El Comercio
img
LOS AVALES DEL SÁBADO
img
Juan Neira | 25-02-2017 | 13:38| 0

Primera prueba en el PP para hacerse con la Presidencia del partido en Asturias. El sistema de descartes ideado por la dirección nacional es largo y enrevesado. Los tres dirigentes que se postulan para el cargo deberán demostrar hoy que cuentan con los noventa avales necesarios. Es una cantidad pequeña, así que no se puede decir que sea un obstáculo insalvable. Mercedes Fernández ganará de largo, porque no es fácil negarle a la jefa del partido el apoyo solicitado. Normalmente, el aparato de los partidos, como el PP o el PSOE, desarrolla una estrategia perversa consistente en reclutar muchos avales para dejar a los competidores sin la posibilidad de encontrar apoyos. Eso fue lo que le pasó a José Antonio Garmón en las primarias socialistas de Gijón. El problema se solucionaba tomando una de estas dos medidas: cada afiliado puede avalar a más de un candidato, o limitando el número de avales presentados a la cantidad exigida para ser candidato; en el actual caso del PP, a noventa. Imagino que Cherines habrá reclutado muchas firmas, y Carmen Maniega y Pablo Álvarez Pichel no lo habrán tenido fácil; especialmente éste último, porque su potencial clientela de apoyos coincide con la Cherines.

En el caso de que los tres presenten los avales, pasaremos a la segunda prueba que tendrá lugar el día 10. Todos los miembros del partido que se hayan previamente inscrito votarán al dirigente que consideren más adecuado para ser presidente. Como las primarias del resto de partidos. Si un candidato saca más del 50% de los votos y logra una diferencia de quince puntos sobre el segundo quedará investido como presidente del partido. En caso contrario, el día 18, en que se celebra el congreso, los compromisarios del partido podrán elegir entre los candidatos que hayan pasado a la final. Es realmente absurdo que después de hablar toda la militancia, tenga que ser un grupo reducido de cuadros del partido los que elijan al presidente. La tercera prueba sobra, basta con la votación del día 10. La única razón para incluirla estriba en que es un formato muy amable para el aparato, donde tienen poco papel que jugar los candidatos alternativos.

Al parecer, Maniega y Pichel están en tratos para formar una alternativa conjunta. Un esfuerzo que puede ser vano en el caso de que uno de ellos quede hoy descartado. Cherines es la continuidad, con todo lo que eso representa, mientras Maniega y Pichel significan cambio, una palabra prohibida en el PP regional.

Ver Post >
RATO, URDANGARIN Y ABILIO
img
Juan Neira | 24-02-2017 | 19:01| 0

En días como el de ayer uno se ratifica en la idea de que los asturianos somos unos afortunados. Fue una jornada gris sacudida por las decisiones judiciales. Sentencia antológica de la Audiencia Nacional sobre el caso de las tarjetas ‘black’, donde el sector de la toga establece diferencias entre el banquillo de los acusados creando tres categorías: «mayor reproche penal» para los administradores del banco que para los miembros de la comisión de control, y mayor para estos últimos que para los directivos.

En el caso improbable de que usted, amable lector, posea una tarjeta opaca, tenga cuidado de asumir riesgos comprando lencería femenina para quien usted ya sabe, porque antes de cometer semejante desliz hay que saber muy bien si esa tarjeta es de consejero, controlador o directivo. Los tribunales están por hacer distinciones, como nos lo demostró la Audiencia Provincial de Baleares, dejando viajar y residir en el extranjero a Iñaki Urdangarin y quitando el pasaporte a su socio de correrías, Diego Torres. Mismas acciones, misma responsabilidad, pero distinta suerte matrimonial.

Viendo las imágenes de la jornada a mí me quedó la curiosidad de saber lo que portaba Iñaki en la mochila cuando entró en la Audiencia. ¿Se había puesto en lo peor y llevaba los enseres propios del recluso o pleno de optimismo guardaba la última equipación deportiva para estrenarla en Ginebra?

