor resolver la papeleta votando dos veces en quince días que estar nueve meses sin gobierno pasando tres veces por las urnas. Cuatro políticos tienen maniatados a 46 millones de españoles.

Ver Post >
LA PELÍCULA DEL VERANO
img
Juan Neira | 02-08-2016 | 21:40| 0

De las promesas a los hechos. Rajoy se entrevistará la próxima semana con Pedro Sánchez y Albert Rivera, líderes de los dos partidos con los que quiere pactar la investidura. El martes se verá con el dirigente socialista y el miércoles con el jefe de Ciudadanos (C’s). El resultado de las dos citas está cantado: Sánchez se ratificará en el rechazo al candidato del PP y Rivera no cambiará su postura abstencionista. Fuera de los dos interlocutores, sólo le queda a Rajoy buscar apoyos en Coalición Canaria, que en el mejor de los casos le brindará un escaño. El tiempo no pasa en balde: las cinco semanas que sucedieron al 26 de junio han servido para dejar claro que Rajoy no saldrá investido en las presentes circunstancias. Puede darse ya por amortizado el intento del presidente en funciones, siendo irrelevante todas las gestiones que realice durante el mes de agosto.

La verdadera batalla por la investidura empezará el día en que Rajoy decline en su intento, bien sea por derrota parlamentaria o por incomparecencia del candidato. El turno le tocará a Pedro Sánchez y ahí subirá la tensión política muchos grados, al entrar en danza las fuerzas independentistas y Podemos. Sólo en el caso de que el dirigente socialista fracase en la tarea, le llegará la verdadera oportunidad a Rajoy, como solución para evitar las elecciones, con el apoyo de PSOE y C’s (basta con que se abstengan). El sol caerá más oblicuo, estaremos en septiembre, y la Comisión Europea y todo el “establishment” presionarán para que se invista un presidente que no altere los mercados, resista los embates del separatismo y recorte gastos.

El proceso no será indoloro. La credibilidad de la clase política estará bajo mínimos, y los dirigentes de los partidos habrán hartado definitivamente al público. Cualquier observador podrá decir que para llegar a esa solución no hacía falta haber perdido nueve meses. Un juicio incontestable porque no se debate de programas, sino de uso y disfrute del poder. El acuerdo que se firme en septiembre podría haberse alcanzado en enero. Con la opinión pública desconcertada porque su voto no sirve para nada se habrán creado las condiciones para que surja la antipolítica. Los mismos que a lo largo de 2016 han degradado palabras como “diálogo”, “pacto” o “negociación” se escandalizarán del éxito que tendrán los antipolíticos, por sus propuestas simplistas y contundentes. El arrepentimiento será baldío.

Ver Post >
CANDIDATO “A LA GALLEGA”
img
Juan Neira | 02-08-2016 | 21:37| 0

En las entrevistas con el Rey, los líderes de los principales partidos han ratificado sus posiciones ante la investidura: Pedro Sánchez expuso que le toca a Rajoy mover pieza y que los socialistas votarán en contra de su candidatura; Pablo Iglesias aludió a la posibilidad de forjar una alternativa de izquierdas, poniendo la pelota en el tejado de Sánchez; Albert Rivera dijo que Ciudadanos (C’s) es favorable a un gobierno del PP, PSOE y C’s, y también dibujó la posibilidad de un gobierno en minoría del PP con la abstención de toda la oposición. Todo conocido. No hubo sorpresas.

La novedad llegó por parte de Rajoy que esbozó una solución “a la gallega”, consistente en aceptar el encargo de Felipe VI de presentarse a la investidura, pero sin comprometerse a hacerlo en un plazo concreto. Rajoy no quiere fechas, no está dispuesto a fijar un calendario, cuando es totalmente necesario saber cuándo va a exponer su programa ante el Congreso de los Diputados, porque sólo a partir de entonces empezará a correr el plazo de dos meses que fija la Constitución pasado el cual se disolverán Las Cortes y se convocarán nuevas elecciones. El presidente en funciones habló de plazo “razonable” que es una forma como otra cualquiera de no decir nada, porque para unos puede ser de cuatro o cinco días y para otros de cuatro o cinco meses. El candidato Rajoy opta por la ambigüedad, al decir que se compromete a gobernar con 137 diputados, pero no asume el compromiso de presentarse a la investidura con sólo 137 escaños. Implícitamente sugiere que de no alcanzar un pacto con PSOE y C’s para la sesión de investidura, podría renunciar a defender su candidatura ante la Cámara. Dicho con otras palabras, Rajoy aceptó el encargo del monarca pero se reserva el derecho de fijar las condiciones para cumplirlo: fecha y socios.

