El Comercio

img
MASCULINA VIOLENCIA FEMENINA
img
Miguel Silveira | 12-09-2009 | 12:18

Creo que este artículo levantará ampollas en algunos sectores femeninos pero en justicia me veo obligado a escribirlo y a sugerencia de algún lector. Es absolutamente reprobable que un varón ataque a una mujer violentamente y más aún si la asesina. Es cierto que son mayoritariamente los hombres los violentos y los que a estas alturas ya han acabado con la vida de docenas de ellas en nuestro país. Es absolutamente condenable esta lacra social procedente del género masculino. No tienen justificación estas acciones, se miren por donde se miren, aunque, como todo en esta vida, tenga una explicación y tenga sus razones, casi siempre basadas en el afán de dominio y posesión que el varón trató y aún algunos tratan de ejercer sobre la mujer, en considerarla como un objeto, en el miedo a quedar solos, en los celos, y en el derecho que a algunos creen que les asiste de someterlas si se salen del guión que ellos han escrito. Todo esto es un espectáculo degradante para sus protagonistas, para quienes lo defienden basándose en que “algo habrán hecho ellas” y para la sociedad. Pero, dicho esto, justo es decir también que si la violencia es ejercida por una mujer hacia un varón no es menos condenable. Y es que al amparo del victimismo reinante y de la defensa a ultranza de la condición de mujer, de la actitud comprensiva de de la justicia hacia las mujeres atacadas, algunas se aprovechan y, amparándose en cierta impunidad que presumen que tienen, son ellas las que ejercen la violencia, sobre todo psicológica, sobre el hombre consiguiendo dejar a algunos varones en una evidente indefensión. Y a eso no hay derecho tampoco como no lo hay a que una mujer se valga de sucias artimañas para ejercer la violencia psicológica pensando que no será castigada o no lo será tanto como si fuese un varón. Cierto es que son muchos más los hombres violentos y asesinos, pero no se sostiene que la violencia sea más grave porque venga del hombre.

La violencia es grave en si, la ejerza quien la ejerza, si se hace para humillar, vejar, someter, vengar o para obtener rentabilidad. Cualquiera sea su origen el ejercicio de la violencia degrada a la persona que la ejerce aunque algunos crean que, ese ejercicio nefasto del poder, les reporta respeto. En todo caso qué bueno es detectar a los violentos de antemano y defenderse de ellos. ¡Y se puede!

Últimos Comentarios

Silveira 30-05-2014 | 07:47 en:
ENDURECER EL ALMA
Miguel 30-05-2014 | 11:47 en:
ENDURECER EL ALMA
erickcalvo74 28-05-2014 | 23:11 en:
ENDURECER EL ALMA
erickcalvo74 29-05-2014 | 03:11 en:
ENDURECER EL ALMA
erickcalvo74 28-05-2014 | 23:10 en:
ENDURECER EL ALMA

Otros Blogs de Autor