El Comercio
img
CORO DE QUEJAS
img
Juan Neira | 27-10-2007 | 00:24| 0

La última propuesta del Gobierno para rebajar el peaje del Huerna ha experimentado un generalizado rechazo: PP, IU, transportistas y agentes sociales. La idea de suprimir la tasa para los usuarios habituales no ha dejado contento a nadie. Los transportistas se quejan de que la mejora se circunscribe a los vehículos ligeros y ellos son los principales clientes de la autopista, pero con medios pesados. Los partidos políticos y los agentes sociales se aferran a la literalidad de la promesa realizada por Zapatero en la campaña electoral –supresión total del peaje- y consideran que el Gobierno no cumple con su programa.
En este asunto, como en tantos de la política española, hace falta tener valor para poner las cartas boca arriba y terminar con la demagogia. El Gobierno podría hacerlo, pero el equipo de Zapatero nunca procede así. El estilo de ZP consiste en embellecer siempre la realidad y evitar cualquier argumento que cause el menor malestar a la audiencia. Llevar a cabo el mayor programa de infraestructuras de transporte que se está realizando en Europa y aumentar los derechos del Estado del Bienestar (Ley de Dependencia, más becas para estudiantes y mayores prestaciones sanitarias), mientras se rebajan los impuestos. Todo es posible, hasta rescatar el peaje del Huerna, aunque suponga un desembolso de 1.300 millones de euros.
El Gobierno tendría que haber dicho a los asturianos que al candidato Zapatero se le calentó la boca el día que anunció en Gijón la supresión del peaje. ¿Podríamos sentirnos defraudados los asturianos? Se puede decir cualquier cosa, pero sin autoridad moral, ya que el Gobierno está ejecutando en Asturias las mayores inversiones de nuestra historia en la autovía del Cantábrico, la autovía del interior, la variante de Pajares, la ampliación de El Musel, el plan de la minería y el HUCA. A eso habría que añadir que la ampliación del peaje por 29 años fue una decisión del Gobierno del PP. El peaje del Huerna podría ser reducido a través de un plan progresivo, a quince o veinte años, hasta dejarlo anulado. En el estilo de Zapatero no entra esta forma de comunicarse con la sociedad, porque el Gobierno sólo puede anunciar medidas maravillosas, como si viviésemos en un país mágico.

Ver Post >
PEAJE INFRECUENTE
img
Juan Neira | 25-10-2007 | 23:59| 0

El diputado socialista, Álvaro Cuesta, afirma que el Ministerio de Fomento estudia suprimir el peaje del Huerna para todos los automovilistas que utilicen con frecuencia esa autopista. Hasta ahora nos habían dicho que iban a aplicar una rebaja, pero esto es otra cosa. Se me ocurren varias reflexiones al respecto.
La primera tiene que ver con el carácter político, electoral, de la medida. Las encuestas tienen que estar arrojando un resultado muy incierto para que en las últimas semanas el Gobierno de Zapatero anuncie medidas tan positivas para los ciudadanos. El Gobierno ha asumido todo tipo de compromisos de inversión y gasto y a la vez anuncia una rebaja de impuestos. El famoso superávit de las cuentas del Estado que para el próximo año está valorado en un 1,15% de los presupuestos (alrededor de los 15.000 millones de euros) ya está consumido.
El peaje quedará suprimido para los conductores que transiten con frecuencia por el Huerna. Ahora hace falta saber qué entienden Álvaro Cuesta y la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, por uso frecuente. ¿Cruzar hacia Castilla todos los días? ¿Hacerlo todas las semanas? ¿Una vez al mes?. Más dudas. ¿Qué pasará con los ciudadanos que circulen esporádicamente por la autopista? ¿Pagarán la totalidad del peaje? Sería la primera vía de transporte en España que es gratis, para unos, y de pago, para otros, en función de la frecuencia de los viajes. La picaresca estaría asegurada. Del anuncio del Gobierno cabe colegir que hizo mella la campaña realizada desde Asturias, recordándole a Zapatero su promesa de rescatar el peaje, realizada en el mitin del nueve de agosto de 2004 en Gijón. La rebaja a los transportistas, realizada el pasado año, no ha servido para acallar las quejas, y por eso llega ahora la oferta del “peaje infrecuente”. Lo mejor hubiera sido realizar una consignación presupuestaria y marcarse el plazo de unos cuantos años para ir suprimiendo progresivamente el peaje. Esto de quitarlo enteramente, para unos, y dejarlo intacto, para otros, sólo tendría sentido si la crítica al peaje proviniese de la gente que usa frecuentemente la autopista. Pensar tal cosa es una ingenuidad, y supone desconocer cómo prenden los debates en Asturias.