La comparecencia de Rajoy estuvo rodeada de una atmósfera de irrealidad, porque parecía que acababan de celebrarse las elecciones y se comprometía a negociar alianzas con el resto de partidos. No hizo mención al fracaso que cosechó en el mes largo transcurrido desde el día de los comicios. Habló de Europa, del terrorismo, del crecimiento económico, pero no del amplio rechazo que obtuvo hasta ahora. La solución “a la gallega” de Rajoy hizo aguas en la comparecencia de Ana Pastor que sólo supo leer un artículo de la Constitución: la presidenta del Congreso constató que hay candidato, pero no sabe si habrá sesión de investidura.

Ver Post >
EL PARLAMENTO VIOLA LA LEY
img
Juan Neira | 02-08-2016 | 21:35| 0

Los diputados independentistas del Parlamento catalán han aprobado una resolución que establece la forma en que la Generalitat realizará la desconexión con España. La resolución acepta las conclusiones presentadas por una comisión que estudió cómo se iba a desarrollar el nuevo proceso constituyente, donde se contempla la utilización del referéndum para formar un Estado independiente. Los miembros de los partidos constitucionalistas no participaron en la votación: Ciudadanos y PP abandonaron la Cámara y los socialistas quedaron en sus escaños como meros observadores. Los diputados de Podemos votaron en contra.

La decisión del Parlamento catalán choca con las resoluciones del Tribunal Constitucional. Supone dar la espalda a la legalidad y emprender una aventura sin otro soporte que la coyuntural mayoría parlamentaria. Estos señores ignoran que las decisiones parlamentarias sólo tienen fuerza vinculante cuando respetan el ordenamiento jurídico. Se puede independizar Cataluña de España, pero siguiendo el procedimiento reglado: con votaciones cualificadas de Las Cortes para cambiar la Constitución; disolución de las Cámaras; nueva ratificación por parte de los nuevos diputados electos, y referéndum de ámbito nacional, al tratarse de una cuestión que nos afecta a todos. Suponer que se pueden tomar atajos y que la Constitución deja de tener vigencia según las conveniencias de la mayoría de un Parlamento autonómico es cargarse el Estado de Derecho. Las leyes no son amoldables a los intereses de parte, porque con el pretexto de solucionar la tensión con los nacionalistas catalanes nos cargaríamos la democracia española. En las leyes las excepciones están tasadas y vienen contempladas en las propias normas. Si el Gobierno de España y la oposición acataran la propuesta de los miembros de Junts Pel Sí y de la CUP quedaría nuestro país totalmente desacreditado en la escena internacional.

Rajoy contactó con los líderes del PSOE, Podemos y Ciudadanos para trasladarles la propuesta de acudir al Tribunal Constitucional para que se posicione ante la resolución del “Parlament”. Pedro Sánchez compareció en público para darle su apoyo al Gobierno. La intervención del líder socialista fue impecable, sin dejar un resquicio para la duda, sin guiños hacia los independentistas, pese a que necesitaría su voto de presentase otra vez a la investidura. Con la Constitución no se juega.

Ver Post >
PANORAMA SOMBRÍO
img
Juan Neira | 02-08-2016 | 21:34| 0

El Rey ha iniciado la ronda con los líderes de los líderes políticos para constatar su disposición ante la sesión de investidura. En el pasado mandato hubo tres rondas con los mismos protagonistas, así que la fase de consultas está prácticamente agotada. Felipe VI tiene ya toda la información sobre los planes de los partidos y la única forma de romper el bloqueo tiene que venir del cambio de postura de uno o varios de los portavoces.

