El Comercio
img
IU, EL ALIADO CONTRADICTORIO
img
Juan Neira | 24-02-2008 | 10:15| 0

En cada legislatura aumenta el peso de los dos grandes partidos, PSOE y PP, que en el pasado mandato ya tenían 312 de los 350 escaños del Congreso de los Diputados. El aumento del bipartidismo daña a los grupos minoritarios, pero especialmente a los que pretendan tener una implantación nacional y confrontar con los discursos del PSOE y del PP. Es el caso de IU. El argumento del voto útil no erosiona las expectativas del PNV ó CiU, porque estos grupos van al Parlamento en representación de intereses territoriales concretos que no compiten más que indirectamente con los dos grupos mayoritarios. Cosa distinta es lo que ocurre en las elecciones autonómicas, donde todos se ciñen a la problemática de un territorio determinado. Con todo ello quiero decir que si IU sufre en las elecciones autonómicas y municipales la hipoteca de sus disputas internas y la ausencia de una renovación radical, en las elecciones generales tiene que luchar contra un problema más arduo: la inutilidad de su voto.
Cuánto más enconada es la lucha entre el PSOE y el PP y más incierto es el resultado de los comicios, más difícil se hace para IU abrirse un hueco entre el electorado. Sólo a partir de esta premisa se entiende la certeza que tienen los dirigentes de IU de que el PSOE va a ganar las elecciones generales. Saben el resultado y tienen necesidad de comunicárselo a la sociedad. Si la gente que vota izquierda creyera probable la victoria de Rajoy, tendería a votar a Zapatero. Por muy de izquierdas que sea un determinado sector del electorado, puestos a escoger siempre funcionaría la teoría del mal menor.
La victoria de Zapatero aporta también ventajas estratégicas a IU: es un aliado potencial, un presidente con el que se pueden llegar a acuerdos. Según Llamazares, Zapatero tendrá que gobernar con IU o con la derecha nacionalista. Esta argumentación podría ser plausible siempre que IU sacara un número de escaños susceptible de dar una mayoría parlamentaria al candidato socialista, pero aún dando por bueno que IU obtenga un número de escaños suficiente, hay una objeción importante al planteamiento de Llamazares.
En los últimos años, IU no es un partido que tenga dificultades para aliarse con la derecha nacionalista, como lo demuestra al participar en el Gobierno de Ibarretxe. Zapatero no tendría que optar entre nacionalistas de derechas o una fuerza de izquierda como IU, porque los dirigentes de IU aceptan gobernar con nacionalistas de derechas. Es más, algunos planteamientos excluyentes y antidemocráticos del Gobierno vasco han sido mejor digeridos por IU, socio minoritario del Ejecutivo, que algunas decisiones administrativas de Areces por los consejeros de IU en la legislatura pasada.
En Asturias, IU presenta una gran candidata, Laura González, a la que ya ha recurrido más veces, como cuando encabezó brillantemente la candidatura autonómica en el año 1991, sacando seis diputados. Laura es el rostro más unitario y menos sectario de IU. A Laura la avala su buen hacer en la Consejería de Vivienda y Bienestar Social, porque es una persona que cree en la extensión de los derechos sociales y en la necesidad de dar vivienda a los desfavorecidos.
En su contra, Laura tiene una contienda electoral marcada por el enfrentamiento entre Zapatero y Rajoy. Y la política actual de su organización en Asturias dispuesta a hacer oposición hasta con el pacto social del Principado con los sindicatos y la patronal. El discurso de pedir el voto para una mayoría de izquierdas choca con la realidad cotidiana de la política regional. Aunque a lo mejor la clave de todas estas contradicciones se encuentra en que Ibarretxe está a la izquierda de Areces.

