El Comercio
img
Autor: Silveira
SI LO SÉ NO TENGO HIJOS
img
Miguel Silveira | 17-07-2016 | 10:30| 0

 

¡Cómo evoluciona la vida! Hace muchos años las parejas se casaban con vistas a tener hijos que prolongasen su sangre y su apellido. Los hijos se consideraban, además de como una satisfacción, como un éxito biológico y como una solución de futuro para los padres, que esperaban con gran seguridad que sus hijos les atenderían en su vejez y les darían compañía y apoyo en sus postreros años, a pesar de los dolores de cabeza que daba su crianza. No tener hijos se veía como una maldición y mala suerte.

Pero mucho han cambiado las cosas para que en la actualidad haya madres y padres (más de aquellas) que no tengan inconveniente en manifestar que si llegan a saber lo que es tener un hijo probablemente no lo hubieran tenido. Suena fuerte eso de arrepentirse de haber tenido hijos y lo es, pero detrás de estas manifestaciones hay razones poderosas en muchos de los casos.

Hoy hay que estar muy preparados para resistir las presiones que los hijos ejercen sobre los padres con tal de disfrutar de lo que a ellos les gusta, de disponer de libertad de movimientos ya desde adolescentes, de las amistades que ellos eligen y de volver a casa cuando a ellos les parece procedente. Hay que estar muy preparados para sus exigencias, para que, si le niegas a un adolescente permiso para salir un fin de semana más allá de una hora prudente, porque se haya portado muy mal, el chico o la chica les de por  marcharse o escaparse y no volver el fin de semana a casa huyendo del castigo y castigando a su vez a sus progenitores con el miedo a que algo les suceda.

Los hijos de hoy dia, en líneas generales, son mucho más impulsivos y exigentes con sus padres para disponer, por ejemplo,  de dispositivos  que les tengan entretenidos y conectados aunque sea a costa de su tiempo de estudio y de descanso.

Los chicos de hoy dia son capaces de amenazar de diferentes formas a sus progenitores, sobre todo si el progenitor es una madre separada que tiene que lidiar ella solita con las presiones de su hijo.

Los hijos de hoy dia no tienen inconveniente en defender lo que creen que son sus derechos, aunque no sean estos reconocidos como tales por los padres.

En fin, que los hijos actuales plantean nuevos problemas y presiones y eso resulta altamente estresante, porque esas presiones son constantes y no amainan.

Y por si fuera poco casi nadie espera ser atendido por sus hijos en la vejez, dadas las condiciones laborales y sociales y dada la globalización y por tanto la dispersión familiar de los miembros.

Así que ante esta desazón y ante ese gran desgaste hay madres y padres que llegan a manifestar que si lo hubiesen sabido no habrían tenido hijos. Es difícil soportar durante mucho tiempo, años en muchos casos, esa lucha, esa tensión tan erosiva.

Yo lo entiendo, porque además, al tenerlos, muchos progenitores pensaban y piensan que tener hijos es algo maravilloso todo el tiempo, una especie de bendición y de satisfacción familiar y descubren, ahora más que nunca, aquello de “hijos criados, trabajos doblados”, refrán que por cierto es harto antiguo.

Cómo cambia la vida! Me limito a constatar el fenómeno.

Ver Post >
10 PASOS PARA AUMENTAR LA SEGURIDAD EN UNO MISMO
img
Miguel Silveira | 06-07-2016 | 11:26| 0

 

1.- Esforzarse en hacer pequeños progresos y tomar conciencia de que son obra propia,  de que uno es el autor, lo que aumenta la percepción de autoeficacia.

2.- Centrar la atención más en las cualidades que uno tiene, que en los fallos, limitaciones y carencias propias.

3.- Tomar muchas decisiones y no arrepentirse con frecuencia o cambiarlas al dudar de uno mismo.

4.- No hablar mal de uno mismo con frecuencia y hablar bien de vez en cuando.

5.- Visualizarse como capaz de hacer las cosas que uno quiere.

6.- Actuar externamente “como si” uno fuese seguro de si mismo: esto significa moverse, levantarse, sentarse, conducir, hablar, etc. “como si” uno fuese seguro de si mismo, aunque no se sienta así, de entrada. Acabará sintiéndose.

7.- Decir NO u oponerse cuando uno tiene razón o al defender sus ideas en lugar de renunciar a las ideas propias, con tal de  ganarse la aceptación  y estimación ajenas.

8.- Hablar con volumen audible: a los que hablan muy bajo no se les tiene en cuenta.

9.- Hablar despacio y vocalizando: los que hablan muy deprisa no son tenidos en cuenta y menos si además no se les entiende.

10.- Exponer las opiniones propias y defender los derechos propios sin miedo a lo que digan o al rechazo.

 

Ver Post >
LA FUERZA DE LA DETERMINACIÓN
img
Miguel Silveira | 27-06-2016 | 4:53| 0

 

Pocas veces tiene uno la ocasión y la satisfacción, como la acabo de tener,  de constatar que una persona, mayor, de 61 años en este caso, ha sido capaz de cambiar radicalmente del estilo que venía mostrando ante si y ante los demás, gracias a la firme determinación con la que decidió cambiar.

Se pasaba los dias lamentando su pasado, llorando por las muchas vicisitudes y dolores que había experimentado en su vida, por sus decepciones familiares y cantando su depresión a través de su rostro angustiado y triste. ¿Y qué se iba encontrando? Más rechazo y mayor aislamiento, más angustia y mayor retraimiento, incapaz de disfrutar de su dia a dia y de aprovechar la vida que aún le queda.

