El Comercio
img
¡EN CANCUN……..SOÑANDO CON EL HOSPITAL DE JOVE !
img
Rafael Fernández Tomás | 02-09-2017 | 09:19

Cuando la comandante del Air Bus, regresaba a Madrid, no se imaginaba que el pasajero del asiento 1-C,era  el mismo que había trasladado a Cancun 35 días antes.La diferencia era que a América lo había levado sano y, al regreso,lo habían tenido que subir en silla de ruedas.En medio una tremenda infección sin control, lo que hacía que aquel pasajero soñara con llegar a Asturias y al Hospital de Jove..

Tres años antes le había enviado a la Directora una carta por el trato siempre fino de la institución:” Para un hombre retornado de 75 años,el tener a 5 minutos de su casa al Hospital de Jove, eso ES UN LUJO”.

Sin casi mantenerme en pie, en Cancun, les decía a mis hijas, que SOÑABA CON LLEGAR AL HOSPITAL DE JOVE.

Cruzar el atlántico sólo y mal; más tarde cruzar de Madrid a Asturias, fueron muy duro, hasta que al llegar a Gijón,de la estación del tren me traslade a urgencias del hospital.

Fuí recibido de inmediato. En aquella mañana me hicieron todo tipo de pruebas y decidieron ingresarme.

Durante 30 días ahí permanecido ingresado.Cada día uno observaba el profesionalismo del hospital; lo que debía de haber detrás de aquellos Escaners, del resto de pruebas diversas, de las extracciones de sangre en la madrugada;y de la atención continua.Detrás había alguien que seguía el difícil proceso.

Desde el primer día conocía a aquella mujer, la doctora que llevaba la responsabilidad de averiguar que había detrás de aquello.No era sencillo : no había información de lo que había pasado en  Cancun, de las deposiciones, de los alimentos.Todo era intuición y saber médico. Y por ahí se fue esa doctora,que ni un día dejó de visitarme y que hasta casa el último día supe que llevaba mi apellido, Concepción Fernández.

Pero en esos 30 días observaba el trabajo de las hormiguitas:las enfermeras y los enfermeros; el personal de asistencia todos con sus batas verdes.Siempre una sonrisa y una efectividad desde el cabezada hasta las mujeres con batas blancas que nos traían los alimentos.

Era un equipo, una institución que a mi me recuperaron y me ubicaron en el camino, ya fuera,de perseguir aquello que me había hecho bajar 15 kilos en 6 meses( pero que le dieron alivio a mi corazón.Estaba(obeso) en 92 kilos, y ahora normal en 77.

Hoy es sábado.Hace dos días que doctora Fernández me dio el alta y las orientaciones para seguir el proceso y el primero de mis blogs he querido dedicarlo a esta reaalidad con mi agradecimiento a todos los que me ayudaron 30 días.