El Comercio
img
Recuerdos de Oviedo: Cela en Vetusta
img
Luis Arias Argüelles-Meres | 29-04-2017 | 21:13| 0

La imagen puede contener: 2 personas, personas sentadas e interior

“La tortuga puede hablar más del camino que la liebre”. (Khali Gibrán).

Si la memoria no me falla, la primera vez que vi a Cela en carne mortal fue el 24 de octubre de 1980. En esa fecha pronunció una conferencia en Oviedo que tenía por título «Pícaros, clérigos, caballeros y demás falacias y sus reglas literarias en los siglos XVI y XVII». El enunciado, como se ve, era un tanto rimbombante. Y fue el entonces rector de nuestra Alma Máter, don Teodoro López Cuesta, quien lo presentó, con algunas dificultades al principio, pues el micrófono fallaba.
Regentiana tarde de octubre. A Cela le faltó chispa, y su alocución se limitó a cumplir el expediente, sin que se percibieran grandes alardes. No fue una lección erudita, tampoco literaria; se trató, más bien, de un cúmulo de generalidades, con algunas citas más o menos llamativas, de Hegel, entre otros. Una lástima, porque aquello podría haber dado mucho más de sí.
Y, a decir verdad, tras la referida conferencia, hubo un tiempo para digerir y comentar la decepción que sentíamos, pues, al menos, esperábamos chispazos de humor y anécdotas.
Tiempo después, cuando se celebró la primera ceremonia de los Premios Príncipe de Asturias en 1981, Cela estuvo por Oviedo, y sus declaraciones a la prensa no tuvieron desperdicio, cuando habló de que el dinero era para los tenderos y no para los artistas y literatos, al tiempo que no se mostró muy entusiasta con el boom de la literatura hispanoamericana. En lo primero, andaba sobrado de razón; en lo segundo, acaso sus palabras pudieron haber tenido mucho que ver con lo que le interesaba defender en función de su propia obra literaria.
Y, más allá de los acontecimientos mencionados, lo que más me interesa resaltar es al autor de tres obras maestras como “Las Familia de Pascual Duarte”, “La Colmena” y el “Viaje a la Alcarria”, al literato que, habiendo sido adicto al régimen de Franco, con episodios muy poco gloriosos, sufrió las consecuencias de la censura al haber tenido que publicar “La Colmena” en la Argentina. Al personaje público que se permitía ser chistoso con un sentido del humor muy celtibérico que combinaba lo “verde” y lo “marrón”, al autor del “Diccionario secreto”, pura brocha gorda.
Pero sigamos con Cela en Oviedo. Fue en 1982 cuando, dentro de una especie de “greguerías”, a su carpetovetónico modo, publicadas en “Cuadernos del Norte”, escribió aquello que tanta escandalera originó acerca de la Virgen de Covadonga, palabras que había oído decir a una señora, sobre cuya identidad se hicieron cábalas, y hasta hay certezas. Aquello fue Cela en estado puro, fue una manifestación de brocha gorda, que nada tenía que ver con criterios literarios.
Por otro lado, ¿cómo no recordar el encontronazo que Cela tuvo con Laso Prieto en las inmediaciones del antiguo Carlos Tartiere cuando iban camino de los estudios que entonces tenía por allí televisión española? Y es que, si mal no recuerdo, aquel rifirrafe se produjo muy pocos días después de la ceremonia de los Premios Príncipe de Asturias, en la que el escritor gallego obtuvo el Premio de las Letras, y, a resultas de ello, pronunció un buen discurso en los que resaltaba determinados valores que colisionaban tanto y tanto con su comportamiento grosero, desconsiderado y chabacano.
Cela en Vetusta. Es muy poco conocido el hecho de que, en su momento, don Camilo le pidió ayuda a un ovetense de pro, a Fernando Vela, para publicar en Espasa-Calpe “La Familia de Pascual Duarte”, y que hay un texto del que fuera secretario de la Revista de Occidente, a propósito de ello muy interesante acerca del género novela.
Pero, sea como sea, lo más notorio de la relación de Cela con nuestra ciudad, fuera del ámbito estrictamente literario y académico, fueron sus salidas de tono, su sentido del humor escatológico y celtibérico y su personalidad nada versallesca.
Vuelvo a aquella tarde de octubre de 1980. Alguien había llevado a la conferencia un ejemplar de “La Colmena” con el propósito de acercarse a Cela para pedirle una dedicatoria al final del acto. Sin embargo, llegado el momento no se acercó al escritor para que le firmase el libro. Se diría que había encontrado un abismo entre la ternura de aquella prosa y la decepcionante intervención que había tenido, una intervención, insisto, plagada de generalidades y desganada. Una intervención que no fue más allá de cumplir con el expediente.
Pero, bien pensado, nos hizo ver una realidad incómoda, que, en este caso, habla de las contradicciones que pueden producirse entre la personalidad de un autor o autora y lo que se refleja en la obra escrita, que no siempre guardan semejanza, sino que, en ocasiones, chocan de lleno.
Cela en Vetusta. Aquella tarde de octubre fue, sin embargo, deliciosa. Era de esos otoños en los que se agradece el frescor del otoño y su no sé qué agridulce.
Aquella tarde de octubre la terminamos en una conocida sidrería del Naranco, que es una privilegiada atalaya para contemplar Vetusta desde lo alto, para abrir un libro al desgaire, para saborear sidra bien escanciada, para “forrar” esa sidra con buenas y suculentas viandas.
Oscureció. Bajamos andando a la ciudad y no dejamos de preguntarnos a santo de qué había citado a Hegel, sin apenas entrar en la obra de Quevedo, ni en el erasmismo, ni en las contradicciones de aquella sociedad que había generado una literatura que logró asombrar al mundo.
Cela en Vetusta, carpetovetónico y cortesano.