Los primeros en ser recibidos fueron los portavoces de los grupos que tienen menos diputados (formaciones canarias, Foro Asturias, Unión del Pueblo Navarro e Izquierda Unida). Pedro Quevedo (Nueva Canarias) y Alberto Garzón (IU) quieren que Pedro Sánchez dé un paso al frente para liderar una alternativa de izquierdas, con apoyo de los grupos nacionalistas, mientras que Unión del Pueblo Navarro y Foro Asturias desean que gobierne el partido más votado, que es tanto como decir, el PP. Para que Sánchez vuelva a intentar ser presidente es preciso que previamente quede rechazada la opción de Mariano Rajoy en el Parlamento. Por esa razón varios grupos políticos presionan al político gallego para que acepte el previsible encargo del Rey. Hace falta que la candidatura de Rajoy salga derrotada para que emerja la alternativa de Sánchez e Iglesias, con complicidades nacionalistas. Ante este panorama el optimismo del PP, que duraba desde la noche electoral, ha dado paso a un crudo realismo: vuelven a barajar la táctica de no aceptar el encargo del Rey por falta de aliados. Bloqueo puro y duro de las instituciones. Con el agravante de que el plazo de dos meses para elegir presidente, señalado en la Constitución, no empezará a correr hasta que no se produzca la primera votación de investidura. Si Rajoy rechaza presentarse ante la Cámara, las instituciones entran en un extraño e inquietante limbo.

Martínez Oblanca, tras hablar con el Rey, manifestó que es precisa una reforma constitucional para salir del punto muerto en que lleva la política española desde el pasado mes de diciembre. De forma tangencial toca el aspecto clave del sinsentido que estamos viviendo. Uno de los principales reproches que se deben hacer a Rajoy es que contando con una holgada mayoría absoluta (186 escaños) no haya cambiado el sistema electoral español, cuando sabía desde el año 2014 que íbamos a entrar en un callejón sin salida con la formación de nuevos grupos parlamentarios y el fin del bipartidismo.

Ver Post >
LOS JUEGOS DEL DIABLO
img
Juan Neira | 02-08-2016 | 21:32| 0

Mercedes Fernández califica de “juego diabólico” los primeros contactos del Gobierno de Javier Fernández con Podemos e IU. La presidenta del PP afirma que los socialistas alternan las declaraciones positivas con las críticas para que los dirigentes de Podemos se harten y rompan la negociación. La táctica del palo y la zanahoria se convierte en juego diabólico en los análisis “made in” Cherines. La lideresa popular espera que encalle la negociación entre los partidos de izquierda para pasar a un diálogo serio y fructífero entre el Ejecutivo socialista y el PP, como principal grupo de la oposición.

Desde el inicio de la legislatura los socialistas optaron por llegar a un acuerdo con Podemos e IU. La alianza tripartita de izquierdas contaría con el sostén de la mayoría absoluta de la Junta General del Principado, dando coherencia ideológica a la mayoría parlamentaria. La entente aseguraría un cómodo segundo mandato a Javier Fernández que podría ejercer como inequívoco gobernante de izquierdas, una etiqueta que valora más el presidente que los actos concretos de gobierno. A este respecto cabe recordar que sólo en el primer año de la anterior legislatura, cuando contó con el respaldo de IU y UPyD, el presidente pudo exhibir la dialéctica de izquierda (centroizquierda) contra derecha, a diferencia del final de mandato en que los presupuestos aprobados con el PP se vivieron por los socialistas de manera vergonzante, como si la habilidad para pactar a izquierda y a derecha no fuera una cualidad a destacar en cualquier gobernante.

El Gobierno socialista apuesta por el acuerdo de izquierdas, aunque ahora es más difícil que en otros mandatos, cuando bastaba con lograr el entendimiento con IU. Desde el debate de investidura, la entente con el grupo de Gaspar Llamazares está asegurada. El portavoz de IU no contempla otra estrategia que la formación del bloque de izquierdas reconociendo la hegemonía socialista. Este último asunto es importante. Los resultados electorales, hasta en las coyunturas más favorables para IU, señalaron una gran distancia de escaños entre los dos socios. Los papeles siempre estuvieron muy repartidos: el PSOE decide los asuntos importantes e IU colabora con enmiendas parciales. Cuando hubo gobiernos de coalición, IU se limitaba a sus dos consejerías. Podemos trastocar el guion: ni acepta primogenituras ni se ciñe a los asuntos sociales. Un juego diabólico.

