El Comercio
img
Panorama vetustense: Pleno sobre “el estado de la ciudad”
img
Luis Arias Argüelles-Meres | 25-08-2017 | 03:01

Una imagen de una sesión plenaria.

“El pasado es arcilla que el presente labra a su antojo. Interminablemente”. (Borges).

Confieso que no me resulta indiferente la propuesta del edil de Ciudadanos,  Luis Pacho, encaminada a que se celebre un debate sobre “el estado de la ciudad”, siguiendo los que hay sobre el estado de la nación y el estado de la región. Así pues, tres estados distintos y una sola política verdadera.

Pero, hablando en serio, de llevarse a cabo tal cosa, sería, como poco, muy revelador, máxime en un momento como éste en el que hay cinco partidos políticos diferentes en el Consistorio ovetense, lo cual redundaría en 5 visiones distintas acerca del momento que vive la ciudad, cada cual con sus matices.

¿Hay, en consonancia con el número de partidos políticos que tienen representación en el Ayuntamiento de Oviedo, 5 proyectos de ciudad distintos? En teoría sí, y, ante todo y sobre todo, de  llegar a celebrarse el debate propuesto, tendríamos oportunidad de comprobarlo.

Y, pasado el tiempo, el debate que nos ocupa sería de consulta obligada para analizar la situación política de Oviedo tras el gabinismo.

Pero, siguiendo con el supuesto de que llegase a celebrarse el susodicho debate, tendría un enorme interés político el planteamiento que hiciese el actual Alcalde. ¿Saben por qué? Pues muy sencillo: porque Wenceslao López tiene un criterio propio para  la ciudad, frente a una FSA que renunció  hace mucho tiempo a gobernar la capital de Asturias y que, en su momento, puso las cosas muy difíciles a quienes no se resignaban a que Oviedo fuese el cortijo de Gabino de Lorenzo.

Por el contrario, el discurso más previsible sería el del PP, que no reconocería un solo acierto en lo que llevamos de Legislatura al Equipo de Gobierno.

Aun así, cada partido daría su propia visión de la política vetustense. Doy por hecho que los tres partidos que gobiernan no plantearían un discurso unívoco, y eso reflejaría la diversidad realmente existente, también en la izquierda.

Un debate sobre el estado de la ciudad que, previsiblemente, se ocuparía también del papel que debe desempeñar Oviedo en el conjunto de Asturias en tanto que es la capital de la autonomía. A este respecto, cabe preguntarse si alguien recuerda lo que en su momento esgrimió Gabino de Lorenzo acerca de lo que tendría que suponer la capitalidad para Oviedo, en una supuesta reforma del estatuto de autonomía que nunca llegó ni siquiera a esbozarse. Desde luego, lo manifestado por el entonces Alcalde fue una simplicidad mayúscula muy en su línea.

Pues lo dicho: espero y deseo que se apruebe que haya ese debate sobre el estado de la ciudad.

Además de entretenido, sería clarificador, que no clarividente.