Ver Post >
EL MANTRA DE LAS INFRAESTRUCTURAS
img
Juan Neira | 23-02-2008 | 10:16| 0

El cabeza de candidatura del PSOE en Asturias, Álvaro Cuesta, ha presentado el programa de infraestructuras de su partido. En la próxima legislatura los socialistas no sólo prometen terminar las infraestructuras de transporte en marcha, como la autovía del Cantábrico, la autovía del interior, la variante de Pajares o la ampliación de El Musel, sino que ejecutarán toda la línea de alta velocidad hasta Gijón, unirán la autovía del Cantábrico con la del interior (construyendo el eje La Espina-Canero), dotarán a la autopista “Y” de un tercer carril, construirán un túnel bajo El Fito, y llevarán a cabo la autovía o vía rápida desde La Espina hacia Ponferrada. En fin, Álvaro Cuesta podía haber dicho que iban a hacer todo y así se ahorraba una relación tan prolija de actuaciones.
Lo primero que llama la atención es que en el mitin del Palacio de Deportes de la Guía el presidente Zapatero sólo hubiese nombrado la llegada de la alta velocidad a Gijón, dejando tan espectaculares inversiones en el tintero. Carece de lógica anunciar un programa tan ambicioso de actuaciones en una rueda de prensa rutinaria de campaña y desperdiciar la ocasión de poner en boca de Zapatero tan ilusionantes proyectos. Me inclino a pensar que las inversiones anunciadas por Cuesta tienen una finalidad táctica: anticiparse a un anuncio semejante por parte de Gabino de Lorenzo.
Cualquier persona mínimamente informada sabe que es imposible hacer todas esas infraestructuras en cuatro años, porque supone mucho dinero. Con una desaceleración de la economía, como hipótesis más benigna, resulta descabellado comprometer tanta obra pública. En el pasado mes de enero la recaudación del IVA descendió un 16%, así que el Estado no tendrá dinero para financiar tantas actuaciones.
Interesa destacar que casi ninguna de las nuevas infraestructuras comprometidas resulta imprescindible. Si exceptuamos la llegada de la alta velocidad hasta Gijón y el tercer carril de la “Y”, el resto es un conjunto de propuestas pensadas para mantener alta la moral de los ciudadanos, ya que los asturianos llevamos quince años identificando construcción de carreteras con progreso. Desde la famosa crisis de 1993, que se llevó por delante un tercio de los puestos de trabajo de la industria pública, y que fue acompañada con tres devaluaciones de la peseta, nuestra región dejó de creer en las factorías y puso toda su fe en las autovías. Desde entonces, las autovías constituyen el “mantra” del discurso asturiano.
El famoso déficit de las comunicaciones asturianas se debe únicamente al retraso de la autovía del Cantábrico y de la nueva salida por ferrocarril a la Meseta. Soy de la opinión que el mejor destino a los fondos mineros hubiera sido la urgente realización de estas dos infraestructuras, aunque ya sé que el protocolo de los fondos lo hubiese impedido por no ser equipamientos específicamente mineros. El resto de las actuaciones realizadas en estos tres últimos lustros oscila entre lo simplemente conveniente y lo abiertamente superfluo. En Asturias, la construcción de vías de comunicación tiene dos finalidades, una económica, crear puestos de trabajo, y otra política, dar un plus de credibilidad al político que las ejecuta. El servicio específico que da la autovía ocupa un lugar secundario en las consideraciones.
La batalla política en Asturias se reduce, con frecuencia, a echarse en cara los retrasos de las autovías, llevándose la palma el tramo, Unquera-Llanes. No hay nada más ridículo que presumir de buen gobernante por hacer carreteras, como si el asunto no dependiera exclusivamente de los ingresos de la Hacienda Pública.

