El Comercio

img
Lo que le espera a J.F.
img
Jose Manuel Balbuena | 24-05-2012 | 04:53

Desde ayer miércoles tenemos, por fin, nuevo presidente en nuestro paraíso natural. Sin sorpresas, tal y como estaba previsto, se ejecutó el necesario apoyo de UPyD. Ahora bien, Javier Fernández tiene que tener clara una cosa: la crisis ya comenzó a trabajar contra él. Vamos, desde el minuto uno, porque, sin ir más lejos, en una semana tiene que diseñar un recorte de 616 millones de euros para contentar a Cristobal Montoro. Utilizando el título de una película: Misión Imposible. Pero además, le va a poner a prueba en cuanto a tener que mantener su palabra. Últimamente, los discursos de investidura se están transformando en una especie de trampa para quien los ejecuta. A los pocos meses, todo el catálogo de intenciones desplegado queda en entredicho. Pongamos si no el ejemplo de Rajoy y lo que tardó en desdecirse subiendo impuestos. A Javier Fernández  le pueden pasar factura sus palabras sobre los recortes. En principio, no tiene intención de hacerlos sobre el Estado del Bienestar, sin embargo, quitarle un 15% al presupuesto, va a requerirlo. Por otra parte, está el tema de que no va entrar en conflicto con el Gobierno central. Cosa, claramente, difícil de creer porque, entre otras cosas, al PSOE le van a quedar dos autonomías –Asturias y Andalucía dado que País Vasco cambiará de gobierno- como eje de su política. Entiendo que Rubalcaba, quien manda al fin y al cabo en los socialistas, va a poner a ambas comunidades como santo y seña de su manera (diferente, claro está) de gobernar.

Por lo demás, queda por resolver cómo será la relación con Izquierda Unida. Posiblemente, de amor-odio como ha sido a lo largo de la historia. IU, me atrevo a asegurar, entrará en el Gobierno. Quizá con dos o tres consejerías, eso sí, lo que no va a poder J.F. es rellenarlas de dinero público con los viejos tiempos. Intuyo que durante la legislatura vamos a vivir momentos de tensión y, puede que al final, se rompa el pacto para marcar distancias. También tendremos que ver, obviamente, cómo cumple con la otra parte, o sea, UPyD. El acuerdo alcanzado diluye sus peticiones en vagas e imprecisas comisiones. Por ejemplo. En el «caso Marea» es más que probable que la Justicia acabe antes que el Parlamento se ponga a la tarea. Además, en el tema de las circunscripción única dudo que se llegue a un mínimo consenso. Pregunto, pues, ¿serán capaces los de color magenta de no apoyar un presupuesto al ver insatisfechas sus demandas? Yo creo que tampoco.

Últimos Comentarios

Ramon hace 20 horas en:
Fracaso.
susanalopez212 19-09-2014 | 15:37 en:
Fracaso.
pocacosaq 09-09-2014 | 04:12 en:
Contra el conformismo. 

Etiquetas

No hay tags a mostrar

Otros Blogs de Autor