El Comercio
img
LAS PRISAS DEL GOBIERNO
img
Juan Neira | 18-12-2007 | 08:10| 0

Graciano Torre ha informado que el Gobierno desea cerrar la concertación social este año. El Ejecutivo tiene prisa por firmar el acuerdo, lo que constituye una novedad. Alguno de los líderes sociales mostró la conveniencia de retrasar unos meses el pacto, pero el Principado quiere resolver el asunto en menos de dos semanas. Una primera explicación sobre las prisas del Gobierno tiene que ver con la necesidad de ofrecer una imagen positiva tras el fracaso cosechado en el Parlamento con el proyecto de presupuestos. La foto de Álvarez Areces juntando las manos con los líderes sindicales y el presidente de la patronal tiene un gran valor en un momento en que el Gobierno acumula reveses en el Parlamento (proyecto de presupuestos, Ley de Asturianía). Llegar a un acuerdo con los amigos del PP y de IU no deja de ser una manera de desautorizar a la oposición. La firma de la concertación social hace bueno el deseo expresado por Álvarez Areces en la toma de posesión: gobernar en alianza con la sociedad. ¿Por esta la razón le urge al Gobierno llegar al pacto social?
Siendo muy importante la recomposición de la imagen gubernamental tras la derrota en el debate de presupuestos, no es el principal motivo que lleva al Principado a acelerar la firma de la concertación. La clave para el Gobierno está en poder sacar adelante las inversiones que llevaba en el frustrado presupuesto, cuidadosamente envueltas bajo la etiqueta de pacto social. En la concertación social se barajan inversiones por valor de 2.119 millones de euros, que comprenden desde carreteras, hasta servicios públicos, pasando por actividades logísticas, vivienda, urbanismo, saneamiento e infraestructuras de medio ambiente. El grueso de las inversiones que llevaba el Gobierno en el presupuesto rechazado llegará otra vez al Parlamento, como pacto social, con el aval de empresarios y sindicatos. ¿Tendrán IU y el PP arrestos para rechazar otra vez ese paquete de inversiones?
La concertación social se asocia a relaciones laborales: incrementos salariales, compromisos de empleo, siniestralidad. No creo que la vivienda, las carreteras y el saneamiento tengan nada que ver, pero en Asturias hay un senado social que va a retomar los presupuestos.

Ver Post >
UNA PRIORIDAD INTERESADA
img
Juan Neira | 17-12-2007 | 07:57| 0

La pretensión del presidente Areces de llevar, en enero, a la Junta General del Principado la autorización de crédito para desarrollar el pacto social, no despeja la preocupación sobre la gestión de la prórroga presupuestaria. El pacto social tiene un gran predicamento entre partidos políticos y agentes sociales, pero afecta de una forma muy limitada a los ciudadanos. Aunque el Principado firme un gran acuerdo con empresarios y centrales sindicales, los problemas de la región seguirán sin resolver. Ni siquiera en la esfera industrial y laboral se aprecian diferencias entre las comunidades autónomas con pacto social y las que carecen de él.
La concertación social todavía se está negociando, así que resulta prematuro adelantar que el próximo mes se debatirá en la Cámara la aprobación de una partida económica para respaldarla. Si las primeras gestiones de la prórroga presupuestaria se asocian al pacto social es debido a que en este asunto la oposición tiene menos libertad de movimientos. Es difícil que un acuerdo del Principado con empresarios y sindicatos pueda ser obstaculizado por IU y el PP. No parece previsible que IU niegue apoyo económico para un acuerdo que tiene entre los beneficiarios a CC.OO. y que el PP dificulte la ayuda a la Fade. Precisamente, las prisas del Gobierno regional para negociar la concertación social, este año, tenían como único objetivo forzar al PP y a IU a aprobar el presupuesto. Posteriormente, el Principado, como carece de estrategia, se apresuró a asegurar que habría respaldo económico para la concertación aunque no hubiera un nuevo presupuesto. Ahora, la gestión de la prórroga empieza por la cuestión más fácil de consensuar: el pacto social.
No creo que el resto de asuntos que el Gobierno lleve a la Junta General del Principado obtengan automáticamente el plácet de la oposición. El choque entre el Gobierno y el Parlamento proseguirá durante la prórroga presupuestaria. La oposición tratará de demostrar que tiene en sus manos el poder en este mandato, y la forma de verificarlo pasa por cambiar, enmendar o rechazar cualquier iniciativa del Gobierno. El PP, como alternativa de gobierno, seguirá con esta política todo el mandato. IU esperará al resultado de marzo.