Ver Post >
EL RECHAZO DEL CENTRO
img
Juan Neira | 22-02-2008 | 08:05| 0

Se inicia la campaña electoral bajo el signo de la incertidumbre, porque las encuestas no decantan un favorito. Es tan probable que gane el PSOE como el PP. Nunca había pasado nada igual. En las dos primeras elecciones generales el triunfo de la UCD de Adolfo Suárez era el resultado esperado, como lo fue la alternativa de Felipe González en 1982, ante la crisis interna del partido centrista. Muchos años más tarde, en 1996, el triunfo del PP estaba anunciado ante el agotamiento del ciclo socialista. En el año 2004, el favorito era el delfín de Aznar, pero ZP triunfó contra pronóstico. Es esta la primera ocasión que no hay favorito en los sondeos, arrojando la sombra de la incertidumbre sobre la campaña electoral. Por otros motivos estamos también ante una convocatoria con perfiles diferenciados.
Hasta el presente, la disputa del voto se desarrollaba en los caladeros del centro político, en el territorio limítrofe entre la socialdemocracia y la derecha moderada. Sin embargo, ahora el centro electoral es un conjunto vacío, porque ni Zapatero ni Rajoy lanzan sus redes sobre él. El slogan del PSOE es muy elocuente sobre este particular: “vota con todas tus fuerzas”. Traducido: la campaña electoral socialista busca ganar votos entre los abstencionistas de la izquierda, no entre centristas indecisos que son existentes. El lema del PP también da pistas sobre ello: “con cabeza y corazón”. La cabeza hay que usarla siempre, así que lo revelante es esa apelación al corazón, al voto sentimental, al recurso afectivo-ideológico.
El PSOE mira a la izquierda, por ello Zapatero habló en su mitin gijonés desde los presupuestos de una política de clase, que trata de repartir la bonanza económica entre pensionistas, jóvenes, trabajadores, perceptores del salario mínimo, etcétera. Y también por eso Rajoy habla de firmeza, un valor que siempre ha reivindicando la derecha. El diálogo y la moderación son valores que no cotizan, por primera vez, en una campaña electoral en España.
No hay centro electoral, sociológicamente relevante, porque en la pasada legislatura se han roto los consensos, y a fuerza de descalificaciones mutuas se ha logrado polarizar las tendencias políticas de los ciudadanos. Ante las urnas, el número de indecisos entre Zapatero y Rajoy es muy pequeño. Esa forma de roturar el espacio electoral sobre bases ideológicas hace que las rebajas fiscales anunciadas por el PSOE y el PP hayan sido recibidas con más indiferencia de la esperada. Si se “vota con todas tus fuerzas” no ayuda mucho el regalo de los 400 euros por cabeza. Igualmente, si hay que votar “con el corazón” de poco sirve alegrar la cartera elevando el mínimo exento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas a los 16.000 euros.
Otra novedad de la campaña es que la economía, la asignatura reina de la pugna parlamentaria desde que se inició la democracia, se coló en el debate a última hora, con los indicadores cogidos por los pelos, sin el sosiego que requiere el tratamiento de las cosas serias. Una legislatura de bonanza había sacado la economía del debate político y la tormenta financiera americana de las hipotecas basura la rescató del desván de las cosas inútiles. Ayer, a última hora de la noche, cuando la precampaña se convertía en campaña, forcejeaban Solbes y Pizarro sobre males y remedios económicos, dejando algunas “perlas”. Según el ex presidente de Endesa, el gasto público se reduce por cuatro vías: suprimir el Ministerio de la Vivienda, cerrar la Oficina Económica de Presidencia, impedir el pago a terroristas (ANV) y bloquear las reformas interiores en el piso del ministro Bermejo. ¿Quién dijo que las campañas eran aburridas?

