img
ESTUDIÉ Y “ME” HAN SUSPENDIDO
img
Miguel Silveira | 14-02-2017 | 14:47

 

Esta fórmula es la que mejor expresa cómo echar balones fuera y atribuir a los demás las responsabilidades que solo a nosotros nos competen. Lo lógico sería decir : “estudié y he suspendido ”, lo que indica que no estudiaste suficiente para ganarte el aprobado.

Uno es la mayor parte de las veces responsable de lo que le sucede. Puede haber accidentes fortuitos, puede haber casualidades con las que uno se encuentra en el camino sin haberlas buscado, eso es bien cierto, pero en lo que se refiere a los resultados que vamos obteniendo en nuestras vidas una aplastante mayoría de ellos proviene de lo que hayamos puesto, de lo que hayamos hecho, pensado o realizado nosotros mismos.

En informática existe el acrónimo GIGO que significa  “Garbage In, Garbage Out” (entra basura, sale basura) y que por extensión puede aplicarse a otros muchos aspectos de la vida. Lo que sale es lo mismo que lo que has metido. Si en tu cerebro metes basura en forma de pensamientos negativos ¿qué esperas obtener? ¿optimismo, ilusión, esperanza, éxito, logros y determinación? Seamos serios.

Si uno estudia con esfuerzo, disciplina y con perseverancia es imposible suspender si el profesor o la máquina que corrige los tests actúan conforme a la lógica.

Claro que tomar en consideración esta cuestión supone asumir la responsabilidad de que lo que nos suceda o cosechemos será lo que  hayamos sembrado, metido, introducido en nuestro modo de vivir  y comportarnos.

Es fácil culpar a los demás de nuestros males, de nuestros sufrimientos y altibajos, de nuestras depresiones y fracasos. Es fácil recurrir al “tengo mala suerte”. Es fácil culpar a los gobiernos, a los jefes o a los compañeros, a los padres o a los hijos, a los a los demás en general de nuestros pobres resultados y no es que ellos no tengan responsabilidad, que la tienen sin duda y deben asumir, pero no debemos por sistema atribuir a los agentes externos lo que en última instancia es atribuible a nosotros en cuanto individuos responsables de nuestro propio crecimiento, de nuestras decisiones personales y de nuestros actos cotidianos.

Es más fácil echar la culpa a los demás, es más cómodo,  y hasta queda muy bien, porque lo contrario nos obliga a esforzarnos y el esfuerzo sabemos bien que tendemos a rehuirlo. Pero no es serio. Si uno quiere cosechar buenos resultados en su vida debería madurar y responsabilizarse de lo que va metiendo en su cerebro, en su trabajo, en sus relaciones  o en el saco de su existencia cotidiana, sea cual sea el área a que nos refiramos. Suspendiste? Es que no has estudiado o has estudiado  poco para ser aprobado.

Sobre el autor Miguel Silveira
Psicólogo clínico, experto en ansiedad y estrés C/ Carlos Marx,1 - 6º D Gijón (Asturias) http://www.miguelsilveira.com http://www.estresyansiedadonline.com

Últimos Comentarios

Carmen Maria Otero 24-02-2016 | 19:14 en:
RECIÉN SEPARADA
leandro1995_885 27-01-2016 | 23:34 en:
ESTUDIAR EN EXCESO

Otros Blogs de Autor