Mientras por otras regiones se juzgan conductas execrables, los asturianos, a falta de carga delictiva, nos hacemos los finos y pedimos que la jueza del ‘caso Pokemon’ interrogue al presidente de la patronal de la construcción, y a su hijo, porque en los apuntes de la contabilidad de Joaquín Fernández (supuesto conseguidor de la trama Pokemon) aparece una anotación sobre una comida de Iglesias Caunedo, con el propio Joaquín Fernández, y la familia Abilio. Al parecer, de ser cierta la comida, podría estar relacionada con el retraso del Ayuntamiento en construir un equipamiento deportivo en el que participaba la empresa de Serafín Abilio. El patrón de la construcción dijo que no asistió a esa comida. Y yo me pregunto: ¿de haber asistido hubiera tenido alguna derivada penal? ¿Cuántas veces comen los alcaldes con empresarios que desarrollan proyectos en sus municipios? Estamos chiflaos. Como en Asturias no roba nadie, como no hay mordidas, como nunca pasa nada, nos entra el escrúpulo en el cuerpo y nos dedicamos a investigar de qué se habla cuando se come.

Ver Post >
LA ZARZUELA DE VILLA
img
Juan Neira | 23-02-2017 | 22:47| 0

La situación judicial de José Ángel Fernández Villa empezó siendo un drama, como la de tanta gente que se ve incursa en un proceso penal, pasó a ser un sainete y ahora ya es una zarzuela. La acción judicial se centra en echar mano de todos sus recursos para llevar al sindicalista de la cama al juzgado. En el último año las fotos de Villa son siempre en camas o camillas, bien sea en las dependencias de un hospital o en lugares de tránsito. El domicilio queda vedado por razones obvias. El exdirigente del SOMA blandió certificados médicos para evitar los interrogatorios. La jueza que lleva la instrucción tuvo que recurrir a un neurólogo de Galicia para dictaminar si estaba o no en condiciones de responder a las preguntas que se le hicieran.

Breve paréntesis: llamar a un neurólogo de Galicia para auscultar al ex líder minero es como recurrir a la policía adscrita al Servicio de Vigilancia Aduanera para hacer pesquisas en el ‘caso Pokemon’.

El galeno dijo que sí, pero puso un pliego de condiciones: preguntas sencillas (entiendo que la complejidad no debe superar el nivel infantil); permitir un tiempo de reflexión para las respuestas; el interrogatorio no debe exceder de los tres cuartos de hora; y hay que contemplar la posibilidad de habilitar tiempos muertos o de descanso durante el interrogatorio en el supuesto de que el interfecto acuse fatiga.

Bien, pues aun así, Villa no ha comparecido ante el juez y no se espera que lo haga el día siete de marzo que había previsto la jueza de instrucción porque a su abogada le resulta imposible acudir por razones de su agenda de trabajo. Con tantas incidencias, con las largas dudas sobre la salud mental del otrora hombre fuerte del socialismo asturiano, se redobla la dimensión mediática de Villa, una cualidad que siempre tuvo y supo utilizar a lo largo de su dilatada vida sindical y política. No necesita muchos argumentos para atraer la atención pública sobre él, como podemos comprobar ahora, cuando es un apestado para el establishment asturiano y no le quedan amigos; aunque le falla la salud y la memoria, sabe cómo hacerse un hueco en la actualidad. Creo que bien se merece un descanso, porque puede que los poderes del Estado hagan un ridículo integral interrogando a un hombre que tiene bula médica para no dejarse interrogar. Las condiciones puestas por el neurólogo son una pormenorizada relación de las razones por las que no se le debe llamar. La zarzuela de ‘El rey que rabió’.