Ver Post >
LA POLÍTICA DE LA HAMBURGUESA
img
Juan Neira | 02-08-2016 | 21:30| 0

El Gobierno regional ha iniciado la negociación sobre impuestos con los partidos de izquierda, como paso previo para hablar sobre las partidas de gasto del presupuesto. Javier Fernández ensaya un nuevo intento para formar una alianza con Podemos e IU que le daría una cómoda mayoría para gobernar. El presidente del Principado descarta abrir el diálogo con el PP, pese a ser el partido con el que llegó a más acuerdos: los créditos extraordinarios para gestionar la prórroga del año 2014 y los presupuestos de 2015. Hay que añadir que Mercedes Fernández se ha ofrecido para aprobar las cuentas socialistas para 2017 con tal de que no aumente la presión fiscal.

Hasta la fecha sólo se verificó una reunión formal entre el Gobierno e IU, donde el grupo de Gaspar Llamazares demandó recurrir a la fiscalidad verde e incorporar un tributo sobre la comida basura. IU se identifica como fuerza ecologista, así que no puede extrañar que quiera profundizar en las tasas medioambientales, pero cuando se abre una reflexión sobre política fiscal es muy extraño que no haya nada que decir sobre el IRPF, IVA, Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones o sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados ¿No cambiarían ni una coma en la regulación de estos tributos? Me llama igualmente la atención la visión que tienen los diputados de IU de la política fiscal, al aprobar tasas para cambiar usos o costumbres sociales. Ejemplo, la tasa sobre la comida basura. Estoy seguro que Llamazares, que aúna la preocupación sobre la salud de los asturianos con el conocimiento de especialista en la materia, podría diseñar una campaña en colegios y centros sociales sobre la alimentación sana, previniendo sobre el peligro de una dieta incorrecta. Ahora bien, no creo que la solución sea encarecer el precio de la comida basura para que las capas sociales más humildes no la puedan consumir, y el resto siga atracándose de sal, azúcar y gasas “trans”. Excepcionalmente se pueden tomar medidas sobre determinados productos para desincentivar su compra, pero la política tributaria tiene que ver sobre todo con la capacidad de obtener recursos y con las personas o grupos a los que se reclama más dinero. El resto es dirigismo social. No creo que los desequilibrios de la política fiscal asturiana se remedien manipulando el precio de las hamburguesas. La política fiscal guiada por la ideología causa más estragos que la comida basura.

Ver Post >
INVESTIDURA, ESCENARIO COMPLEJO
img
Juan Neira | 02-08-2016 | 21:26| 0