Ver Post >
LA OPOSICIÓN QUIERE MANDAR
img
Juan Neira | 25-10-2007 | 00:07| 0

La negociación extraparlamentaria del Presupuesto del Principado fracasó estrepitosamente. Entre el Gobierno regional e IU no se dan unas mínimas condiciones para recuperar el diálogo que quedó roto al principio de la legislatura cuando se interrumpió su alianza de Gobierno. El fracaso de la negociación ha servido para que el debate del presupuesto en la Cámara se inicie en un clima de total pesimismo, con los dos grupos de la oposición, PP e IU, dispuestos a hacer valer sus enmiendas a la totalidad que significarían el paso automático a la prórroga presupuestaria.
Ante esta situación, Ana Rosa Migoya, portavoz del Principado, ha señalado que la oposición hace la “pinza” contra el Gobierno regional. Es un poco pronto para hacer esa afirmación, porque el rechazo a las cuentas regionales estaba cantado. Si cualquiera de los dos grupos de oposición se abstuviera, el presupuesto sería aprobado, así que es normal que voten en contra. En cualquier caso, la acusación de la “pinza” hace mucho más daño electoral a IU que al PP, y no creo que IU vote las enmiendas del PP, sino que será el grupo de Ovidio Sánchez el que deje al pequeño grupo de izquierdas liderar la oposición, conformándose con derrotar al Gobierno socialista, aunque sea con las enmiendas ajenas.
Los socialistas se equivocaron dando excesiva importancia a la aprobación de unos nuevos presupuestos, al decir que eran la principal prioridad del Gobierno. El rechazo de las cuentas regionales, si es que se produce, no me parece excesivamente relevante, porque estamos en un curso político de transición, hasta que se celebren las elecciones generales. A partir del próximo mes de marzo quedarán fijadas con carácter definitivo las estrategias de los partidos y veremos qué alineamientos se producen. Lo que si me parece llamativo es ciertas anomalías institucionales que se pueden empezar a producir, como la toma de decisiones por parte del Parlamento de tareas que le toca realizar al Gobierno. IU va a rechazar los presupuestos, pero pretende habilitar un crédito para ayudar al pago de las hipotecas. Si la oposición quiere mandar, lo que debe hacer es presentar una moción de censura o convencer al presidente de que tiene que integrarlos en el Gobierno.

Ver Post >
HAY TIEMPO, NO HAY GANAS
img
Juan Neira | 24-10-2007 | 00:14| 0

Los dirigentes de IU consideran que es imposible llegar a un acuerdo con el Gobierno regional sobre los presupuestos. La falta de datos y el escaso tiempo que les ha dado el Principado para negociar estarían en la base de la negativa de IU. La dirección de IU atribuye al presidente Areces la dudosa táctica de presionar al grupo parlamentario de esta fuerza política, a través de los ayuntamientos gobernados por IU, ofreciendo inversiones a los alcaldes en caso de contar con unas nuevas cuentas regionales. Por su parte, la FSA dice que si hay voluntad política el acuerdo sería posible en unas horas.
Ante este estado de cosas, cabe colegir que la negociación extraparlamentaria del presupuesto ha fracasado. La oferta realizada por el presidente Areces, en el transcurso del debate sobre el estado de la región, no sirvió para abrir un proceso de negociación. Las heridas producidas por la ruptura del gobierno de coalición todavía no han cicatrizado y no hay condiciones para pactar el presupuesto. Es mejor reconocer las cosas así que inventarse alambicadas disculpas sobre las diferencias que separan a IU y al Gobierno sobre las ayudas que deben darse a los ciudadanos que amortizan créditos hipotecarios. El número dos de IU, Ángel González, advirtió que en el trámite parlamentario del proyecto presupuestario tampoco hay margen para el acuerdo. Una afirmación sorprendente, porque casi todos los presupuestos públicos se pactan durante el trámite parlamentario, con motivo de la presentación de las enmiendas. Hay tiempo, pero no hay ganas.
La posibilidad de meter presión a IU, forzándola a apoyar las cuentas regionales, es inexistente. En el primer año de legislatura, los tres grupos parlamentarios tienen una gran libertad de movimientos, porque el mandato acaba de empezar y las estrategias de los partidos forman parte de un guión provisional hasta que se celebren las elecciones generales. Si después de los comicios de marzo, gobernase Rajoy, el acuerdo del PSOE e IU sería automático, sin falta de pasarse papeles con datos. Si de las elecciones saliese fortalecido Zapatero, IU optaría por un apoyo crítico, como el que da Llamazares al Gobierno central. Caben otras hipótesis, pero demos tiempo al tiempo.

