El Comercio
img
LOS MUNICIPIOS NO SE TOCAN
img
Juan Neira | 30-08-2008 | 09:37| 0

Ni los partidos políticos ni la Federación Asturiana de Concejos (FACC) respaldan la reflexión realizada por el presidente de Fade, Severino García Vigón, en los Cursos de la Granda sobre la necesidad de reducir municipios. El presidente de los empresarios dijo que habría que plantearse la actual distribución administrativa de Asturias, porque no es lógico que existan 78 ayuntamientos. García Vigón aludió a la necesidad de abaratar el coste de los servicios municipales, algo que, según el presidente de Fade, es especialmente necesario en la zona central de Asturias, un espacio pequeño en el que viven el 85% de los asturianos. El sentido común respalda la declaración de García Vigón, porque sería mucho más racional contar con ayuntamientos fuertes y bien dotados para prestar servicios a los vecinos. La gran mayoría de los municipios necesitan el apoyo técnico y financiero del Principado para resolver problemas urbanísticos o de recaudación de tributos.

Bien es cierto que en Asturias, pese a la excesiva compartimentación del mapa en distintos ayuntamientos, la gestión del territorio es menos caótica que en otras regiones, como en Castilla y León, con más de 2.200 ayuntamientos; pero otros se encuentren peor no es un consuelo. Lo lógico sería ir a una concentración de municipios, aunque no hay ni una sola fuerza política que respalde esa propuesta. La razón del rechazo está en el localismo que preside la vida regional; cualquier decisión del Principado en la materia se podría vivir como una ofensa.

A falta de una configuración racional de concejos, en Asturias se ha apostado por una política moderada de unión de energías municipales por la vía de los consorcios (agua, transporte, residuos) y de las mancomunidades. El experimento de los consorcios ha salido bien, aunque con matices, mientras que el diseño de las mancomunidades no ha dado los frutos apetecidos. A día de hoy nos encontramos con muchos ayuntamientos despoblados y descapitalizados, y con un área central de la región separada por alambradas municipales que generan superposición de equipamientos y distintos modelos de urbanismo, mientras que la clase política se llena la boca con discursos progresistas sobre ordenación del territorio. Esto no hay quien lo cambie.

Ver Post >
LO QUE CALLA EL GOBIERNO
img
Juan Neira | 29-08-2008 | 08:43| 0

Como era de esperar, Solbes repitió en la comparecencia parlamentaria de ayer los argumentos que había empleado al presentar su modelo de financiación autonómica. Parte de su intervención la dedicó a defenderse de las críticas de los partidos catalanes al asegurar que su propuesta respeta los contenidos del ‘Estatut’ e insistir en que de la falta de acuerdo no se puede culpar al Gobierno español. En otros momentos exhortó a los ejecutivos regionales a asumir sus responsabilidades y dejar de pedir más dinero. Esta última afirmación fue matizada con su promesa de poner sobre la mesa más recursos adicionales.

El vicepresidente del Gobierno siempre ha ido a remolque en este debate, con esa mezcla de escepticismo, tan propia de su personalidad, y de falta de convicción que acompaña a los que hacen una tarea por simple encargo. En el carajal de la financiación autonómica metió Zapatero a su ministro de Economía aceptando la letra de unos estatutos de autonomía que se permiten fijar unilateralmente obligaciones al Estado. Una vez que el presidente asumió un planteamiento insólito, le pasó los trastos al ministro para que resuelva el problema. Y en eso está.

Tengo la percepción de que en la controversia sobre la financiación autonómica hay una suma de argumentos políticos y económicos a favor del Gobierno que ni Zapatero ni Solbes quieren explicitar. Veamos algún ejemplo entresacado del núcleo duro de las reivindicaciones de las comunidades autónomas. Cataluña, Madrid, Comunidad Valenciana, Andalucía, Murcia y Baleares aseguran que el modelo hay que revisarlo porque desde el año 1999, tomado como base para hacer los actuales cálculos, creció mucho su población. Bien, es un dato incuestionable, pero del aumento de población no sólo se derivan gastos, sino también ingresos. Gracias a los inmigrantes, esas comunidades tienen un incremento de la recaudación por IRPF, IVA o Impuestos Especiales (hidrocarburos, tabaco, alcohol) del que antes carecían. Además de otros múltiples alicientes para la actividad económica de los que se deducen beneficios para esas haciendas autonómicas. A los que aducen un mayor gasto por envejecimiento poblacional cabe recordarles que dejan de hacerlo en infancia o en juventud. Y si no lo reducen, no es por culpa del Gobierno.

