El Comercio
img
ESPLENDOR DEL INMOVILISMO
img
Juan Neira | 30-10-2008 | 08:04| 0

El PSOE e IU se han puesto de acuerdo sobre los criterios de gestión que deben seguirse en los geriátricos. Cuando se trate de centros que tengan una dimensión relevante y cuya titularidad recaiga en el Principado, la forma de prestar los servicios ligados a la Ley de Dependencia tiene que ser a través de empleados públicos. Ni que decir tiene que la residencia de Sotrondio, construida por Sedes, entra dentro de esta categoría por las dimensiones y objetivos del equipamiento.

Resulta realmente chocante que en una negociación que se desarrolla dentro de unas coordenadas de reserva y secretismo como no se dan en todo el mapa autonómico, el asunto que salga a la superficie sea tan periférico a los intereses de Asturias como el del carácter de empleado público o contratado laboral del personal que trabaja en las residencias de la tercera edad. Tal vez para IU tenga algún sentido esta disputa, si se mezclan en la misma intereses sindicales, pero en cualquier caso no son propias de un programa de gobierno ni procede discutirlas en una mesa de la que debe salir un gobierno de coalición. No estamos en presencia de una anécdota propia de una negociación entre dos partidos sino que representa hasta qué punto está vigente el pensamiento inmovilista en la región. Aunque los dos partidos se identifican con la etiqueta de “progresista”, no hay nada más reaccionario que defender el statu quo asturiano, marcado por visiones tan antiguas sobre lo público o lo privado como la exteriorizada por la clase política regional cuando llegó Mittal a Aceralia, al formarse un coro de voces diciendo que era el anticipo de la ruina para Asturias. El Presupuesto del Principado ronda los 4.000 millones de euros, y si pretendemos enganchar todas las actividades asistenciales de esa cifra será un fracaso. Ya resulta muy complicado gestionar la red pública sanitaria -como tiene reconocido el consejero de Salud, Ramón Quirós-, como para ponerse a financiar una estructura semejante con los servicios sociales.

No deja de ser simpática la división entre centros públicos o concertados según el tamaño del equipamiento. Si los ancianos están en una pequeña residencia los podrá atender una empresa privada, pero si residen en un centro grande quedarán en manos de funcionarios.

Ver Post >
MEDIDAS DISCIPLINARES EN EL PARTIDO POPULAR
img
Juan Neira | 29-10-2008 | 08:09| 0

El Comité de Derechos y Garantías del PP nacional ha tomado dos resoluciones que afectan a la militancia asturiana de dicho partido. Por un lado, ha suspendido de militancia a Manuel Rodríguez, ‘Manolón’, presidente de la junta local de Cangas de Narcea, al igual que al resto de concejales del PP en dicho ayuntamiento, y por otro, ha expulsado del partido a Emilio Noval, ex concejal gijonés y ‘bestia negra’ de Pilar Fernández Pardo y su equipo.

Las dos decisiones no comportan ninguna sorpresa porque lo llamativo hubiera sido que los órganos disciplinarios del PP no tomaran ninguna medida contra ellos. No obstante, toca dilucidar el porqué de esas resoluciones en este momento, cuando falta un mes para el congreso regional del PP, y no antes o después. Para la gente bienpensante siempre hay razones burocráticas que explican las decisiones de las organizaciones, tanto da que hablemos de partidos políticos, sindicatos, organizaciones empresariales, instituciones culturales o empresas privadas con ánimo de lucro. Sin embargo, la experiencia enseña que no hay decisiones inocentes. En este caso es evidente que ambas resoluciones le vienen como anillo al dedo a Ovidio Sánchez. Manuel Rodríguez y la junta local de Cangas de Narcea son uno de los principales apoyos de Juan Morales; la suspensión cautelar de militancia les impedirá participar en el congreso regional. La expulsión de Emilio Noval supone un alivio para Pilar Fernández Pardo y llega a los dos días de conocerse la intención del presidente regional del PP de buscar el respaldo de la junta de Gijón. Las decisiones del Comité de Derechos y Garantías puede que sean lógicas, justas y acertadas, pero, sobre todo, son muy oportunas para Ovidio Sánchez.

Se acerca el momento decisivo de saber el número de compromisarios que tendrá cada uno de los dos candidatos a presidente del PP asturiano. Los apoyos que tenía Morales en las localidades medianas y pequeñas quedan menguados; en cuanto a lo que hará la organización gijonesa es muy probable que no haya un comportamiento homogéneo, porque si la dirección local no tiene ninguna estrategia, el resultado final será la resultante de cientos de decisiones individuales, sin estar guiadas por ninguna consigna u orientación.

