El Comercio
img
Presupuesto de auxilio.
img
Jose Manuel Balbuena | 23-11-2014 | 11:27

Como quien no quiere la cosa se aprobó el presupuesto del Principado para el año que viene. Así, sin más. Sin mayores alharacas y regocijo de sus participantes. Lo presentó en sociedad el PP, pese a que el gobierno es del PSOE, y ambos respiraron aliviados por pasar el trago. Con un, ¡uff!, que todavía resuena por la sede del Gobierno asturiano. El caso es que, sin embargo,  tiene mucha mayor enjundia de lo que parece. Es el primero en la historia de nuestro paraíso natural que pactan ambas formaciones. Antes tan enemigas políticas y hoy, por lo que se ve, no tanto. Es más, si nos atenemos a los hechos es el único que han pactado PSOE y PP en toda la España autonómica. Curioso, ¿no? Además, ambos llegaron hasta aquí con trayectorias vitales muy parecidas. Unos, los del PSOE, bastante desgastados por los presuntos casos de corrupción e incompatibilidades (Villa o Esther Díaz) junto a la irrupción de Podemos; y otros, el PP, con la amenaza de no pintar absolutamente nada en el panorama político asturiano. Con el fantasma, digámoslo así, de bajar de los 10 diputados que es ahora mismo su suelo electoral. Como dos boxeadores sonados, por tanto, era lógico que tuvieran que abrazarse para no caer a la lona. Si pasamos esta travesía del desierto, pensarán, seguro que  pronto volveremos al antiguo statu quo que tanto nos gustaba: yo, PSOE, en el gobierno y tú, PP, a la oposición permanente. Lo que queremos, en definitiva, es esa “Vieja Asturias” que nunca cambia, que no se mueve ni avanza, vuelva de nuevo. Si Podemos te chincha a ti PSOE, o Foro a ti PP, ya nos uniremos para combatirlos. De hecho, que el PP permita un presupuesto al PSOE  en año electoral es la prueba inequívoca de hasta dónde se va a llegar. El PP no aprobó –ni tan siquiera negoció- unas cuentas a Francisco Álvarez-Cascos pese a que contenían sus principios más profundos, pero sí lo ha hecho con Javier Fernández sin mayores trabas. Repito, curioso, ¿no?

Presupuesto sin alma.
Este contubernio se ha intentado disimular con que es lo que más nos conviene a los asturianos. ¿De verdad? ¿Es así o no deja de ser una milonga eso de «es mejor que haya presupuesto»? Analicemos sus cifras. Ce por be igual al que estuvo vigente en la prórroga presupuestaria. Eso sí, actualizando las cuantías pero muy similar en los fundamentos. Digo más, el nuevo contempla hasta una bajada de la inversión -330 millones de euros- con respecto al anterior. Para que nos demos una idea, el presupuesto del Barcelona es de 500 millones de euros. Por tanto, gasta más un club de fútbol en jugadores para renovarse; que más de un millón de asturianos en recuperarse de la crisis. Y por si fuera poco, lo único potable –que nos baje el IRPF- no lo veremos hasta la declaración de la renta de 2016. Como digo, si este presupuesto no se hubiera aprobado tampoco sería el fin del mundo. Se hubiese parcheado como este año: negociando un crédito extraordinario a base de dotar de fondos a los municipios del PP. A más a más, como dicen en Cataluña, el único problema es que Javier Fernández no hubiese podido vender la estabilidad de la que tanto presume. Tres años y un solo presupuesto era demasiado poco bagaje. Y qué interesa, pues, al PP: que Javier Fernández sea de nuevo presidente del Principado. ¿De verdad? ¿Es así? Para eso le han aprobado un presupuesto de auxilio… tal parece.

Últimos Comentarios

kika47_1390494074313 03-10-2017 | 14:34 en:
Desbordados.

Etiquetas

Otros Blogs de Autor