El Comercio
img
Fecha: julio, 2017
DIEZ PASOS PARA MANTENER BUENAS RELACIONES
Miguel Silveira 25-07-2017 | 8:25 | 0

1.- Tener siempre presente que las relaciones se rigen por la reciprocidad del trato. Los demás reaccionan a nuestro trato y viceversa.

 

  1. Evitar provocar al otro con comentarios y conductas ofensivas para el otro, para no alterar o cortar la relación.

 

3.- De vez en cuando y merecidamente resaltar algún logro, cualidad o acierto de los demás. Sirve de suavizante y estímulo.

 

4.- No dejarse llevar de la impulsividad, mas bien esperar a madurar nuestra reacción para evitar consecuencias indeseables.

 

5.- Sustituir el odio o la venganza por la comprensión y la aceptación del otro en cuanto que persona.

 

6.- Expresar las emociones y opiniones con tranquilidad, pero con franqueza, en lugar de guardarlas para evitar complicaciones innecesarias.

 

7.- Evitar las descalificaciones de la persona y a lo sumo exponer nuestras quejas por las conductas o actuaciones específicas del otro.

 

8.- Procurar no hablar bajo estado de tensión o estrés, sino cuando este se haya controlado y reducido aquella.

9.- Estar muy atento a las necesidades de nuestro interlocutor a través de la escucha y observación atentas

10.-Ir sembrando y dejando grabada en la retina y oído de quienes tratamos buenas vibraciones e impresiones que aseguren una buena influencia y un recuerdo amable.

Ver Post >
“WAIT AND SEE”
Miguel Silveira 14-07-2017 | 11:52 | 0

 

Este refrán inglés me salvó de tres días de intensa angustia en Inglaterra cuando pasaba en mi juventud un mes de julio perfeccionando mi pobre inglés de entonces.

“Espera y ya veremos” era la traducción de aquella frase que mi casera me dijo, cuando una llamada de mi padre me había anunciado un viernes por la mañana que a mi madre le habían descubierto un cáncer fulminante y estaba hospitalizada, pero cuya muerte yo casi daba por supuesto en ese instante por el tono usado por mi padre. Nada más conocer la noticia lo primero que me vino a la cabeza era mi madre había fallecido de repente y mi padre no quería alarmarme estando lejos y sabiendo que mi billete de vuelta era para el lunes siguiente (entonces no era posible como ahora coger sobre la marcha el mismo dia un vuelo barato). El caso es que yo me convencí, sin total fundamento, (moriría cinco años después) de que aquello era la peor noticia que me podían dar y la creí como si de una realidad irreversible se tratase. Una intensa preocupación se apoderó de mi hasta el punto de que mi casera, al notarme lloroso y como ausente me preguntó qué me pasaba. Al explicarle la llamada y mi angustia me dijo: Miguel, “espera y ya veremos”, decimos los ingleses antes de que la preocupación nos invada. Y me dijo también otro refrán que me ayudó: nunca te preocupes hasta que el hecho de preocuparte te preocupe. Y la verdad es que me las frases me ayudaron y comprendí que yo me estaba empeñando en atravesar un puente antes de llegar a él.

Cuando algo amenazante nos preocupa y absorbe nuestra atención tendemos, unos más que otros, a convencernos de su verdad y la vivimos como si fuese realidad palpable desde ese instante.   Si nadie nos ayuda el futuro negativo se hace para nosotros presente y nos empapa y nos abruma. En virtud de la física cuántica si creemos que algo es verdad desde ese momento en que está presente en nuestra conciencia es lo que existe, esa es la realidad, porque sencillamente existe en nuestra conciencia. Por eso es necesario procurar no crear acontecimientos antes de que estos sucedan y puedan ser eficientemente constatados.