Ver Post >
CHAQUETA PANTALÓN PARA SOTRONDIO
img
Juan Neira | 28-10-2008 | 07:48| 0

PSOE e IU buscan una forma de salvar el problema surgido con el geriátrico de Sotrondio, que impide formalizar el gobierno de coalición. Izquierda Unida no acepta que las instalaciones sean gestionadas por una empresa privada porque les parece que es una manera de introducir la privatización en servicios asistenciales. El PSOE es consciente que el edificio de Sotrondio ha sido construido por Sedes, así que, en caso de gestión pública, tendrá que reembolsar el dinero invertido en el equipamiento. Para valorar la solución alcanzada hay que introducir una tercera premisa: los dos partidos necesitan, por encima de cualquier consideración, llegar a un pacto de gobierno, así que más que propuestas razonables se trata de buscar una fórmula que les permita salvar la cara a ambos. Con todos esos datos se entiende que ambos partidos barajen un modelo de geriátrico que tenga las tareas sanitarias y asistenciales en manos de la Administración del Principado, mientras que lavandería, limpieza y cafetería queden en manos de una o varias empresas privadas. ¿Qué decir de todo esto?

El día que alguien escriba una obra crítica sobre la Asturias en la etapa autonómica, o la vía que seguimos para dejar de ser un territorio del INI pero sin homologarnos con otras regiones, recalará en el geriátrico de Sotrondio, como ejemplo de las distorsiones que produce el exceso de ideología, o el ‘pensamiento HUNOSA’ que es el que impregna todos los discursos políticos sobre la región. Aplazar unos días la formación de un gobierno por culpa de unos animadores culturales y aceptar que las sábanas puede lavarlas una empresa pero las inyecciones pertenecen a una competencia inalienable de la Administración Pública, es de risa. Entiendo que IU sea la izquierda superadora del capitalismo (en disputa con Sarkozy) y que el Partido Socialista represente la izquierda socialdemócrata, pero si esas distinciones teóricas llevan a diferenciar entre la labor pública de un cuidador y la privada de un camarero habremos pasado de la izquierda a la comedia.

A lo práctico, el gobierno ya está hecho. Si la crisis supera las posibilidades de la Administración, echemos mano de la fórmula de Sotrondio: chaqueta pantalón para todo; funcionarios para las actividades financiadas con impuestos y empresas para lo que tiene precio.

Ver Post >
OVIDIO SÁNCHEZ HACE UN GUIÑO A GIJÓN
img
Juan Neira | 27-10-2008 | 08:04| 0

Fuentes de la dirección del PP confirman que Ovidio Sánchez va a entrevistarse con Pilar Fernández Pardo para tratar de incorporarla a su candidatura. Los oficialistas consideran descartado que la líder gijonesa secunde a Juan Morales, ya que el ex portavoz parlamentario del PP pretende ser presidente del partido y cabeza de lista en la candidatura autonómica, lo que cerraría las puertas a cualquier intento de promoción de Fernández Pardo dentro del PP regional.

La propuesta de Ovidio Sánchez es coherente con su forma de actuar en las luchas por el poder que tienen lugar en su organización. La táctica de Sánchez siempre consiste en integrar a sus rivales demostrando una gran capacidad de encaje ante las críticas de otros dirigentes. Gabino de Lorenzo le dijo de todo a principios de año, cuando el alcalde de Oviedo encabezó la lista al Congreso de los Diputados. Ovidio Sánchez quitó importancia a las críticas de Gabino y ha logrado que el alcalde de Oviedo sea el mayor valedor de su candidatura para ser reelegido como presidente del partido. A nadie puede extrañar que invite a Pilar Fernández Pardo a sumarse a una candidatura que parte como ganadora. En el anterior congreso del PP hizo lo mismo y logró colocarla de vicepresidenta del partido, dando la otra vicepresidencia a De Lorenzo. Ambos cargos no tuvieron ninguna utilidad, porque fueron meramente honoríficos o decorativos, pero sirvieron para que en el congreso sólo hubiera una candidatura con Ovidio Sánchez a la cabeza. Es probable que ahora el presidente del PP pudiera ser reelegido sin el apoyo de la dirección local del partido en Gijón, pero prefiere no correr riesgos e invitar a Fernández Pardo para que se incorpore a su lista.

La presidenta gijonesa se ha quedado sin estrategia ante el congreso del PP regional. Siempre tuvo claro a lo que aspiraba pero no dio los pasos necesarios para lograrlo. Marcarse objetivos sin trazar un plan supone quedar al albur de los acontecimientos. Si quiere luchar por la renovación tendría que apoyar a Juan Morales, pero ir de lugarteniente suyo es un poco fuerte. Integrarse en la candidatura de Ovidio Sánchez supone desdecirse, pero tiene la ventaja de no romper con el aparato y le permite esperar a que lleguen tiempos mejores.

Ver Post >
ACUERDOS SECRETOS Y PÚBLICAS DISCREPANCIAS
img
Juan Neira | 26-10-2008 | 10:12| 0

La negociación entre el PSOE e IU para formar gobierno ha salido a la luz pública por la vía de las discrepancias. Tras un sinfín de reuniones reservadas, con amplios acuerdos que van desde el programa a aplicar al reparto de consejerías, el diálogo ha encallado por tres cuestiones concretas: el crecimiento de los presupuestos del Principado, el plus de productividad que se paga a algunos directores generales y la gestión privada de una residencia de la tercera edad de Sotrondio. Si se exceptúa el primer punto (el incremento presupuestario), las otras dos cuestiones no tienen entidad para paralizar una alianza de gobierno en una comunidad autónoma, a no ser que se confundan las astracanadas con los argumentos.
El consejero de Economía, Jaime Rabanal, allanó las discrepancias sobre los presupuestos del Principado, comprometiendo un incremento de gasto de 65 millones de euros en la línea de lo que quería IU, seguidora de esa máxima de la izquierda que reza así: los presupuestos de las administraciones públicas deben expandirse indefinidamente, a semejanza de lo que hace el Universo.
Cabe introducir cualquier incremento a las cuentas regionales, a condición de que al gestionar los presupuestos quede sin ejecutar. El proyecto presupuestario presentado por el Gobierno ya contemplaba un incremento del 6%, así que con la subida pedida por IU se sitúa en el 7,5%, algo que sólo se podrá hacer apelando a un fuerte déficit público. Lo dicho: las cifras crecen, pero la ejecución se mantendrá en las cantidades iniciales, porque el descenso de la recaudación tributaria no da para tantas alegrías.
El complemento de productividad (5.000 euros) de los directores generales viene determinado por la penosa carga que asumió el Principado al aplicar la llamada carrera profesional, que originó en algunos colectivos de la Administración incrementos salariales de 12.000 euros al año. Ningún sindicato ni ningún partido político dijo nada en contra, pese a que el dinero lo pagamos entre todos los ciudadanos.
La denuncia de IU afecta a los directores generales que en su puesto de trabajo anterior eran funcionarios de máximo nivel. El asunto es políticamente irrelevante y muy fácil de defender por los afectados. La verdadera discusión política estaba en el modelo de carrera profesional que se aplicó en todo el Principado, pero ahí IU no dijo nada.
Y llegamos a la verdadera manzana de la discordia entre PSOE e IU: la gestión de la residencia de la tercera edad de Sotrondio. El convenio firmado en la anterior legislatura, siendo Laura González consejera de Bienestar Social, decía que el Principado «se comprometía a ofertar a Sedes (empresa que asumía la construcción de la residencia) una fórmula de gestión adecuada». No quedaba predeterminada la gestión pública ni la privada, dejando abiertas las dos posibilidades.
Bloquear la negociación por este asunto es algo que sólo sucede en Asturias, donde el papel lo aguanta todo. Si IU no quiere que haya residencias concertadas sólo tiene que entrar en el Gobierno, donde todas las quinielas le asignan la titularidad sobre esa consejería. El modelo de gestión podrá ser el que aplicaba Laura González. Otra cosa es someter a retroactividad las decisiones tomadas en los primeros 15 meses de legislatura.
En cualquier caso, tanto para IU como para el PSOE, sería indefendible que explicaran el fracaso de la negociación por culpa de la gestión de un asilo. Ninguna comunidad autónoma cayó tan bajo. Lo único positivo de esta absurda controversia es que demuestra que en las cosas importantes de la negociación (programa y reparto de poder) no hay discrepancias.
Ayer, la asamblea regional de IU aprobó, casi por unanimidad (352 votos a favor y 2 abstenciones), una resolución sobre la negociación con el PSOE, que habla de voluntad de diálogo, compromiso y responsabilidad. Para finalizar la negociación es muy importante el apoyo de las bases a la dirección de IU. La probabilidad de pacto entre dos fuerzas políticas está directamente relacionada con el apoyo que den las bases a los dirigentes.
Irracionalismo
Cualquiera que siga la política regional sabe que el acuerdo entre el PSOE e IU carece de alternativa. IU estuvo fuera de la escena regional hasta que empezó la negociación y no se puede permitir una legislatura entera en el ostracismo, cuando tiene tantos problemas en toda España y cuenta con unos apoyos institucionales tan menguados.
Los socialistas se encuentran en una posición muy distinta, pero poco tranquilizadora. De un lado está la crisis económica, que socava el crédito de cualquier gobierno, y de otro el fracaso de la negociación estatutaria con el PP, que también frustró expectativas.
El PSOE gobernó en casi toda la etapa autonómica, lo que le obliga a analizar con una perspectiva amplia. En esta coyuntura, con tres fuerzas políticas incomunicadas y un Gobierno sin mayoría en el Parlamento, será muy difícil aprobar los sucesivos presupuestos anuales y afrontar las demandas de todo tipo que prosperan en un contexto de crisis económica.
Asegurar una mayoría parlamentaria sería el primer paso en la buena dirección, aunque no me atrevo a ir mucho más allá porque si el gobierno de una región queda en el aire por la gestión de un asilo es que hay una querencia tan grande hacia el disparate que las buenas intenciones están llamadas a estrellarse contra el irracionalismo. Pese a las apariencias, la clase política asturiana tiene muchas afinidades con la señora Kirchner.