La nueva ronda de entrevistas del Rey con los líderes políticos, que tendrá lugar la semana entrante, concluirá, previsiblemente, con el encargo del Jefe del Estado a Rajoy para que someta su candidatura a la votación de la Cámara baja. En circunstancias semejantes, el político gallego ha rehusado, pretextando que carecía de apoyos parlamentarios para ello. En esta ocasión no parece que vaya a hacerlo, aunque a día de hoy sólo tiene asegurado el respaldo de los diputados del PP. No es de su agrado dar pasos en falso, pero en la pasada legislatura ha agotado la cuota de extravagancias a las que tenía derecho.
Las probabilidades de ganar la votación de investidura son bajas. Todos los grupos políticos han dicho que rechazarán a Rajoy, aunque Ciudadanos (C’s) ha adelantado que en la segunda votación se abstendrá. Los socialistas mantienen alta la bandera del “no”, y los nacionalistas catalanes y vascos, que se abstuvieron en la elección de la Mesa del Congreso de los Diputados permitiendo que Ana Pastor fuera presidenta y el centroderecha (PP y C’s) contará con mayoría, no contemplan otra opción que la negativa a Rajoy.
Frente a esa realidad el presidente en funciones agita la amenaza de la convocatoria electoral, pero sabe que queda tiempo suficiente para evitar la catástrofe de la tercera cita consecutiva a las urnas. Cosa distinta es que dilatar la elección sea políticamente muy forzado porque urge presentar un presupuesto para 2017 que recoja las exigencias del ajuste planteadas por Bruselas.
Una mayoría de observadores ha apostado desde los días posteriores a las elecciones por la investidura rápida (finales de julio o principio de agosto), dando por sentado que C’s y PSOE cambiarán de postura por razones de responsabilidad de Estado. La experiencia indica que los líderes políticos se mueven por intereses personales o partidistas, no por metas altruistas. La única razón para que apoyen a Rajoy está en el temor a que unas terceras elecciones puedan provocarles una pérdida aún más elevada de escaños que en los comicios del 26 de junio.
Ante un panorama sombrío sólo el voluntarismo del PP trata de insuflar optimismo. Justo es reconocer que hay algunas posibilidades para que salte la sorpresa. La mayor expectativa de cambio proviene de C’s. Albert Rivera ha demostrado que es capaz de variar de opinión en un corto intervalo de tiempo. Desde los comicios del 20 de diciembre lo ha hecho sin miedo a que los electores le pasaran factura. Su opinión es dogma en el grupo parlamentario de C’s, así que cualquier cambio de perspectiva o de humor puede suponer 32 escaños más para Rajoy. Las presiones del establishment se concentran en él.
Las declaraciones realizadas por Rivera tras la entrevista con Rajoy dejan a C’s sin argumentos para rechazar la investidura del líder popular. El joven político catalán ya anunció que su partido se abstendrá en la segunda votación (en la primera votará negativamente) y que hará todo lo que esté en su mano para evitar la repetición electoral.
¿Qué razón hay para abstenerse en agosto y votar a favor en septiembre? Como no sea un cierto gusto por el suspense o las ganas de constituirse en centro de todas las miradas, no se entiende el retraso deliberado en apoyar al candidato del PP. Sólo habría un argumento, pero para esgrimirlo debería Rivera cambiar de táctica, dejando de hablar de pacto en abstracto, y exigiendo un paquete de medidas concretas al presidente para darle su respaldo.
Aunque Pedro Sánchez optó por la cautela al decir que “a día de hoy” el PSOE votará no, es muy difícil que dentro de unos días los diputados socialistas se abstengan. Sánchez, a diferencia de Rivera, no puede hacer y deshacer a su antojo en el grupo parlamentario. Además, el Comité Federal del PSOE es un sanedrín que fija doctrina y controla al secretario general. Los dirigentes socialistas ya han acordado que la gran decisión quedará para después de la vuelta de las vacaciones. De este modo alejan de su vista las discrepancias.
Ciudadanos aplaza el voto afirmativo, mientras que los socialistas postergan su decisión. La diferencia estriba en que Pedro Sánchez tiene plan “b”, de ahí su largo silencio en este periodo. El plan “b” se activará si Rajoy es rechazado por el Parlamento. Varios dirigentes autonómicos (Cataluña, Valencia, Baleares, Madrid, País Vasco), amplios sectores del grupo parlamentario y la dirección del partido lucharán por presentar una alternativa, a la que secundarían Podemos e IU. En el invierno no fue posible dar ese paso porque estaba prohibido negociar con el independentismo catalán, pero Rajoy ha dado credenciales de respetabilidad a los partidos separatistas, así que una mayoría alternativa es posible. Entre PSOE, Unidos Podemos, ERC, CDC y PNV suman 178 escaños. Mayoría absoluta. Esta alianza puede romper al PSOE, aunque, paradójicamente, le dé la Presidencia del Gobierno.
Estamos ante un escenario complejo. Es absurdo guiarse por las apariencias (mala relación PSOE-Podemos). La elección de la Mesa del Congreso ha servido para que el puzle de la investidura tenga más piezas. Las presiones de Rajoy sobre C’s buscan hacerle responsable de uno de estos dos males: elecciones anticipadas o gobierno de coalición de la izquierda con los independentistas.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Últimos Comentarios

Etiquetas

Otros Blogs de Autor