Ver Post >
EL MIEDO AL ACUERDO
img
Juan Neira | 23-10-2007 | 00:06| 0

La negociación extraparlamentaria sobre los presupuestos del año 2008, entre el Gobierno e IU, lleva visos de acabar sin haber empezado. El Gobierno no quiere dar a conocer el detalle de los presupuestos hasta que IU se siente en la mesa a negociar y este partido dice que no negociará sin que le envíen antes los datos. No es un problema de método, sino de fe: el escepticismo aleja el acuerdo. Cuando no se quiere entrar a debatir un asunto se buscan disculpas, y esta controversia sobre la transmisión de datos tiene toda la apariencia de una disculpa. No sería la primera. La pasada semana transcurrió con el Gobierno e IU haciendo declaraciones sobre las ayudas que había que dar para paliar la subida de los tipos de interés, un debate que no existe en ninguna otra comunidad autónoma, y en todas ellas la gente paga doble por los créditos hipotecarios que hace dos años. El asunto es buscar polémicas ficticias para decir que no se puede llegar a un acuerdo.
La negociación extraparlamentaria no tiene precedentes en el Principado, aunque en el Ayuntamiento de Gijón, siendo Areces alcalde y Jesús Iglesias portavoz de IU, se producía todos los años. Desde 1991 hasta 1999, los dos partidos votaron los mismos presupuestos que negociaban, en horario de tarde, en los días anteriores a la celebración del Pleno del Ayuntamiento de los presupuestos. En aquellos años, el alcalde tampoco anticipaba el proyecto de las cuentas municipales, limitándose IU a establecer unas reivindicaciones (metros de suelo industrial, aparcamiento para coches, actuación medioambiental extraordinaria, etcétera), y los socialistas entraban a negociarlas e incorporarlas a su proyecto. En el debate sobre el estado de la región el presidente Areces tendió la mano para iniciar ese tipo de negociación, e IU aceptó inicialmente, pero hay mucho recelo entre las partes para negociar.
A primeros de noviembre entrará el proyecto en la Junta General del Principado, y allí se podrá discutir con todos los números encima de la mesa. Eso no quiere decir que sea más fácil el acuerdo. La prórroga presupuestaria es el escenario más probable, así que no se entiende que el Gobierno hablara tanto de un proyecto de cuentas regionales que no va ser aprobado.

Ver Post >
EL UMBRAL DE LOS 800 EUROS
img
Juan Neira | 22-10-2007 | 00:08| 0

En caso de ser reelegido como presidente, Zapatero promete para la próxima legislatura que elevará el salario mínimo hasta los 800 euros. Dicho salario se encuentra en la actualidad en los 570 euros y va a ser próximamente incrementado hasta los 600. El salario mínimo sólo afecta a 130.000 trabajadores, aunque es una referencia para otro tipo de sueldos y ayudas. En el actual mandato conoció una elevación del 33%, bastante más que en anteriores periodos legislativos. La promesa realizada por Zapatero consiste en mantener el mismo porcentaje de incremento para el próximo mandato, al elevarlo de los 600 a los 800 euros.
Las organizaciones de los trabajadores piden revisar la cantidad de dicho salario sin tomar como referencia la inflación, al aludir a las condiciones económicas mínimas para poder tener una vida digna. Por su lado, la patronal pide moderación, tomando como argumento el desbordamiento de los costes salariales. En realidad, cualquier aumento de sueldos tiene como contexto obligado el incremento del Índice de Precios al Consumo (IPC), aunque con el salario mínimo hay que hacer algunas consideraciones especiales.
Lo primero que cabe decir es que la subida del salario mínimo no tiene una especial repercusión en el sistema, porque afecta a pocos trabajadores. En distintos países de la UE, cuando se estableció una revisión automática semestral del salario mínimo, las diversas patronales lo criticaron por ser causante de la inflación, pero no cabe establecer ese nexo. En la actualidad, en España hay más de 20 millones de trabajadores en nómina y el salario mínimo afecta a un porcentaje mínimo de ese extenso colectivo. Al margen de la posición de la patronal, hay una crítica de carácter liberal al salario mínimo que no tiene como objeto la cuantía del mismo, sino el hecho de que el Gobierno se inmiscuya en las relaciones laborales, cuando el mercado libremente puede ajustar todos los sueldos. La verdad es que en España hay mucha gente dispuesta a trabajar por menos de 600 euros, pero el carácter social del Estado, fijado en el primer artículo de la Constitución, obliga a intervenir. Conclusión: correcta la promesa de Zapatero, que sólo tiene el riesgo de provocar menos contrataciones.