Ver Post >
BLOQUEO DE CUENTAS CON INFLACIÓN
img
Juan Neira | 16-12-2007 | 19:40| 0

La prórroga presupuestaria y la visión positiva del Gobierno sobre la región ocultan la amenaza de la crisis

Las disculpas son más fuertes que los argumentos, como acabamos de ver en la Junta General del Principado, donde el escaso incremento del salario social, denunciado por IU, y el supuesto aumento de la presión fiscal, según el PP, ha llevado a rechazar las cuentas regionales, poniendo trabas al desarrollo económico de Asturias. El pretexto son las partidas del presupuesto, pero lo único que interesaba era demostrar que el Gobierno está en minoría en la Cámara y que la oposición no le da autorización para gastar los tributos que recauda.

Todo Parlamento tiene una dosis de representación, de artificialidad (“señorías”), pero en Asturias la cosa ha llegado al extremo de invertir los papeles: la oposición manda sin formar parte del gobierno. Para no perderse en el juego de simulaciones, hay que tener en cuenta lo que dijo Fernando Lastra: “en términos parlamentarios, uno es lo que vota”. IU y el PP unidos por la gimnasia del voto.

Aclarado que las disculpas son más fuertes que los argumentos, llega el momento de decir que los discursos son más potentes que la realidad. El presidente del Principado, Álvarez Areces, pronunció una conferencia en el Club Siglo XXI sobre nuestra comunidad autónoma, en el que hizo un retrato tan optimista que no se entiende cómo somos el único territorio que perdió población el pasado año, o por qué tenemos la mayor dependencia del Estado, después de Extremadura.

El presidente asturiano siempre hizo buena la máxima de Gramsci, “frente al pesimismo de la inteligencia, el optimismo de la voluntad”. Eso en política, como en la vida en general, es una gran cualidad. El mejor ejemplo de ello está en la biografía política del propio Areces, que siempre salió adelante ante las dificultades. Nadie hubiera apostado, cuando la crisis política de la Ley de Cajas, que siete años más tarde seguiría siendo presidente: todo un aviso para los estrategas de “la pinza” parlamentaria.

Imaginar que Asturias será pronto conocida por “Paraíso Digital” o que “caminamos, imparables, hacia el pleno empleo”, o que tenemos una “industria medioambientalmente sostenible”, cuando en nuestra región está la planta termoeléctrica que echa más CO2 a la atmósfera de toda España y la segunda factoría industrial que más poluciona, no pasan de ser expresiones sinceras de un deseo. Asturias ha mejorado notablemente desde la crisis económica de 1993-94, pero todavía está lejos de “tener un modelo económico que nos equipare a las sociedades económicas y socialmente más avanzadas”. Entre el blanco y el negro, hay una infinita gama de grises, que definen nuestra situación en España y Europa.

Lo más urgente es ubicarnos ante el cambio de coyuntura. Esa debería ser la preocupación de nuestros políticos, de los que tienen que gestionar el presupuesto prorrogado y de los que consumen sus mejores energías en poner obstáculos al progreso de la región.

EL ALZA DE PRECIOS

La inflación alcanzó en noviembre el 4,1%, más del doble de la que había previsto el Gobierno para todo el año. El alza de precios lleva a un ajuste histórico para los pensionistas: 3.121 millones de euros para compensar la pérdida de poder adquisitivo de sus pensiones. Es importante señalar que la inflación llega por donde más duele: los precios de la energía y de los alimentos. Dos clases de bienes que no tienen sustitutivos y que en el caso de la energía están en la base del incremento de precios del resto de productos. Urge tomar medidas para hacer frente a la inflación.