Ver Post >
Sobre Ada Colau y otras hermandades
img
Luis Arias Argüelles-Meres | 28-04-2017 | 14:16| 0

Resultado de imagen de ada colau

«La vida se encoge o se expande en proporción al valor que uno tenga». (Anaïs Nin).

Según leo en EL COMERCIO, doña Belén Fernández Acevedo, concejala del PP en Oviedo, considera que el hecho de que vayan a actuar, dentro las actividades programadas en la feria de La Ascensión, la agrupación Colla Cegantera de Sarriá acompañada de sus fanfarrias y el Bestiari Popular de Cataluña, significa que el edil de Cultura del Ayuntamiento carbayón busca una suerte de hermanamiento de nuestra ciudad con Ada Colau. ¡Tremebundo!

A decir verdad, es de esperar y de desear que las referidas actuaciones no sean lo más destacado de la Feria de La Ascensión, pues se incurriría en un despropósito inexplicable. Dicho esto, da la impresión de que de lo que se trata por parte de doña Belén es de descalificar cualquier decisión que se adopte desde el gobierno municipal, en este caso, en el ámbito de la cultura.

Desde luego, a priori, que actúe una agrupación no asturiana en un desfile no tiene por qué ser negativo ni rechazable, a no ser que haya constancia, que no creo que sea el caso, de que la parte contratada por la parte contratante sea nefasta.

Por otro lado, que doña Belén se pregunte por qué no se contrata a fanfarrias de otras regiones que no sean de Cataluña pone de manifiesto una falta de miras, cuando menos, inquietante. Imagine el lector por un momento qué se podría pensar si se dijese lo contrario.

Y la crítica de doña Belén va incluso más allá cuando dice que Rivi tiene como única profesión la de «liberado político». Pues, mire usted, estoy totalmente de acuerdo en que resulta nocivo que haya tantos profesionales de la política en nuestra vida pública. Lo que sucede, señora Fernández Acevedo, es que el referido mal no sólo se encuentra en los partidos políticos de izquierdas, sino en su totalidad. Convendrá conmigo en que no sería nada difícil elaborar un listado con profesionales de la política que militan en el PP, tanto en el ámbito llariego como en el estatal. Así pues, me temo que no anda usted muy sobrada de autoridad moral para formular semejante denuncia.

Como mínimo, creo que habrá que esperar a ver cómo son las actuaciones que tanto le inquietan a doña Belén para sentenciar si su contratación fue o no adecuada.

Pero, de entrada, el apriorismo en que incurre la concejala conservadora es, como mínimo, sectario. ¿Habría que dejar de contratar a una compañía de teatro por el hecho de que fuera catalana, o a un grupo musical, y así sucesivamente?

A veces, la labor de oposición, si se hace con maniqueísmo, puede favorecer al adversario político que está en el poder. Lamento tener que decir algo tan obvio a resultas de los planteamientos de doña Belén Fernández Acevedo.

Ver Post >
Viga Azul: Orgullo y prejuicio
img
Luis Arias Argüelles-Meres | 23-04-2017 | 10:20| 0

Fernando Hierro, tras la conclusión del partido, declaró sentirse orgulloso de sus jugadores por el esfuerzo que hicieron a lo largo de los 94 minutos. Creo que todas las personas que vimos el encuentro suscribimos lo que dijo el entrenador azul. En efecto, el equipo luchó de principio a fin, especialmente desde que nos quedamos con un jugador menos, lo que, por un lado, obligó a extremar las precauciones, sin que, por otra parte, se renunciara a la victoria que estuvimos a punto de conseguir si Toché hubiese transformado el penalti que le hicieron a Diegui.

A esto hay que añadir que el Huesca se mostró en todo momento como un equipo muy compacto que no sólo no estaba dispuesto a dar facilidades, sino que además no renunció al ataque.

Orgullo, en efecto, no sólo por la lucha del equipo, sino también por el soberbio juego que desplegaron algunos futbolistas del Oviedo, sobre todo, David Costas que, además de haber sido el autor del gol carbayón, mostró una seguridad en su puesto verdaderamente admirable. Y, por otro lado, Diegui, en los minutos que jugó, dio ese plus de empuje al equipo que, con sus presencia, se notó mucho, y no sólo por haber forzado el penalti.

Y esto me lleva a preguntarme una vez más por qué no juega Diegui de titular, por qué se renuncia a su aportación al juego, especialmente al que puede desplegar Susaeta en la banda, si bien es cierto que contra el Huesca el eibarrés jugó más de media punta.

Prejuicio no sólo en la ausencia de Diegui en el once titular, sino también en lo que supone renunciar al juego por las bandas. En este sentido, nadie pone en duda la calidad de Berjón, si bien es cierto que, partido tras partido, viene evidenciando que su estado físico dista mucho de ser el óptimo.