Ver Post >
EL TRIÁNGULO PARLAMENTARIO
img
Juan Neira | 20-10-2007 | 00:23| 0

La Junta General del Principado ha introducido un cambio en la elección del director de la televisión autonómica, al pasar de ser una competencia del Gobierno regional a ser un cometido de la propia Cámara. El PP ha apoyado la iniciativa del PSOE, y a partir de ahora el director será producto de una decisión parlamentaria, convenientemente reforzada por una mayoría cualificada: 27 diputados.
IU movió pieza al presentar una proposición de ley sobre la materia, en la que el director correspondía a la Junta General del Principado, por mayoría absoluta, pero los socialistas fueron los que remataron la jugada, al proponer que sea el Parlamento, pero por mayoría cualificada. El Gobierno cede una competencia que le correspondía, pero asegura que el nombramiento pase por sus manos, al no poder elegirse director sin contar con el apoyo del grupo socialista. IU se queda como estaba, ya que antes no tenía influencia sobre el nombramiento, por corresponderle al Gobierno, y ahora tampoco tiene nada que decir porque sus escaños no sirven para que los grupos parlamentarios del PSOE o del PP alcancen la mayoría cualificada. El único grupo que aumenta su influencia sobre la televisión autonómica es el PP.
Este juego parlamentario de propuestas y contrapropuestas puede repetirse en otras materias. Por ejemplo, en el Estatuto de Autonomía. Si IU plantea alternativas de difícil asunción por parte de los socialistas, tal vez logre un efecto contrario al pretendido, al empujar al PSOE a negociar con el PP. Aunque hay una ponencia parlamentaria y un debate a tres bandas, la experiencia indica que la redacción de los estatutos de autonomía se cataliza a partir de un momento determinado, en que dos dirigentes de izquierda y derecha se ponen de acuerdo en una negociación bilateral realizada fuera del Parlamento. ¿No fue la propia Constitución el fruto de una conversación a tumba abierta entre Alfonso Guerra y Abril Martorell? La estructura de triangular de la Cámara propicia este juego de amores y desamores, en las que un partido que podía gobernar se queda fuera de los acuerdos parlamentarios. Cosas de las matemáticas: a IU le favorecen los acuerdos por mayoría absoluta, pero le perjudica la mayoría cualificada.

Ver Post >
LA IZQUIERDA HIPOTECADA
img
Juan Neira | 19-10-2007 | 00:05| 0

El consejero de Economía, Jaime Rabanal, ha mostrado la disposición del Gobierno para discutir las ayudas para el pago de las hipotecas, en los términos que lo había exigido IU: cualquier tipo de vivienda, con tal de que los propietarios tuvieran dificultades para hacer frente a la subida de los tipos de interés.
Parece que la cuestión de la devolución de los créditos hipotecarios va a centrar el debate de la izquierda asturiana, que es tanto como decir de las fuerzas que deciden los Presupuestos del Principado y el sentido del gobierno. La subida de los tipos de interés es una constante en el mundo entero, que afecta desde alemanes y franceses, hasta japoneses y australianos, pasando por los americanos. Pues bien, pese a ser una realidad global, sólo en Asturias se busca una respuesta desde los presupuestos públicos. Resulta que a la izquierda de nuestra región le preocupa más los intereses de los créditos que el empleo, la sanidad, la educación, el gasto social, o la investigación científica. En realidad, no le preocupa el alza de los tipos de interés, como una variable que frena el desarrollo económico y el consumo, sino las consecuencias que tiene entre los que amortizan créditos. Vamos a descubrir que es más de izquierdas el grupo que logre detraer más dinero de la recaudación de impuestos para cooperar en las obligaciones de pago de los propietarios de vivienda. Entre los ataques de Ana Botella al “golpe de 1934” y la fijación de IU y PSOE por la subida de las hipotecas, el perfil de la izquierda asturiana queda totalmente desdibujado. La próxima semana llega Al Gore a nuestra región, así que a falta de las antiguas políticas de clase, habrá que conformarse con un sucedáneo.
Mientras el segmento de los propietarios de vivienda libre amplía el campo de las inquietudes sociales de la izquierda, el PP anuncia que no apoyará los Presupuestos de Álvarez Areces. Cualquier otra posición hubiera sido una sorpresa. En ninguna comunidad gobernada por los socialistas, los populares respaldan los presupuestos. A cinco meses de las elecciones no caben los gestos altruistas. Descartado el PP, caben dos soluciones: prórroga presupuestaria o coalición de izquierdas para luchar contra la carga hipotecaria.

Ver Post >
LA HIPOTECA DEL PACTO
img
Juan Neira | 18-10-2007 | 00:31| 0

IU quiere que el Gobierno regional incluya en los Presupuestos del Principado una partida para ayudar a todos los que tienen dificultades al devolver los créditos hipotecarios. La propuesta del presidente Areces de crear un fondo para compensar la subida de los tipos de interés no incluía a los compradores de vivienda libre, pero ahora IU no acepta restricciones, y quiere ampliar las ayudas para todos los ciudadanos que vean trastocadas sus previsiones económicas ante el encarecimiento de las hipotecas.
Los apoyos para la compra de la vivienda ya existen, empezando por los beneficios fiscales. El mercado de la vivienda no es un mercado libre, entre otras razones, por la cantidad de medidas intervencionistas que aplica la Administración. No es admisible que con los impuestos de todos los contribuyentes se cree un fondo para paliar la subida de los tipos de interés, cuando todos los compradores de vivienda sabían que el tipo de interés de sus créditos era de carácter variable. Antes había bajado y ahora está subiendo. Pero lo que ya resulta demencial es abrir una partida en las cuentas regionales para todos los que tienen que ajustar sus presupuestos mensuales para devolver créditos hipotecarios, sin distinguir si se trata de un modesto minipiso o de un dúplex céntrico y amplio. Antes, cuando la izquierda era de izquierdas, no se hacían propuestas de este tipo.
La exigencia de IU al Gobierno sobre las ayudas a las hipotecas tiene un carácter instrumental, porque su finalidad no social, sino política: obstaculizar un posible pacto presupuestario entre PSOE e IU. Puestos en esa tesitura, no debería caer IU en propuestas extravagantes, porque tiene un recetario propio en temas fiscales y medioambientales, que no podría asumir el Gobierno socialista. A la gente le resultaría mucho más extraño que no se pueda aprobar el proyecto presupuestario por la falta de dotación de un fondo para rescatar hipotecas, que por un frustrado intento de incrementar el gravamen sobre el tramo autonómico del Impuesto sobre Renta de las Personas Físicas. En cualquier caso, lo mejor es poner las cartas sobre la mesa, y decir si se pretende negociar el Presupuesto del año 2008 o si se quiere marear la perdiz.

Ver Post >
POCA COSA
img
Juan Neira | 17-10-2007 | 00:46| 0

Álvarez Areces ha tenido un primer contacto con IU para explorar la posibilidad de un acuerdo sobre los Presupuestos del Principado para el año 2008. El presidente ha ofrecido crear un fondo para devolver los créditos hipotecarios y pagar los alquileres de vivienda a las familias que tuviesen problemas con la subida de los tipos de interés. IU había pedido, previamente, que se creara una partida con esa finalidad.
No se puede hablar de una negociación sobre las cuentas regionales sin poner los números sobre la mesa. El Gobierno sólo ha dado un dato, relativo al crecimiento previsto para los Presupuestos del Principado, lo que demuestra que la primera reunión no tuvo mucha enjundia. Resulta incoherente acudir a esta primera entrevista sin papeles, sin cifras, sin concreciones, y pretender finalizar la negociación en dos semanas. La actual ronda de conversaciones, con IU y el PP, es producto de la mano tendida en el debate sobre el estado de la región por el presidente, así que ahora toca ser consecuente con aquella oferta y emplearse a fondo en la negociación para evitar la prórroga presupuestaria. Si el presidente Areces creyese que las posibilidades de acuerdo eran nulas, lo mejor sería no abrir la negociación con los partidos y limitarse a discutir las enmiendas de la oposición en el trámite parlamentario.
Lo que nos deben ahorrar el Gobierno y la oposición es la ejecución de una ceremonia vacía de sentido. Si el PP e IU no quieren apoyar el Presupuesto del Principado, lo que deben hacer es presentar enmiendas a la totalidad y se acabaron las dudas. Igualmente, si el Gobierno no está dispuesto a ceder en muchas cosas, lo mejor que puede hacer es mantener el rumbo fijo hasta las elecciones generales de marzo del año venidero. IU puede optar por una vía intermedia entre la negociación posibilista y la alternativa de la enmienda a la totalidad, que consiste en plantear muchas modificaciones sobre el proyecto del Principado, de modo que quedara incorporada la huella de IU a las cuentas. Un plan factible, aunque no era el previsto inicialmente. En cualquier caso, lo que debe descartar el Gobierno es la idea de maravillar a la oposición con sus grandes inversiones. Todo acuerdo supone renuncia y transacción.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira