El Comercio
img
El garbanzo negro.
img
Jose Manuel Balbuena | 26-09-2017 | 04:36

26113519-kwdb-624x416el-comercioPoco suelo en nuestra ciudad habrá dado tantas vueltas para su desarrollo como el del PERI-100. Me refiero a la zona de la Ería del Piles y el proyecto del complejo de ocio. Doce años, ni más ni menos, que llevamos escuchando hablar de ello. A los problemas internos –agrias disputas con los propietarios minoritarios- se han sumado otros mucho más difíciles de resolver. Astur Promotora, la empresa que pretendía llevarlo a cabo, está en proceso de disolución judicial. No ha podido superar el concurso de acreedores en el que entró en noviembre de 2016. Por tanto, la situación da un giro peculiar. Dicho entorno tiene un plan especial aprobado por el Pleno el uno de agosto del año pasado, pero a nadie que lo desarrolle. Esto es, una empresa que haga realidad lo que habían concebido sus anteriores propietarios. Escenario completamente diferente a la que hemos estado viviendo: teníamos empresa, pero no ficha urbanística que permitiese avanzar. Como digo, parece que a este suelo le echaron mal de ojo. No obstante, todas las esperanzas se centran en que aparezca otra promotora y se subrogue en dicho proyecto. Algo que, bien es cierto, hay que acoger con cautela porque no va a ser tan fácil. Quien quiera desarrollar el famoso complejo tendrá buena parte del trabajo hecho: hasta un aval depositado de 93.000 euros puesto “in extremis” por Astur Promotora. Sin embargo, hemos de decir que quizá el concepto que se ha puesto encima de la mesa –a mi modo de ver- ya no sea tan interesante. En la Ería del Piles un centro comercial con tiendas, restaurantes, cafeterías, etcétera; no creo que en estos momentos sea la opción más atractiva para su explotación. Es más, si yo tuviera dinero (y mucho), haría ahí ese hotel de cinco estrellas que tanto añora esta ciudad. Una inversión mucho más acorde y respetuosa, sin duda, con la zona. Comparen si no. Una superficie comercial –al que algunos tacharon ya de «mamotreto»- frente a un edificio de diseño que encajaría con los que ya existen en las cercanías. Es más, a día de hoy lo de un establecimiento cinco estrellas para Gijón parece que va a seguir en vía muerta. A los intentos fallidos de ubicarlo en La Laboral, se ha unido otro con dificultades para conseguir la categoría. Por tanto, entiendo que la Ería del Piles sería un buen lugar para ese hotel de lujo por el que venimos suspirando. Ahora, claro, sólo falta que alguien con pasta lo vea así. Es decir, que apueste por invertir –ojo, que en lo del complejo de ocio se habrían gastado ya veinte millones de euros- y sacar adelante lo que resulta un garbanzo negro. La parte de la fachada marítima quizá más fea de todo el Cantábrico.

 

Últimos Comentarios

albertoperez 10-12-2017 | 10:17 en:
Vértigo me da.

Etiquetas

Otros Blogs de Autor