Ver Post >
EL OPTIMISMO DEL PRESIDENTE
img
Juan Neira | 28-08-2008 | 08:28| 0

En la víspera de la comparecencia de Solbes en el Congreso de los Diputados para hablar de financiación autonómica, el presidente Zapatero aprovechó su visita a Galicia para pedir tranquilidad a los gobiernos regionales al asegurar que con el nuevo modelo de financiación saldrán todos ganando. Una vez más se comprueba que para tratar asuntos controvertidos el presidente se siente más cómodo hablando desde tribunas ajenas al Parlamento. Ya ocurrió con el famoso plan de paz, cuando cambió la declaración ante el Pleno de la Cámara por una intervención ante los periodistas, y ahora ocurre otro tanto con la financiación autonómica, al hacer contrapartidas a los partidos de oposición para eludir dar cuentas en el Parlamento, mientras se explaya sobre el asunto en declaraciones a la prensa y en cualquier otro foro que se tercie. En el estilo del presidente está no dar carta de naturaleza a los problemas. En su día confesó ser un «optimista antropológico» y no cabe duda de que sus mensajes van orientados a extender la visión positiva de la vida. Para Zapatero las cosas nunca van mal; el último ejemplo es la crisis económica, que tardó en llamar por su nombre más que cualquier otro presidente de gobierno.

Con el modelo de financiación autonómica ocurre otro tanto; mientras su ministro de Economía se mesa los cabellos hablando de ‘sudoku’ de difícil solución, el presidente entiende que el nuevo modelo es una oportunidad para que ganen todos los territorios: los que pretender aflojar los lazos de solidaridad y los que quieren mantenerlos; los que demandan redimensionar el actual modelo a través de los cambios de la población y los que ponen el acento en el envejecimiento de los ciudadanos; los que exigen una negociación bilateral y los que piden una mesa en las que estén todas las comunidades representadas. Zapatero ofrece mejoras para todos.

El presidente practica el discurso del buenismo que tranquiliza a los infelices. No sirvió para embridar las reformas autonómicas ni para acabar con el terrorismo ni es eficaz ante la crisis económica. En financiación autonómica, crear expectativas infundadas aleja a los gobiernos regionales de la senda del realismo, que pasa por contener los gastos y avanzar en la corresponsabilidad fiscal.

Ver Post >
RECTIFICAR DA FRUTOS
img
Juan Neira | 27-08-2008 | 08:31| 0

Un miembro de ETA, que había participado el pasado año en la campaña contra objetivos turísticos en la Comunidad Valenciana, ha sido detenido, y Zigor Goikoetxea, hermano del jefe del comando Vizcaya desarticulado el pasado mes, ha ingresado en prisión por proferir amenazas terroristas contra la portavoz del PP en Getxo (Vizcaya). Dos actuaciones distintas que remiten a una misma conclusión: continúa el acoso a la banda etarra. Jueces y policías trabajan activamente en la persecución de los terroristas, y éstos son detenidos y encarcelados con una rapidez inusitada.

Al hablar sobre el terrorismo etarra surge, con frecuencia, el interrogante sobre la fecha de caducidad de ETA. El grupo de los optimistas, políticos y observadores, dice que será pronto, mientras que el resto no se atreve a hablar de plazos. Pues bien, el rosario de detenciones habido desde que finalizó la última tregua muestra que la clave no está en concebir el punto final de la actividad terrorista, con una ceremonia de entrega protocolaria de armas, sino en lograr reducir al mínimo su capacidad de provocar daños. La desarticulación de sus bases logísticas, las sucesivas detenciones de comandos y la falta de apoyos institucionales y sociales, hacen que ETA esté cada vez más expuesta a la acción policial y judicial. A partir de ahí, se entra en un círculo virtuoso que pasa por la desmoralización de los presos de la banda, las discusiones internas sobre la estrategia de la violencia y la marginación de la organización terrorista.