No se pueden lanzar mensajes tranquilizadores, como si no pasara nada, evitando llevar los precios de la energía al recibo de la luz, que sería la única forma de moderar el consumo. Desde el año 1996, la tarifa eléctrica descendió en un 20%, lo que propició un incremento del 48% en el consumo nacional. Ningún otro país ha actuado tan frívolamente.

En lo que va de año, el precio de los combustibles fósiles que importa España ha subido un 13,4%, y el ministro Clos anuncia un incremento de la tarifa eléctrica para el año 2008, del 3,3%. ¿Y el resto, cómo se paga? Se prevé un déficit de tarifa de 4.750 millones de euros, para este año, (el total acumulado es de 12.000 millones) que los ciudadanos dejamos de pagar a las empresas eléctricas por la vía del recibo de la luz para pagarlo en los próximos años por la vía de los impuestos. Los operadores eléctricos no rebajan ni un euro, y ya lo están cobrando por anticipado a través de los bancos.

El eje catalán en el Ministerio de Industria, Montilla-Clos, es un monumento a la incompetencia. El actual ministro es médico anestesista, y arrastra su vocación profesional a la energía: anestesia para evitar dolorosos choques con la realidad. Lo primero garantizar el voto, luego ya llegará el momento de pasar el importe real de la factura. Tenemos el modelo energético más dependiente de los combustibles fósiles de toda la OCDE, y no se hace nada para detener la sangría de las importaciones.

En los últimos tiempos, se ha hablado en Asturias mucho de los biocombustibles, pero en España el 85% de las plantas están paradas, porque se importa el producto de EE.UU., que está subvencionado. Dudo mucho que siga en vigor el calendario de instalaciones industriales de biocombustibles para El Musel.

La alternativa energética del Gobierno de Zapatero hace agua. La estrella del modelo energético eran las energías renovables, y resulta que el Gobierno quiere cambiar el modelo de subvenciones que hacen rentable este tipo de energía. Respecto a la innombrable energía nuclear, sigue la doctrina oficial del cierre ordenado de centrales, pero como esta política es imposible de llevar a la práctica, por debajo de la mesa se repotencian algunas instalaciones para lograr la simbólica ganancia de 37 megavatios: la energía que consumen 25.000 hogares. Eso sí, Zapatero anuncia una inversión de 1.000 millones de euros de energía verde para los hogares, que evitará emitir la ridícula cuota del 0,1% del CO2 que se echa ahora a la atmósfera.

Como en los años setenta del siglo pasado, las alzas del precio de la energía se trasladarán al resto de los bienes y a los salarios. Podemos discutir de presupuestos, en nuestra idílica región, que el invierno ha llegado.