Así pues, si Susaeta no despliega su juego en la banda, si falta el empuje de Diegui porque no se le da la titularidad y si Berjón está lento, algo habría que hacer en este sentido en aras de mejorar el rendimiento del once azul.

Y, en fin, volviendo al orgullo, el papel de la afición en el Tartiere, apoyando sin desmayo al Oviedo, protestando otro arbitraje más nefasto y haciendo del estadio una fiesta, no sólo es primordial, sino que nos contagia a todos la pasión oviedista, pasión oviedista que viene contribuyendo en gran medida a que los partidos de casa sean toda una liturgia de emociones donde las glorias del oviedismo empujan, motivan y animan.

Ver Post >
Recuerdos de Oviedo: Salesas: Cuando “se descubrió” el Centro
img
Luis Arias Argüelles-Meres | 23-04-2017 | 00:19| 0

La imagen puede contener: una persona, de pie e interior

«Lo más característico de la vida moderna no era su crueldad ni su inseguridad, sino sencillamente su vaciedad, su absoluta falta de contenido». (Orwell).

Última hora de la mañana de un sábado. Principiaba la década ochentera. El arriba firmante viajaba por Oviedo en uno de aquellos microbuses cuyo tubo de escape lanzaba más emisiones de CO2 que el mayor vehículo que uno pudiera imaginarse. Había muy poco movimiento por las calles en aquellos instantes. Y, de repente, vi que en una valla publicitaria se decía algo muy llamativo: “Vamos a descubrir el Centro”. ¡Madre mía!
Claro, si mal no recuerdo aún gobernaba la UCD, o sea, la Unión de Centro democrático. Claro, aquello no podía ser: UCD era el partido político que llevaba gobernando España desde las elecciones de 1977, o sea, no se trataba de una formación política emergente, no podía serlo. Entonces, semejante reclamo publicitario estaba entre lo sorprendente y lo inquietante. Desde luego, no pasaba desapercibido.
Sin embargo, como suele suceder en tales casos, aquello nada tenía que ver con lo primero que acudía a nuestra mente. Se trataba de muy distinta cosa: lo que se iba a descubrir –y a inaugurar- era el Edificio Salesas que, como su propio nombre indica, se construyó sobre el solar del Convento de monjas que llevaba tal nombre.
Así pues, nada que ver con la política –o sí- pero, en todo caso, no guardaba relación ninguna con aquel partido político a cuyo frente había estado don Adolfo Suárez hasta que dimitió en el 81, sucediéndole don Leopoldo Calvo-Sotelo.

Pero, ante todo y sobre todo, aquello supondría un cambio muy profundo en nuestras vidas y costumbres. Hasta entonces cualquier Híper que se preciase estaba a las afueras de la ciudad. Lo que en los últimos años se vienen llamando Grandes Superficies no se ubicaban en el centro urbano, eran periféricas.
Hasta entonces, en el cogollo de las ciudades había los comercios tradicionales de siempre y supermercados, que, por lo común, también eran muy familiares, que tenían dueños visibles y reconocibles, personas sensatas y de orden que se relacionaban con su clientela de cada día. Personas de mundo, a quienes lo cotidiano no les era ajeno. Siempre había un don Amable o una doña Elvira controlando el negocio y comentando lo mal que iba el mundo con la vecindad que compraba.También se interesaban por la salud de los más longevos de cada familia. Todo estaba en orden.
Pero, en el caso concreto del comercio de Oviedo, está muy claro que hubo un antes y un después del Centro Comercial que se instaló en el edificio Salesas. Ya no hacía falta salir de la ciudad para hacer una compra semanal o mensual en un hipermercado.
De todos modos, no fue el único cambio que trajo consigo el mencionado edificio, pues, entre otras utilidades, transitarlo interiormente facilitaba el periplo entre las calles General Elorza y Nueve de Mayo, resguardándose, así, del frío, de la lluvia, del calor, de lo que fuese. Y, por otra parte, muy cerca de la entrada por 9 de mayo, en sus primeros tiempos, era el enclave de tertulias de personas mayores que utilizaban para ello unos bancos que no tardaron mucho en dejar de existir.
Por otra parte, también hay que hablar de las salas de cine que llegaron con la nueva edificación. Cierto es que estaban en el centro de la ciudad. No obstante, distaban mucho de tener el empaque de las salas tradicionales de Oviedo. Con todo, se incrementó la “oferta” cinematográfica en la ciudad, si bien aquello no sería por mucho tiempo. Es más, hasta se podría barruntar que fueron, sin que pudiéramos saberlo entonces, el anticipo de lo que vendría después: una ciudad sin salas de cine, lo que no deja de ser una enorme pérdida para todos.
Pero volvamos a las vísperas de aquella inauguración. Bien pensado, aquello fue un paso decisivo a la hora de conformar los cambios de usos y costumbres que se vinieron sucediendo en las últimas décadas. Desde luego, en este aspecto, podría decirse que Oviedo no sesteaba.
Antes de que se instalase “El Corte Inglés”, la primera marca comercial que ocupó los locales del edificio fue Mamut, firma francesa que, como el propio nombre indicaba, decía en su propaganda estar dispuesta a dar un fuerte “trompazo” a todos los precios.
Y, por otra parte, incluso para quienes no somos ni fuimos consumistas compulsivos, resultaba interesante, como fenómeno sociológico, transitar aquello, observar usos y costumbres, contemplar los decorados, tomar un café sin vistas a la calle, sino al espectáculo de las gentes que iban y venían, que van y vienen, de tienda en tienda.
Distintos ambientes, diferentes decorados, negocios que fueron abriendo y cerrando, todo un mundo comercial en el cogollo de Vetusta. Un alto en el camino de las compras más o menos compulsivas para tomarse un refresco, para descansar las piernas, para que las criaturas merendasen. Y -¿cómo no?- ojear libros, fijarse en las novedades.
A propósito de esto último, en su momento, me llamó mucho la atención que los libros fuesen una mercancía más, que pasaba por caja, sin el olor a papel inconfundible de las librerías de siempre, sin las colecciones de clásicos, sin personal con quien departir sobre lecturas recomendadas y hasta recomendables.
En efecto, se “descubrió” el Centro. En efecto, Salesas fue y sigue siendo la metáfora visible del apogeo de lo que Juan Cueto Alas llamó “la sociedad de consumo de masas”.
En efecto, las “Grandes Superficies” decidieron residir en el centro de las ciudades, ubicación de todo punto lógica para quienes se convirtieron también en el centro –incluso epicentro- de la vida ciudadana.
Y, como anécdota, una tarde, ya en los años 90, en una de las cafeterías ubicadas en la planta que da a la calle Nueve de Mayo, vi que alguien empezaba a leer “Grandes Esperanzas”, de Dickens. Era una señora que, tras depositar las bolsas de la compra en el suelo, abrió el libro en un suspiro.
Y suspiró.

