El Comercio
img
La matraca.
img
Jose Manuel Balbuena | 05-12-2017 | 05:40

jose-maria-perez-ardura-u402351122x7g-u502789484727jg-624x385el-comercio-elcomercioA las primeras de cambio, ya han aflorado las diferencias entre los socialistas gijoneses. Me refiero, claro está, a la postura del PSOE local con respecto a una hipotética moción de censura contra el gobierno de Foro. Figura recurrente, sin duda, que es como una suerte de matraca: se repite de forma cansina como si fuera un mantra, para luego acabar en nada. Una amenaza cíclica que se plantea cada dos por tres, pero sin ningún resultado práctico. Esta vez, ha sido el nuevo secretario general de la Agrupación Socialista de Gijón, Iván Fernández Ardura, quien la ha sacado a la palestra. Quizá ingenuamente -por ser nuevo, digo yo- aseguró que mantenía una «actitud abierta» para hablar con Xixón Sí Puede (XSP) e IU. Es más, dijo que defender la alcaldía para el PSOE «no sería una línea roja». Algo que, al grupo municipal, con José María Pérez a la cabeza, le sentó como un tiro faltándoles tiempo para recriminarle al recién elegido dos cosas. Primera, que él y el resto de concejales no sabían nada de esa presunta oferta de negociación. Y segundo, que cualquier decisión al respecto tenía que ser debatida con la militancia, como Pérez y los suyos habían hecho con anterioridad. Pues bien, con las aguas revueltas y para no incrementar más la mar de fondo, Ardura aclara (o desdice) sus palabras. Ahora sostiene que «lo lógico y normal» sería un candidato socialista, poniéndolo, esta vez sí, como condición. Manifestando, además, que no ha habido ningún tipo de conversación al respeto, así como que cualquier acuerdo pasaría a la fuerza por la «aprobación de nuestros afiliados». Marca de la casa ineludible en esta nueva etapa. Pese a ello, pese a la rectificación a posteriori, no parece que éste sea el mejor comienzo para una relación entre la Agrupación y su representación municipal. En realidad, tiene razón José María Pérez en una cosa: si la cuestión está en entregar la alcaldía a pesar de ser el grupo más votado, Carmen Moriyón no estaría en el cargo. Lo hubiese dejado hace mucho porque ahí, precisamente ahí, estuvo siempre el meollo de la cuestión. En eso y en que XSP, por supuesto, se manifiesta contrario a tener que ser corresponsable del excelso pasado de gobierno socialista en esta ciudad. Sin embargo, Ardura pareció seguir los pasos del secretario general de la FSA, Adrián Barbón. También dijo lo mismo durante la campaña de primarias y obtuvo idéntico resultado: recelos por parte de los ediles. Por tanto, y dado que restan 18 meses de legislatura, vale más no menear el asunto. Dar por agotado el sobado discurso de la unión de la izquierda, para ir centrándose en unos comicios que están a la vuelta de la esquina.

 

Últimos Comentarios

albertoperez 10-12-2017 | 10:17 en:
Vértigo me da.

Etiquetas

Otros Blogs de Autor