El Comercio
img
Categoría: soledad
ALONE TOGETHER

 

“Juntos, pero sólos”. No es que antes no pudiéramos sentirnos solos aunque estuviésemos acompañados, pero ahora, con las redes sociales, esta tendencia se ha visto acentuada y muy facilitada. Escribí hace unos dias sobre las ventajas e inconvenientes de estar permanentemente digitalizados. Y ahora me apetece escribir sobre uno de los inconvenientes de la digitalización, via redes sociales, wasap y correos electrónicos. ¿Por qué estando juntos prestamos tanta atención a los demás a través de los dispositivos electrónicos? Porque nos ofrece un mundo de distracción sencilla y asequible, pero también un mundo al que podemos acceder y del que podemos desconectar cuando nos apetece y todo ello  sin compromiso y no pasa nada. Entramos y salimos de las interacciones, aparecemos y desaparecemos sin sentirnos comprometidos.  El mundo tangible de quien tenemos al lado puede ser atractivo, pero es mucho más rutinario y aburrido, ofrece la contemplación de unos defectos que no podemos obviar y unos peajes que nos vemos obligados a pagar, mientras en lo virtual los defectos se omiten o se borran si aparecen. No podemos apagar con un botón a los que tenemos al lado y sus inconvenientes, defectos, manias, limitaciones, errores o molestias. Tenemos que hacerle frente y eso nos exige compromiso. Es un “rollo” que no podemos eludir. No podemos mirar para otro sitio y hay que apechugar con ello para no parecer descorteses, soeces, despiadados o insensibles. Por eso tienen tanto éxito las conexiones digitales. Porque, si no nos conviene, desconectamos sin tener que aguantar y, mientras nos gusta o interesa, interactuamos, pero sabiendo que con un simple click desconectamos y nos alejamos del asunto, si no es de nuestro agrado.

Podemos estar juntos, pero como podemos alejarnos virtualmente, en definitiva estamos más solos. Como las relaciones y las interacciones son más superficiales, más breves, menos comprometidas, más pasajeras, más vaporosas y más inconsistentes el resultado es que podemos estar acompañados, pero solos. Por eso la realidad virtual por muy interesante que sea no podrá suplir nunca un buen abrazo, una caricia, una mirada a un palmo de distancia o el sonido físico de una frase de apoyo o de cariño.

Aunque bien es verdad que el mundo virtual también se necesita. Ya disponíamos de la imaginación para escapar de lo tangible, pero no es tan fácil como lo virtual. Pero necesitamos cuidar lo tangible no sea que nos quedemos  solos, con lo que la soledad y el aislamiento físico duelen.

Ver Post >
LA SOLEDAD BUSCADA

 

 

La soledad buscada y encontrada es un regalo de los dioses, la soledad impuesta es mas bien una pesada carga. La buscada te permite encontrarte con tu sombra y con tu ego frente a frente, con tus pliegues y con tus recovecos, con tus miserias y tus debilidades  pero también con tu silencio, tus gozos,  tus logros, tus deseos satisfechos, tus proyectos y reflexiones, la contemplación de la existencia desde un cierto distanciamiento, y una inmersión en el fluir de sentimientos de signos diferentes. La soledad buscada es una fuente de recarga de energías y de posibilidades de encontrar soluciones o giros en tu vida que sólo desde una reflexión serena se pueden realizar con cierta garantía de acierto. Pero requiere  alejarse y adentrarse en el silencio para que este te hable o no impida que lleguen las ideas, precisamente por ausencia de ruido. La soledad buscada permite también retirarse de ella, una vez aclaradas las ideas o repuestas las fuerzas, pues es algo elegido y no una imposición o una condena. Permite volver a la vorágine de la vida diaria con cierta garantía de control de la misma y sus efectos. No hay que tenerle miedo, pues siempre que se afronta es efectiva, siempre aporta visiones alternativas a las que la rutina nos ofrece, aunque a veces inquiete unos momentos. ¿Qué es lo peor que puede reportar? ¿Una cierta sorpresa por encontrar aspectos ocultos hasta entonces? ¿Y qué? Se afrontan y nada terrible nos sucede. Los que  están acostumbrados a utilizarla saben a ciencia cierta que siempre reciben alivio, claridad, creatividad, alternativas y descubrimiento de nuevas vías de acceso o inspiraciones. O al menos reparación de fuerzas desgastadas por el devenir de tanto impacto, del bombardeo de estímulos y de las a veces estresantes relaciones con la gente. La soledad buscada es un privilegio a nuestro alcance, es una suerte

Ver Post >
¡AY DE LOS MENTALMENTE AISLADOS!

 No me voy a referir a los que viven solos  porque esta categoría implicaría a los que viven solos porque no tienen nadie que les acompañe y a los que viven solos porque es su opción elegida. Me refiero a un tipo de personas que se caracterizan por aislarse mentalmente de los demás vivan solos o vivan incluso acompañados. Aislarse mentalmente tiene muchas ventajas entre las que se encuentra ser capaz de no contaminarse de otras emociones e impermeabilizarse ante muchos problemas que padecen otros que les rodean. En ese sentido son capaces de distanciarse de la gente y vivir un tipo de aislamiento mental y emocional que muchas veces les es muy conveniente. Pero ese tipo de personas que van a lo suyo, que desconectan de la gente, que se distancian, que viven su propia vida y no se implican emocionalmente, que son tremendamente independientes, que son capaces de estar solos sin que eso les comprometa ni les cree ningún agobio, a la larga se pueden encontrar con que su aislamiento y en cierto modo su soledad se vuelve contra ellos cuando necesitan contar con referencias y opiniones ajenas para contrastar pareceres.
Me refiero a que cuando estas personas se encuentran con problemas de salud,  física o mental o  con asuntos graves fácilmente se desmoronan porque solo cuentan con sus interpretaciones subjetivas, sus temores, sus miedos, sus angustias y sus puntos de referencia personales, que no tienen por qué ser ciertos ni estar fundamentados.
Tienden a interpretar sus problemas desde su propia subjetividad y de pronto se pueden encontrar impregnados de angustia si interpretan como graves, por ejemplo, síntomas de su estado físico o mental que quizás no sean tales. Como no se comunican bien porque se aíslan, su propia introspección les puede conducir, cuando hay falta de pruebas y evidencia de que no llevan razón, a vivir como si estuviesen condenados cuando quizás se encuentren sanos  como robles. Su soledad y su falta de comunicación se vuelve entonces contra ellos. Por eso es necesario compaginar el aislamiento ocasional con la comunicación social, emocional con la familia, los amigos y otras gentes. Pero se necesita practicar esas habilidades todo el tiempo. Esperar a que ocurran contratiempos es arriesgado, porque  para entonces pueden verse encerrados y no encontrar a quien poder contar sus vivencias y tener más referencias que las suyas propias. El aislamiento mental es arriesgado.

Ver Post >
NO PUEDEN ESTAR SOLOS

No son pocos los que no soportan quedar solos en casa, los que si tienen que quedar se les cae la casa encima y tienen que marchar o se apresuran en poner la televisión a gran volumen para sentir que están acompañados. Necesitan el ruido para no sentirse aturdidos por la soledad. Hacen lo posible para sentirse acompañados aunque simplemente coexistan y no se comuniquen entre ellos. Quedar solos les angustia y les aturde, les desazona y les desasosiega quizás porque eso supone encontrarse a si mismos ante sus debilidades, temores, adversidades, ante sus fallos y sus sombras y se ven débiles para afrontar todo ello sin problemas.

La soledad, aunque sea momentánea, les inquieta y hacen cualquier cosa por librarse de ella. Es sintomático este fenómeno más extendido de lo que nos parece en estos tiempos en que el ruido todo lo inunda por doquier y nos distrae de enfrentarnos a lo que no nos gusta. Hay que estar rodeados de gentes y de ruidos. Sin embargo quedar uno solo se presta a poder aprovechar para reflexionar sobre diferentes aspectos de su vida, para evaluar cómo va funcionando uno, si progresa o regresa, si está conforme o no con su proceder, su marcha y su estilo de vida.

Quedar con uno mismo a solas debería ser fuente de satisfacción porque en definitiva uno debe ser el mejor amigo de si mismo y con quien mejor debería de encontrarse y entretenerse cuando no hay nadie que nos entretenga. Quedar solo y además en silencio debería ser una excusa aprovechable para hacer las autoevaluaciones, que el ruido y el tumulto no nos dejan hacer. Quedar solo debería ser un reto para una vez hecho examen de conciencia pasar a diseñar y poner los remedios a los fallos cometidos, corregir lo que hemos hecho mal y también, por qué no decirlo, para disfrutar del silencio restaurador de nuestra deseable calma. Hay que perderle el miedo a tal estado porque tarde o temprano nos veremos frente a la soledad y es mejor habernos entrenado en saludarla. Es una oportunidad de oro la que se pierden los que temen estar consigo mismos. No hablo de quedar solos de por vida. Hablo de la soledad buscada o la sobrevenida momentánea y ocasional.

La fobia a quedar solos se supera poniéndose en esa situación y viendo que no sucede nada ni se nos hunde el mundo. Pero es que además es un alivio en ocasiones. Que le pregunten a algunos.

Ver Post >
Sobre el autor Miguel Silveira
Psicólogo clínico, experto en ansiedad y estrés C/ Carlos Marx,1 - 6º D Gijón (Asturias) http://www.miguelsilveira.com http://www.estresyansiedadonline.com

Últimos Comentarios

Carmen Maria Otero 24-02-2016 | 19:14 en:
RECIÉN SEPARADA
leandro1995_885 27-01-2016 | 23:34 en:
ESTUDIAR EN EXCESO

Etiquetas

Otros Blogs de Autor