Ver Post >
EL TIMO DEL CUPO
img
Juan Neira | 22-02-2017 | 22:55| 0

Un grupo de hacendistas interesados en la financiación autonómica, en el que están profesores y funcionarios asturianos, como Carlos Monasterio y Roberto Llera, ha presentado un estudio en el que pide la revisión del cupo vasco y navarro para aumentar la solidaridad entre los territorios. Para un especialista en financiación territorial el régimen económico que regula las cuentas del País Vasco y Navarra es irregular porque no guarda equidad con los establecidos para otras regiones. Para empezar, el Estado no recauda ni un euro en esos territorios, mientras que en Asturias, Andalucía, Aragón o Cataluña, la mitad del IRPF y del IVA va para las arcas del Ministerio de Hacienda, así como 100% del Impuesto de Sociedades o el 42% de los Impuestos Especiales (tabaco, hidrocarburos, alcohol), por citar los cuatro principales figuras fiscales del sistema tributario español. Como el Estado presta una serie de servicios en todas las comunidades autónomas, el País Vasco y Navarra pagan por ello un cupo. Y aquí viene la segunda y definitiva anomalía. El susodicho cupo no se calcula de forma rigurosa sino que es sometido al tejemaneje de una negociación política entre el Ministerio de Hacienda y la Consejería de Hacienda del Gobierno vasco, que siempre termina escandalosamente sesgado a favor de los intereses del Gobierno de Vitoria.
El cupo tiene una duración quinquenal. Tocaba revisarlo en 2011, pero ante la falta de acuerdo lleva prolongándose desde entonces hasta ahora. El Gobierno vasco no cede en sus privilegios y va a aprovechar la debilidad del Gobierno de Rajoy, en minoría en el Congreso de los Diputados, para forzar un acuerdo que prolongue el fuero de los privilegios. Si quiere el Gobierno del PP aprobar los presupuestos para el presente año tendrá que concederle al PNV el beneficio de firmar un cupo favorable para sus intereses.
En estos años de impasse sin llegar a un acuerdo, el Gobierno de Vitoria manifestó que pagaban más de la cuenta, porque el PIB del País Vasco había bajado en relación al español, y porque la población de esa región representa un porcentaje menor con respecto a la española. La realidad de lo que cobra el Estado del cupo vasco rebate por sí misma toda la argumentación vasca. Los presupuestos del Estado prevén ingresos por valor de 1.500 millones de euros, pero la transferencia real de dinero del País Vasco se queda en 850 millones. Una broma consentida por los sucesivos gobiernos de España.

Ver Post >
DISCURSO Y REALIDAD
img
Juan Neira | 21-02-2017 | 16:50| 0

En la ponencia parlamentaria que trabaja sobre la reforma electoral hay dos bloques bien alineados. PSOE, IU y Ciudadanos están a favor de aumentar la proporcionalidad en el voto, de forma que manteniendo las tres circunscripciones electorales haya una correlación más lineal entre la masa de votos obtenidos y los escaños adjudicados. Los tres partidos pretenden el desbloqueo de las listas electorales, la obligatoriedad de acceder a las candidaturas a través de primarias o la regulación de debates durante la campaña. Tras el informe de los letrados de la Cámara, la mayoría de estas propuestas quedaron descartadas, aunque se mantiene el mecanismo corrector de asignación de escaños. En el otro bloque están PP y Foro que se oponen a las modificaciones expuestas. ¿Qué pasará?

La capacidad de decisión está en manos de Podemos. Si se sume a uno u otro bloque habrá mayoría a favor o en contra de la reforma. De las declaraciones de Daniel Ripa se deduce que las novedades propuestas le parecen poca cosa al partido morado. Quieren que haya listas abiertas y sustitución para los diputados que se vean envueltos en escándalos de corrupción. A Podemos le parece, pese al informe de los letrados, que hay margen para introducir en la ley la obligatoriedad de convocar elecciones primarias y de organizar debates electorales. Estoy convencido que este tipo de consideraciones no va a encontrar el respaldo de ningún otro grupo parlamentario, de modo que, al final, los diputados de Podemos tendrán que optar por abstenerse o votar en contra. En el primer caso habrá reforma y en el segundo seguirán las cosas como están.