Ver Post >
Broncas en los Plenos del Ayuntamiento de Oviedo
img
Luis Arias Argüelles-Meres | 21-04-2017 | 06:49| 0

Un momento del pleno de Oviedo hoy celebrado

Iba en el guion que en los Plenos en el Ayuntamiento de Oviedo se escenificasen abismales discrepancias, no sólo por la fragmentación política general a la que nuestra ciudad no es ni puede ser ajena, sino también por la forma en que el PP perdió el mando, máxime teniendo en cuenta que la FSA, a resultas de lo que había sucedido en Gijón, estaba dispuesta a permitir, con la abstención, que Caunedo siguiese siendo el alcalde. Pero, como se sabe, Taboada, apoyando a Wenceslao López, desbarató las previsiones del bipartidismo.

Si a esto añadimos que el número uno del PP vetustense tuvo que rendir cuentas ante la Justicia por el caso Aquagest, desde luego, la atmósfera política en nuestra ciudad no es ni puede ser apacible. Y, para mayor baldón, ahí están las cuentas pendientes de un pasado inmediato que llama a la puerta. Por ejemplo, Villa Magdalena. Por ejemplo, todo lo relacionado con el Calatrava. Podrían añadirse más cosas y más causas, que también hay.

Broncas en los plenos. O, para decirlo, con más precisión, ambiente bronco en los plenos. Aquí tenemos a un PP que no da la cara cuando se trata de abordar los asuntos que tienen que ver con las consecuencias, no sólo políticas, de su gestión. Por otro lado, contamos con un partido político, Ciudadanos, que nada tiene que ver con los asuntos de pasado, del que cabría esperar equidistancia. Habría que preguntarse si esto es así.

Y, en lo que respecta a la coalición que gobierna en Ayuntamiento de Oviedo, resulta muy llamativo que el actual regidor sea una especie de ‘verso suelto’ dentro del PSOE, lo que le permite actuar con una independencia de criterio que incomoda a una FSA, tan acostumbrada a que todo se canalice a través del manual de instrucciones del aparato del partido.

La FSA y Oviedo forman y conforman una contradicción política muy interesante y, sobre todo, atípica, pero no es éste el objetivo del presente artículo, sino la tensión y la falta total de entendimiento en las relaciones políticas de los grupos políticos con representación en el Ayuntamiento de Oviedo. Una falta de entendimiento, insisto, previsible e inevitable.

Habrá quien diga que hay que dejar atrás el pasado y afrontar proyectos para la ciudad desde el presente más inmediato. El inconveniente a esto es que a veces el pasado llama a la puerta haciendo de cobrador del frac, y esto lo salpica y enrarece casi todo.

Por otra parte, no estaría de más que el actual equipo de gobierno tuviera presente, también en los hechos, que no sólo se gobierna para los más próximos ideológicamente, sino también para el conjunto de la ciudadanía, y, sin renunciar a lo irrenunciable, sería todo un detalle que se escenificase un esfuerzo de diálogo y entendimiento que no tendría que significar rendición alguna.

Sería fantástico que la ironía tuviese mayor protagonismo. Sería muy de agradecer que los argumentos tuvieran mayor presencia que las descalificaciones. Sería muy de agradecer que se asumiesen con elegancia los errores.

Lo que está en juego es la vida pública de una ciudad que tiene que salir del fango en el que determinadas actuaciones la pusieron. Y que debe mirar hacia el futuro sin hipotecas, sin sonrojos.

Ver Post >
Recuerdos de Oviedo: La noche en la que se legalizó el PCE
img
Luis Arias Argüelles-Meres | 16-04-2017 | 14:45| 0

La imagen puede contener: 5 personas, personas sonriendo

En aquella cocina de nuestra casa en Toreno 5 cuyos ventanales daban al Naranco, la voz de Alejo García, anunciando la legalización del PCE aquel Sábado Santo de 1977, nos pilló, como al resto del país, por sorpresa. Y, también como al resto del país, nos asaltaron las dudas y las preguntas. ¿Qué podía pasar? ¿Qué iba a pasar?
La tenacidad de Carrillo, queriendo que su partido saliese formalmente de la clandestinidad, daba sus frutos. El PCE, que había dado una muestra de madurez magistral, tras la matanza de los abogados laboralistas en la calle Atocha, volvía a la escena política como un partido más. Costaba creerlo no sólo por la propaganda que se había venido haciendo durante toda la dictadura contra el PCE, sino también porque se sospechaba que, en primera instancia, el partido que entonces lideraba Carrillo no sería legalizado.
Oviedo, Toreno 5. Había que seguir escuchando la radio, buscando emisoras que hablasen del asunto y que, sobre todo, informasen sobre las reacciones más inmediatas a aquel auténtico notición.
Supimos que en Madrid la militancia comunista lo había celebrado por todo lo alto, con euforia y sin furia. A decir verdad, no cabía albergar muchas dudas acerca de la serenidad con que el PCE afrontaría aquello. Los interrogantes se dirigían más bien hacia otro lado, a cómo reaccionarían los militares, los llamados poderes fácticos y aquello que se conocía como el Búnker.
La noche fue, en efecto, muy larga. Pero las respuestas a los interrogantes se harían esperar. Dimitiría el ministro de Marina Pita da Veiga. Días después, el Ministerio del Ejército emitiría una nota en la que, entre otras cosas, manifestaba: «La legalización del PC ha producido una repulsa general en todas las unidades del Ejército. No obstante, en consideración a intereses nacionales de orden superior, admite disciplinadamente el hecho consumado».
La radio, bendita radio. Gracias a ella, durante la dictadura, fue posible escuchar voces de libertad que se hacían oír en emisoras extranjeras, como “Radio París”. Y, en aquella noche de la Semana Santa del 77, era la radio oficial la que informaba sobre la legalización de un partido político que había sido el enemigo público número uno durante todo el franquismo.
Larga noche, digo. Y no tanto por las reacciones que se pudieron conocer, sino por las especulaciones inevitables acerca de lo que sucedería en las jornadas venideras tras aquella legalización que suponía un cambio drástico en el mapa político español.
¿Cómo no preguntarse si habría intentos golpistas? ¿Cómo no preguntarse por los resultados que podría obtener el PCE en unas elecciones democráticas? ¿Cómo no preguntarse por la reacción en las calles de la ultraderecha?
Con la radio puesta, estuve levantado toda la noche en la sala de casa, y no me acosté hasta minutos después de haber leído el periódico que dejaban cada día sobre el felpudo de la puerta.
Hablamos de un tiempo en el que la política era omnipresente, y, creíamos nosotros, los cambios inminentes nos afectarían enormemente.
Hablamos de un tiempo en el que, por mucho que se insistiese en la reconciliación nacional, la violencia en las calles no era inexistente, ni siquiera residual. Hablamos de un tiempo, como escribí muchas veces, de miedos y esperanzas, de esperanzas y miedos.
Y, volviendo a aquella noche, ¿cómo no preguntarse acerca del discurso y del proyecto de país de aquel PCE con dirigentes veteranos pero que, al mismo tiempo, al menos en el caso de su secretario general, decían abrazar el eurocomunismo y aceptar el juego democrático? Y es que aquel Santiago Carrillo de 1977 estaba, en teoría, más cerca de Berlinguer que del sistema soviético. Su capacidad de adaptación a los nuevos tiempos, al menos, en el plano teórico, era muy llamativa.
Fue en abril, en el mes republicano, aquella legalización del PCE, de un PCE que, para sorpresa de muchos, aceptó la Monarquía. Y, visto en perspectiva, resulta muy curioso que el partido de Carrillo pudo presentarse a las elecciones de junio del 77, y, sin embargo, no pudieron hacerlo las formaciones políticas que no habían renunciado a la República.
Me preguntaba al final de aquella la noche sobre de la fuerza que podría tener el PCE en Oviedo y en Asturias. ¿Cuánta gente podría dejar de ocultar su militancia o, en todo caso, su simpatía por el partido político que había hecho más que ningún otro una verdadera oposición al franquismo?
Era lógico pensar que aquella legalización no tendría vuelta atrás. Sin embargo, estaba por ver cómo interiorizaría y exteriorizaría el conjunto de la sociedad la presencia de un PCE que no tendría que ocultarse, que saldría, salvo que se produjese un golpe de Estado, de sus catacumbas. Se hacía raro imaginarse con el “Mundo Obrero” por la calle. Se hacía raro imaginarse a Carrillo y a otros dirigentes comunistas con presencia habitual en los medios de comunicación.
¿Y quién se iba a imaginar entonces que el PCE obtendría unos resultados electorales tan exiguos, concretamente un 9,33% de los sufragios en las elecciones del 15 de junio de aquel mismo año? ¿Y quién iba a imaginarse entonces que el PCE como tal se hundiría 5 años después en las elecciones del 82?
Aquella noche del 9 de abril de 1977, en Oviedo no se oyeron sirenas policiales. Aun así, seguro que fue muy larga para muchos.
El Gobierno de Adolfo Suárez, tras haberse desentendido el Tribunal Supremo acerca de la legalidad de aquellos estatutos que presentaba el PCE, legalizaba al Partido político que había sido la auténtica bestia negra del franquismo.
En todo caso, tengo para mí que aquel Sábado Santo se vivió un espejismo político. Parecía que, con aquella medida tan audaz e inesperada, se producía la ruptura democrática que pedían los partidos de la oposición. De hecho, Fraga Iribarne llegó a afirmar que aquello era “un golpe de Estado que transformaba la reforma en ruptura”.
No recuerdo si llovió aquella noche en Oviedo, o si se levantaron ventoleras. Creo que no.

La imagen puede contener: 5 personas, personas sonriendo

Ver Post >
Aquellas palmas en los miradores
img
Luis Arias Argüelles-Meres | 14-04-2017 | 02:33| 0

Resultado de imagen de Palmas de pascua oviedo antiguo

Domingos de ramos, palmas y laurel que se bendecían en las misas. A la salida, no tocaba, como de costumbre, comprar pasteles, sino acudir a casa de las madrinas a llevar las palmas, que, en muy poco tiempo, quedaban colgadas en el mirador de las casas, y a veces permanecían allí largo tiempo, como “aquellas sobras de nada”, de las que se habla en las primeras descripciones de “La Regenta”, cuando Vetusta dormía la siesta.

De hecho, me atrevería a decir que, en algunos casos, las palmas esperaban todo un año antes de ser sustituidas en la parte exterior de algunos miradores.

Palmas, digo, todo un ritual, a veces, con cierta decoración. Presente de los ahijados y ahijadas una semana antes del regalo que iba en el guion.

Aquello era una fiesta, aquello era una de las primeras manifestaciones de la alegría primaveral, en un tiempo y un país marcado por las procesiones radiadas y televisadas, sin cine el viernes santo, con la vigilia, con los oficios, con celebraciones continuas en la llamada Semana de Pasión.

Y, tras la fiesta de Ramos, el resto de la Semana Santa lo pasábamos a orillas del Narcea, en Lanio. La temporada de pesca ya estaba abierta, y, por estos lares, nuestro río era entonces cada atardecer un hervidero de truchas cebándose, un festín del salmón subiendo río arriba bajo sus aguas. Y, por estos lares, era una delicia degustar el pan dulce que se hacía en Pascua en cada  “forno” de cada casa.

Llegar a Oviedo el domingo de Resurrección, disfrutar del regalo como ahijado, y las vacaciones ya concluían.

Confieso que me producía tristeza ver que, andando el tiempo, muchas de aquellas palmas que seguían colgadas en los miradores presentaban un aspecto mugriento a resultas del hollín que las apoderaba. Era el paso de la fiesta a un después que, a veces, esperaba, como dije, casi todo un año.

El agua no rompía el ayuno. Las iglesias estaban abarrotadas, la Semana Santa tenía su parte de recogimiento, sin apenas diversiones en la ciudad, al menos, para los niños, pero, si no llovía, a orillas del Narcea vivíamos lo anticipos no sólo primaverales, sino también del ansiado verano que estaba a punto de llegar.

Me gustaría recordar cuál fue el último año que lleve una palma a mi madrina, porque, a decir verdad, las imágenes que acuden a mi mente son repetitivas, aunque, eso sí, alegres todas ellas.

Tras la Pascua, el colegio y las clases, con el verano muy próximo y con el hollín en las palmas que se veían desde la calle.

Lo dicho: “aquellas sobras de nada”, aquellas palmas del Domingo de Ramos.

Ver Post >
Viga Azul: Presencias y ausencias
img
Luis Arias Argüelles-Meres | 10-04-2017 | 18:19| 0

Ante todo, se ganó. Ante todo, aunque hubo alguna que otra pájara y no pocas descoordinaciones entre el centro del campo y la delantera, al rival apenas se le permitió esa última jugada lanzando a puerta. Ante todo, tal como vi el encuentro, hubo dos jugadores que destacaron especialmente: Costas y Erice, por este orden. Y, por otro lado, los destellos de Berjón electrizaron un partido bastante gris.

Empecemos por esas grandes presencias. Debo decir que Costas hizo un magnífico partido, pues no sólo defendió y acudió a los remates en las jugadas a balón parado, sino que además regateó, salió en muchas ocasiones con el balón controlado y dio al equipo una seguridad enorme. También Erice hizo un gran partido deteniendo los avances del equipo visitante y colocando a sus compañeros cuando tocaba defender.

Y, por otro lado, hablemos de una ausencia que me cuesta entender, la de Diegui en el lateral derecho. Cierto es que Fernández no hizo un mal partido, que se mostró contundente atrás y que luchó de principio a fin. Sin embargo, tengo para mí que, en un encuentro como el de hoy, la profundidad del canterano prodigándose en avances por la banda hubiera sido una aportación importante al juego del Oviedo.

En cuanto a Berjón, cada vez se confirma más su calidad en el regate y en determinados pases, sus destellos, como digo, se agradecen, destellos que en cualquier momento pueden ser letales para el contrario. Empero, da la impresión de que no acaba de conseguir una forma física óptima que, en momentos determinados, podía ser decisiva a la hora de desnivelar a nuestro favor cualquier resultado.

Por otra parte, hay que decir que, aunque no se sentenció el partido hasta el descuento, cuando Borja Domínguez marcó el segundo gol, el Oviedo, sin dejar de perder de vista esa descoordinación a la que me referí antes, se mostró solvente y seguro, y no le puso el partido cómodo a los murcianos en ningún momento.

Acaso haya que conformarse con la victoria y con la solvencia a la hora de parar al rival. Pero lo cierto es que el equipo puede dar aún más de sí, con lo que la confianza en sí mismo iría en aumento, acaso también para los encuentros que se juegan a domicilio que, excepciones aparte, sigue siendo la asignatura pendiente de esta temporada.

¿Y qué decir de los cambios que hizo Hierro, aparte del que se efectuó a resultas de la lesión de Christian Fernández? Desde luego, Borja Domínguez aporta al equipo, y no sólo por el gol que transformó, sino también porque puede darnos ese plus que supondría la coordinación entre líneas que habilite a nuestros delanteros que, sin duda, tienen pegada. En cuanto a Michu, fue una pena que no aprovechase la ocasión que tuvo, porque, de haber sido así, la fiesta en el Tartiere, hubiera sido aún mayor.

Ver Post >
¿Qué fue del cerco a Oviedo?
img
Luis Arias Argüelles-Meres | 10-04-2017 | 09:06| 0

Resultado de imagen de Gabino de Lorenzo, el Comercio

En los días de vino y rosas del ‘gabinismo’, se hablaba mucho del ‘cerco a Oviedo’, por parte de los gobiernos socialistas de Madrid y de Asturias. Claro, los rojos eran enemigos de nuestra ciudad, la orillaban y la cercaban. Pero, a pesar de eso, Gabino el magnífico se las apañaba para hacer de la capital carbayona un modelo a envidiar, una población que asombraba a los visitantes, una maravilla.

Y, en el momento presente, cuando los números ponen claramente de manifiesto que, en los Presupuestos Generales del Estado, lo que se destina a Oviedo es una cantidad exigua y está por debajo de lo hasta ahora asignado históricamente, hay silencios que constituyen una escandalosa muestra de hipocresía.

Pues bien, ahora resulta que, según leo en EL COMERCIO, todos los grupos políticos con representación en el Ayuntamiento de Oviedo, excepto el PP, claro está, manifiestan su decepción y rechazo. Y, miren ustedes por dónde, los tenores del ‘cerco a Oviedo’ y sus herederos son los que guardan silencio. ¡Hay que ver!

¿Se atreverán a decir que la culpa la tiene el tripartito, que es tan poco fiable que no se merece que le lleguen muchos fondos estatales, puesto que harían con ello auténticos estropicios?

Cuando escribo estas líneas, no tengo constancia de que Gabino de Lorenzo se haya pronunciado al respecto. Sería interesante oírlo, pues va en su cargo defender las decisiones que se tomen en la capital del reino, con independencia de que sean o no lesivas para los intereses de Oviedo.

¿Qué fue y qué se hizo del ‘cerco a Oviedo’? ¿Acaso no existe el mentado cerco en los presupuestos que el Gobierno de Rajoy intentará sacar adelante en el Parlamento español?

‘Cerco a Oviedo’. Aquello, lo supieran o no, sí que era un mensaje ‘guerra-civilista’, pues parafraseaba el título de una novela de García Pavón, concretamente, ‘Cerca de Oviedo’.

Pero, en todo caso, quienes enarbolaban un discurso victimista tendrían ahora una oportunidad pintiparada para demostrar su amor por la ciudad, amor que estaría por encima de intereses partidistas y personales.

¿Qué se hizo del ‘cerco a Oviedo’? Tras los mazazos por Villa Magdalena y el Calatrava, viene el recorte presupuestario. ¿No hay nada que decir?

Estoy por asegurar que, con respecto a los brutales recortes presupuestarios de Rajoy, la consigna es el silencio, que la consigna es considerar al tripartito como el mayor mal que pudo recaer sobre la ciudad. O sea, ahora no hay ‘cerco a Oviedo’. Por supuesto que no.

Ver Post >
Recuerdos de Oviedo: Y entonces llegó Gabino
img
Luis Arias Argüelles-Meres | 09-04-2017 | 12:21| 0

La imagen puede contener: 2 personas

“Me duelen la cabeza y el universo”. (Pessoa)

Último domingo de mayo de 1991, elecciones autonómicas y municipales. En Asturias, el PSOE, tras la retirada de Pedro de Silva, presentó como candidato al Gobierno llariego a Rodríguez Vigil. Y en Oviedo, Masip, después de dos legislaturas como regidor carbayón, perdió la Alcaldía, que iría a parar a manos de Gabino de Lorenzo, si bien, al no disponer de mayoría absoluta, contando con 13 concejales, tuvo que entenderse con los dos ediles del CDS. Por su parte, Masip obtuvo 10 ediles e IU, 2.