Ver Post >
PRÓRROGA POLÍTICA
img
Juan Neira | 15-12-2007 | 10:17| 0

Como estaba previsto, la enmienda a la totalidad de IU ha cortado de raíz el debate sobre los Presupuestos del Principado del año 2008: habrá prórroga presupuestaria. El apoyo del PP a IU ha permitido, una vez más, dejar al Gobierno en minoría en la Cámara y a la región sin 281 millones de euros para gastar. Se ha perdido la posibilidad de reformar las cuentas por la vía de las enmiendas parciales, porque predominó el sesgo político sobre el económico y social en el debate de los presupuestos. Dada la debilidad parlamentaria del Gobierno, si uno de los grupos de la oposición hubiera optado por la estrategia de realizar enmiendas parciales, al proyecto del Ejecutivo, hubiera sido capaz de cambiar la faz del presupuesto. Por ejemplo, la partida del salario social, que según IU tenía una insuficiente cuantía, se podría haber duplicado o triplicado sin que el Gobierno tuviese otra alternativa que aceptar las nuevas cifras. Con la prórroga presupuestaria el salario social seguirá siendo igual de insuficiente que hasta ahora.
La diferencia está en que la aprobación de un nuevo presupuesto, aunque hubiese sido muy enmendado, sería una victoria del Gobierno, al pasar la prueba de fuego de un Parlamento inicialmente hostil, mientras que la prórroga presupuestaria revela, por encima de cualquier otra consideración, el carácter de precariedad en que se mueve el Ejecutivo socialista. La votación se atuvo a consideraciones de interés partidista, como ocurre tantas veces en nuestra región. De esta forma se sustancia el primer pulso de la legislatura entre el Gobierno y la oposición.
Ovidio Sánchez pide elecciones anticipadas, tomando como argumento la prórroga presupuestaria, y pone como ejemplo la disolución del Parlamento realizada por Felipe González. Las circunstancias son muy distintas, porque todavía están sin explorar todas las posibilidades de esta legislatura. De momento lo que cabe decir es que empieza otra prórroga, de carácter político, y durará hasta las elecciones generales del 9 de marzo. A partir de ese momento los partidos harán sus cálculos para reajustar su estrategia. La política asturiana va estar muy condicionada por la formación del próximo Gobierno central. Una victoria del PP debilitaría las posiciones de los socialistas en Asturias, y no les quedaría otro remedio que ceder ante las pretensiones de IU. No me refiero a negociar en primavera un nuevo presupuesto -operación de encaje legal durante todo el primer semestre del año-, sino a la incorporación de IU al Gobierno, cediendo ante el único y prioritario objetivo de IU, que se quedó sin “plan B” desde la ruptura del pacto de la izquierda. Si Zapatero accede a otro mandato, las consideraciones a realizar son otras. Un Gobierno fuerte en Madrid dejaría arrinconada a IU en Asturias y tendría que suavizar su estrategia opositora. Pero si Zapatero depende de IU para gobernar, Areces tendría que contar con IU en el Principado. Como pasó con el chequé-bebé: 2.500 euros en Madrid y 500 en Oviedo.

Ver Post >
¿QUIÉN GANA?
img
Juan Neira | 14-12-2007 | 08:05| 0

En declaraciones a “Canal 10”, Jesús Iglesias garantizó que IU apoyaría todos los mecanismos de la prórroga presupuestaria para facilitar recursos a la concertación social y a los ayuntamientos. De esta forma, el líder de IU quiso tranquilizar a los dirigentes sindicales y a los consistorios gobernados por su fuerza política de que no les afectarían las consecuencias de la enmienda a la totalidad que hoy se vota en la Junta General del Principado. Más de 280 millones de euros quedarán inmovilizados al devolver las cuentas regionales al Gobierno. Esa es la primera consecuencia del rechazo presupuestario, que luego puede ser subsanada con habilitaciones de crédito por la Cámara, siempre que haya una mayoría a favor de un objetivo concreto.
Las declaraciones del coordinador de IU tratan de dulcificar las contradicciones entre la decisión de esta fuerza política y los intereses de las instituciones y asociaciones que les son próximas. De las garantías dadas por Jesús Iglesias se deduce que si no fuese por las llamadas “razones de partido” o por la politiquería, por decirlo de forma más ramplona, los presupuestos serían aprobados hoy, ya que suponen un hecho positivo para los agentes sociales y para los ayuntamientos, así como para otros muchos colectivos e instituciones. Así que IU trata de compaginar lo bueno de un incremento presupuestario con el objetivo político de infringir una derrota política al Gobierno de Areces. Se rechazan, en bloque, las cuentas regionales, pero se muestra disposición para destinar esos recursos a los aliados sociales.
Salvo sorpresa mayúscula o error en el mecanismo de voto, los Presupuestos del Principado serán devueltos al Gobierno. La derrota del Ejecutivo de Areces es incuestionable, ya que la incapacidad de un gobierno para aprobar el presupuesto en la Cámara se interpreta en todas las democracias como una severa derrota. Lo curioso del asunto es que en la previsible votación de hoy no se vislumbran ganadores, ya que IU y el PP votan juntos, pero niegan cualquier cercanía política. Un gobierno derrotado y una oposición que no se considera vencedora es una situación extrañísima. ¿Quién ganó? Recordemos el refrán: a río revuelto, ganancia de pescadores.

