El Comercio
img
EL DUDOSO COMPROMISO INDUSTRIAL
img
Juan Neira | 28-07-2007 | 23:37| 0

La respuesta del Gobierno al traslado de los astilleros no encaja con su cacareado apoyo a la industria

Si de algo han presumido los gobiernos asturianos, incluidos los del presidente Areces, es de tener sensibilidad industrial. El núcleo duro del discurso oficial se sintetiza en el apoyo a la reindustrialización, como política de progreso y creación de empleo. Han cambiado las condiciones de nuestra región, pero la argumentación se mantiene incólume, como al final de la década de los setenta del siglo pasado, cuando se gritaba en las manifestaciones, “Salvar Ensidesa, salvar Asturias”. La quiebra de la industria siempre se interpretó como el hundimiento de la región. Si algo ha hecho feliz a los presidentes del Principado es inaugurar una instalación industrial, más aún que cortar la cinta de una nueva carretera.

En el último año la dirección de la FSA ha ligado la preocupación de los asturianos por el empleo a la exigencia de un nuevo impulso a la industria.La regasificadora que se va a construir en El Musel, las centrales de ciclo combinado que han solicitado construir los operadores energéticos en nuestra región, las plantas de biodiesel, y algunas otras instalaciones industriales de nueva planta se han percibido como un punto de inflexión en el sector secundario. Hay un volumen alto de inversiones programado y un repunte del empleo. Por parte del Principado se trabaja en ampliar oferta de suelo industrial y se dan incentivos y subvenciones. En cuanto a las nuevas tecnologías, hay un plan hasta el año 2009 que tiene una gran ambición, ya que el Gobierno regional pretende que desplace el interés de la opinión pública de las carreteras a la banda ancha. Para acabar de describir el panorama, digamos que la nueva concertación social en ciernes tendrá como elemento sustantivo y vertebrador la política industrial y la política de empleo. ¿Tiene Asturias una política industrial potente? ¿Hace el Principado todo lo que se espera de él?

Mi percepción es que el Gobierno de Areces se mueve muy cómodo en las coordenadas clásicas de la política industrial asturiana, consistente en dar incentivos, conceder subvenciones y avalar créditos. Y por supuesto, en implicarse en las operaciones de reestructuración, que tienen como elemento central la conversión de trabajadores en reservistas. Ahora bien, en cuanto hay que acometer operaciones de otra naturaleza, la actividad gubernamental deviene en pasividad.

Lo que está ocurriendo con los astilleros de la bahía de Gijón es muy ilustrativo al respecto. Desde el inicio de la democracia, los cinco astilleros que había en la bahía se convirtieron en un quebradero de cabeza para el Gobierno central. La crisis del petróleo acabó con el negocio, en los términos que estaba planteado, y las movilizaciones sindicales hicieron de los astilleros un problema político, con grandes movilizaciones en la calle y frecuentes desórdenes públicos. En su primera legislatura, Felipe González, apoyado en 202 diputados, afrontó la reconversión,con cierre de instalaciones y recorte de plantillas. De toda aquella épica de la resistencia quisiera rescatar la imagen del autobús colgado de una grúa cortando el paso a los barrios de Natahoyo y La Calzada durante más de una semana. Aquel drama tuvo final feliz con foto: el alcalde Areces abrazándose con un antiguo camarada que manejaba la grúa de la discordia.

En la actualidad, la iniciativa privada ha venido a resolver los problemas de empleo del sector. El final anunciado de Naval Gijón se solapa con las necesidades de plantilla de Factorías Juliana. El cierre de uno de los astilleros no será una operación traumática; además, ahí están las prejubilaciones del sector que va a financiar Pymar, responsable de Naval Gijón.

El panorama deja de atenerse al guión previsto cuando el dueño de Factorías Juliana se encuentra con ánimos para hacer un astillero moderno, independiente de las ingenierías del sector,integral, capaz de abaratar costes y competir con los astilleros de Corea, China y Vietnam. El lugar ideal para ubicar ese astillero es El Musel. La UGT apoya decididamente la operación y el Principado, que defendía hasta dos días antes la idea de crear un nuevo astillero en El Musel, siente vértigo y declara que el traslado de los astilleros es inviable porque cuesta 200 millones de euros.