Definitivamente, estamos mejor que hace un año y mucho mejor que hace dos. Mientras se mantuvo el escenario de la negociación, la banda tenía un horizonte político que le hacía concebir algo tan indignante como que cuarenta años de atrocidades podían darle algún dividendo (la unión del País Vasco y Navarra y la libertad para los asesinos). Cometió el tremendo error de tensar más la cuerda (atentado en la T 4) y ahora se encuentra acorralada y sin perspectivas. Por eso un individuo como Zigor Goikoetxea cometió la equivocación de amenazar de muerte a la portavoz del PP en Getxo. La fecha de caducidad de la banda es un asunto secundario, lo más importante es no desviarse de la política acertada, que por fin ha reencontrado el Gobierno socialista.

Ver Post >
LA PROMESA DEL PEAJE
img
Juan Neira | 26-08-2008 | 08:40| 0

En contestación a una pregunta parlamentaria, el Gobierno aclara que la supresión de los peajes de las autopistas debe ser pagada por las comunidades autónomas que lo demanden. Dicho así, sin dar más explicaciones, parece una forma de desentenderse de las peticiones de los ciudadanos, pasando la pelota a los gobiernos regionales. En cualquier caso, la actuación sobre los peajes, como la construcción de nuevos trazados de carreteras, no responden siempre a peticiones hechas por los representantes de los territorios afectados, sino que la mayor parte de las veces se trata de iniciativas de los líderes nacionales, realizadas en vísperas electorales.

El 9 de marzo de 2004, el entonces jefe de la oposición y candidato a presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, prometió en Gijón que el futuro Gobierno socialista procedería a suprimir el peaje del Huerna. Fue un compromiso libre, asumido por Zapatero, con el evidente fin de obtener más sufragios en los comicios que se celebraban cinco días después. El Gobierno de Aznar acababa de hacer una operación insólita: prolongar el peaje por veintinueve años, sin más justificaciones, para luego privatizarlo. La contestación de Zapatero era de libro, aunque al ganar las elecciones estaba obligado a cumplir la promesa. En la pasada legislatura, ya gobernando, el presidente Zapatero tomó dos medidas sobre el peaje del Huerna. La primera fue rebajar la tasa en un 30% para los transportistas; la segunda consistió en ofrecer un sistema de descuentos sobre el peaje a los usuarios que frecuenten la autopista.

Se trata de dos iniciativas interesantes, aunque no son equivalentes a rescatar el peaje. En la última campaña electoral, Zapatero no aludió al rescate del peaje del Huerna, pero el compromiso sigue ahí pendiente de cumplimiento. Llevar a cabo la liberación del gravamen supone una iniciativa muy cara que no bajaría de los 1.000 millones de euros. Ahora, con la crisis económica, es prácticamente imposible llevarla a cabo. El Gobierno ha hecho grandes inversiones de dinero en Asturias durante el último mandato, así que lo políticamente sensato sería dar la cara, proponer nuevas rebajas del peaje, y decir que no puede hacer más en las actuales circunstancias.

Ver Post >
UN DISCURSO RACIONAL
img
Juan Neira | 25-08-2008 | 10:24| 0

La afirmación del profesor Sosa Wagner de que «el caos de la financiación autonómica es reflejo del fracaso de la política territorial de Zapatero» es cierta y lúcida. Poner de acuerdo a las comunidades autónomas sobre un modelo de financiación no es cosa sencilla, pero ya se ha hecho en otras ocasiones, la última de ellas hace siete años. Pero llegar al consenso sobre el modelo a partir de unas premisas tan disparatadas como las contenidas en varias de las reformas estatutarias es lo mismo que intentar cuadrar el círculo. El encargo endiablado hecho por el presidente a Solbes no consiste en poner de acuerdo a las regiones sobre el peso que tiene que tener el tamaño de la población en la valoración del coste de los servicios, sino en hacer compatible la garantía de financiación parcial de los servicios públicos, incluida en el ‘Estatut’, con las demandas de solidaridad de otras comunidades.

Si se quería hacer una reforma profunda de la distribución territorial del poder -tarea que sólo demandaba el Gobierno de Maragall-, lo lógico hubiera sido empezar por la Constitución y luego abordar los cambios en los estatutos. Lo que resultó descabellado es empezar los cambios sin un modelo territorial prefigurado y fiarlo todo a lo que saliera de la negociación del Estatuto catalán. Los problemas a la hora de negociar la financiación del nuevo modelo nacen de la contradicción flagrante que hay entre distintos estatutos, que tienen ya rango de ley orgánica.