Ver Post >
EL REGISTRO DE IZQUIERDAS
img
Juan Neira | 21-02-2008 | 08:14| 0

La campaña electoral se ha adelantado en Asturias con la visita de los dos grandes líderes nacionales, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy. Los dos dirigentes han escogido escenarios y discursos distintos para atraer el voto. Rajoy optó por un recinto relativamente reducido, como el auditorio de Oviedo, mientras que Zapatero intervino en un mitin multitudinario en el Palacio de Deportes de Gijón. Rajoy no hizo nada más que una escueta referencia a Asturias para decir que cumpliría con la promesa del tren de alta velocidad y que traería inversiones a las cuencas mineras, al contrario del método utilizado por el presidente del Gobierno, repleto de alusiones y argumentos en clave asturiana. Rajoy habló del proceso de paz y del desajuste del mapa autonómico, asuntos a los que Zapatero no dedicó ni media palabra. ¿Será así de diferente la campaña electoral de ambos?
Hasta que se vean ambos líderes, cara a cara, en televisión el próximo día 25, ninguno de los dos va a enseñar las cartas que lleva en la mano. Es una pena que a nuestra escala asturiana no podamos presenciar un debate entre los dos cabeza de candidatura (De Lorenzo y Álvaro Cuesta), dada la decisión del alcalde de Oviedo de evitar cualquier intercambio de opiniones con dirigentes de otros partidos, como no sea a través de fax, bromas en DVD u otros formatos de comunicación virtual.
Zapatero, en Gijón, realizó un discurso nítidamente de izquierdas, en el que los derechos sociales alcanzados en esta legislatura y los prometidos para el futuro (pensiones equiparables a las de los países más avanzados) fueron presentados como una conquista de los trabajadores. La bonanza económica de estos años no la cifró el presidente en crecimiento del Producto Interior Bruto, sino en el ahorro logrado (70.000 millones de euros) para gastarlo en ventajas para los desfavorecidos: becas, viviendas para jóvenes, ayudas a las personas dependientes, aumento de pensiones.
El sesgo de izquierdas de su intervención le hizo aludir a la Sanidad Pública como un derecho de todas las personas sin importar el color que tengan. Ni que decir tiene que la referencia de hace unos días del ex ministro Arias Cañete a “los camareros de antes”, la interpretó Zapatero como mera nostalgia de los tiempos en que los asalariados agachaban la cabeza.
No recuerdo, desde aquel mitin de Felipe González de agosto de 1976 en el Pabellón de la Arena, un secretario general del PSOE que hablara en términos tan de izquierdas, a su electorado, como el Zapatero de ayer. Hace cuatro años, cuando faltaban cinco días para las elecciones, Zapatero desplegó en Gijón un discurso dialogante, con promesas sobre infraestructuras de transporte, pero esta vez optó por un mensaje de clase, destinado a los trabajadores: crecer para repartir.
Con todo lo dicho a nadie puede extrañar las referencias a José Ángel Fernández Villa y a la cultura del Soma. En vez de perderse por los meandros del cambio climático, tan caros a los políticos de centro-izquierdas y a los postulantes de “terceras vías”, el presidente habló del carbón limpio y del plan de la minería. Antes de acabar, recordó las citas de Rodiezmo como una escuela de formación, en la que él había aprendido mucho. ¡Y la derecha asturiana creyendo que los guiños a los sindicatos mineros le van a dar un gran rédito en las urnas!
Un discurso tan escorado a la izquierda tenía que tener su pimienta antiyanqui, cosa que hizo Zapatero levantando la voz para recordar el corte dado a Bush: “Ahí te quedas con tus tropas en Irak”. Y el público aplaudiendo como si el balón hubiera llegado a la red.

Ver Post >
TELONEROS O PROTAGONISTAS
img
Juan Neira | 19-02-2008 | 07:57| 0

Los socialistas han dado a conocer su plan para la inminente campaña electoral, que contará en Asturias con las intervenciones de tres ministros (Caldera, Alonso y Soria), así como con la visita de Josep Borrel, Alfonso Guerra y Trinidad Jiménez. La campaña se cerrará en Langreo con un acto en el que estarán los 55 alcaldes del PSOE. Jesús Gutiérrez, el jefe de campaña, y Álvaro Cuesta, cabeza de lista, aseguraron que cuentan con una encuesta favorable, y volvieron a repetir que el mayor peligro para la izquierda no está en los candidatos del PP, sino en la abstención.

Como programas de actos, nada que objetar. Lo que falta por saber es si los socialistas asturianos van a hacer algo más que acompañar a Zapatero el próximo miércoles y flanquear en los mítines a los ministros ó altos dirigentes de su partido que vengan a esta región a pedir el voto. Las campañas del PSOE en Asturias están cortadas todas por el mismo patrón: mera caja de resonancia del candidato a presidente, llámese González, Almunia ó Zapatero. Una postura que tiene una cierta lógica, ya que la gente no vota en clave aragonesa, catalana o asturiana, sino que se moviliza ante las urnas pensando en el próximo gobierno. La lista de aspirantes a diputados es una herramienta para ratificar o quitar al presidente del gobierno.