Así que el Gobierno que tiene la industria como bandera le dice al grupo empresarial que asume toda la carga de trabajo del sector en la bahía gijonesa, que compre mar, lo convierta en tierra,construya un astillero y pague un canon a la Autoridad Portuaria ¡Bonita forma de compromiso industrial! El Gobierno de Areces llegó a asumir un riesgo de 60 millones de euros, avalando operaciones mercantiles de Naval Gijón, porque se atenían al esquema clásico de apoyo gubernamental a empresa en apuros, pero no es capaz de liderar una operación de potenciales mejoras industriales y urbanas.

La construcción naval pasa por una coyuntura óptima, así que es el momento adecuado para afrontar una operación de ese calado. Cuando llegue la fase bajista del ciclo económico ninguna empresa realizará inversiones tan cuantiosas. En cuanto a las mejoras urbanas, no se me ocurre otra ayuda más importante por parte del Gobierno de Areces a la ciudad de Gijón. Bastante más importante que la operación de la Universidad Laboral.¿Y qué opinan los partidos de la oposición?

Ambos están lastrados por ataduras sindicales. A IU no le gusta oír hablar del traslado de los astilleros a El Musel. Si estuviera en su mano, aumentaría el tipo de ayudas clásicas a los astilleros, bajo el sistema de compensar pérdidas privadas con dinero público.Cualquier sacrificio con tal de mantener artificialmente el nivel de empleo. El PP, con la excepción de Pilar Fernández Pardo que se interesó por la operación del traslado, guarda silencio. El futuro del sector naval no le tienta al principal partido de la oposición, que prefiere mantener con los barcos la misma actitud que con la mina: convergencia con los sectores sindicales hostiles al Gobierno como estrategia política frente al Ejecutivo de Areces. Las posturas de los tres partidos parlamentarios no casan con la prioridad que le daban a la industria en sus programas electorales.

Ver Post >
Otra Memoria Histórica
img
Juan Neira | 28-07-2007 | 13:01| 0


Tras 31 años de democracia, el Ayuntamiento de Villaviciosa crea una comisión mixta de expertos y políticos para valorar el posible cambio de nombre en las calles de la villa, entre las que se encuentran las plazas del Generalísimo y José Antonio. El ex alcalde del PP, Asensio Martínez Cobián, se anticipa al trabajo de los comisionados para afirmar que “siempre fui contrario a esos cambios”. El actual líder del PP en Villaviciosa, Juan Basilio González, dice que hay una mayoría de ciudadanos que no cree conveniente cambiar el nombre de las calles. Debe ser que Villaviciosa es distinta de Luarca, Gijón, Avilés, Oviedo, Llanes, Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, Sevilla, La Coruña o Badajoz. No hace falta ser un demócrata radical para darse cuenta que mantener la placa del Generalísimo en el centro de Villaviciosa es una burla para nuestro sistema de libertades. No hay que ser un estrecho ni hace falta pensar lo mismo que Rosa Regás, pero tampoco se puede caer en la provocación y mantener todo el santoral de la Dictadura. Considero un desatino el intento de legislar sobre el pasado, setenta años después de ocurridas las atrocidades. La Ley de Memoria Histórica crea división social, cuando los españoles ya llevábamos tres décadas de reconciliación nacional. Ahora bien, mantener en lo alto la memoria del Generalísimo, para admiración de peatones, automovilistas y turistas es algo incompatible con el espíritu de la democracia, y me resulta verdaderamente increíble que Ovidio Sánchez y el resto de mandamases del PP no le hayan pedido nunca a Asensio Martínez Cobián que retirara la placa. ¿O es que les gustaría reivindicar “otra” memoria histórica?

Ver Post >
Presidente y Aprendiz de Brujo
img
Juan Neira | 27-07-2007 | 23:33| 0

Zapatero cierra el curso político con una comparecencia optimista ante los medios, basada en las continuas detenciones de miembros de ETA y la creación de puestos de trabajo. Los datos de la coyuntura no tienen precedentes: la banda terrorista se encuentra arrinconada, con la caída de activistas y dirigentes, mientras la economía española es una auténtica fábrica de crear empleo, con 674.200 puestos de trabajo en el último año.

Nunca ETA estuvo peor y jamás la economía española estuvo mejor. En ninguna época le fue tan difícil a la banda terrorista guarecerse de la persecución policial y nunca hubo en España 20.367.000 personas trabajando a la vez. Desde la última gran crisis de petróleo, acaecida con la llegada de Jomeini al poder en Irán -enero de 1979- el paro en España no bajaba del 8%, y ahora está en el 7,95%. De esa bonanza general se beneficia Asturias, con un nivel de paro inferior al de años pasados, con 42.800 desempleados. El Gobierno ha revisado al alza las previsiones de crecimiento para este año, fijando en el3,8% el incremento del PIB. ¡Cómo no va a respirar optimismo Zapatero!

Si el presidente no se hubiera empeñado en llevar esta legislatura por un curso incierto y peligroso, despertando las ambiciones de la elite caciquil instalada en las instituciones autonómicas, y dando a ETA un rango de organización terrorista poderosa con mando en el territorio, la situación política sería tan sólida como las cifras económicas. Las dudas que hay sobre el presente responden al intento artificial realizado por el presidente de meternos a todos en debates peligrosos y de poner a ETA en el escaparate internacional, homologando el problema vasco, con el irlandés, el palestino, el colombiano o el chechenio, cuando basta dejar que actúe la Policía, que el resto se reordena solo.

La cercanía de las elecciones generales sirve para que Zapatero abandone los ensayos de laboratorio y opte por sumarse al discurso socialdemócrata: Estado fuerte contra el terrorismo y prioridad política para el empleo. Lo más triste de todo es que la gran oportunidad que se ofrece ante España fuera desbaratada por confundir el futuro con la memoria histórica y el cargo de presidente con el de aprendiz de brujo.

Ver Post >
Un grupo marginal
img
Juan Neira | 27-07-2007 | 00:01| 0

La Policía francesa ha detenido a otros tres etarras, entre ellos un pez gordo, Juan Cruz Maiza Artola, responsable de la logística en la organización terrorista. Desde que se rompió el alto el fuego ya han sido detenidos dieciocho pistoleros, lo que supone una media de tres a la semana, algo que no fue posible durante el largo proceso de paz. Cuando se rompió la tregua, los medios de comunicación se llenaron de pronósticos pesimistas, porque todo el mundo pensaba que habría atentados mortales de forma inminente. La posibilidad de que ETA se hubiera rearmado en los quince meses de alto el fuego alimentaba el temor a una serie inmediata de atentados que conmocionaría la vida pública española, y haría ver a todo el mundo el coste que tenía no haberse plegado en la negociación a las demandas de los terroristas. Por fortuna, nada de esto ha pasado. A los cincuenta días de clausurar la tregua llegó el primer atentado en forma de dos pequeñas bombas en los Pirineos navarros. En ese lapso de tiempo fueron entregados a los jueces cerca de veinte terroristas, la mitad de ellos en trance de cometer inminentes atentados. Aunque cualquier día puede ETA causar una gran desgracia, no debe impedirnos esa posibilidad cobrar perspectiva sobre lo que está ocurriendo. Desde mediados del año 2000, la banda ha acumulado fracaso tras fracaso. Cientos de terroristas están en las cárceles y las dificultades para seguir con su dinámica de atentados son cada vez más evidentes. Carecen de cobertura social y no tienen un contexto internacional favorable para sus planes. Y lo más importante: la Policía tiene mucha mejor información sobre la banda que en cualquier otro periodo anterior. Con estos datos en la mano resulta difícil entender la obsesión del Gobierno de negociar con ETA cuando todas las semanas son detenidos miembros de la banda. En cuanto a la fuerza de Batasuna, las cosas son más elocuentes aún: bastó que los telediarios dejaran de darle el estatus de “tercer partido” (siempre aparecían Otegi y sus compinches tras las ruedas de prensa de Blanco y Acebes. Ni Llamazares ni Rovira: Otegi) para que dejaran de tener influencia en el debate político. Por extraño que parezca, Batasuna fue durante los últimos tiempos un fenómeno esencialmente mediático. La eficacia policial tiene una ventaja añadida sobre la estrategia de la negociación: termina con el debate entre el PSOE y el PP sobre terrorismo. Todos apoyan las detenciones y nadie habla de Batasuna. Se acaba con la imagen virtual del grupo terrorista vasco, como una organización capaz de echarle un pulso al Estado. Y con su corolario: la necesidad de montar una negociación internacional con los terroristas para lograr el hito histórico de la paz. La vía policial demuestra que el llamado “proceso de paz” es una operación de promoción pública para la banda y su proyecto político. La actuación de la Policía pone en evidencia que el tiempo no pasa en balde, porque ETA ya no está en condiciones de poner en jaque al Estado. La famosa entrega de las armas, tantas veces puesta como objetivo por el Gobierno, no es la meta que debe guiar al Ejecutivo, porque lleva implícita la concesión de contrapartidas. El análisis que debería hacer Zapatero es que ETA lleva camino de convertirse en un grupo marginal. Si triunfan las tesis vizcaínas en el PNV y la Policía sigue acertando con ETA, el llamado problema vasco puede ser similar al de cualquier otra comunidad autónoma con fuerte implantación nacionalista.

