img
¿Qué queda del sanchismo?
img
Jose Manuel Balbuena | 29-12-2016 | 12:36

Mientras en Podemos riñen como en una asamblea universitaria cualquiera, los críticos del PSOE intentan aglutinarse. Montaron una reunión este pasado martes para pedirle algo a su líder virtual: que se presente a las primarias, que dé el paso. Según parece, el coche de Pedro Sánchez está gripado. En sus propias palabras, iba a recorrer las agrupaciones socialistas de toda España con la buena nueva. Esto es, como si fuese el Evangelio, Pedro, nunca mejor dicho, llevaría a la militancia del PSOE el protagonismo y la ilusión que, según él, ha perdido. Nada de eso sucedió. Hasta ahora, sólo dos comunidades recibieron su vista: Valencia y Asturias. Con actos cortos –en El Entrego apenas habló quince minutos- y sin mucha chicha. El resto del tiempo se lo ha pasado en casa, o yendo a apoyar a Hillary Clinton que quizá por eso acabó así. El caso es que 68 cargos medios –dicho de forma menos eufemística: completamente desconocidos- han firmado un manifiesto donde le exhortan a dar la cara. Leyéndolo tal parece que la memoria se nos ha borrado a todos. «Cuenta con el capital político que da la coherencia», en fin, de sobra es conocido que Sánchez cambió de opinión cien veces. Sobre todo, cuando trató de salvar el pellejo antes del famoso Comité Federal de octubre. «Puede recuperar la confianza del electorado», sí, ya lo hemos visto. Las dos peores derrotas del socialismo parlamentario han llevado su firma, bajando el número de diputados hasta alcanzar un hito histórico (85). «Reconoce el papel que le corresponde a la militancia», cuando le conviene añadiría yo. No dudó en apelar a ella tras verse acorralado por la Ejecutiva, o con una pregunta imbécil para refrendar su malogrado acuerdo con Ciudadanos. ¿Qué queda, pues, del sanchismo? La verdad, cada vez menos. En esta última reunión, se ha visto claramente que está dividido. Los pesos pesados –Patxi López, por ejemplo- lo han dejado de lado. No confían en él. Para muchos, Sánchez abandonará el barco y están tratando de articular una tercera vía. Un líder al que confrontar con el candidato oficial –supuestamente, Susana Díaz- que tenga ciertas garantías. La trayectoria errática de Pedro Sánchez desde que dimitiera (lo dimitieran) no deja lugar a dudas: en absoluto ve claro que pueda ganar. Si fuese así, lo veríamos de nuevo con una actividad febril. Saliendo incluso otra vez en Sálvame, esta vez quizá en la edición De Luxe. Sin embargo, está escondido en Twitter. Como la luna, de cuarto menguante. El sanchismo naufraga y sólo le van quedando entusiastas acérrimos. Su fan número uno, por lo visto, la diputada asturiana, Adriana Lastra.

Últimos Comentarios

kika47_1390494074313 07-01-2017 | 14:48 en:
Yo pregunto.
susanalopez212 07-01-2017 | 09:52 en:
Yo pregunto.
kika47_1390494074313 05-01-2017 | 15:26 en:
Como siempre.

Otros Blogs de Autor