El Comercio
img
¡ LA GRAN SEGURIDAD SOCIAL ESPAÑOLA Y LA DOCTORA MALLO !
img
Rafael Fernández Tomás | 23-11-2016 | 08:42

Quien viene de fuera valora de una forma diferente lo que observa. Por ello ,en estos nueve años, viniendo de un país donde existe totalmente deteriorada  la seguridad social y sabiendo que en los Estados Unidos había(antes de Obama) 79 millones de habitantes que no tienen ninguna protección médica, percibí fácilmente lo que es la MEDICINA PUBLICA y así lo comente repetidas veces.

Hace dos meses, informaba aquí que empezaba la lucha contra el Cáncer. Han pasado dos meses y he pasado por entresijos de nuestra Seguridad Social que, hoy en honor a la justicia, trasmito mi experiencia

Sesenta y siete años de haber gozado el sol y el mar tropical, siempre para mi una delicia, y cuando en los 40 y los 50 no contábamos con los protectores solares actuales y nos cubríamos con “aceite de coco”, por supuesto que ello tenía que pasar factura.

Y  un día caí en Cabueñes con la especialista de dermatología en una revisión periódica, y allí encontré a una joven mujer llamada Susana Mallo.Profesionalmente me revisó todo el cuerpo por que tengo muchos lunares y tengo que estar atentos a que no cambien de color, y una exhaustiva revisión que agradecí, me dijo que había un lunar que no le gustaba, lo cual hizo que me mandasen a una cirugía menor en Casa del Mar, para sacármelo y poder analizarlo. Treinta minutos y listo.Una gran organización.

Citado de nuevo en Cabueñes, la doctora me dijo: ” Rafael, le tengo una mala noticia: Tiene usted  un MELANOMA” y vamos a operarlo”.Cuando le pregunté quien me informaría de los pasos a dar me dijo que no preocupase que me irían informando.Y así fue, cual secretaria particular(que tendría cada uno de los pacientes) se me llamaba y se me daban instrucciones: Mañana en Cabueñes a las 8 para Análisis de Sangre, Electro y radiografía de Torax..

Ese día en la noche cita para estar en ayunas para un scaner y así hasta que se fijo la fecha de la operación. Todavía, me informaron que aunque no era obligatorio, me sugerían ir a tal hora a la Casa del Mar por si había alguna duda. Por supuesto que fui y me encontré con dos jóvenes doctoras a quienes me presentaron como las que me iban a operar. Revisaron mi pierna, me explicaron que iba a hacer y el lunes,tomé mi autobús me fui a una clínica en la calle de Carlos Marx, para una prueba con energía nuclear y al terminar tome el autobús y me presenté en la zona de cirugia sin hospitalización donde fui,como siempre , profesionalmente atendido hasta que a las 11 entre al quirófano.

La doctora Mallo, con mucha sensibilidad, ordeno y me informó que además de operarme en la zona del melanoma de 0.75 mm, se iban a tomar una pedazo de piel del muso y que iba a hacerme un análisis del Ganglio Centinela, que yo no tenía ni idea de que se trataba.En aquella clinica a las 8hs. , creo que ubicaron donde estaba el famoso ganglio y con esa información en manos de las dos médicas entre a quirófano.Me pusieron anestesia general y sin enterarme, plácidamente en otro mundo, oigo una voz: Rafael…….sabe quien soy yo. ” Por supuesto mi anestesista” y del fondo de mi inconsciente(quizás por lo que valoro la Salud  Pública) mi primera frase al salir de la anestesia, fue, ante el desconcierto de la anestesista: “Sabe lo primero que voy a hacer si intentan  privatizar la salud pública, irme a la calle a defenderla)(del puro inconsciente).

A las 8 de la noche ya estaba en Apartamentos Gijón, donde tras todos los días en autobús, tuve que tomar un taxi, que la economía no estaba para mucho.

Y así pasó la revisión, la curación de las cicatrices con Marián la enfermera de mi doctora de cabecera, un lujo, Celia Tamargo, pero pasaban los días y yo no sabía el resultado  de la biopsia del famoso ganglio para ver si se haba extendido o no.

El viernes pasado en la noche me informan en mis apartamentos que una doctora me estaba buscando y que no quería dejar el recado, que tenía que ser personal y dado que yo no uso móvil en 9 años, ni fijo, me preocupé: ” A lo mejor me buscan para que me presente al lunes a una nueva operación por algo que el ganglio haya encontrado.”

El lunes me dejaron el recado: Por favor ir a la Casa del Mar a ver a la doctora Mallo.

Y ahí llegue, y con todo el profesionalismo que sentí desde el primer día en que esta joven doctora me diagnosticó el melanoma, esperé mi turno y pasé con ella.

” Rafael, como su próxima cita es el 28 de enero, quería informarle que……. salió negativa la prueba del Ganglio Centinela y la operación que le hicimos fue aislar un centímetro alrededor de aquel melanoma, para limpiarlo. ESTA USTED SIN CÁNCER, aunque estar atentos.”.

De ese tamaño fue mi experiencia con la Seguridad Pública. De ese tamaño fue la doctora Susana Mallo, que no me soltó hasta que todo se resolvió y tuvo el profesionalismo de ubicarme para que yo estuviera tranquilo sin esperar al 28 de enero.

Toda vez que mi terapia desde el momento en que lo diagnosticaron fué  hacer público no sólo en este blogs, sino en el que tengo por facebook para 5 países, FUE INFORMAR DE TODO, entendiendo que frente a las células malas estaba en cualquier persona LA MENTE, así viví con el arrope de más de 100 amigos del otro lado del charco y de España este proceso.

Esta líneas, donde explique: Empiezo mi lucha contra el cáncer”, las termino hoy con la explicación y MI RECONOCIMIENTO A LA SEGURIDAD PUBLICA ESPAÑOLA, en la figura de la doctora Susana Mallo, UNA PROFESIONAL.