El Comercio
img
RECIÉN SEPARADA
img
Miguel Silveira | 06-12-2008 | 23:10


Se acaba de separar después de muchos años de casada con un hombre al que seguía queriendo aún mientras a él se le había acabado el amor hacía tiempo y se las arreglaba para ausentarse de su vera. Ella, que siempre había dependido de él y sus ingresos, siempre dedicada a la casa y la familia, que no había trabajado en una empresa pues pensaba que la mejor empresa era criar a sus dos hijos y atender al marido, ahora vive de una pensión compensatoria en un piso alquilado, sin trabajo y, lo peor, casi sin esperanza. No es que sus escasos fondos le angustien, que le angustian, lo peor es que no tiene fuerzas para salir del socavón y remontar. Había abandonado las relaciones con amigas y ahora se siente desplazada socialmente, sola y desubicada, con los hijos criados, pero perdida, sin acertar muy bien qué camino tomar.

Y pasan, van pasando los dias y la ilusión le falta, las ganas son escasas y su motivación se arrastra por el suelo.

Déjame que te diga, desolada mujer, que si bien empezar otra vez en esas circunstancias es difícil no debes esperar que pasen las semanas sin decidir con toda intensidad la remontada. No te quedes ahí dando pena a la gente. Si lloras, llora sola, pero aprieta los dientes y determina que el tiempo que te queda por delante no va a ser un tormento, una lucha estéril, un fracaso sonado, ni vas a arrastrar tu alma desesperada. Hincha el pecho, respira y coge impulso. Empieza por cambiar de actitud, de conductas y, sin demasiada prisa, con tu casa y tus horarios ordenados piensa en buscar algún trabajo, introduce en tu vida actividades varias de conocer a gente, cultiva tu cerebro aprendiendo esas cosas que te gustan y, sin miedo, traba contacto con la gente, usa Internet con prudencia y cuidado y apúntate aunque sea a un bombardeo, pero sal de ese pozo, bendita sea tu estampa.

Quizás más adelante encuentres quien te atienda y desee estar contigo compartiendo contigo algunas ilusiones, pero en ese intervalo no dejes de quererte y animarte, de ver lo positivo que te espera. O ¿preferías seguir atada, como estabas, sin horizonte y sin mucha gracia el resto de tu vida? Mujer, no eres la única separada que existe. ¿Lo has pensado? Existen, como tú otras muchas mujeres y otros hombres que se hallan deseosos de reemprender su marcha. ¡Vamos! ¿No habrás pensado en deambular, errante y como un alma en pena?

Sobre el autor Miguel Silveira
Psicólogo clínico, experto en ansiedad y estrés C/ Carlos Marx,1 - 6º D Gijón (Asturias) http://www.miguelsilveira.com http://www.estresyansiedadonline.com

Últimos Comentarios

Carmen Maria Otero 24-02-2016 | 19:14 en:
RECIÉN SEPARADA
leandro1995_885 27-01-2016 | 23:34 en:
ESTUDIAR EN EXCESO

Etiquetas

Otros Blogs de Autor