En esta cuestión hay una clara divergencia entre la postura que mantiene el PSOE en la ponencia y sus intereses como partido. A los socialistas les perjudica el mecanismo para aumentar la proporcionalidad de los votos. Se podrá objetar que depende de la foto electoral concreta que salga de las urnas. Es cierto, pero si nos fijamos en los resultados obtenidos a lo largo de toda la etapa autonómica se verá que pierden escaños en casi todos los supuestos. Aunque la reforma sea un compromiso adquirido con IU en la investidura, me parece una razón muy endeble para pegarse un tiro en el pie. Dudo mucho que el PSOE acepte un perjuicio tan grave por la firma de un acuerdo que no es ya operativo. Carece de sentido luchar por mantener las circunscripciones electorales para vaciarlas de contenido a través de un artificio burocrático.

Ver Post >
CLARIDAD ANTE EL CONGRESO
img
Juan Neira | 20-02-2017 | 21:41| 0

Hay tres candidatos (más correcto sería decir precandidatos, dado el complejo sistema montado en el PP para estar en condiciones de ser votado por los compromisarios que acudan al congreso) que pedirán el apoyo de la militancia para presidir el PP regional. La existencia de cualquier trío ante las urnas siempre es incómoda, porque puede especularse con que alguno de los candidatos concurre con la finalidad de quitar votos a determinado competidor más que a optar por ganar las elecciones.

Fijémonos en los preliminares de las primarias socialistas, con Patxi López y Pedro Sánchez, como declarados aspirantes a la Secretaría General del PSOE, y Susana Díaz, a punto de comunicar a los cuatro vientos lo que todo el mundo sabe: su candidatura al liderazgo del partido. Aunque la batalla de las primarias está en sus fases preliminares, los ‘sanchistas’ no disimulan su desagrado por el paso dado por Patxi López al considerar que solo va a servir para quitarle votos a su líder. No es un cálculo descabellado, ya que Patxi López era uno de los puntales en los que se apoyó Sánchez cuando los barones autonómicos dieron la batalla por el poder en el Comité Federal; cabe suponer que los potenciales votantes de Patxi López procedan de los sectores del partido que se aferraron al discurso del ‘no es no’ ante la investidura de Rajoy, así que los sufragios de los opositores a Susana Díaz se dividirán en dos, unos irán para López y otros para Sánchez.

En el caso del PP regional no es tan fácil describir las relaciones entre los tres aspirantes, Mercedes Fernández, Carmen Maniega y Pablo Álvarez Pichel. El antagonismo entre Mercedes Fernández y Carmen Maniega no ofrece dudas. Todas las actuaciones realizadas por la dirección regional en Avilés fueron abiertamente hostiles hacia la dirección local presidida por Maniega. La posición de Álvarez Pichel no está tan definida. Quiere que en el PP haya una mayor relación de las bases con la dirección y desea aumentar el contacto del partido con la sociedad. Esas propuestas las hace suyas cualquier militante o dirigente. De esas premisas no se deduce una mayor lejanía o cercanía hacia las otras dos candidaturas. Se puede aceptar que por el hecho de presentarse como aspirante a la Presidencia implica ya un cierto distanciamiento de Mercedes Fernández, como líder del partido, pero eso no quiere decir que coincida con Carmen Maniega. Ante las urnas las opciones deben ser muy nítidas.