Ahora bien, esta vez en Asturias hay una campaña peculiar en marcha, que la encarna el alcalde de Oviedo con un estilo y unos medios distintos a los utilizados en campañas precedentes. Ante ese rival electoral, uno puede encogerse de hombros y hacer la campaña de toda la vida, o aceptar el reto y cambiar tonos, mensajes y propuestas. Los socialistas tienen que decidir entre dar amenas o aburridas charlas sobre medio ambiente y educación, o bajar a la arena y confrontar con el discurso de Gabino de Lorenzo. Es una decisión de estrategia: rutina ó luchar por tener la hegemonía del debate electoral. Los socialistas insisten en el peligro de la abstención, pero para movilizar al electorado de izquierdas la primera condición es que los propios líderes de la izquierda se crean el papel que están llamados a jugar y busquen conectar con su electorado. Con charlas amables y reparto de folletos por la calle no rescatan a nadie de la abstención.

Ver Post >
RAJOY ESTÁ MAL ASESORADO
img
Juan Neira | 18-02-2008 | 08:05| 0

Los socialistas reaccionan ante las manifestaciones realizadas por Rajoy sobre Asturias, asegurando que “le han informado mal o está impregnado de un exceso de hipocresía”. La realidad es que el líder del PP hizo una referencia muy escueta a Asturias, limitándose a mostrar su apoyo al tren de alta velocidad y prometiendo inversiones para las cuencas mineras. De Lorenzo había mencionado el Transcantábrico, como uno de las reivindicaciones del PP asturiano, y Rajoy habló de traer la alta velocidad, en genérico, sin entrar a matizar si se refería al trayecto del AVE entre Pola de Lena y Gijón, que está por decidir y costará un ojo de la cara, o si aludía al Transcantábrico, o a los dos proyectos. En cualquier caso, creo que comprometerse con el desarrollo del AVE en Asturias resulta pertinente y es propio de cualquier líder que aspire a ser presidente de Gobierno. El otro asunto del que habló fue de realizar inversiones en las cuencas mineras “en tiempo y forma”.

Hay que tener un buen despiste para considerar que las carencias de Asturias, o los supuestos ó reales abandonos que sufre de manos del Gobierno central, se cifran en un déficit de inversión en las cuencas, que es el territorio de Asturias que recibe más dinero por habitante. Basta darse una vuelta por Mieres para comprender el dinero invertido en los últimos años. Con esa referencia a las cuencas se ve hasta qué punto está Rajoy mal asesorado por los principales dirigentes asturianos (Ovidio Sánchez, Fernández Rozada y Gabino de Lorenzo) de su partido. En los últimos ocho años, en las cuencas mineras se realizaron ingentes inversiones de dinero para financiar proyectos de todo tipo, desde los más impresionantes equipamientos universitarios que tiene nuestra región, hasta la dotación de las prejubilaciones más envidiables que existen en la Unión Europea, pasando por los enlaces de la autovía minera.

Rajoy tiene un discurso nacional bien orientado, pero en Asturias está muy mal asesorado. De Lorenzo dice que los socialistas quieren que Asturias siga siendo subvencionada y pedigüeña, y todo el PP asturiano tiene su estrategia regional orientada hacia el pacto con los sindicatos mineros. Así se conjuga la doctrina liberal por esta tierra.

Ver Post >
GABINO TOMA EL MANDO
img
Juan Neira | 17-02-2008 | 11:25| 0

La campaña de Rajoy da pie a los realineamientos en el PP asturiano

La foto de Gabino de Lorenzo, con Álvaro Cuesta y Laura González, agarrando la silla vacía del poder dio inicio a la atípica campaña electoral asturiana, un evento que en el resto de España se inicia el día 22, pero que en nuestra región se anticipa, ya que las visitas de Rajoy y Zapatero se programaron para fechas previas.
Mariano Rajoy estuvo, ayer, en Oviedo, en el auditorio Príncipe Felipe. No entiendo por qué el PP asturiano organiza el principal acto de campaña en una sala que no caben más de 2.500 personas. Con lo movilizado que está el electorado de la derecha y no se les ocurre otra cosa que programar la cita con Rajoy como si fuese un concierto de la OSPA. Si algún efecto tiene un mitin para los que no han estado presentes es comprobar, mediante fotos y vídeos, la multitudinaria asistencia. En Asturias hay varios recintos públicos con capacidad para recibir a mucha más gente que en el auditorio de Oviedo, así que la decisión de los organizadores es incomprensible.
Mariano Rajoy se atuvo al guión de sus últimas actuaciones públicas intercalando la economía con los temas más polémicos de la última legislatura, como la negociación con ETA o la Ley de Memoria Histórica. Los mítines propician un discurso de trazo grueso, no apto para los matices, porque se trata de provocar emociones, de trasmitir ánimo, así que los que tenemos interés por ver a Rajoy en profundidad debemos esperar a los “cara a cara” televisados con Zapatero, los próximos días 25 de febrero y 3 de marzo. Estoy convencido que ahí se juegan ambos líderes la suerte en las urnas, dado el apretado margen que hay entre el PSOE y el PP en las encuestas.
En Asturias, los candidatos del PP no están por la labor de participar en debates “cara a cara” televisados con sus rivales directos, como les pidieron los socialistas a Gabino de Lorenzo y a Pilar Fernández Pardo. Los candidatos asturianos del PP prefieren otros formatos de comparecencia menos arriesgados, dejando que Rajoy haga el trabajo por ellos.
El líder nacional del PP ofreció la faz de la alternativa reformista, que no se plantea dudas de identidad ni saltos en el vacío para desarmar a ETA ni reabrir las cicatrices de heridas históricas. Esa parte del discurso de Rajoy es una continuación de la línea política seguida por el PP a lo largo del último mandato. Zapatero introdujo temas que no estaban en la agenda política (nadie se planteaba la pertinencia de la negociación con ETA ni la necesidad de reformas tan profundas de los estatutos de autonomía) y Rajoy encontró un filón para hacer oposición. La parte más consistente de la alternativa de Rajoy está en ofrecer seguridad frente al riesgo de determinadas políticas impulsadas por Zapatero, que más tarde tuvo que rectificar, como es el caso del diálogo con ETA, o que nos han llevado a una posición más conflictiva de la que partíamos, como es la organización del mapa autonómico.
La solución a los problemas de España no se puede alumbrar en un mitin, así que cuando se inicie la próxima legislatura habrá que retomar algunos temas, en sede parlamentaria, como la armonización de las desorbitadas reformas estatutarias a las que se han acabado sumando todos los partidos, porque nada tiene más predicamento que un cierto discurso nacionalista (máximo autogobierno) para ser escuchado en un territorio pequeño. O la obligada y aplaza reforma de la financiación autonómica que todos los partidos están dejando fuera del debate electoral.
El candidato del PP ha cargado contra el estado de la economía española. Durante toda la legislatura, cuando se creaba el 40% del empleo de la eurozona, la economía estuvo ausente del debate político. Ahora, los indicadores laborales y bursátiles han inflexionado, y Rajoy critica al Gobierno. No conozco ningún líder de la oposición que no haga responsable al Gobierno de los malos datos económicos, al igual que no hay presidente de un país que no presuma de ser el artífice del crecimiento económico. Seguro que Zapatero está arrepentido de no haber adelantado unos meses las elecciones.
REBAJAS FISCALES
Punto y aparte merecen las propuestas tributarias repetidas por Rajoy en Oviedo, que son imposibles de llevar a cabo, como dejar sin la obligación de realizar declaración sobre la renta a todas las personas que tengan unos ingresos inferiores a los 16.000 euros. Una cosa es que paguen poco y otra que no tengan nada que contribuir. Tanto Rajoy como Zapatero han ideado un programa fiscal para cautivar al votante, olvidándose de las necesidades del Estado. Con la economía perdiendo fuerza, la bajada de impuestos obligaría a acudir al recurso de la deuda para financiar infraestructuras y programas sociales.
Rajoy sólo le ha dedicado una frase a Asturias para mostrar su apoyo al tren de alta velocidad y a las cuencas mineras. Los líderes nacionales proponen para cada región lo que les piden los dirigentes de cada territorio. Una vez más se puede comprobar el obtuso planteamiento territorial del PP asturiano, convencido de que la alternativa liberal-conservadora en nuestra región pasa por disputar la hegemonía a la izquierda sobre el discurso de las inversiones en las cuencas. Ahí se dan la mano Rozada, Ovidio y Gabino. Asombra tanta ceguera. Los señores de la derecha deberían saber que el charnego Montilla, en la temporada que estuvo al frente del Ministerio de Industria sin saber nada de industria, ya firmó para las cuencas 1.716 millones de euros en fondos mineros y aceptó las prejubilaciones a los cuarenta y picos años de edad, con 600.000 euros por barba. ¿Debe Rajoy prometer más dinero? ¿Y luego critican las subvenciones? Seamos serios.
Antes que Rajoy, habló Gabino de Lorenzo. Está claro que es el que manda en el PP asturiano. Al referirse a los socialistas deslizó una frase premonitoria: “habrá otras elecciones y ahí les espero”. Con la disculpa de ayudar a Rajoy a ser presidente, De Lorenzo ha tomado un atajo dentro de su partido, fidelizando al PP gijonés, y dispuesto a retirar a Ovidio Sánchez de la primera línea de mando. La clave de la operación está en poner al atribulado PP gijonés bajo su batuta, y para ello nada mejor que garantizarle cobertura frente a las veleidades de los “casquistas”. De ahí la destemplada referencia a Tarzán y la compra del piso en Alcobendas.

Ver Post >
LA SILLA ESTÁ VACÍA
img
Juan Neira | 16-02-2008 | 10:53| 0

La imagen de los tres cabezas de candidatura ante una silla vacía indica que en época electoral el poder no ha tomado asiento: el Parlamento disuelto, el Gobierno en funciones y el nervio de la decisión diseminado entre treinta millones de electores. Laura González está en el centro, entre Gabino de Lorenzo y Álvaro Cuesta, como en las fotos que se hacían antes de aprobarse la Ley de Igualdad, cuando reinaba la asimetría entre hombres y mujeres, y las damas tenían preferencias formales y subordinaciones reales. Mirando con más detenimiento la imagen se adivina que Laura no está en el centro por ser mujer sino por ser la candidata de IU. ¿Es IU de centro? Al contrario, se trata de la opción electoral que camina más escorada a un lado, pegada al carril de la izquierda. Sin embargo, Laura está entre De Lorenzo y Cuesta, porque su presencia da un toque de neutralidad, de tercera vía, entre los dos grandes protagonistas de la contienda. El centrismo fotogénico de Laura simboliza que el partido está sin jugar. Si Gabino ó Álvaro hubiesen posado en el medio, la foto sería tendenciosa, porque todavía no se conoce el resultado electoral. Sólo después del 9 de marzo tiene derecho uno de los dos a ponerse en el centro, acompañado de perdedores. Claro está que cabe una última interpretación para los que ven con lentes de ideología hasta el posado de fotos: la candidata de IU en el medio significa que en esta legislatura se ha dinamitado el centro político, lugar hacia el que los dos grandes partidos convergían desde que se inició la democracia. Es ésta la última y más grave consecuencia de este mandato: entre todos mataron la moderación.

La silla del poder está vacía y los tres candidatos se agarran a su respaldo con ganas de tomar asiento. Álvaro Cuesta ha recuperado la chaqueta de pana de la gran época de las mayorías absolutas de Felipe González y De Lorenzo recrea su personaje que le ha permitido ganar todas las elecciones en Oviedo durante los últimos 17 años. Y Laura, con el carné de jubilada y su gran estatura, busca el escaño perdido de Pasionaria.

Ver Post >
EL DEBATE ES OBLIGADO
img
Juan Neira | 15-02-2008 | 08:07| 0

Tras una larga negociación, las direcciones nacionales del PSOE y del PP se han puesto de acuerdo en la celebración de dos debates televisados entre Zapatero y Rajoy, en los que discutirán sobre economía y empleo, políticas sociales, política exterior y seguridad (terrorismo), política institucional y retos del futuro. El acuerdo es una gran noticia, porque todo el mundo podrá formarse una opinión ante las urnas sobre los proyectos de los dos únicos líderes que tienen posibilidades reales de ser presidentes de gobierno. El pasado año, en Francia, los debates entre Sarkozy y Ségolène polarizaron la atención pública, al ser seguidos por cerca de veinticinco millones de personas, lo mismo que ocurre ahora en EE.UU. En los países con democracias consolidadas, los debates televisados son una obligación inexcusable de los candidatos porque se consideran un derecho de los ciudadanos. Los partidos tendrán una u otra estrategia, pero los candidatos no pueden rehusar los “cara a cara” televisados. Por ello, el anuncio de los debates entre Zapatero y Rajoy nos pone en línea con las prácticas electorales de los países avanzados.

En Asturias, como ocurre con los territorios atrasados, cuesta organizar los debates entre los candidatos del PSOE y del PP. Gabino de Lorenzo anunció muy pronto que descartaba los debates, pretextando algunas invectivas dirigidas por los socialistas hacia su persona. Enrocado el alcalde de Oviedo en su postura, la aspirante a diputada, María Luisa Carcedo, emplazó a la también candidata, Pilar Fernández Pardo, a celebrar debates televisados. Son las dos mujeres que van en puestos más destacados de las listas del PSOE y del PP y ambas son gijonesas. La respuesta de Fernández Pardo fue negativa, arguyendo que ella es la número tres en la lista, mientras que María Luisa va en el segundo puesto. Según Fernández Pardo los debates deben ser entre los que van en el mismo puesto. Una disculpa ordinal ante la ausencia de un argumento real.

Todavía no empezó la campaña. No me puedo creer que los principales candidatos del PP en Asturias huyan del debate en televisión con sus contrincantes más directos y que estén dispuestos a llegar a las urnas atechados bajo el paraguas de Rajoy.

Ver Post >
PUERTA A PUERTA
img
Juan Neira | 14-02-2008 | 08:12| 0

Los socialistas van a movilizar a 4.000 militantes para que extiendan su programa entre la gente visitando los domicilios. Los organizadores de la campaña dicen que “las elecciones se ganan en la calle, estando con los ciudadanos, y no escondiendo a los candidatos y blindándolos a través de vídeos o entrevistas de cuestionario”. Hablar de candidatos blindados y citar el uso de vídeos y de entrevistas por escrito es una clara alusión a Gabino de Lorenzo que está dispuesto a llegar a todos los asturianos regateando los rivales de otros partidos y esquivando las preguntas en persona. Es evidente que no es una buena práctica electoral, pero lo que no está claro es que no le dé resultados, porque el triunfo en la política no está reñido con los trucos, precisamente.

Los socialistas van a mandar a 4.000 militantes a hacer propaganda por la calle, cuando faltan poco más de tres semanas para las elecciones. Me quiero detener en estos dos elementos: captación del voto por el procedimiento del “puerta a puerta”, a tres semanas de los comicios. Se trata de una estrategia propia de los tiempos de la transición, cuando la pegada de carteles era un elemento de propaganda importante. En la sociedad de la información, los elementos de difusión no descansan en el rudimentario, boca-oreja (con el “boca a boca”, como tantas veces oigo, el mensaje que se da es un beso, no un voto), sino en los medios. Por otra parte, a tres semanas de las elecciones, una inmensa mayoría de la gente ya tiene su opción electoral definida. En resumen: me parece un método muy voluntarista, pero poco eficaz.

Los socialistas no han sabido trasmitir la acción del Gobierno de Zapatero a lo largo de la legislatura. El esfuerzo en infraestructuras de comunicación pasó desapercibido para mucha gente que en la anterior legislatura ponderaba el trabajo de Álvarez-Cascos. En este mandato hubo una mayor inversión, pero no hubo presencia del Gobierno. La ministra de Fomento no se dignó venir a Asturias ni a poner la primera piedra o cajón de la ampliación de El Musel. Faltó cercanía y eso no se compensa picando a la puerta de los domicilios a tres semanas de las elecciones. Y ahora se encuentran con la campaña virtual de Gabino, que evita el contraste de opciones.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Otros Blogs de Autor