El Comercio
img
Para niños.
img
Jose Manuel Balbuena | 28-10-2017 | 06:14

unknown

Siempre mostré mis reticencias sobre los presupuestos participativos. Ya saben, esa nueva fórmula por la cual los ciudadanos deciden el destino de una parte de los recursos. A mí me parece que esto no deja en muy buen lugar a la política. Es decir, que la hace menor. Si uno vota a alguien es para que lo represente -escuche, por supuesto- y luego tome decisiones en consecuencia. Se entiende que los concejales tienen más capacidad y mejor información que cualquiera, más que nada porque se dedican a ello. Y si no es así, entonces la pregunta resulta obvia: para qué los queremos. La respuesta ciudadana a este sistema suele ser muy baja –apenas un 2% en esta ocasión- y mira que se intenta subir. A la puerta de la Feria de Muestras este año, y en pleno mes de agosto, me dieron un folleto invitándome a participar. Lo cogí con extrañeza porque, la mayoría de los que allí estaban, eran turistas que nada tenían que ver con la ciudad. O sea, les importaba un comino los presupuestos de Gijón y lo que hiciésemos con ellos. Campaña, por tanto, absurda y dinero tirado. Pues bien, la concejala de Bienestar Social y Participación Ciudadana, Eva Illán, nos dice que tenemos que estar contentos. Ha aumentado el número de votantes hasta alcanzar los 4.774 gijoneses y eso, en comparación con otros municipios donde no llegan ni al 1% del censo total, representa un éxito. Por ello, quizá quiere llevar este proceso hasta límites insospechados. Illán tiene pensado cuando menos algo sorprendente: partidas para la infancia donde niños entre 8 y 17 años puedan decidir también sobre el dinero. Como lo oyen. Imagínese, no sé, a un crío proponiendo que quiere unos columpios en el parque de enfrente de casa, o a uno más mayorcito que desea habilitar lugares para hacer botellón. Desde luego, si ya los presupuestos participativos tienen claroscuros importantes –las propuestas recibidas son un «qué hay de lo mío» constante- como para abrirlos a quienes no son legalmente ni mayores de edad. Este disparate, no lo podemos calificar de otra manera, está en estudio. Igual, espero que no, hasta se pone en marcha. Lo cual, vuelvo a repetir, nos llevaría a la conclusión de que la política es un juego de niños. Cualquiera, hasta un infante que debería preocuparse más por sus tareas escolares, la puede llevar a cabo. Es tan sencillo como ponerse delante del ordenador, hacer clic en el ratón y ponerse a gastar cinco millones de euros. La cantidad que este año se ha reservado. Además con bronca, porque, entre los vecinos y el área de Participación Ciudadana, no hay en absoluto buen rollo. Incluso han pedido a la Alcaldesa el cese de la concejala. Como ven, pocos y encima mal avenidos.

 

Últimos Comentarios

kika47_1390494074313 03-10-2017 | 14:34 en:
Desbordados.

Etiquetas

Otros Blogs de Autor