Para poner orden entre tanto desconcierto, el profesor Sosa Wagner propone abrir un debate sobre la necesidad de que el Estado recupere competencias transferidas a las comunidades autónomas. Algo por el estilo ya han planteado algunos dirigentes del PP y Rosa Díez. Si se hiciera ese cambio mejoraría la gestión de algunos servicios, como la Sanidad que sufre la parcelación hecha con una masa de recursos humanos y materiales tan importante como la que agrupaba el Insalud. Aunque más importantes serían otros cambios, como asegurar el uso del castellano a todos los niveles e impedir algunos desmanes en los planes de enseñanza. El problema es que ningún presidente autonómico aprueba ese viaje de vuelta. Hoy día, el diseño territorial está más en manos de las periferias que del Estado.

Ver Post >
EL PP, PROTAGONISTA DEL VERANO
img
Juan Neira | 24-08-2008 | 12:19| 0

A falta de una semana para finalizar agosto, el protagonismo político del verano asturiano ha correspondido al PP. Los socialistas tuvieron su congreso regional, pero como las diferencias las dirimen a puerta cerrada, la atención quedó puesta sobre el segundo partido. El PP ha tenido un verano agitado en Gijón y en Oviedo, y muy interesante, aunque sin estridencias, a escala regional.

En Gijón, como ya viene siendo norma desde hace muchos años, la organización del PP salta los límites locales para proyectarse sobre toda Asturias, y aún más lejos, debido a querellas internas. La culpa no la tiene Pilar Fernández Pardo, porque el asunto viene de mucho más atrás, desde los tiempos en que Mercedes Fernández presidía la junta local. En esta ocasión, la actuación de dos miembros del sector crítico, dando a conocer el contenido de las intervenciones de concejales en órganos internos del partido, conmovió la opinión pública, hasta el punto de que tuvo que salir a la palestra Soraya Sáenz de Santamaría para censurar sus opiniones.

Es más que probable que en cualquier partido opositor haya dirigentes que digan cosas, como que la consecución de tal equipamiento municipal va a favorecer al alcalde, luego hay que obstaculizarlo «si queremos ganar las próximas elecciones». A fin de cuentas, no se trata nada más que de seguir los dictados de Maquiavelo: el fin justifica los medios. El problema reside cuando se tiene al enemigo en casa y aplica la misma norma contigo: hacerse con el poder en el partido exige erosionar a la presidenta, por cualquier medio.

Del episodio no ha sacado las debidas enseñanzas el sector oficialista, porque han basado su defensa en una impía alianza entre los críticos y el PSOE, como si las declaraciones de Soraya Sáenz de Santamaría pudieran responder a esa «pinza». A los socialistas les viene muy bien el follón interno de sus rivales, pero las causas del problema están dentro de la organización local del PP. Una de las cosas más curiosas de los sucesivos episodios del PP gijonés es el silencio de la dirección regional. Si ocurriera lo mismo en la agrupación socialista, sería inimaginable un proceder similar por parte de la Ejecutiva de la FSA. Soy consciente de que Ovidio Sánchez respeta el veraneo como los judíos el ‘sabat’, pero debería hacer gestiones para poner fin a las interminables polémicas del PP gijonés.

El otro gran protagonismo municipal del PP llegó de la mano de Gabino de Lorenzo. Tras la declaración de bienes, surgió la controversia con la yeguada. Paloma Sainz, que tuvo tan pocos reflejos cuando el alcalde presentó el proyecto de las torres de Calatrava (el glamour de un arquitecto así obnubila a cualquiera), ha encontrado un argumento con el que está cómoda haciendo oposición. En este asunto llama la atención la falta de inteligencia del equipo de Gabino de Lorenzo que ha salido en tromba a defender al alcalde de la capital con palabras excesivas que sólo denotan el nerviosismo del grupo que gobierna. Si se trata de imputaciones falsas, con denunciar a los calumniadores y citarlos en los tribunales, resuelto el problema.

Para cualquiera que haya seguido con detalle la trayectoria de los 17 años de Gabino en la Alcaldía de Oviedo, queda claro que los problemas a De Lorenzo nunca le han llegado por la vía de sus actuaciones políticas, sino por lo que rodea a su política: la polémica de Gesuosa no estuvo en las realizaciones, sino en el ‘modus operandi’; lo mismo ocurrió con la controversia del ‘facturazo’ sobre el gasto corriente municipal; o con el famoso ‘tira p’alante que libras’ de los equipamientos municipales. Nunca se critican las farolas isabelinas de las calles de Oviedo por lo que alumbran sino por las sombras que proyectan.

