El Comercio
img
¿Cuándo es el momento?
img
Jose Manuel Balbuena | 09-11-2017 | 05:29

29133066-624x416

El debate sobre la oficialidad del asturiano tiene algo de cíclico. Se produce casi cada legislatura. Unas veces salta a la palestra por una cosa y otras por otra. Esta vez, ha sido el giro copernicano del PSOE en su XXXII congreso quien lo impulsó. De hecho, la aprobación de un dictamen favorable a la cooficialidad causó gran revuelo en las filas socialistas. Era una auténtica novedad, puesto que, si bien entre las bases la llingua está bien vista, nunca ha sucedido lo mismo con la cúpula gobernante. Sin embargo, los nuevos aires que corren en la FSA le han dado la vuelta a la tortilla. Ahora mantienen una postura favorable hacia cooficialidad y eso ha sido cogido al vuelo por otros. Me refiero a Podemos e IU que hacen de ello ya su bandera. Una comisión parlamentaria creada al efecto –y presidida por IU- propone a la Junta General declararlo oficial. A eso hemos de sumar el presumible pronunciamiento favorable del Ayuntamiento de Gijón, propugnado también por ambos grupos. Junto con Oviedo que, por su parte, también aboga por una reforma del estatuto. Ahora bien, quien lo tiene en su mano, me refiero al grupo parlamentario socialista, está callado. Como dicen, a verlas venir. Javier Fernández considera que la oficialidad no toca. Como excusa pone que no lo lleva en su programa electoral. Con lo cual, nos vamos a encontrar con lo mismo de siempre: tanto nadar para morir a la orilla. Igual que ha sucedido en otras muchas ocasiones. Se calienta el sector proclive a la cooficialidad, unos cuantos grupos políticos la piden y, al final, nada. Seguimos en lo mismo. Escuchando los sobados argumentos en su contra. Que si va a ser obligatorio (¿es algo malo acaso aprender la lengua donde naces?), que si va a ser muy caro (y todo el dinero tirado en infraestructuras fallidas, ¿no?), que si va a «catalanizar» Asturias (¡toma ya! Resulta que el bable de repente nos va a volver independentistas. Por favor…). Personalmente, siempre me he mostrado favorable a que el asturiano sea oficial. En absoluto me asusta y lo afrontaría con toda la normalidad del mundo. No veo por ninguna parte los dragones y el cielo negro que algunos pintan. Es más, si no es de esta manera, un bien tan preciado y precioso como nuestra llingua, acabará desapareciendo. Algo así como unos zapatos metidos en el armario: la falta de uso acaba echándolos a perder. Pese a ello, como el gato escaldado del agua calienta huye, tampoco me hago muchas ilusiones. Entiendo que, aunque dicen que estamos más cerca que nunca de conseguirlo, no va a ser de esta vez. Lo considero realmente difícil. Tendremos que escuchar de nuevo, y si no al tiempo, lo de… no es el momento. Nunca es el momento.

Últimos Comentarios

kika47_1390494074313 03-10-2017 | 14:34 en:
Desbordados.

Etiquetas

Otros Blogs de Autor