El Comercio
img
Fecha: marzo, 2017
Queremos ser independientes.
Jose Manuel Balbuena 30-03-2017 | 6:42 | 0

Pues, oigan, Asturias debería pedir la independencia del Estado . Visto lo visto, sería la solución óptima a nuestros eternos problemas de comunicación. No lo duden: se acabaría de un plumazo la variante de Pajares y todas las obras que nos quedan. Ni rescisión de contratos por parte de las constructoras, ni vías de agua en los túneles, ni ancho ibérico en vez de internacional. Alta Velocidad hasta Gijón y Avilés con trazado de paquete. También esos «pequeños inconvenientes» de la red de cercanías: trenes de baja velocidad que espantan a los viajeros y ni siquiera aparecen por la estación. Tendríamos acabada la autovía hacia el Suroccidente en un pispás y, por qué no, hasta un AVE del Cantábrico de punta a punta. Todo eso y quizá mucho más, nos lo daría Madrid sin despeinarnos. Sí, hay que propugnar un referéndum de autodeterminación, unas leyes de desconexión y buscarnos un grupo antisistema que entre en el Parlamento haciendo escraches por doquier. Que nuestros políticos sean juzgados ante el Tribunal Supremo por pasarse la legalidad por el forro, mientras una cohorte de turiferarios les acompaña hasta la puerta voz en grito. ¿Qué eso sería como Cataluña? Claro, es el modelo que debemos seguir sin mayor dilación, ¿o no ven qué rentable sale? ¿Acaso no ha ido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a presentar un plan de infraestructuras de 4.200 millones de euros en cuatro años? ¿Acaso el ministro de Economía, Luis de Guindos, no dudó en desviar su avión para ir a pagar los pufos pendientes? Sin embargo, en nuestro paraíso natural lo hacemos de otra forma: le mandamos una carta a Rajoy –ni burofax, no vaya a ser que se asuste- y punto. Juntamos a un grupo de organizaciones de lo más variopinto (sociedad civil, lo llaman), algunos grupos políticos (que no todos, ni mucho menos), le damos el pomposo barniz de documento sobre las infraestructuras pendientes y…  ya está. A esperar otra década para que nos hagan caso. ¿Qué creen que va a hacer el presidente del Gobierno cuando lea la misiva? Pasársela por donde acaba la espalda. ¡Qué no, Javier Fernández, que la solución pasa por la escisión! Haz un discurso llorón y pertinaz como el «orbayu»: España nos roba. Di que nos iría mucho mejor si fuésemos europeos en vez de españoles. Monta embajadas, da conferencias por el mundo sobre la base de lo atrasado que es este país, asusta a las empresas para que se vayan corriendo y lo conseguirás. No te desgastes con ese discurso tuyo de solidaridad y unidad, haz todo lo contrario y verás qué bien te va. Roma sí paga a traidores.

Ver Post >
Nos la cuelan.
Jose Manuel Balbuena 28-03-2017 | 10:54 | 1

Fíjense de lo que nos enteramos: la Semana Negra hace contabilidad creativa. Ese tipo cuentas en las cuales, aunque los gastos sean superiores a los ingresos, siempre se obtienen beneficios. Al menos, eso se desprende del análisis del ejercicio 2016, donde según sus creadores existen 18.672 euros de superávit, mientras que para la Intervención municipal las pérdidas son de 9.002 euros. Asimismo, acumula un déficit de años anteriores por importe de 206.754 euros, el cual, por cierto, no aparece reflejado correctamente. Debido a eso, sufre varios embargos de Hacienda y deudas con proveedores (más de 200.000 euros), ya que el evento no puede cumplir con sus obligaciones. Para mí, el hecho grave es que esto ya se sabía. En 2015 nuestro Ayuntamiento ingresó 40.707 euros directamente al fisco por las cantidades pendientes. Estamos, pues, ante un caso claro de intentar colarnos la deuda por la puerta de atrás. Los tres grupos de la izquierda (PSOE, IU y Xixón Sí Puede) lo urdieron a través de enmiendas al presupuesto y, al no poder hacerlo, obtuvieron la promesa de Foro de realizarlo vía modificación presupuestaria. Esto es, la subvención pasaría de 100.000 a 175.000 euros, ojo, un 75 por ciento más, y tan felices. Todo ello, para salvar a nuestro particular «Parque temático para niños trotskistas» (Paco Ignacio Taibo II dixit). Lo indignante, vuelvo a repetir, es que se quiere mutualizar el pufo a oscuras. Un apaño entre los organizadores y sus grupos municipales afines que ahora, al hacerse público, claman nuestra ayuda. ¿Ustedes creen que a cualquier otro certamen le concederían semejantes prebendas? Es decir, darle y aumentarle las subvenciones cuando se sabe que tiene deudas impagadas con entidades públicas. ¿Ustedes creen que a cualquier festival le subirían de esa manera la cuantía para enjuagar su déficit? No. Lo primero sería ver ese plan de vialidad que de repente (¡oh milagro!) aparece y recortar gastos (una semana entera llegaron a estar los escritores con gastos pagados). ¿Ustedes creen que la única opción que se presenta es cuadrar este desaguisado vía erario público? Sí, porque algunos piensan que la Semana Negra es una concejalía más. Una entidad municipal que cobra de forma privada. O sea, el suelo –a coste cero- lo trocea e ingresa por su arrendamiento, mientras que los gastos se los sufragamos con cargo a nuestros bolsillos. Sólo queda la segunda parte: justificarlo. Decir que la cultura hay que apoyarla, que esta ciudad se hunde sin el certamen, que lo comparemos con el coste de la publicidad en la camiseta del Sporting… Chorradas. Lo único cierto es que quieren que paguemos la mala gestión y el despilfarro.

Ver Post >
¡Vaya semanita!
Jose Manuel Balbuena 25-03-2017 | 8:07 | 1

Pues nada, ya pasó: la selección de Israel jugó ayer su partido en El Molinón. Previamente, y he aquí lo malo, muchos medios nacionales (e internacionales) se dedicaron a hablar de nosotros. Ahora bien, no fueron precisamente noticias estupendas, sino más bien todo lo contrario. Estuvieron machacando con lo de la famosa declaración de espacio libre de apartheid israelí que salió del Ayuntamiento el año pasado. Era ver un telediario cualquiera y, ¡zas!, las imágenes de ese Pleno aprobando el ignominioso acuerdo. La destartalada fachada de la Casa Sindical -donde se hizo un gran mural en apoyo al pueblo palestino- lo más emitido en televisión. ¿Acaso mostraron los informativos la playa de San Lorenzo, el puerto deportivo o alguna de nuestras calles? ¡Qué va! Policía, Guardia Civil y hasta el Mossad (servicio secreto israelí) eran la noticia. Las medidas de seguridad extremas lo coparon todo. Hasta alguno –manda huevos- se cuestionó por qué se eligió a Gijón como sede del encuentro, mientras no paraba de repetir qué desafortunado había sido traer a la selección aquí. Todo ello, ojo, mostrando siempre los carteles de la manifestación que tuvo lugar antes del encuentro. El partido, por lo visto, ya no era de alto riesgo sólo por el rival, sino también por la ciudad. Lo dicho: manda huevos. Pues bien, esto es lo que pasa cuando el Consistorio se dedica a hacer de ONU ideológica. Es decir, una especie de parlamento universal donde se denuncian las injusticias, eso sí, siempre en función de lo que a una determinada ideología le interese. De nada ha servido, desgraciadamente, que se haya revocado dicha declaración el pasado nueve de marzo. Por cierto, también con polémica: tanto Xixón Sí Puede como IU van a recurrir la moción de urgencia por su tramitación y tienen muchas posibilidades de que les den la razón. Desdecirse a última hora del enorme error cometido no ha tenido ningún efecto. El comunicado del equipo de gobierno –recordando que el boicot a Israel ya no está en vigor- tampoco. Pregunto, ¿es esa la imagen que queremos dar ante un evento de relevancia como éste? ¿Tenemos acaso algo en contra del Estado de Israel, o somos antisemitas de la noche a la mañana porque así lo quieren algunos? ¿Por qué no prevaleció el interés general (el nombre de Gijón) al particular (que ciertos grupos políticos hagan bandera de su ideología)? ¿Por qué la inmensa mayoría de los ciudadanos tenemos que sufrir sus consecuencias? Tarjeta roja, sí, pero para quienes no han sabido mostrar lo que de verdad somos ante el mundo.