Ver Post >
LOS JUEGOS DE PODER
img
Juan Neira | 19-02-2017 | 19:32| 0

De la Caja Mágica de Madrid salió un PP unido, liderado por Mariano Rajoy, con Dolores de Cospedal como secretaría general. La Caja Mágica obró el prodigio de que el partido saliera igual que había entrado. Sólo se debatió sobre el logotipo de la formación política: charrán o gaviota, que evoca aquella melodía de hace más de treinta años de José José, gavilán o paloma. Así son las dudas existenciales y las inquietudes del PP.
El congreso nacional del partido en el Gobierno debe ahora replicarse en diecisiete regiones. En el caso de Asturias se celebrará en la víspera del Día del Padre, para darle un toque familiar. La aspiración de los dirigentes autonómicos es repetir esa epifanía de unidad vivida en Madrid.
CHERINES
Cada película tiene su argumento y la cinta asturiana es muy distinta. Podríamos decir que en el caso del PP, Madrid y Asturias son dos caras opuestas. El PP lleva en España tres victorias electorales seguidas, con Rajoy como cabeza de cartel. En Asturias, las tres últimas elecciones autonómicas arrojaron los tres peores resultados de la etapa autonómica. Pérez Espinosa puso rostro al primer batacazo y Mercedes Fernández firmó las otras dos derrotas.
Hay que anotar que los descalabros en las urnas no provocaron ninguna crisis interna ni dieron paso a un debate sobre los resultados. La razón de tan paciente respuesta se debe a que todos los afiliados del PP regional están acostumbrados a perder. Sólo ganan cuando juega la selección nacional, es decir el equipo de Rajoy y antes el de Aznar, pero en clave asturiana se sienten realizados limitándose a participar en los comicios.
El PP asturiano, como tal, sólo ganó una vez en las urnas (mayo de 1995) y provocó tales envidias y desajustes que acabaron conspirando, aislando y expulsando a Sergio Marqués que había tenido la osadía de encabezar una candidatura que obtuvo 21 escaños. En 34 años, sólo ganó otra vez la derecha, pero la suerte recayó en Foro, quedando el PP como tercer partido.
Con estos precedentes es imposible que el congreso regional sea una copia del nacional. En Madrid hay un líder (Rajoy). No tiene carisma, es cierto, pero gana elecciones que es de lo que se trata. En Asturias, los presidentes del PP están especializados en liderar a la oposición. Quien ejerció con más naturalidad este cometido fue Ovidio Sánchez que monopolizaba todos los escaños opositores, dentro de un Parlamento triangular donde PSOE e IU eran socios de gobierno. Dos catetos y la hipotenusa para Ovidio. Qué paz. Tres legislaturas sin el más mínimo altercado en el Parlamento.
A Cherines le han salido dos competidores, Carmen Maniega y Pablo Álvarez Pichel. A Maniega la catapultó Cherines, que fue a buscarle las cosquillas en Avilés, primero en el partido, interviniendo la cuenta bancaria, y luego en el Ayuntamiento, rompiendo la disciplina de voto en los presupuestos y vaciando la cuenta del grupo municipal a través de su vicario, Carlos Rodríguez de la Torre. Las discrepancias políticas se arreglan por vía económica. La iniciativa de Maniega debe incluirse dentro del capítulo de políticas en defensa propia. Ni que decir tiene que Maniega tiene como bandera la democratización interna.
Pablo Álvarez Pichel fue el último en saltar a la palestra. La tercera vía de Pichel nace de la preocupación por la desconexión entre dirigentes y bases, pero tiene en común con Maniega un asunto esencial: ninguno de los dos quiere poner rostro a sus seguidores para evitar el ataque del bando oficial.
Pichel se expresa de forma elocuente: “no voy a decir nombres porque sería suicida para ellos y para mí”. Cuándo se vio que el congreso de un partido democrático se prepara con formas de clandestinidad. Estando así las cosas, la prueba del algodón en el congreso regional del PP es la ausencia de chanchullos e impugnaciones.
PABLO IGLESIAS
En Podemos, el postcongreso tiene que ver con la definición del gobierno del partido, con reparto y asignación de tareas. La pelota sigue estando en Madrid. Se cumplió el pronóstico: Íñigo Errejón fue destituido por el método bolchevique de suprimir el cargo (no hay Secretaría Política). También fue relevado de la portavocía parlamentaria en favor de Irene Montero.
Por si el doble cese fuera insuficiente, ya le sacó Pablo Iglesias billete para que viaje a la Cámara autonómica madrileña, como candidato de Podemos a la Presidencia. Una manera efectiva de borrarle de los telediarios.
Ningún partido anticipó nada sobre sus candidatos a las autonomías porque faltan dos años y medio para las elecciones. La excepción es Podemos que a través del poderoso dedo de Pablo Iglesias ya invistió a Errejón como candidato. ¿Para qué están las primarias? ¿Las formas democráticas son un puro adorno?
Una desfachatez que se complementa poniendo como número dos a Irene Montero, pareja del máximo líder. Debe ser que el populismo pedía ensayar el roll de Evita Perón. ¿Qué diría Pablo Iglesias si en el PP, Rajoy y Cospedal comieran castañas por el Retiro, con domicilio común y bicefalia en el partido? ¿Cuánto tardaría en hablar de nepotismo?
Me quedo con una nota positiva. Sofía Castañón, poetisa asturiana, de la que tenga la mejor opinión, será la responsable de Igualdad, Feminismos y Lesbianas, Gays, Bisexuales y Personas Transexuales.