Ver Post >
Apoyar a los astilleros sin tirar el dinero
img
Juan Neira | 26-07-2007 | 18:41| 0

El presidente Areces afirma que “el Principado no va a seguir financiando pérdidas millonarias de un astillero privado”. Se refiere a Naval Gijón y tiene toda la razón del mundo, ya que este astillero ha tenido pérdidas en todos los barcos que construyó a lo largo de 22 años de actividad. Pero actualmente lo que se le pide al Gobierno regional no es que siga insuflando dinero de todos los asturianos en un negocio ruinoso, sino que facilite la construcción de un astillero de nueva planta en El Musel. Lo demanda la UGT y el presidente responde con evasivas. Para cualquier proyecto industrial se ofrecen generosamente los nuevos diques de El Musel (regasificadora, parque eólico marino, biodiesel), pero cuando se trata de ubicar un astillero se le invita al empresario de turno a invertir 200 millones de euros en ganar terreno al mar, además de poner dinero para construir el astillero (gradas, grúas, etcétera). Ahí tiene usted el mar, conviértalo en fábrica, que nosotros, de paso, le cobraremos un canon. ¿Es ésta la política industrial y los incentivos para nuevos proyectos que se espera del Principado? ¿Es esa una buena manera de iniciar la concertación con los agentes sociales que preconiza Areces?

Ver Post >
Balance de 50 días
img
Juan Neira | 26-07-2007 | 13:48| 0

Juan Neira

A los cincuenta días de la ruptura del alto el fuego, ETA ha hecho estallar dos pequeños artefactos en los Pirineos navarros sin que causaran daños ni personales ni materiales. La jornada reina del Tour de Francia, con final en la mítica cumbre del Aubisque, fue el motivo aparente que inspiró la “hazaña” del grupo terrorista, pensando en la repercusión mediática del atentado. Hagamos un breve balance de los dos meses transcurridos desde que ETA renovó su amenaza.

Nadie esperaba tanta tardanza en atentar. Hasta que logró colocar las dos pequeñas bombas, quince activistas de ETA fueron detenidos. Si a ello sumamos la caída del grueso del comando Donosti, antes de las elecciones, hay que concluir que las policías española y francesa han causado daños sensibles a la estructura de ETA en este tiempo. En los últimos días se ha especulado sobre la hipotética reconstrucción del comando Madrid y sobre la posible introducción de un comando en Andalucía. Puede ser. Es posible que estemos, por desgracia, en vísperas de atentados cruentos, pero los datos del presente invitan a pensar que la situación es otra: la banda está débil y, sobre todo, la Policía sigue muy bien los pasos de sus activistas. Para una organización que mantuvo un proceso de negociación con el Gobierno y lo rompió unilateralmente, no hay mayor descrédito que ver cómo caen en manos de la Policía sus “liberados”, mientras quedan abortados sus planes de atentar en la costa Mediterránea, Santander, Andalucía y el propio País Vasco.

El ministro del Interior ha advertido que la Policía no siempre va a tener suerte.

Hace bien en lanzar ese mensaje, pero las cosas han evolucionado mejor de lo previsto desde que la banda declaró abiertos “todos los frentes”.

Desde la última gran oleada de atentados, hace ahora justamente siete años, la Policía ha detenido a centenares de etarras. Ni el contexto internacional, ni el estado de la opinión pública vasca, ni la situación interna de la banda obligan a pensar en la necesidad de reabrir procesos de paz. La fuerza de la democracia y la profesionalidad de la Policía son suficientes. Un ejemplo: Otegi acaba de abrir una página web para pedir su excarcelación. Nadie se acuerda de él y eso que vive en San Sebastián.

Ver Post >
Ideas de trimestre
img
Juan Neira | 25-07-2007 | 01:15| 0

El presidente Areces vuelve a tomar el pulso de la actualidad con declaraciones en las que reafirma su voluntad de gobernar en minoría con espíritu de consenso hacia las fuerzas parlamentarias. A los grupos de oposición les recuerda que el diseño de la “pinza”, la alianza entre la izquierda más a la izquierda y la derecha, sería criticado por la opinión pública. Puso como ejemplo lo ocurrido en la cuarta legislatura, en la que gobernó Sergio Marqués porque IU no quiso pactar con el PSOE, siguiendo la estrategia de “las dos orillas” de Julio Anguita. De ese mandato salieron el PP e IU perdiendo diputados. Es evidente que ejercer la oposición de forma poco inteligente desgasta tanto como gobernar erráticamente.
Junto a opiniones ya conocidas sobre el Estatuto de Autonomía, el tratamiento de la llingua o la televisión autonómica, el presidente del Principado se ha referido a la macrointervención en el área, Oviedo-Siero-Llanera, que con gran parafernalia de recursos fue presentada por el Gobierno regional durante la primavera pasada. Pues bien, resulta que aquella iniciativa era un mero estudio que ha quedado en manos de los técnicos y a la expectativa de la respuesta de los ayuntamientos. Ana Rosa Migoya, la portavoz del Gobierno en la anterior legislatura, dijo que estábamos ante la operación más importante de los últimos cincuenta años, así que no se entiende ese súbito desplazamiento del proyecto hacia la mera consideración de técnicos y alcaldes, o lo que es lo mismo, hacia la nada.
Todos recordamos lo minucioso que era el proyecto que permitiría construir más de 9.000 viviendas, lo que supondría, al parecer, el aumento del 43% de la población en Siero y Llanera, con 27.300 nuevos vecinos. El urbanista que había presentado el proyecto, muy ligado al Principado, dejó una frase para la historia: “el centro de Asturias morirá de éxito si no se articula pronto”. La actual consejera de Medio Ambiente y Medio Rural, Belén Fernández, justificó, entonces, la actuación, porque, según ella, para el año 2010 se necesitarían entre 18.000 y 20.000 viviendas. A mí, ya me extrañó que en el debate de investidura no se hablase de ese proyecto, pero es que las grandes ideas de primavera no siempre llegan al verano.

Ver Post >
Debates de Verdad
img
Juan Neira | 24-07-2007 | 00:06| 0

 
   Los portavoces del PP consideran que cuando empiece el nuevo curso político (mes de septiembre) pueden coincidir con IU en las demandas sobre infraestructuras de transporte y sobre temas de sanidad. Los posibles incumplimientos en los plazos de terminación de las autovías o de la variante de Pajares, por parte del Gobierno de Zapatero, y la petición de incorporar a los trabajadores de los hospitales de Jove y Arriondas a la red pública, pueden propiciar votaciones conjuntas del PP e IU contra el Grupo Socialista. Es un cálculo plausible, ya que la agenda política se llenará de temas incómodos de gestionar por el partido mayoritario según se acerque la fecha de celebración de las elecciones generales.
    Todos sabemos que en las cámaras legislativas no hay juegos inocentes, y que cada partido saca a relucir lo que le interesa o que lo más daña al rival, que viene a ser lo mismo. Sin embargo, sería una pena que en este mandato, en el que el Parlamento va a tener un papel tan descollante, no se aproveche la ocasión para celebrar debates de verdad. Sobre las infraestructuras de transporte, por primera vez en décadas, hay poco que decir, más allá de determinar cómo va a llegar la alta velocidad hasta Gijón. Plazos y recorrido. Si la terminación de la autovía del Cantábrico se atiene a la fecha mágica de finales del año 2009 o si ocurre un año más tarde, puede ser de interés para provocar broncas parlamentarias y para dar titulares a los periódicos, pero no deja de ser una anécdota, aunque algunos se rasguen las vestiduras cuando lean esto.
     La gran cuestión sobre las infraestructuras de transporte es que siguen centrando en exceso el debate político, cuando deberían haber dado el testigo a asuntos con más enjundia. Para el Gobierno y a la oposición sigue siendo muy cómodo vender y criticar la gestión de las obras públicas, pero lo que hace falta es que se mojen en temas incómodos, como la posibilidad de construir un astillero con gran dotación tecnológica en El Musel. Qué miedo tienen los socialistas, con la excepción de Eduardo Donaire, a llamar a las cosas por su nombre. Y lo del PP resulta patético, en cuanto sale un asunto relacionado con la industria piden prestado el chándal sindical y que corran otros delante de los toros.    
 
 
                                                                  

Ver Post >
Una de Barcos
img
Juan Neira | 23-07-2007 | 20:33| 0

 
   En la entrevista de EL COMERCIO, del pasado domingo, le preguntan al presidente Areces si está a favor de trasladar los astilleros a El Musel. Respuesta: “Sinceramente, no puedo responder a esta pregunta. Esa idea no está contrastada por un estudio de viabilidad”. Es la primera vez en la vida que veo a Areces contestar con evasivas ante un tema concreto relacionado con la industria y el empleo. ¿El ex alcalde de Gijón y presidente del Principado no tiene una opinión sobre si Juliana Constructora debe estar dónde siempre estuvo o debe ir a alguno de los espacios del puerto gijonés? ¿Le faltan datos técnicos para decidir? No me lo puedo creer. La contestación de Areces se complementa con la postura del Ayuntamiento de Gijón, al asegurar que mantendrá como industrial el terreno de la bahía ocupado por los astilleros, aún en el caso de que no se construyan barcos. Debe ser que el lugar está consagrado. 
   Con esos miedos y esas medias tintas la gobernación se convierte en mera rutina, en más de lo mismo. Así no se acomete la reestructuración universitaria ni se asegura el aprovisionamiento de agua de calidad a toda la región ni se acaba con el escándalo de la vivienda ni se garantiza el tratamiento de residuos sólidos ni se termina con la hijuela de repartir equipamientos culturales clónicos por las ciudades de la región. Hay que saber decir “sí” y “no”, sin temor a la contestación.  
          

Ver Post >
Escenario ideal para el PP
img
Juan Neira | 23-07-2007 | 00:03| 0

 
    Los portavoces del PP e IU, Joaquín Aréstegui y Jesús Iglesias, consideran que Areces vive ajeno a la realidad, que todavía no se ha enterado de las consecuencias que tiene gobernar con una oposición que le excede en escaños. Por los pasos dados nada más ser investido como presidente, todo indica que Areces es muy consciente que trabaja con un solo pie apoyado en el andamio, de ahí el afán por formar un bloque con los agentes sociales que avale sus actos de gobierno. ¿A qué escenario estamos abocados?
     No está escrito el guión de esta legislatura. Tras las elecciones, todo parecía que iba a ser una mera repetición del mandato anterior, pero la ruptura entre la FSA e IU nos lleva a una situación desconocida. Hubo en la etapa autonómica precedentes de gobiernos que estaban en minoría en la Cámara, pero tenían previsibles socios para sacar adelante los Presupuestos de la región; en cuanto al resto de las leyes, dependía de la naturaleza de los proyectos y de las concreciones de su articulado. Por ejemplo, una ley sobre el turismo es fácilmente negociable, de modo que cuando no se tiene mayoría absoluta en la Cámara, se eliminan figuras, como la del “municipio turístico saturado”, y se pasa la reválida de los 23 escaños. Con una ley del suelo ocurre lo mismo, se quita la figura del “suelo urbanizable prioritario”, y se aprueba en el Parlamento. En la actual legislatura, el escenario es distinto, por la hostilidad de la oposición hacia el Gobierno, lo que llevará al rechazo de los Presupuestos del Principado. Esta situación no es buena para los socialistas, pero tampoco será fácil para IU, porque un hipotético fracaso del PSOE no implica una mejora de la imagen de IU. Depende del tipo de oposición que haga. Una actividad obstruccionista, de la mano del PP, ya que sin converger con el PP la oposición de IU es irrelevante, puede suponer una pérdida de apoyos sociales. Con otras palabras: la vuelta a la estrategia de Anguita sería un suicidio.
      La novedosa situación en el Parlamento sólo tiene un beneficiario: el Partido Popular. Le faltan seis meses para proclamar el fracaso de la izquierda en Asturias y para reclamar un gobierno de signo distinto. Cuando falla la izquierda, el turno es para la derecha. Y viceversa.
     

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Etiquetas

Otros Blogs de Autor