Ver Post >
Batalla sin cesar.
Jose Manuel Balbuena 23-03-2017 | 1:00 | 0

En el PSOE se prepara una buena. Si creían que ya lo habían visto todo después del convulso comité federal de octubre del año pasado, igual todavía queda algo. El ambiente está sobrecalentado y eso que ni siquiera se han convocado las primarias: lo hará otro comité federal el próximo ocho de abril. Pese a ello, los partidarios de las tres candidaturas –especialmente de Pedro Sánchez y Susana Díaz– se lanzan mensajes continuamente. Crueles, despiadados y con mala leche. Vamos, que tiran con cañón de artillería a través de cualquier medio. Sin ir más lejos, vean lo siguiente. Hace poco hubo una reunión entre los representantes de las candidaturas para poner puntos en común de cara al proceso. La cosa acabo mal. O mejor dicho: no todo lo bien que debería. Los partidarios de Sánchez lo primero que pidieron fue que el número dos de la gestora, Mario Jiménez, se apartara de la organización de las primarias. Más que nada, porque es el portavoz parlamentario de Díaz en Andalucía y persona muy afín. Lo hizo la siempre vehemente Margarita Robles: una (no) militante que ejerce como tal hasta las últimas consecuencias. También se puso en tela de juicio la financiación. Tanto Susana Díaz como Patxi López aceptaron la fórmula propuesta por la gestora, esto es, que se abra una cuenta en común con Ferraz donde conste el nombre y DNI de los donantes. Sin embargo, Sánchez lo rechaza de pleno (¡faltaría!)y se rebela. Está inmerso en una campaña de «crowdfunding» (micro-mecenazgo) que le va muy bien. Ha conseguido recaudar sobre 86.000 euros procedentes de más de 2.000 afiliados y simpatizantes. Así, por ejemplo, consigue mantener una sede en el centro de Madrid que cuesta, ojo, 2.000 euros al mes de alquiler. Además, sabe que quien le da dinero también le entrega en cierta manera su voto. Por tanto, cortarle el sistema –dando también a conocer a sus donantes, claro- le perjudica y mucho. Por otra parte, como en cualquier proceso de primarias se está dando vueltas al censo. Algo que, como se ha visto en los recientes congresos regionales del PP, deja mucho que desear en todos los partidos. El equipo de Sánchez ha conseguido permiso para poder revisarlo y ver los casos dudosos. Es decir, aquellos militantes privados del voto por cualquier motivo. Sin duda, esto, como suele ser tónica habitual, repito, acabará en conflicto. La correosa candidatura de Sánchez seguro que va a interponer más de una reclamación. Como dice, Andrés Perelló, el asesor jurídico de su campaña: «Pedro es el tercer resucitado tras Cristo y Lázaro». Pues eso, es tiempo de adviento para algunos. ¡Aleluya!

Ver Post >
El «urbanismo ideológico».
Jose Manuel Balbuena 21-03-2017 | 12:03 | 1

Como la tontería viaja muy rápido –casi a la velocidad de la luz- voy a dar un aviso. Más que nada, porque lo que les cuento se produce apenas a treinta kilómetros y no vaya a ser que llegue aquí también. En Oviedo acaban de aprobar la revisión de su Plan General de Ordenación (PGO). El concejal del ramo, Ignacio Fernández del Páramo, lo justifica con lo de siempre. Esto es, la necesidad de «cambiar el modelo» y toda la demagogia que se suele utilizar para estos casos: que si una ciudad más integradora, sostenible, de consenso… En una palabra: blablablá. Pues bien, no contento con eso el edil pone énfasis en un concepto nuevo y sorprendente: el «urbanismo de género». Pretende que el futuro PGO combata lo que a su juicio (delirio diría) representa el machismo imperante en el modelo actual.  «La ciudad es un ser vivo  que se ha venido desarrollando desde hace años, con una parte del patriarcado diseñando un modelo determinado que queremos revertir», asegura. No sé, ¿han entendido algo? ¿Alguno de ustedes ha visto en el Oviedo de toda la vida semejante cosa? ¿Se han parado a pensar que igual no hay el mismo número de estatuas femeninas que masculinas en los parques y plazas? ¿O que los nombres de las calles seguro que no son paritarios? ¿O que el peatón del semáforo siempre es un hombre? En fin, como les dé por hacer «urbanismo ideológico» a los del tripartito la suma de disparates puede ser tremenda. Una apoteosis de la tontería al más alto nivel. Pero, por si esto fuera poco, Fernández del Páramo, sigue introduciendo utopías en su idea de cómo debe ser la capital. Por ejemplo, el «derecho al sol». Se refiere, entiendo, a que los edificios deberían de estar siempre orientados hacia el astro y no obstaculizar nunca su influencia. En Gijón, sin ir más lejos, la norma se traduciría en que la primera línea de playa jamás se hubiese construido. Tampoco, por supuesto, inmuebles que tuviesen orientación norte o en calles estrechas. A lo mejor, digo yo, también se le ocurre que, al igual que los girasoles, los pisos vayan dando vuelta desde el orto al ocaso. Todo ello, supongo, porque es muy ecológico y mola un montón. En definitiva, que en Oviedo se lo van a pasar de cine confeccionando su nuevo PGO. Si ya es una cuestión difícil y compleja de por sí –bien lo sabemos en este trozo de paraíso natural- el gobierno municipal va a aportar una buena dosis de ideología para que no le falte de nada. De hecho, la empresa que quiera llevarse el contrato de la revisión tendrá a la fuerza que «aportar otra visión del espacio público pensada desde el punto de vista del género». ¡Toma!

Ver Post >

Últimos Comentarios

kika47_1390494074313 31-03-2017 | 21:30 en:
Nos la cuelan.
kika47_1390494074313 26-03-2017 | 09:43 en:
¡Vaya semanita!

Etiquetas

Otros Blogs de Autor