Ver Post >
DOBLE VARA DE MEDIR
img
Juan Neira | 18-02-2017 | 20:12| 0

Enésimo choque parlamentario entre el presidente Javier Fernández y los diputados de Podemos, con la corrupción por el medio. El incidente se produjo con la intervención destemplada de Daniel Ripa, llamando “mafioso” al presidente del Principado desde su escaño. Pedro Sanjurjo detuvo la sesión y pidió a Ripa que retirara el insulto, cosa a la que accedió el secretario general de Podemos.

Como en el Parlamento no existe diferencia entre fondo y forma, conviene hacer algunas precisiones. Los insultos no pueden tener cabida en ninguna intervención parlamentaria. Esta norma se salta habitualmente en muchas cámaras legislativas, cosa que no ocurre en la Junta General del Principado. En el caso de que el insulto sea una descripción acertada -por fuerte que resulte decirla en voz alta-, como por ejemplo, llamar ladrón a un diputado que fue sorprendido en flagrante latrocinio, la etiqueta debe ir acompañada de una explicación clara, concreta y convincente. El caso que nos ocupa no entra dentro de este supuesto, así que llamar “mafioso” a Javier Fernández es una transgresión inadmisible de los usos parlamentarios; hizo bien Pedro Sanjurjo en cortar el debate y Daniel Ripa en retirar lo dicho.

Ahora bien si se pone a esa altura el listón para los diputados de Podemos, habrá que ser igual de intolerantes con los excesos verbales del resto de diputados y de los miembros del Gobierno. Si a Ripa se le obliga a retractarse de lo dicho y se le quita la palabra por hablar desde el escaño (“limítese a guardar silencio”), la presidencia del Parlamento deberá ser igual de expeditiva con otros miembros de la Cámara cuando se pasan de frenada. Y no lo es. En el último debate de investidura, a principios del mes de julio de 2015, Fernando Lastra, portavoz socialista, escogió a Ripa como blanco de sus diatribas, realizando “la intervención más faltona, fanfarrona, amenazante y desconsiderada de la crónica parlamentaria asturiana”. Así tuve ocasión de calificarla entonces. En esa misma sesión, Mercedes Fernández aludió a una supuesta inconveniencia pronunciada por Jesús Gutiérrez, y el número dos de la FSA (es muy importante resaltar su puesto en la nomenclatura socialista para entender su sobrevenida jerarquía parlamentaria), se levantó del escaño y sin que nadie se lo autorizara dio su versión de los hechos. En aquella ocasión fue Sanjurjo el que guardó silencio. Unos juegan siempre en casa y los otros ejercen de visitantes.

Ver Post >
EL PODIUM DEL PP
img
Juan Neira | 17-02-2017 | 23:45| 0

La batalla preelectoral del PP asturiano ya está lanzada. Carmen Maniega impugna un reglamento que habla de varias circunscripciones para votar en el congreso regional del partido, cuando en los estatutos del PP, recién aprobados en el congreso nacional, consideran que en las comunidades autónomas uniprovinciales debe haber una sola circunscripción. Parece una diferencia burocrática, pero tiene influencia en el resultado final dado el método escogido para ponderar los votos. Ahora bien, el argumento de peso para impugnar el reglamento, como bien recoge la iniciativa de Carmen Maniega, consiste en que el aparato del partido sólo da de plazo veinticuatro horas para presentar enmiendas. ¿Es de recibo que en una organización, sea política, social, económica, deportiva, cultural o religiosa, sólo se dé a los socios veinticuatro para cambiar las reglas por las que se rige el colectivo?