Disputas personales

El tercer foco de atención del PP está en su política regional. Parece que un grupo de dirigentes (parte del grupo parlamentario autonómico y algunas juntas locales) van a presentar una candidatura alternativa a la de Ovidio Sánchez. Hasta aquí todo normal. Lo que ya no encaja es que el debate se reduzca, por parte de los críticos, a proponer un plebiscito sobre la figura de Ovidio, sin discrepar de su política. Si lo que hace Ovidio en el Parlamento está bien, no tiene mucho sentido pedir su relevo a cualquier precio.

Digo esto porque los dos créditos extraordinarios solicitados por el Gobierno regional, en la Junta General del Principado, fueron apoyados por todos los diputados del PP sin reserva de ningún tipo. El trabajo de Ovidio Sánchez en la ponencia del Estatuto de Autonomía tampoco es cuestionado por ningún dirigente de su partido. Más aún, la pretensión de llegar a una forma de gobierno, modelo ‘gran coalición’ (PSOE-PP), ha sido barajada por los dos sectores del grupo parlamentario, al comprobar la sintonía con los socialistas en la ponencia parlamentaria y en los créditos extraordinarios.

Es curioso que oficialistas y críticos lleguen a compartir estrategias novedosas, de gran calado, y se dediquen, simultáneamente, a afilar los cuchillos para enfrentarse en el Congreso regional de otoño. En esa estación del año iban a dar un paso al frente en busca de fórmulas de gobernabilidad en la región, pero, repentinamente, se quedaron sin posible socio. Como dijimos al principio, los socialistas también discrepan, pero lo hacen a puerta cerrada: sin luces y taquígrafos.

Ver Post >
LA NECESIDAD Y EL LUJO
img
Juan Neira | 23-08-2008 | 12:03| 0

La relación entre modelo de financiación autonómica y Presupuestos Generales del Estado para el año 2009 es aceptada por todos. Al principio, el discurso oficial decía que eran dos cosas distintas; más tarde, se empezó a apreciar el nexo, al aceptar que sin un acuerdo sobre el modelo de financiación los potenciales aliados de Rodríguez Zapatero (CiU, Esquerra Republicana e Izquierda Unida y hasta el mismísimo PSC) no votarían a favor de las nuevas cuentas del Estado. Ahora, ya se logra ver el escenario completo, y se afirma que sin un acuerdo presupuestario, tampoco el presidente del Gobierno va a sacrificar la Hacienda del Estado para dar más dinero a los ejecutivos autonómicos, así que el modelo de financiación quedaría prorrogado. Se trata de una doble negociación que se articulará en el otoño guiada por el efecto de los vasos comunicantes: el exceso en una mesa será compensado con recortes en la otra.

Aunque se trata de dos operaciones de números (financiación regional y Presupuestos del Estado) el vínculo está en la letra. La necesidad de Zapatero de completar su mayoría simple (169 diputados) con partidos políticos de un territorio concreto (CiU, ERC, PSC) se corresponde con la importancia crucial que tiene para esos grupos nacionalistas o filonacionalistas el modelo de financiación territorial. Todo es política.

Ahora bien, lo que no interesa aceptar, por unos y por otros, es que ambas negociaciones (presupuestaria y financiera) dependen inexorablemente de la evolución de la economía nacional, o para decirlo de una manera más directa, de la intensidad de la crisis económica. Y aquí las claves no son ya políticas, sino económicas. Si la recaudación fiscal es insuficiente, no habrá manera de inyectar más dinero en la mesa de la financiación autonómica, que creo recordar que está ya hinchada con 110.000 millones de euros. Igualmente, si la recaudación baja, los Presupuestos del Estado no podrán cubrir todas las necesidades y caprichos que atendían hasta ahora. Constatar que ambas negociaciones políticas están supeditadas a la crisis económica es muy incómodo, porque de ello se deduce que lo único urgente son los Presupuestos estatales, mientras que abrir el modelo de financiación es un lujo que se permite la clase política.

Ver Post >
LA FINANCIACIÓN, A CIEGAS
img
Juan Neira | 22-08-2008 | 09:37| 0

En una entrevista que se publicaba ayer en este periódico, el vicerrector de la Universidad de Oviedo, Santiago Álvarez, afirmaba que «ni la Universidad ni la Administración saben lo que cuestan sus servicios». Partiendo de ese desconocimiento es difícil que el Principado financie adecuadamente a la institución académica. Esa constatación no deja de ser una pequeña parte de los dislates que se pueden cometer con el dinero público si ampliamos el campo de observación y pasamos de la Universidad a la financiación autonómica.