Y entonces llegó Gabino. En sus comparecencias públicas, se reclamaba un hombre pragmático que no estaba por la labor de malgastar su tiempo en divagaciones políticas. Se trataba, según decía, de ir a lo práctico, de hacer obras. Y además tuvo la suerte de contar con no poco dinero en la caja municipal. Obra tras obra, acera tras acera. Inauguraciones sin cesar. El primer edil de Oviedo sentaba las bases en su primera legislatura para conseguir mayorías absolutas abultadas. Menos palabrería y más obras, parecía ser su lema. Desde luego, como orador, no era precisamente un Castelar. Sin embargo, al decir de muchas personas, era simpático, incluso gracioso.
Pero lo sorprendente del caso fue que, en una ciudad tan cuidadosa de las formas como Oviedo, aquel primer edil se comportaba con una chabacanería excesiva. Desde luego, lo versallesco no estuvo en su manera de actuar. Aun así, el conservadurismo vetustense lo aceptó y lo amparó. Aun así, se ganó la simpatía y los votos de no pequeña parte del pueblo llano.
Por otra parte, Masip parecía batirse en retirada. Y Gabino iba a lo suyo: a hacer obras. Cierto es que, con la peatonalización de muchas calles, consiguió que Oviedo fuese una ciudad cómoda para pasear. Distinta cosa es que su estética, tan abigarrada y chillona, dejase bastante que desear. Ahora bien, resulta innegable que la estética gabiniana no sólo se impuso en Oviedo, sino que además acabaría extendiéndose al resto de Asturias.

Y entonces llegó Gabino con su estado de obras a lo Fernández de la Mora, con su populismo, con su aparente espontaneidad tan del gusto de mucha gente, con sus apoyos mediáticos, con su casticismo, con sus chistes fáciles y – por qué no decirlo- con su brocha gorda.
1991. El PSOE estaba en su apogeo en España en vísperas de los grandes fastos del 92. La guerra fría había terminado y todo parecía llevar el camino conducente al llamado pensamiento único. Mientras tanto, Oviedo era una de las pocas capitales de provincia españolas con un Alcalde del PP. Y, en lo que se refiere a Asturias, nuestra capital era una isla del partido conservador, con Alcaldes socialistas en las ciudades más pobladas.
Algún día se contará con detalle la intrahistoria de la derecha carbayona que eligió a Gabino de Lorenzo como líder, un Gabino de Lorenzo cuyo estilo – insisto- compaginaba muy poco con el conservadurismo tradicional ovetense.
Nadie podría imaginarse entonces que estaría tanto tiempo al frente del Consistorio carbayón. Y lo más paradójico de todo fue que le hizo perder la mayoría absoluta un ex correligionario suyo en el mismo partido, un político que también basaba parte importante de su discurso en las obras.
El PSOE nunca desbancó a Gabino, sólo Tolivar podría haberlo hecho, si no fuese por el juego sucio que se hizo en su contra y también por determinadas trapacerías de las que fue objeto y que se urdieron desde su propio partido.

Pero ahora toca hablar del momento en que Gabino se hizo con la Alcaldía de Oviedo. Tan pronto tomó el mando, empezaron las obras continuas, entre ellas, la peatonalización. Lo llamó “plan de choque”, todo un reclamo publicitario que, a decir verdad, no era demasiado original.
Por otra parte, no hay que perder de vista que su largo periodo con mayorías absolutas se fraguó en aquellos primeros cuatro años en los que, estado de obras aparte, demostró que sabía muy bien cómo ganarse adhesiones inquebrantables, no sólo mediáticas aunque también.
Y entonces llegó Gabino. No mandó parar, sino todo lo contrario. Y aquello le funcionó; tanto fue así que, andando el tiempo, sobreviviría electoralmente al “catastrazo” que llevó a cabo cuando obtuvo su primera mayoría absoluta. Tanto fue así que sus ausencias tan repetidas en los Plenos no le pasaron factura electoral hasta 2011.
Y entonces llegó Gabino. Lo dicho: sorprendía que la derecha vetustense tuviese como líder a un personaje cuya estética estaba más cerca de la ramplonería que de la elegancia. Sorprendía también su alto grado de entendimiento con personajes como Villa.
Más de una vez me pregunté si el conservadurismo vetustense veía en Gabino a una especie de centurión al servicio de sus intereses. Probablemente, algo de eso hubo, más bien, mucho.
Camisas de color salmón. Locuacidad incesante. Y, al final de su primera Legislatura, se encontraría con dos grandes regalos en el 95. A saber, la mayoría absoluta, así como con don Álvaro Cuesta de principal opositor.
Rodeado, por lo común, de un pequeño grupo de aduladores, en su primera legislatura, fue más peripatético que nunca. Había que andar, había que ejercer el control sobre tantas y tantas obras. Y dejarse ver, al tiempo que el apoyo mediático no le faltaba.
Aun así, no se contaba con que su ciclo político durase tanto. En todo caso, no se lo pusieron difícil para sentar las bases de una mayoría absoluta abrumadora.
Entonces llegó Gabino y convirtió Oviedo en su feudo político hasta que Cascos irrumpió en la vida pública asturiana con un nuevo partido político tan personalista como efímero, que provocó, no obstante, la caída de nuestro personaje, que se encontró con el paracaídas de la Delegación del Gobierno. Desde su cargo, no habla de cerco a Oviedo, no puede hablar de ello, y nos regala perogrulladas en los actos oficiales.
Historia e intrahistoria de Oviedo en la que Gabino de Lorenzo ocupa mucho espacio en las dos últimas décadas.

Ver Post >