La cercanía del congreso anima la competencia y al dúo, Cherines-Maniega, parece que se suma el joven Pablo Álvarez Pichel. Digo joven porque en Asturias un político de cuarenta años es casi un imberbe. Desde su entorno se presenta como una tercera vía su intento de convertirse en presidente del PP. Al ser el tercer candidato, por orden de aparición en la escena, se puede ponerle la etiqueta de tercera vía, pero en política la tercera vía alude siempre a una propuesta que parte de negar otras dos realidades consolidadas. Tony Blair, en el Reino Unido, era la tercera vía entre el laborismo clásico, sindicalizado, y el conservadurismo de Margaret Thatcher. Blair estaba a medio camino. O si se quiere, mantenía los ideales igualitarios del socialismo, pero aceptaba la economía de mercado como el mejor método para asignar recursos. ¿Y Pichel? ¿Qué acepta o rechaza de Cherines y Maniega? ¿Por qué es una tercera vía?

El PP necesita demostrar en este congreso que se rige por unas pautas inequívocamente democráticas, como el resto de partidos. Así que la primera batalla tiene que referirse a la aprobación de unas normas imparciales y tolerantes que propicien el pluralismo. El plazo de veinticuatro horas para las enmiendas al reglamento es una medida autoritaria que se debe cambiar. Maniega y Pichel tiene en común su posición crítica con respecto al aparato. Tienen muy poco tiempo para convencer a los afiliados desencantados, pero si se presentan como candidatos es para ganar el congreso, no para ir de comparsas.

Ver Post >
LOS TRUCOS PARA GANAR
img
Juan Neira | 16-02-2017 | 23:01| 0

Tras el congreso nacional del PP se ha rebajado el número de avales que deben presentar los candidatos a presidir el partido en Asturias. Según las normas emanadas de Madrid la cantidad mínima debía ser de cien credenciales y sin se haya aportado ningún argumento convincente se ha dejado en noventa para el congreso regional. No es un cambio sustancial, ya que todo aquel que cuente con noventa apoyos está en condiciones de alcanzar otros diez más, a poco que se moleste. Parece una decisión más producto del capricho que de otra cosa. En cualquier caso, bienvenida sea cualquier medida que sirva para expresar la pluralidad de la organización. Los candidatos únicos son muy queridos por las cúpulas de los partidos, pero dicen poco de la democracia interna, porque transmiten la imagen del monolitismo, donde se considera una ofensa competir con el líder o lideresa de turno. Hemos visto muchas veces que los aparatos de los partidos fomentaban la estrategia del candidato único sobre la base de exigir un número de avales desmesurado. Desde la sede oficial, con las direcciones y teléfonos de todos los afiliados, es fácil recabar apoyos. Los ‘outsiders’ trabajan en inferioridad, sin posibilidad de dirigirse a todos los militantes. Cuando se preparaban los últimos comicios municipales coincidieron en Gijón varias consultas a los militantes de los partidos, bien porque se celebraban congresos locales (PP), bien porque se habían convocado elecciones primarias (PSOE). En estos dos casos, el trámite de la presentación de avales fue el elemento decisivo para el triunfo de los candidatos oficiales. Los aparatos de los partidos hacen de juez y parte, confeccionando normas adecuadas para que gane el jefe del aparato convertido en candidato. Me parece un dato muy positivo que el congreso regional del PP ponga una cantidad casi simbólica para competir por la Presidencia de la organización.

Ahora bien, la experiencia demuestra que en el PP todavía hubo un elemento más distorsionador del proceso congresual que fue el maquillaje del censo. También se puede poner al PP de Gijón como ejemplo de elaboración artificial de la lista de afiliados, con muertos que votan, vivos sin derechos a voto, gente vetada por no tener las cuotas al día pese a realizar los pagos puntualmente y otros, en fin, que entraron en masa en el partido para que los que mandan ganaran el congreso. Ojalá no volvamos a ver esas prácticas deleznables.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Etiquetas

Otros Blogs de Autor