El día 28, Pedro Solbes comparecerá en el Congreso para explicar el modelo de financiación. La información que obra en manos del vicepresidente del Gobierno es insuficiente, pese a ser el político que tiene más datos sobre la materia, porque en España no se han introducido, con un mínimo rigor, instrumentos de contabilidad analítica en la Administración que permitan ponderar los costes. A partir de aquí los cálculos se hacen sobre criterios parciales e interesados. Unos ponen el acento en los viejos; otros cuentan los niños en edad escolar; y los terceros dicen que los inmigrantes salen muy caros. El resultado final es que el Gobierno tendrá que poner dinero para llegar a un equilibrio entre las demandas de unos y otros.

Aunque la reflexión tenga una apariencia burocrática, resulta dramática, porque con esa suma de ignorancia e interés se ha llegado a despiezar la Hacienda del Estado, entregando, a ojo, un porcentaje de los recursos. Un 15% del IRPF en tiempos de Felipe González; un 33% del IRPF y 35% del IVA en la época de Aznar; y ahora la entrega de ambos impuestos ya va por el 50%. Las mayorías simples y las demandas nacionalistas han acelerado la centrifugación de recursos. Con ese método los distintos gobiernos de España han reactualizado la «doctrina del apaciguamiento». La estrategia se reduce a ganar tiempo, como Chamberlain ante Hitler. Nadie duda que dentro de unos años, el Montilla de turno pedirá más dinero de la caja común, tomando como referencia los modelos vasco y navarro, que tienen una financiación óptima: se quedan con el 100% de los grandes impuestos y que Zapatero les pague la alta velocidad (5.000 millones de euros) o la implantación de la Ley de Dependencia. Por eso Ibarretxe habla de «Estado asociado», el único Estado con superávit asegurado.

Ver Post >
LA TÁCTICA DE ZAPATERO
img
Juan Neira | 21-08-2008 | 11:13| 0

Dirigentes regionales del PP e IU se oponen a que Cataluña marque los ritmos de la financiación autonómica. La queja de los miembros de la oposición asturiana viene a cuento de los acuerdos alcanzados por Zapatero con Joan Herrera y Joan Saura, cargos públicos de ICV, el socio de IU en Cataluña. Para evitar debatir sobre financiación, Zapatero negoció con los líderes de ICV que retiraran la petición de comparecencia parlamentaria del presidente a cambio del compromiso de llegar a un pacto en firme, antes de tres meses, y de ofrecer la intervención de Solbes en el Congreso durante el presente mes. El asunto tiene su gracia por la asimetría del trueque: evitar analizar el modelo de financiación en el Parlamento, quedando rehén de un plazo para el acuerdo: el 19 de noviembre.

El negocio de Zapatero con ICV tiene otros réditos, como el de acabar con el frente catalán que había urdido Montilla, sumando las fuerzas de CiU a los grupos del tripartito. En las arenas movedizas de la táctica política, Zapatero siempre sorprende con golpes de efecto que sus rivales no saben prever. Los dirigentes de CiU y Esquerra Republicana ponen rostro de perplejidad, al igual que cuando el presidente pactó con Artur Mas el ‘Estatut’ y al resto de líderes catalanes les quedó cara de tontos. No se acaban ahí los réditos de la maniobra de Zapatero, porque al dar noventa días para el acuerdo, liga la negociación de la financiación autonómica, aún más, con la negociación presupuestaria.

La queja de los dirigentes asturianos de PP e IU no puede estar basada en la fecha dada para pactar el modelo de financiación, ya que todos los observadores daban por bueno que la negociación se prolongaría hasta bien entrado el otoño. El problema estriba en que el anuncio es fruto de una negociación con un partido que forma parte del tripartito catalán. Dicho con otras palabras: se refuerza el carácter bilateral de la negociación, lo que perjudica a Asturias y a otras comunidades dependientes que están en una situación opuesta a la de Cataluña. Cada vez aparece más claro que el encargo del presidente a Solbes pasa por negociar a dos bandas, tratando de flexibilizar la letra del ‘Estatut’ (con la Generalitat) y pactando compensaciones con el resto de comunidades autónomas.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira