El Comercio
img
Gabino de Lorenzo echa balones fuera
img
Luis Arias Argüelles-Meres | 23-06-2017 | 12:18

La imagen puede contener: casa, árbol, cielo y exterior

“Cuanto más se aleja una sociedad de la verdad, más odia a quienes hablan de ella”. (Orwell).

Leo en EL COMERCIO que el ex Alcalde vetustense y actual Delegado del Gobierno solicita el archivo definitivo del expediente sobre “Villa Magdalena”, expediente incoado por el Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Oviedo para dirimir su posible responsabilidad patrimonial en el asunto que aquí nos trae.
Lo llamativo del caso no es la petición que hace el que fuera primer edil del Consistorio carbayón durante más de veinte años, sino que, en el momento actual, ya están muy carcomidos los tópicos que tanto lo ensalzaron a lo largo de sus días de vino y rosas como regidor ovetense.
A estas alturas, nadie, ni siquiera el propio interesado, se puede atrever a plantear que la operación de “Villa Magdalena” fue beneficiosa para la ciudad, máxime cuando se conocen las cifras que tendrán que ser costeadas por la ciudadanía vetustense, a no ser que, llegado el caso, en el ámbito judicial, llegue a estipularse que hay una responsabilidad patrimonial del ex Alcalde.
Ahora resulta que nadie puede negar que aquel Alcalde tan lisonjeado dejó a la heroica ciudad una hipoteca importante. Y, en lugar de salir a la palestra, reconociendo equivocaciones, o bien insulta al actual regidor, como hizo hace pocos meses, o bien intenta, como acaba de hacer ahora, echar balones fuera.
¿Quién se lo iba a decir? ¿Quién nos lo iba a decir?
Porque lo que está ocurriendo actualmente es que la venda se está cayendo, es que, dejando al margen otras muchas cuestiones, en el largo mandato de Gabino de Lorenzo al frente del Ayuntamiento de Oviedo, hubo decisiones, en el mejor de los casos, arbitrarias y atrabiliarias, que suponen un serio lastre para esta ciudad.
Gabino ya no tiene quien le escriba desde la adulación más o menos estomagante. Gabino no puede encontrar argumentos que justifiquen el coste final que Villa Magdalena supone. Y, claro, como último recurso, le queda echar balones fuera.
No entro en la cuestión legal, desconozco si el Equipo de Gobierno tiene o no capacidad para poner en marcha el expediente que Gabino pide que se archive; pero, en todo caso, resulta difícilmente rechazable que el actual Equipo de Gobierno ponga en marcha medidas legales tendentes a evitar una sangría económica para los dineros públicos del Consistorio carbayón.
Y, por otra parte, parece imposible no percatarse de que, en la vida pública ovetense y asturiana, estamos asistiendo a un espectáculo catártico, que consiste en la caída de ciertos mitos que vinieron siendo objeto de una lisonja tan inmerecida como indigerible.