El Comercio
img
Fecha: enero, 2018
¡ABRÁZAME!
Miguel Silveira 25-01-2018 | 7:07 | 0

 

Pocas acciones hay que nos relajen, calmen y nos den seguridad y sensación de ser queridos como un buen abrazo cálido, apretado y prolongado, incluso sin palabras. Te permite sentirte vinculado, conectado con quien te abraza y sentirte fortalecido al captar el apoyo emocional que lleva consigo. Muchos miembros de una pareja, que dicen que quieren al otro pero que no se atreven a decir “te quiero”, siendo que el otro miembro desea tener constancia del cariño, podrían perfectamente sustituir esa expresión por un abrazo cálido de vez en cuando. Quien recibe el abrazo experimenta la evidencia de sentirse querido y experimenta una reducción de su tensión y de su desasosiego, si lo tiene. Para conseguir este efecto el abrazo es una de las mejores expresiones de cariño y de ternura porque el abrazo significa la aceptación del otro, la transmisión de afecto y de cariño y eso tiene un efecto ansiolítico mucho mejor que cualquier orfidal o lexatin, por poner dos ejemplos. Reivindico el abrazo como terapia para la ansiedad, si la ansiedad se debe a la duda de sentirse queridos o a la sensación de desamparo o al vacío existencial y amoroso o a la angustia. Si pudiesen gritar al mismo tiempo todos los necesitados de un abrazo el ruido sería ensordecedor y atronador sin duda. Y es tan barato y fácil dispensarlo…En fin, que es estupendo abrazarse, aunque nada digamos. Pero si encima dices algo que acompañe a esa expresión de apoyo emocional es como poner la guinda encima de la tarta. El abrazo es uno de los mejores instrumentos para sentirnos conectados con la naturaleza. Claro que si no tienes quien te abrace o a quien abrazar y te sientes muy tenso y desasosegado vale abrazarse a un tronco ancho de un árbol vivo. No es broma. ¿Lo has probado?

Ver Post >
TRAMOS LARGOS, METAS CORTAS
Miguel Silveira 18-01-2018 | 12:39 | 0

He leído mucho sobre la importancia de marcarse objetivos en la vida, y sobre el sentido de dirección que te da ponértelos o verlos, pero nunca hasta ahora había leído algo tan razonable sobre los objetivos a medio y largo plazo y la importancia de ponerse metas cortas y cumplirlas.

Lo leí en “Tenía que sobrevivir” el libro del Dr. Canessa, jugador de rugby y estudiante de medicina, gracias al cual y un compañero consiguieron llegar, andando durante diez días, a la “civilización” y avisar de su estado y el de sus compañeros perdidos en los Andes, después del famoso accidente de aviación que hace más de treinta años sufrió un avión en aquella zona.

Creo que lo mejor es transcribir sus impresiones. Dice.

“No bien di los primeros pasos en la falda suave del glaciar decidí utilizar una fórmula que usaría hasta llegar a destino: imponerme metas cercanas y cumplirlas y luego seguir con otra meta cercana, que podía ser una roca, una saliente, una formación diferente en la montaña que identificaba y veía ahí nomás, y llegar a ella, sin pensar en otra cosa. No planificar tramos largos, ni mucho menos pensar en el final, sino concentrarme en lo inmediato, que me resultaba más factible y cada pequeño logro actuaba en mi ánimo como un aliciente.”

El objetivo a largo plazo o el final de un proceso sirve de orientación, como digo, pero si parece inasequible, aunque lo sea, lo mejor es centrarse en lo inmediato y resolverlo y la suma de pequeños pasos o metas cortas da como resultado llegar a ese final casi como consecuencia inmediata. Ver el final si se antoja lejano y poco probable produce incertidumbre, desesperación y gran desasosiego. Por eso, de acuerdo con Canessa, es mejor ir sumando los muchos pocos inmediatos, de ahora mismo, lo que se pueda hacer ahora, hoy, que harán probable llegar a buen final si los pasos o metas cortas se han ido dando en buena dirección. Eso anima e impulsa para seguir el siguiente tramo y asi sucesivamente. Metas cortas, cuando el objetivo final parece inasequible. Y esta actitud obra milagros, como el suyo, al conseguir después de gravísimas dificultades e inconvenientes, llegar a dar la voz de alarma y conseguir ser rescatados.

Tan cortos eran sus tramos que para no desfallecer, a pesar de lo débiles que estaban, acordaron dar treinta y tres paso nada más cada vez. Pero a base de esa diminuta distancia a los diez dias llegaron a la civilización.

Ver Post >
SUEGRAS Y NUERAS MAL AVENIDAS
Miguel Silveira 08-01-2018 | 5:03 | 0

 

Siempre que un hijo es demasiado dependiente de su madre al decidir este irse a vivir en pareja, como a su madre no le agrade la futura nuera, el desastre se puede anticipar asegurado. En España suele ser lo frecuente pero en Hispanoamérica, por los muchos mensajes que recibo pidiendo ayuda y para que escriba sobre ello, debe ser una peste.

Se les puede decir a esas futuras nueras que en cuanto vean señales de esa excesiva dependencia hagan por convencer a sus maridos o parejas de que frenen a esas madres en su intervencionismo antes de que resulte tarde y sin remedio. ¿Por qué? Porque esas madres, convencidas de que una mujer inadecuada les ha robado el hijo, harán lo posible por recuperarlo ignorando el perjuicio que le hacen y hacen a su pareja.

Lo que suele ocurrir es que esos varones no se atreven a hablar claro a sus madres y decirles que no se metan tanto en la pareja y les dejen vivir a su modo y manera, como adultos, con derecho a acertar o equivocarse.

Al no atreverse ellos, si la nuera es la que da la cara por ellos, creará indudablemente un conflicto entre ambas y de paso una tensión creciente en la pareja.

Vamos a decirlo claramente: esas relaciones familiares estarán de antemano fracasadas salvo que exista buena voluntad de cambiar por las tres partes. Por tanto esas madres dominantes y absorbentes son un riesgo de daño y esos hijos, al ser tan dependientes, fracasarán en su vida conyugal a no ser que tengan la fortuna de elegir una nuera que se ajuste, como dedos al guante, a la futura suegra.

En todo caso, y para ser ecuánimes y justos, si a una madreo padre no les cae bien la pareja del hijo o de la hija, tienen estos derecho a pedirles que vivan su vida independiente, pero eviten, en lo posible, meterla en la familia a toda costa, como si fuese plenamente aceptada, no siéndolo, de entrada. Después ya se irá viendo.

Se evitarán así nuevos conflictos que a nadie benefician.

Escribí sobre esto en este blog hace ya varios años y se sigue leyendo ese post, como el que más, pero no está demás volver a recordar este asunto que tanto sufrimiento produce en las familias.

Ver Post >
Sobre el autor Miguel Silveira
Psicólogo clínico, experto en ansiedad y estrés C/ Carlos Marx,1 - 6º D Gijón (Asturias) http://www.miguelsilveira.com http://www.estresyansiedadonline.com

Últimos Comentarios

Carmen Maria Otero 24-02-2016 | 19:14 en:
RECIÉN SEPARADA
leandro1995_885 27-01-2016 | 23:34 en:
ESTUDIAR EN EXCESO

Otros Blogs de Autor