Preocuparse o anticipar sucesos negativos es algo habitual, pero desde el punto de vista lógico no tiene consistencia. Es más. Todos tenemos experiencia de que la mayor parte de los acontecimientos que nos han preocupado nunca se han cumplido o no se han confirmado como habíamos temido. En base a esa experiencia y en base al sufrimiento que habremos de evitarnos conviene frenar nuestra tendencia a dramatizar o hacerlo, en todo caso, cuando estemos en el drama. Si anticipamos y no se cumple lo previsto hemos perdido un tiempo precioso, que podríamos haber empleado en sacar jugo a nuestro dia a dia hasta ver qué pasaba. Esperar y ver lo que sucede es lo correcto y luego hacerles frente a los eventos cuando tengan lugar. Esperar es de sabios y prudentes además de pragmáticos. A mi me sirvió para aguantar bien hasta el vuelo de regreso y para ver que mi madre no había fallecido ni estaba punto de hacerlo. Espera y ya veremos…

Ver Post >
SINTOMAS DE LA ANSIEDAD Y/O DEL ESTRÉS
Miguel Silveira 04-07-2017 | 8:48 | 0

Siendo la larga la lista y no queriendo ser exhaustivo me voya referir a los más importantes en cuanto al grado de angustia que producen.

El ataque de pánico o crisis de ansiedad es el mayor por su espectacularidad e intensidad y por el miedo que genera. Le sigue la sensación de mareo, síntoma de los más inhabilitantes porque el sujeto no se siente seguro en sus desplazamientos y tenderá por ello a evitar salir de casa o alejarse de su centro de seguridad o tenderá a salir acompañado. No suele haber lesión del oído cuando tiene ese vértigo o sensación de mareo, pero a muchos pacientes les supone un rosario de consultas y pruebas médicas antes de concluir que no hay lesión y que se trata de una consecuencia de la ansiedad o del estrés.

Le sigue la opresión torácica por la que el paciente experimenta una sensación de ahogo, le parece que se queda sin aire y comienza a hiperventilar, expulsando más cantidad de dióxido de carbono que oxígeno le entra en sus pulmones, creyendo que se va a desmayar. La irritabilidad es otro de los síntomas o la facilidad para enfadarse y reaccionar alterado por mínimas razones.

Hay síntomas que afectan a la cabeza y se presentan en forma de embotamiento, de dolor de cabeza, de parestesia o como insensibilidad en una parte de la cara, de visión borrosa o de bruxismo o tendencia a apretar las mandíbulas.

Si del tórax se trata el paciente suele experimentar o taquicardia o pulsaciones perceptibles o ahogo o sensación de dolor en el centro del pecho o en el lado izquierdo lo que le alarma por tender a pensar que se trata o de un infarto o algo parecido.

Si del aparato digestivo hablamos se pueden presentar síntomas como náuseas, vómitos, dolor de estómago, diarreas inesperadas o ruido de sus tripas (peristaltismo perceptible).

La piel es otra de las partes que suele protestar presentando zonas enrojecidas en la zona delantera del cuello, pero también prurito, herpes, picores y otros más.

Los dolores musculares y a veces temblores suelen aparecer también.

Finalmente quisiera resaltar un síntoma inequívoco que debe ser tenido en consideración por sus malas consecuencias y es la alteración del sueño ya sea por la baja cantidad, por la baja calidad, porque tarda uno en dormirse, porque despierta en medio de la noche o antes de levantarse, porque se tienen pesadillas o sueños y sobre todo porque uno se levanta muy cansado. Este síntoma es uno de los causantes de otro que es la pérdida de concentración, lógico por otra parte si el cerebro no descansa. Y el cerebro descansa sobre todo cuando duerme.

Finalmente conviene recordar que todos esos síntomas no lo son únicamente de la ansiedad o estrés sino de otros trastornos físicos y por ello conviene descartar estos acudiendo antes al médico para no errar en el diagnóstico.

 

Ver Post >
Sobre el autor Miguel Silveira
Psicólogo clínico, experto en ansiedad y estrés C/ Carlos Marx,1 - 6º D Gijón (Asturias) http://www.miguelsilveira.com http://www.estresyansiedadonline.com

Últimos Comentarios

Carmen Maria Otero 24-02-2016 | 19:14 en:
RECIÉN SEPARADA
leandro1995_885 27-01-2016 | 23:34 en:
ESTUDIAR EN EXCESO

Etiquetas

Otros Blogs de Autor