Ver Post >
MODELOS DE NEGOCIACIÓN
img
Juan Neira | 25-10-2008 | 10:01| 0

El Gobierno regional ha dado un paso al frente para solucionar los problemas surgidos en la negociación entre PSOE e IU y asume elevar el proyecto de Presupuestos del Principado en 65 millones de euros. Los dirigentes de IU se quejaban del escaso incremento de las cuentas, asunto que queda ahora solucionado. En un comunicado, IU dice que los socialistas dan marcha atrás en sus pretensiones, cosa que les satisface. ¿Superados los escollos para formar un gobierno de coalición?

Sigue pendiente el problema de la residencia geriátrica de Sotrondio, construida por Sedes y que será explotada por una empresa privada. Y otro asunto más: IU no considera de recibo que en un contexto de crisis algunos directores generales reciban un complemento de productividad de 5.000 euros. Con independencia de que el citado complemento tenga una explicación legal y material (lo reciben los directores generales que son funcionarios de máximo nivel, en virtud de la aplicación del acuerdo de carrera profesional que opera en el Principado), lo que debe discutirse es si un complemento en la nómina de unos cargos públicos es materia de peso para reconsiderar una alianza de gobierno en una comunidad autónoma. En esto pasa lo mismo que con la residencia de Sotrondio: se puede debatir sobre el acierto de su modelo de gestión, pero lo políticamente relevante no es esa consideración, sino si el funcionamiento de un geriátrico tiene entidad suficiente para convertirse en cuestión de gabinete.

Resulta sorprendente que una larga negociación para formar gobierno, con reparto de consejerías incluida, quede frenada por asuntos periféricos. No se entiende que se hable de un reparto concreto de las áreas de gobierno y que luego salga a la palestra el complemento de productividad de unos cargos públicos o la gestión privada de una residencia. Estas cosas sólo pasan en Asturias. Con la rueda de prensa de Jesús Gutiérrez y Jaime Rabanal el método de negociación se ha invertido, al pasar de una negociación rigurosamente secreta a una fase de declaraciones públicas y comunicados. Para abundar en el disparate, debe constatarse que el trato confidencial fue sobre los aspectos sustanciales (reparto de consejerías y programa de gobierno) mientras que las cuestiones secundarias provocan recelos y tensiones.

Ver Post >
LA CULPA ES DEL GERIÁTRICO
img
Juan Neira | 24-10-2008 | 08:10| 0

La negociación entre el PSOE e IU para formar un gobierno de coalición ha tropezado con una residencia de la tercera edad en Sotrondio. Debe ser el único territorio de la Unión Europea en que la gestión pública o privada de un asilo bloquea la formación de un gobierno. Como el asunto no es fácilmente digerible, la discrepancia se envuelve en cuestiones más presentables, como la divergencia sobre el crecimiento que deben experimentar las cuentas regionales.

El formato escogido para el segundo intento de negociación de la presente legislatura avanzaba por el camino previsto. La ‘hoja de ruta’ contemplaba una primera fase de negociación reservada, en la que unos pocos dirigentes trataban de todo: programa, evaluación de la situación presupuestaria y reparto de consejerías. Si los dos grupos estaban de acuerdo se pasaba a la fase pública, con mesa de negociación, diez o doce interlocutores y fotógrafos. En esta fase no se trataba propiamente de negociar, sino de ratificar lo ya hablado en la de carácter reservado de la negociación. Pues bien, cuando se estaba a punto de hacer público el nivel de acuerdo alcanzado, con las delegaciones de los partidos sentadas en torno a una mesa, la dirección de IU sintió vértigo y se acogió al intento de gestionar privadamente una residencia de Sotrondio, construida por una empresa pública (Sedes), e interrumpió la negociación, con la pretensión de que el Gobierno regional dé marcha atrás al convenio firmado.

Describí antes el formato de negociación porque es muy importante hacer hincapié en el momento en que surgen las discrepancias. Si en la fase inicial de las conversaciones se plantean obstáculos concretos, puede quedar el diálogo en un mero esbozo de negociación. No se frustra nada más que una expectativa. Muy distinta valoración merece la negociación de una alianza de gobierno que ya cuenta con programa y reparto de consejerías, y luego se detiene porque un geriátrico tiene que ser gestionado bajo el paraguas de lo público. No le va a ser fácil argumentar a IU el asunto de la residencia de Sotrondio, porque cuando se entre en detalles se verá que el asunto no es nuevo. Mientras tanto, Asturias sigue añadiendo hitos a la ciencia política: un asilo frustra un gobierno. Mejor maquillarlo todo con discrepancias presupuestarias.

Ver Post >
MOVILIZACIONES Y DECLARACIONES
img
Juan Neira | 23-10-2008 | 08:16| 0

La portavoz del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Gabriela Bravo, considera que la coincidencia temporal entre el paro llevado a cabo por los secretarios judiciales y las convocatorias de juntas de jueces por toda España no es motivo suficiente para abrir una investigación. La portavoz del CGPJ no quiere hacer juicios de intenciones; una cosa es el paro de los secretarios judiciales, hartos de trabajar con penuria de medios en los juzgados y disconformes con la sanción impuesta a su compañera Juana Gálvez, y otra las reuniones de los jueces. Tratar de ver una actuación coordinada entre esos dos estamentos del mundo judicial para presionar al CGPJ y al Gobierno es propio de gente retorcida, defecto en el que no incurre Gabriela Bravo.

La portavoz del Poder Judicial se olvidó de comentar, como detalle positivo, el orden que presidió la protesta de los secretarios judiciales, algo que se debe agradecer si se compara con otro tipo de movilizaciones del mundo laboral; tampoco señaló que, por fin, vemos un paro laboral que no tiene entre sus reivindicaciones los aumentos de sueldos que tiñen de egoísmo la mayor parte de las reivindicaciones sindicales; la citada portavoz evitó aludir al alto grado de solidaridad mostrada por los secretarios judiciales, al ser capaces de movilizarse en todos los juzgados de España por la sanción impuesta a Juana Gálvez, cuando en otros colectivos laborales es difícil que un trabajador de Oviedo se movilice por una sanción impuesta a otro de Gijón.

En el caso de los secretarios judiciales la solidaridad es una nota descollante que dejó sin palabras a la propia Juana Gálvez, que no pudo hacer declaraciones el día de la protesta, remitiéndose a un comunicado que leyó al día siguiente, cuando ya tenía el ánimo más sereno. En resumen, que la portavoz del CGPJ no ha sacado conclusiones maliciosas de la movilización de los secretarios judiciales y las reuniones de trabajo de los jueces, pero tampoco se ha movido con la grandeza de ánimo que exigía la ocasión: sacar conclusiones ejemplarizantes de la movilización. No obstante, nada que objetar a la portavoz si se la compara con el ministro Bermejo, que ha advertido a los jueces que no son intocables. Con esas amenazas bien se merece el ministro que los jueces vuelvan a reunirse todos a la vez.

Ver Post >
EL LISTÓN DE LOS NACIONALISTAS
img
Juan Neira | 22-10-2008 | 08:13| 0

El Gobierno de Zapatero ha cerrado el pacto con PNV y BNG para aprobar los Presupuestos Generales del Estado, poniéndose al abrigo de las enmiendas a la totalidad del resto de grupos de la oposición. Logra así el Gobierno evitar la derrota política que hubiese supuesto la devolución de las cuentas del Estado. Desde la sesión de investidura tenía pendiente Zapatero escoger socios parlamentarios, operación que ha realizado con nacionalistas vascos y gallegos. Aunque los presupuestos estatales remiten a una problemática general que comprende a 45 millones de españoles, el acuerdo con grupos nacionalistas siempre pasa por dar satisfacción a intereses de parte. En el Parlamento se habla de déficit público o empleo, pero el resultado del debate se aseguró dando 9 millones de euros para el puerto de Pasajes (Guipúzcoa), 30 millones para jubilar ertzainas y restando 85 millones del cupo vasco para financiar el desarrollo de las competencias de Innovación que van a compartir los gobiernos de Madrid y de Vitoria. En conjunto, 126 millones de euros, casi lo mismo que recibió el BNG: 125 millones para Santiago de Compostela.

Este tipo de acuerdos no los inventó Zapatero, sino que se suceden cada vez que los gobiernos centrales no tienen mayoría absoluta. González y Aznar tuvieron que pagar una prima a grupos nacionalistas para obtener el plácet parlamentario al proyecto de cuentas del Estado. En líneas generales, los nacionalistas siempre sacaron tajada de la falta de sintonía entre PSOE y PP.

En el debate parlamentario, el ministro de Economía dijo que las cuentas eran las más convenientes para luchar contra la crisis económica y defendió la tasa de crecimiento inferior al 1% y la previsión de paro del 12,5%. Esos cálculos se realizaron antes de la crisis financiera y de los 150.000 millones de euros encauzados hacia la banca. Un mínimo rigor intelectual obligaría a revisar esas cifras, pero el trámite administrativo-parlamentario no permite esas flexibilidades, así que sobre los números aprobados habrá que aplicar un coeficiente corrector que tiene Solbes en la cabeza para cuando toque ejecutar las partidas. Rajoy tampoco fue riguroso al hablar de las soluciones a la crisis, como si España no hiciera lo mismo que el resto de gobiernos europeos.

Ver Post >
SIMULACIONES Y REALIDADES
img
Juan Neira | 21-10-2008 | 08:09| 0

El calendario oficial dice que esta semana tendrá lugar la negociación entre el PSOE e IU para formar gobierno. En la hoja de ruta oficial sólo constan, hasta el momento, contactos puntuales entre dirigentes e intercambio de documentos; ahora toca entrar de lleno en la negociación. Si nos atenemos a las explicaciones de los protagonistas, la gente de IU ha pasado un documento programático, para que lo evalúen los socialistas, y estos han remitido un balance presupuestario detallado a IU, para que conozcan los gastos de las consejerías, así como los planes que se desarrollarán a corto plazo. Un pie en el ideario y el otro en la gestión.

Para la negociación hay un formato oficial, y otra de carácter real, muy diferente. Ambos guiones sólo coincidirán al final, cuando se selle el pacto. Porque la entrada de IU en el gobierno no está en cuestión. Si una enseñanza ha dejado el frustrado intento de pacto es que el método de negociación no era el adecuado. Ahora las conversaciones tienen muy pocos protagonistas (¿dos y dos?) y el programa queda reducido a inventariar algunas medidas contra la crisis económica. Los antiguos condicionantes de IU para pactar quedan oportunamente relegados. Para los socialistas es muy distinto negociar con Jesús Iglesias, coordinador de IU, que hacerlo en la mesa con una alianza de tres partidos, cada uno con su estrategia y su necesidad de hacerse visible ante el electorado. Ligado a este asunto está la cuestión de la confidencialidad para que el debate no transcienda a los medios. En este punto los socialistas son muy claros: si los debates rebotan en la prensa se interrumpe el proceso.

Como este asunto lo trataremos más días, prefiero centrarme en un punto concreto: la falta de cultura de pacto que hay entre los partidos asturianos, cuando las fuerzas sociales llevan decenas de años llegando a acuerdos. Sólo en una clase política encorsetada por la ideología resulta complicado el acuerdo entre dos grupos de izquierda (moderada y radical). Votar en contra de cualquier iniciativa no tiene coste, pero mostrarse a favor resulta arriesgado. Las bases de los partidos políticos, imbuidas de esa cultura sectaria, practican el lenguaje de los adolescentes por SMS: «Sé auténtico, no cambies, sé tú mismo». De llorar.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira