El Comercio
img
ATACAR LA ANSIEDAD COMO ES DEBIDO
img
Miguel Silveira | 28-02-2017 | 19:41

 

No me cabe la menor duda de que la ansiedad es hoy dia uno de los trastornos más extendidos entre la población (el 20% está afectada y subiendo) y para los que aún no la sufren una de las principales amenazas. Y es uno de los trastornos que más minan la salud de las personas, llegando a arruinar algunas vidas. No es esto una afirmación ligera. Procede de una constatación profesional desde hace varios años.

La ansiedad es  un estado que se presenta en cuatro áreas y en las cuatro va dejando a su paso alteraciones diversas.

A nivel cognitivo o mental está constituida por pensamientos envolventes de incertidumbre en unos casos, de preocupación o de anticipaciones negativas en otros, de disminución de la concentración en la mayoría, de pensamientos negativos sobre la estima propia, de obsesiones y de otros varias formas de centrar el contenido cognitivo en aspectos negativos sobre la auto imagen o la auto ineficacia percibida.

A nivel emocional se manifiesta en forma de culpa, de remordimiento, de miedo o de pánico a sufrir diferentes contratiempos, de angustia vital, de desesperación y de desesperanza en otros casos.

En el área fisiológica se manifiesta mediante activación interna fisiológica en forma de desasosiego o desazón y mediante tensión muscular  más o menos elevada, con sus varias señales en el sistema digestivo, en el sistema cardiovascular, endocrinológico, respiratorio, inmunológico, en el sistema nervioso autónomo y en la piel, entre otros.

A nivel del comportamiento se manifiesta sobre todo en huida o escape de las situaciones temidas, pero sobre todo mediante la evitación de tales situaciones, poniendo como ejemplo de evitación el  recurso a los fármacos y a cualquier tipo de droga sustancia o práctica, aunque no haya adicción, mediante las compulsiones en el trastorno obsesivo compulsivo, en evitar lugares o situaciones por temor a sufrir y no poder controlarse y  un larguísimo etcétera según el trastorno que lleve incluída  la ansiedad, que en realidad son todos.

Por eso tratarla solamente, como es la práctica más extendida mediante la medicación con ansiolíticos es una postura reduccionista, pidiendo a los fármacos todo lo que estos no pueden dar, nos pongamos como nos pongamos.

Un terapeuta que se precie tiene que tener presentes esas cuatro áreas para analizarlas  y prescribir las pautas que procedan en cada una de ellas y en cada uno de sus pacientes.

Si se actúa sobre una, dos  o tres de esas áreas y se olvida una sola, el tratamiento no puede nunca ser eficaz en toda regla.

Es un estado poliédrico y no vale actuar sobre una sola cara. Conviene que la población esté mentalizada e informada y con criterio para saber qué hacer para prevenirla y remediarla.

 

Sobre el autor Miguel Silveira
Psicólogo clínico, experto en ansiedad y estrés C/ Carlos Marx,1 - 6º D Gijón (Asturias) http://www.miguelsilveira.com http://www.estresyansiedadonline.com

Últimos Comentarios

Carmen Maria Otero 24-02-2016 | 19:14 en:
RECIÉN SEPARADA
leandro1995_885 27-01-2016 | 23:34 en:
ESTUDIAR EN EXCESO

Etiquetas

Otros Blogs de Autor