Le propuse un cambio radical, un cambio de actitud ante la vida, un abandono del continuo lamento y del repaso de su desgraciada vida, un centrarse en el presente y un cambio de varios comportamientos personales y sociales, así como un control mental y fisiológico de su estado  acompañado de  una evaluación diaria de su progreso, si es que se atrevía y decidía a dar ese gran paso, nada fácil, en general y menos a su edad.

Lo tomó muy en serio y en un tiempo record ha logrado una espectacular transformación, que no solo ha notado interiormente sino que quienes la conocen y la tratan lo han notado también y se ha reconciliado con la vida, con la sociedad y con su gente. Se lo dicen y se siente reforzada, alimentada en su autoestima.

Y todo porque tomó la decisión firme y la determinación de poner su voluntad a favor de la transformación que se le ha ofrecido. El milagro se ha dado. Sólo queda que siga alimentando esa fuerza y podrá contar estas semanas como un punto de inflexión, como un antes y un después en su ya prolongada existencia. Carmen, (es un nombre ficticio) muchas felicidades y mi admiración y reconocimiento. Lástima que no pueda mostrarte con nombre y apellidos como ejemplo y tú poder contarlo a tantos y tantos que no se ven capaces de ponerse con fuerza imparable a luchar por conseguir sus objetivos. Pero aquí queda el testimonio de esta hazaña, porque una hazaña es, si hablamos claro, hacerlo a esa edad en que parece que ya es tarde para cambiar de estilo y hábitos y después de ir cargando en tu mochila tan grandes sufrimientos.

 

Ver Post >
LA PIEDRA Y EL ESTANQUE
img
Miguel Silveira | 17-06-2016 | 11:29| 0

 

Toda piedra arrojada a un estanque produce ondas concéntricas que se van alejando hasta la orilla y lo mismo sucede cuando decimos algo o con cualquier acción, solo que esta vez no en el agua sino en el líquido del estado emocional de las personas a quienes alcanza.

Tener en cuenta las consecuencias de nuestros actos, aprender a valorarlas, debería ser un método en el que nos entrenasen debidamente desde pequeños en la familia y en la escuela porque ello aumentaría nuestra sensibilidad para evitar el daño ajeno, innecesario,  y aumentaría el autocontrol y con ello evitaríamos de rebote daños para nosotros en la salud, la economía personal y en  nuestras relaciones personales.

Pararse a reflexionar en determinados actos sobre las consecuencias que pueden derivarse amortiguaría nuestra impulsividad y nos haría más moderados, más sensatos, más prudentes, más precavidos y se reducirían nuestros lamentos, de haber hecho algo mal por precipitación.

No es necesario, además de imposible, aplicarlo a la mayor parte de nuestros actos pero, si estamos aceptablemente entrenados en la reflexión, es más probable que lo podamos aplicar a aquellos comportamientos que pueden tener más trascendencia.

Como quiera que el ambiente que nos rodea no facilita, sino muy al contrario, la reflexión, el esfuerzo a realizar será mayor, pero merece bien la pena.

 

Ver Post >
SOCIALMENTE HÁBILES
img
Miguel Silveira | 10-06-2016 | 11:57| 0

Antes solían llamarse así: habilidades sociales, y me gusta mucho el nombre, pero a raíz de que el concepto de inteligencia emocional haya irrumpido en el mercado con la fuerza que lo ha hecho lo de habilidades sociales se ha sustituido por el de inteligencia emocional.

Sea lo que fuere lo cierto es que este tipo de habilidades es tan importante  para desenvolverse en los ámbitos laborales y sociales como los conocimientos técnicos y en algunos casos aún más, pues puedes saber mucho o dominar un tema, pero si no sabes relacionarte bien te quedas con tus conocimientos y no avanzas.

Si todo repercute, como diría Lao-tsé, en el mundo social todo lo que hacemos y decimos y cómo lo decimos  puede tener una repercusión extraordinaria.

Nuestro comportamiento es funcional, es decir estamos en función de aquellos con quienes tratamos y ellos en función de nosotros y por tanto hay que tener mucho tacto para evitar consecuencias a veces funestas que se vuelven contra nosotros.

Todos somos una caja de resonancia emocional y el eco que produce en nosotros o en los demás lo que se dice y hace tiene repercusiones favorables o desfavorables en función de cómo se encuentre el interlocutor, cómo nos encontremos nosotros y cómo nos expresemos.

El momento, el lugar, la situación, el contenido y las formas y tonos de voz y el método elegido deberían ajustarse al interlocutor.

Si lo que predomina es nuestro estado emocional y a partir de él actuamos sin más, podemos encontrarnos con sorpresas.

Dado que actualmente, debido al alto estrés en que vivimos, los nervios y la suspicacia están a flor de piel, la inteligencia emocional pide que cuidemos esa repercusión, si se nos antoja negativa o adversa.

Piénsese que los efectos no se derivan siempre de inmediato y por ello nos pueden explotar en pleno rostro al cabo de algún tiempo, dejándonos perplejos, pues no encontramos explicación a esa reacción del otro cuando realmente la tiene, pero que fue incubada un cierto tiempo.

La habilidad social consiste en adaptarse al  momento, a la persona, a su estado y situación y así ese ajuste producirá buenos efectos. Pero se impone un cierto autocontrol. Sobre todo recordando aquello de “palabra y piedra suelta, no tienen vuelta”.

Ver Post >
Sobre el autor Miguel Silveira
Psicólogo clínico, experto en ansiedad y estrés C/ Carlos Marx,1 - 6º D Gijón (Asturias) http://www.miguelsilveira.com http://www.estresyansiedadonline.com

Últimos Comentarios

Carmen Maria Otero 24-02-2016 | 19:14 en:
RECIÉN SEPARADA
leandro1995_885 27-01-2016 | 23:34 en:
ESTUDIAR EN EXCESO

Etiquetas

Otros Blogs de Autor