El Comercio
img
Plenos insufribles.
img
Jose Manuel Balbuena | 28-02-2016 | 19:58

Los Plenos municipales en esta legislatura son un coñazo. Largos, tediosos y aburridos a más no poder. Para sacar algo en claro de alguno, tienes que aguantar horas de intervenciones sin fundamento y discusiones bizantinas. Es más, los temas, en muchas ocasiones, no tienen nada que ver con lo que le preocupa al ciudadano. ¿O es que los gijoneses esperan del Consistorio un pronunciamiento sobre el proceso de paz en Colombia? ¿O quizá una moción a favor de pedir el boicot y sanciones contra el Gobierno de Israel por la ocupación de los territorios palestinos? Casi siempre, empiezan un día y acaban dos después. Es tal el volumen de asuntos a tratar –y el número de intervenciones al ser más grupos municipales- que hasta el público asistente acaba hastiado con tanta retórica. Además, lo del cambio de hora –el que se haga por la tarde- yo creo que le ha sentado fatal al municipalismo gijonés. Al parecer, la razón está en que los ediles no liberados pueden así compaginar su trabajo con la política. Hombre, desde siempre, todos los concejales de este Ayuntamiento asistieron a los plenos por la mañana y a ninguno le han echado por eso. Entiendo que quien quiere entrar en la Corporación, puede al menos disponer de una mañana libre al mes para asistir. No veo nada malo en que vuelvan a ser por la mañana. Así, por lo menos, la información no llegaría ya fría al día siguiente. Con el formato actual que acaba a última hora de la tarde, la mayoría de los medios de comunicación se las ven y se las desean para seguirlo. En definitiva, que si se quiere volver a recuperar el pulso político en esta ciudad, es necesario hacer cambios para que los Plenos sean más amenos. Pues bien, dicho esto, y como una flor entre la maleza, el pasado martes tuvo lugar uno interesante de verdad. Por fin, se discutió algo que tenía verdadera enjundia: un Plan General de Ordenación (PGO) para Gijón. Por fin, se produjeron intervenciones con sustancia, cambios de postura y, hasta, fíjense, negociaciones “in extremis” para aprobar modificaciones de última hora. Por fin, la sesión no se alargó más de lo necesario y se fue a lo concreto: debatir sobre la propuesta del PGO. Sin embargo, hubo críticas al Pleno más vibrante –por las sorpresas que tuvo- de lo que va de legislatura. Desde luego, el camino más recto para desvincular al ciudadano de la política es volver al muermo que hemos sufrido hasta ahora.

Últimos Comentarios

kika47_1390494074313 31-03-2017 | 21:30 en:
Nos la cuelan.
kika47_1390494074313 26-03-2017 | 09:43 en:
¡Vaya semanita!

Etiquetas

Otros Blogs de Autor