Ver Post >
IU, DOS CAMINOS
img
Juan Neira | 13-12-2007 | 08:17| 0

La votación a la enmienda a la totalidad de IU al presupuesto del Principado coincide con el anuncio de Llamazares de apoyar, “por responsabilidad”, los Presupuestos Generales del Estado. En Asturias, IU busca el apoyo del PP para derrotar al Gobierno, mientras que en Madrid defiende al Ejecutivo socialista. Para ese comportamiento diferente encuentra justificación Jesús Iglesias, al señalar que Zapatero se ganó el apoyo de IU con una larga negociación, desde el pasado verano, mientras que Areces se negó, en Asturias, a discutir las cuentas regionales con su formación. Puede que el Gobierno central haya tenido un trato fluido con el grupo parlamentario de IU, pero lo único cierto es que al debatirse los Presupuestos Generales del Estado, en el Congreso de los Diputados, Llamazares presentó una enmienda a la totalidad, así que en Madrid estaban tan distanciados como en Asturias. La diferencia se produjo al final del proceso, cuando las cuentas del Estado vinieron devueltas del Senado e IU rectificó, respaldando el proyecto de Zapatero. ¿Por qué no ocurre lo mismo en Asturias?
El voto final de los presupuestos tiene poco que ver con las partidas concretas que lo integran y mucho con la estrategia de los partidos de oposición hacia los gobiernos. El pequeño grupo que encabeza Llamazares, en el Congreso de los Diputados, obtiene un trato preferente de Zapatero. A unos meses de la cita electoral, Llamazares quiso marcar distancias con la enmienda a la totalidad, pero dado el resultado negativo que tendría para Cataluña la devolución de los presupuestos, decidió respaldar las cuentas “por responsabilidad”. De los cinco diputados del grupo parlamentario de IU, dos de ellos responden a un pequeño partido catalán, Iniciativa per Catalunya Els Verds, y ese dato es suficientemente relevante para interpretar lo que entiende Llamazares “por responsabilidad”.
En Asturias, las cosas están muy claras para IU desde que se frustró el pacto de gobierno y recuperaron su histórico rol de partido de oposición. La prioridad de IU es volver al gobierno y para ello nada mejor que oponerse al Ejecutivo socialista. Los presupuestos constituyen un excelente pretexto para llevar a cabo su estrategia.

Ver Post >
ESTRATEGIA Y PRESUPUESTO
img
Juan Neira | 12-12-2007 | 08:13| 0

El Presupuesto del Principado supone casi el 20% del PIB regional. De cada cinco euros que produce Asturias en bienes y servicios, uno es de ellos se debe a la ejecución de los recursos del Principado. De un volumen de dinero tan grande dependen muchas personas, instituciones, asociaciones y empresas, así que es lógico que se siga con interés los avatares del proyecto presupuestario en el Parlamento. Las enmiendas a la totalidad que presentaron IU y el PP no favorecen a ningún colectivo, pero responden a la perfección a los intereses de la oposición, que de esta manera dejará claro que el Gobierno socialista tiene dificultades insalvables para sacar adelante sus propuestas.
Álvarez Areces señaló que la oposición no rechaza los presupuestos por el destino y la composición de las partidas, sino por el intento de socavar la acción del Gobierno. Cualquier otro reparto de recursos hubiera recibido también la descalificación del PP e IU. Al PP no le vale nada y a IU sólo le parecen bien los presupuestos que presente un gobierno del que formen ellos parte. Así de sencilla es la doctrina de la oposición.
Ante este estado de cosas, las afirmaciones del presidente Areces sobre el carácter fuerte del Gobierno son más descriptivas de un estado de ánimo personal que de la realidad de la política regional. Ha bastado un trimestre de curso político para que quedara claro que el Ejecutivo no tiene capacidad para aprobar leyes y la oposición puede someterle al duro trance de sacar normas en el Parlamento contra su voluntad. Gobernar con prórroga presupuestaria y frente a la oposición no será tarea sencilla para el Gobierno. Las elecciones generales de marzo pueden hacer variar la estrategia de los partidos, pero tampoco es seguro que vaya a ser así. El presidente Areces declaró que iba a gobernar en coalición con la sociedad –una afirmación muy criticada por IU-, pero en vez de poner a los agentes sociales y a los alcaldes ante la obligación de pronunciarse sobre la política obstruccionista de la oposición, se ha adelantado a decir que el Gobierno corre con todos los gastos, empezando por la mil millonaria factura de la concertación social. Está bien tener presupuestos, pero es más urgente pertrecharse de una estrategia.

Ver Post >
INTERESES DE PARTE
img
Juan Neira | 11-12-2007 | 07:50| 0

Las centrales sindicales consideran que el pacto social no puede estar a expensas de la aprobación del presupuesto en el Parlamento. UGT y CC.OO. afirman que el acuerdo de los agentes sociales con el Gobierno debe tener respaldo presupuestario, tanto si las cuentas regionales obtienen el visto bueno de la Cámara como si se incurre en prórroga presupuestaria. Puestos a poner una fecha para dar validez al pacto social, los sindicatos piensan que debe ser antes de fin de año, cuando expira el ADECE, actual acuerdo de concertación.
Frente a las razonables opiniones del presidente de la Fade, reconociendo que la firma el pacto social puede esperar unos meses si hay prórroga presupuestaria, los sindicatos mantienen una posición tan rígida como simple: quieren cobertura presupuestaria para los compromisos de la concertación aunque no haya nuevo presupuesto. Una petición absurda, porque si el pacto que se está negociando excede de los 730 millones de euros, que era el monto total de los compromisos del ADECE, habrá que obtener una autorización de crédito del Parlamento para cubrir la cuantía acordada. Negociar programas de gasto que pueden superar los mil millones de euros sin tener en consideración la votación del presupuesto público que habilita ese gasto es una postura impropia de unos sindicatos que tienen tanto peso en nuestra región.
Una toma de postura tan falta de rigor viene propiciada por las declaraciones realizadas hace meses por el Gobierno regional, diciendo que el pacto social tendría luz verde con independencia de lo que pasara con el presupuesto. La declaración del Principado fue una frivolidad imperdonable, porque el dinero hay que sacarlo de algún sitio, pero, sobre todo, porque dio licencia a los agentes sociales para exigir dinero al Gobierno (esa es la esencia de la concertación asturiana) sin vincular esta demanda al nuevo presupuesto. Los sindicatos reivindican lo suyo, olvidándose del problema general creado por la falta de acuerdo político sobre la aprobación de los recursos. Dirán que están luchando por los intereses generales, pero si así fuera, podrían mediar entre los dos partidos de izquierda para sacar adelante unas cuentas que benefician a sus bases sociales.

Ver Post >
CONTINUISMO INSTITUCIONAL
img
Juan Neira | 10-12-2007 | 08:12| 0

Todo indica que Álvaro Cuesta va a encabezar la candidatura socialista al Congreso de los Diputados. Cuesta es el decano de los asturianos en el Hemiciclo, porque tiene asiento en él desde el año 1982, cuando era un joven socialista de 26 años. No se ha perdido legislatura, y por su edad le quedan todavía unas cuentas más, así que podrá escribir un libro jugoso de memorias que abarcaría secretos de gobierno y oposición. Es el único socialista asturiano que está en la Ejecutiva Federal de Zapatero, así que es lógico que vaya el primero en la lista, dada su experiencia y cercanía al centro del poder. Cuesta ha tenido el acierto de evitar la política autonómica para dedicarse a la nacional, con lo que ha ganado en interés y tranquilidad, porque en el Congreso de los Diputados es dónde se cuece todo lo importante que sucede en política, con la ventaja que da poder andar por la calle sin que ningún pelmazo le pregunte por los sobrecostes del Huca. Los políticos que les resulta imprescindible la proximidad con el votante no deben sobrepasar la esfera municipal, porque esa es la esencia del concejal: saludos en los bares e impostados discursos de Estado en torno a las luces de Navidad.
Tras Cuesta irán en la lista, María Luisa Carcedo, Celestino Suárez y Mariví Monteserín. Los mismos nombres en los mismos puestos que en las elecciones del año 2004, dando un ejemplo de continuismo. En el PP tendrá que haber un cambio obligado, al abandonar Alicia Castro la política. En las recientes elecciones autonómicas ya hemos visto cómo la mayor parte de las candidaturas se confeccionaron por el método de hacer una fotocopia del anterior listado, así que como el censo electoral tiene pocas variaciones los resultados salidos de las urnas fueron un calco de lo sucedido cuatro años antes.
El inmovilismo social asturiano tiene reflejo en la representación institucional, que poco a poco se ha ido convirtiendo en un coto cerrado formado por unas cuantas docenas de nombres. A partir de aquí todo cambio, al ser excepcional, es interpretado como un castigo. Dejar fuera de la lista a un diputado o un senador se vive con el traumatismo propio de un despido laboral. La inevitable profesionalización de la clase política (una actividad tan importante no puede quedar en manos de cualquier amateur) ha dado paso a la apropiación del escaño. De esta forma queda asegurado que los problemas nuevos tendrán respuestas viejas. Una política que no se sigue en ninguna empresa.

Ver Post >
LA 'PINZA' APRIETA AL GOBIERNO
img
Juan Neira | 09-12-2007 | 11:32| 0

Todo está listo para que IU y el PP rechacen juntos los Presupuestos del Principado, dando paso a un periodo incierto
La presentación de la enmienda a la totalidad de IU a los Presupuestos del Principado y el presumible apoyo del PP a la misma terminan con la pretensión de Areces de encontrar aliados en la Cámara para aprobar las cuentas del año 2008. El próximo viernes se oficiará el rito del voto parlamentario, sobre cuyo resultado no hay resquicios de duda, ya que la decisión responde a una voluntad firme de los estados mayores de los dos partidos de oposición. Si en la Junta se produjera otro resultado sería una sorpresa mayúscula. Por el carácter predecible de la votación debe empezar el comentario.

Desde principios del pasado verano, el presidente Areces y sus consejeros hicieron del entonces lejano proyecto presupuestario la prioridad del curso político. La frustrada negociación del pacto de gobierno había llevado a IU a colocarse en la tesitura de radical oposición, hasta el punto de condicionar cualquier apoyo al Ejecutivo al retorno de IU al Gobierno. A partir de esa premisa era fácil entrever que la aprobación de las cuentas regionales, para las que se necesitaba la abstención de IU, iba a resultar casi imposible. Planteadas así las cosas, no se entiende la obsesión del Gobierno de hablar, una semana sí y otra también, sobre el proyecto presupuestario, sabiendo que al final iba a ser derrotado en la Junta General del Principado. Un cero en táctica.

La oposición tampoco estuvo muy lucida en todo el trámite. En primer lugar llama la atención el posicionamiento del PP, al dar la oportunidad a IU de liderar, con sus cuatro diputados (menos de un 10% del Parlamento), los intereses de la oposición en el debate. Antes de llegar el proyecto del Gobierno a la Junta, IU escogió las subvenciones a los créditos hipotecarios como ejemplo de necesidad social acuciante a resolver por el presupuesto. Un objetivo que no entró nunca entre las preocupaciones tradicionales de la izquierda. Tras el prólogo extraparlamentario llegó el momento de fijar posición ante los presupuestos en la Cámara, y Jesús Iglesias justificó la enmienda a la totalidad porque las cuentas presentadas por el Gobierno «no responden a las necesidades socioeconómicas y financieras de Asturias». Un enunciado grandilocuente, como la poesía de Campoamor, que no casa muy bien con el esquema de los presupuestos. La cantidad destinada a gasto social, más de un 65% de los recursos, y el dinero destinado a políticas activas, 1.196 millones de euros, resiste la comparación con cualquier presupuesto autonómico. Es más, IU apoyó y gestionó, en la pasada legislatura, presupuestos con inferior contenido social e inversor, así que haría bien en reconocer que el rechazo a las cuentas regionales se hace por razones políticas, sin tener en cuenta las partidas presupuestarias. Además, hay asuntos de difícil justificación: ¿qué argumento social justifica rechazar unas cuentas que dedican 130 millones adicionales a la Sanidad?

La devolución de los presupuestos tiene distintas implicaciones para el PP y para IU. Al PP la derrota del Gobierno sólo le reporta ventajas, ya que abre el camino a la campaña electoral de Rajoy en Asturias. El electorado conservador ve normal que Ovidio Sánchez se oponga a los presupuestos de Areces. El caso de IU es distinto, porque estuvo cuatro años gobernando con el PSOE y ahora se vale del apoyo del PP para derrotar a sus antiguos aliados. IU perdería todo protagonismo en el Parlamento sin la ayuda del PP. Esa compañía es muy incómoda y recuerda la época antisocialista de Julio Anguita, cuando se aliaba con Aznar para derrotar a González: la estrategia de la ‘pinza’.

Para evitar esa imagen, Jesús Iglesias se sacó de la manga una propuesta, sin precedentes, al ofrecer a la FSA negociar un presupuesto «desde cero», tras rechazar el proyecto del Gobierno. Confeccionar el presupuesto es una competencia del Ejecutivo, que negocia en la Cámara la aceptación de enmiendas parciales de otros grupos para obtener suficientes votos. Lo que nunca se ha visto es que un partido rechazara las cuentas regionales y, a renglón seguido, se arrogara competencias propias del Gobierno para confeccionar un nuevo presupuesto, mano a mano, con el consejero de Economía.

La prórroga

La votación de la enmienda a la totalidad va a situar, objetivamente, a IU al lado del PP. La devolución del proyecto de cuentas regionales tiene otra lectura inmediata: el aislamiento del Gobierno de Areces y la dificultad para hacer viables sus proyectos en la Cámara. El único partido que obtendrá beneficios netos de esta operación será el PP.

La política asturiana entrará, tras el pleno de los Presupuestos, en una fase complicada, a expensas de lo que deparen los comicios de marzo. La victoria de Rajoy en las urnas haría desaparecer, milagrosamente, las diferencias entre el PSOE e IU, y la izquierda plural se aprestaría a reeditar el famoso, «no pasarán». Magro consuelo para los problemas que se le vendrían encima al Principado, acostumbrado, desde hace cuatro años, a obtener todo tipo de apoyos desde Madrid. Una victoria de Zapatero prolongaría el pulso entre los dos partidos de izquierda, cuyo final no es fácil de entrever.

La prórroga presupuestaria no es una tragedia, pero tampoco es una banalidad. Algunas instituciones e interlocutores, como los ayuntamientos y los agentes sociales, pueden salir perjudicados con la prórroga presupuestaria. Partiendo de esta premisa, resulta llamativo que alcaldes y líderes sindicales no alzaran la voz con rotundidad para invitar a los partidos, especialmente a los de la oposición, a reconsiderar su postura, con el objeto de que no quedaran paralizados 300 millones de euros. No fueron más allá de realizar alguna moderada protesta.

El Gobierno debería reconducir la negociación social, de modo que quedara limitado el alcance económico del pacto. Una constante de los gobiernos de Álvarez Areces es la ausencia de unos aliados sociales que hagan piña con el Principado en pos de los intereses generales de la región. Si bien se mira, Asturias sigue siendo un territorio poco vertebrado, donde la solidaridad sólo brota espontáneamente a escala local o gremial.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira