El Comercio
img
¡¡LA CENA EN TEL AVIV, EL TRABAJO DE JARED,EL AVISPERO Y PUTIN “.
img
Rafael Fernández Tomás | 07-12-2017 | 16:00

Aquella noche en Tel Aviv, Bejamín Netanyahu y su esposa invitaron a cenar, en pleno júbilo a Jared Khusner y su esposa Ivanka Trump.Dos semanas antes, había sido elegido el suegro de Jared, y Benjaamin le soltó: ” Jared, nuestro pueblo esperaba esta oportunidad.En la historia, tu serás el artífice”.

Jared Khusneer es una joven de 39 años,multimillonario a expensas de la gran cantidad de construcciones que Netanyahu le otorgó en los territorio ocupados en Cisjordania.Por su mente muchas cosas pasaban por su mente, luego de lo dicho por el presidente de Israel.El poder, la Casa Blanca, el Despacho Oval, su carrera política, pero no cruzaba por su mente, él, el yernísimo, las entrevistas que había tenido con los rusos para apoyar al padre de Ivanka.Esta sólo sonreía y se imaginaba el brillante futuro de su padre, sus marido y sus empresas.

Y llegaron y el ” yernísimo” fue nombrado nada menos que Jefe de Gabinete y se traslado a la zona oeste de la Casa Blanca. Ivanka, aprovecho las dudas de su madastra Melanie, y se fue con Jared. Eran el poder tras ele trono.

Pero una cosa es pensar en aquella cena y otra la realidad.Y de pronto esta se le presentó cruda: Estaba implicado hasta las manitas por la Trama Rusa, llamado a comparecer hace menos de un mes al Congreso, a punto de tener que irse de esa famosa casa,pero habló con Trump y le debe de haber dicho: “Suegro yo doy la cara por usted en el error ruso, pero cumpla usted con nuestro pueblo”.

Y dicho y hecho. Ayer en la tarde Donald Trump anunciaba que “JERUSALEN ES LA CAPITAL DE ISRAEL Y TRASLADAREMOS ALLÍ LA EMBAJADA “.

A pesar de la oposición mundial, Donald hizo lo que ningún otro presidente ni de Estados Unidos ni del mundo en 60 años e hizo la declaración.

Netanyahu eufórico recordaba aquella cena,mientras Jared pensaría en la historia del “pueblo elegido” y su papel en la historia.Sin embargo nunca pensó que todo lo que hizo con Vladimir Putin para sacar adelante a sus suegro, se lo iba a volver en bandeja al Nuevo Zar de la Madre Rusia.

De poco valía que la ONU, que el Papa, que parte de Europa, que China protestasen. Lo que Jared no entendió que acababa de abrir el avispero por donde mil quinientos millones de árabes iban a trasladar toda su sinergia contra Israel, que Netanyahu tendrá los días contados y que el tendrá que irse a refugiar con Ivanka a una isla del este de los Estados Unidos, cuando el polvorín que acababa de prender, estuviera en pleno apogeo y se diera cuenta que el líder con más capacidad para desencadenar al mundo arabe desde Arabia Saudita, Turquía, Hamas, Herzbolá, es, precisamente su querido Vladimir Putin.

Si Putin en su cenit,con el 82 % de aprobación del pueblo ruso, luego de haber logrado lo que ni Catalina la Grande logró, interferir en las elecciones norteamericanas; más tarde establecer una alianza histórica con Arabia Saudita  y la OPEP, elevando a 65 dolares el barril y siendo visitado por todos en el Kremlin, mientras, en tiempos libres, iba a San Petesburgo a dirigir las maniobras que con Bieolorusia, realizaban con 100,000 hombres en las fronteras de Estonia, Letonia y Lituania y muy cerca de Ucrania, para tratar de cercenar a Europa, al mismo tiempo que dedica grandes cantidades de rublos para ayudar a todos los grupos que quieren independizarse de Europa, como Cataluña, como Le Pen, y como el domingo pasado a los nacionalistas de Córcega, dándole un susto a Macron.

Los judíos tuvieron una diaspora de más de 2,000 años, cuando los cristianos los acusaron de la muerte de Jesucristo. Ahora, con sus 30 bombas nucleares y su gran aliado los Estados Unidos, al servicio del Lobby judío en Estados Unidos, va a enfrentar la acción de 1,500 millones de árabes, como si no se hubiera sacado ninguna experiencia de las Cruzadas.

Reitero, mi frase de ayer: ” Cuando eramos pocos, parió mi abuela”.